Tapeando en Santoña con Pokémon Go

Pikachu frente al monumento al navegante Juan de la Cosa, oriundo de Santoña

Está siendo el verano del juego de Pokémon Go. Hemos leído de sus peligros pero también de sus ventajas. Y los complicados nombres de los protagonistas ya forman parte de las conversaciones juveniles.

 Pidgeotto en la Bahía de Santoña

Por mi parte reconozco estar disfrutando del juego. Cuando vamos a Santoña, normalmente a tomar el aperitivo, siempre aparece algún Pokémon y nos reímos intentando captarlo en una fotografía antes de capturarlo.

 

Aprovecho este post para, rodeada e incluso acompañada por los Pokémon, daros a conocer mis lugares favoritos de Santoña, ya sea para comer o tomar el aperitivo.

En la Bahía está el restaurante bar Las Brisas, con una agradable terraza para disfrutar de las vistas mientras tomamos unas rabas. La Bahía de Santoña es tan bonita que es uno de los lugares favoritos también para los Pokémon y siempre nos topamos con ellos. En el Lobby Sol preparan bajo pedido los famosos huevos yeyé que encumbró Chus en los años noventa, los jueves suele haber música cubana  en vivo, preparan todo tipo de cocteles y su terraza es punto de encuentro.

 Evee en la Bahía, al fondo el Puntal de Laredo

 Kakuna de paseo por la Bahía

En el puerto se encuentra La Lonja, es restaurante, bar y tienda especializada en productos de la tierruca. Un lugar perfecto para disfrutar de un buen aperitivo mientras se pone el sol. Y muy cerca, en el mirador al puerto y bahía está el restaurante Pilar. Tanto en La Lonja como en Pilar, todo es de excelente calidad, fresco y muy bien cocinado.

Otro de mis lugares favoritos en Santoña es la Plaza del Peralvillo y sus tres bares contiguos. La casa roja que hace esquina es Berto, probablemente las mejores anchoas de los aperitivos de Santoña y queso picón.

Goldbat entrando conmigo a la plaza del Peralvillo

image

En la casa amarilla está el bar  Thanis, allí me gusta tomar quisquillas y en la naranja esta el Bar Peralvillo, famoso por sus gambillas fritas

 Zubat a punto de robarme las quisquillas de Thanis

 Gambillas fritas del Bar Peralvillo

En la calle Santander acaban de abrir un nuevo restaurante, El Canalla.

 Poliwarg entrando en la calle Santander

Una carta variada y apetecible, estupenda la brocheta de bacalao y langostinos, los tiraditos de pez mantequilla y la hamburguesa de cordero.

image

También en la calle Santander el mítico Bar Zatón, con un agradable patio y las terrazas de la calle. En Zatón preparan unas espectaculares carrilleras con salsa de mostaza dulce, muy buen pulpo a la gallega, almejas a la marinera, mejillones al vapor, o huevos fritos con patatas y morcilla de Burgos para los que vayan con mucha hambre.

Con Rosa Y Monchu propietarios de Zatón

Otra de las calles típicas para tapear en Santoña en la calle Cervantes. Allí mi favorito es el bar Central donde creo que ponen muy buenas rabas y junto a él, encontramos Don Vino con gran variedad de pinchos, entre los que destaca el de berenjena con queso, pipas y foie. El Restaurante la Marisma siempre ofrece buen pescado del día y excelente marisco.

 Pidgey en el Bar Central

Y en la plaza del antiguo Ayuntamiento, El Marisquero ofrece muy buenas almejas, mejillones y excelentes quisquillas.

image

image

En otra plaza, la del Mercado de Abastos, había cuando yo era pequeña la que era mi tienda favorita, en La Tienda de Toñuca entraba de la mano de mi abuela para elegir un juguete, aunque allí podías encontrar de todo. Ahora es un bar espléndido, que ha respetado el nombre de aquella pionera, Toñuca, que hizo de su tienda una de las más inolvidables de Santoña.

image

La terraza de la Tienda de Toniuca en plena plaza del mercado, está siempre abarrotada, es especialmente entretenida los martes y sábados cuando al mercado llegan los agricultores de la comarca para vender los productos de sus huertas. Excelentes verduras, tomates y hortalizas para saborear la mejor cosecha de la tierruca.

image

Y si buscamos sardinas y pescados del día a la brasa, en la propia Bahía de Santoña tenemos dos asadores, Pascual, también conocido como Chili, se encuentra en el extremo del Fuerte de San Martín, en el lado opuesto, el asador Emilia, aquella pescadora que montó un imperio de conservas. Fue allí donde cené con mi familia y nos acompañó otro Pokémon, esta vez el pececito Goldeen, que debía estar despistado pues las brasas del asador no dan lugar a tregua…

 Con Goldeen en el Asador de Emilia

image

Muchos más sitios hay para comer bien en Santoña, un pueblo abierto, con gente amable y disfrutona, enamorados de su pueblo y siempre dispuestos a recibir al visitante.

Mi querida Santoña, siempre lo digo cuando toca partir, para volver hay que marcharse. El año pasará rápido y en seguida volveré a pasear por tus calles y a disfrutar de tu gastronomía. Mientras tanto seguro que los pokémon seguirán animando cada rincón y los santoñeses disfrutando de su pueblo como solo ellos saben  hacer.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer