Escapada romántica en la Hospedería Concejo

 

En este post os propongo una escapada castellana y romántica. Conocí la Hospedería Concejo (Valoria la Buena) en plena vendimia en la comarca de Cigales. Unos meses después he querido volver  para poder disfrutar con calma de sus propuestas y romanticismo. Se trata de un sueño familiar hecho realidad y como tal se ha convertido también en un sueño para sus huéspedes. Para un fin de semana de turismo y gastronomía resulta el lugar idóneo donde alojarse.

Se trata de un antiguo castillo de la Orden de Calatrava que a finales del siglo XVII fue transformado en palacete. En su rehabilitación como hospedería se cuidaron todos los detalles para devolvernos al pasado, utilizando siempre materiales originales, tejidos, vigas y piedra local. Incluso se puso todo el empeño en recuperar oficios casi olvidados, como la forja, la talla de la madera, la escultura en cobre, el trabajo del cantero… Lo importante igual que antaño, es el resultado final, sin importar las horas dedicadas. Enrique Concejo, propietario de la hospedería, se ha volcado en su restauración pero también con una simpatía innata, transmite al huésped su pasión por la tierra, por los pequeños detalles y siempre como homenaje a sus antepasados.

Cuenta con 10 habitaciones y 4 suites, todas ellas con vistas al campo castellano y al pequeño pueblo de Valoria la Buena, hacen de la hospedería un lugar tranquilo, romántico y lleno de sensaciones. Su restaurante a cargo del chef Jorge Gómez, propone menús variados, siempre con productos de mercado y autóctonos de la comarca donde nos encontramos. Cigales cuenta con Denominación de Origen para sus excelentes vinos, pero también mieles, y extraordinarias carnes y caza. Jorge y Enrique han recuperado recetas del entorno que maridan a la perfección con los vinos de la Bodega Concejo, también propiedad de la familia y una de las más emblemáticas de Cigales. Ofrecen diferentes tipos de menú, nosotros probamos el nuevo menú gastronómico.

Las entradas comienzan una original presentación en un barco pesquero, que ofrece tataki de atún, jugo de manzana y boquerones.

Para continuar con una excelente cecina rellena de foie. Impactante la presentación de la sopa de boletus, con un hojaldre y en recipiente de barro de la sopa, se imita el boletus. Si la presentación fue diez, la sopa confirma el sobresaliente. Una cigala empanada en pistacho se empeña en probar el Burro Loco. Sí, nosotros también estamos locos.

Seguimos con las laskas de bacalao y huevo confitado, luego vendrá un pichón relleno y los platos principales terminan con las chuletitas de lechal cocinadas con miel mil flores de Montes de Valveni.

Un pre postre nos lleva a los viñedos con vino en tres texturas y terminamos en un picnic en los campos de Castilla León. ¿Qué no puede faltar en un auténtico picnic? Queso, pan, morcilla, café y Vino Dolce de Concejo. El postre presentado en una tabla sobre mantel de picnic hace un guiño a estos alimentos, el queso es una deliciosa tarta de queso, el pan es una exquisita pasta de mantequilla elaborada sin gluten, el café un dulce de tofe y la morcilla… chocolate con almendras. Imaginación, delicadeza y apuesta por los productos de la tierra. Esto es comer (o cenar) en Concejo.

Si la hospedería y su restaurante no escatiman en encanto, la bodega familiar es parte de la historia de Cigales. Más de 300 años que culminan en 1984 con la reestructuración y sofisticación  de la bodega. Tradición, innovación y nuevas tecnologías para conseguir unos caldos que desde entonces no paran de recibir premios nacionales e internacionales. Vinos tintos con personalidad y fieles a la tierra donde maduraron sus uvas. Su último proyecto es el primer vino orgánico de Cigales, el Burro Loco. Y excelente el tinto Concejo 2011.

Para completar el fin de semana encontramos muchas opciones en la comarca cigaleña. La propia Bodega Concejo ofrece visitas guiadas para conocer la elaboración de sus caldos. Muy cerca, en Cigales, La Oficina de Turismo organiza visitas a una de las bodegas más antiguas del pueblo y a la Catedral del Vino. También podremos visitar las colmenas de Montes de Valveni, vestirnos de apicultores y descubrir los secretos del insecto más inteligente, terminando con una cata de mieles y vinos en plena campiña.

Sin duda una propuesta de fin de semana romántica, pero también que nos hará descubrir los tesoros de nuestra tierra castellana. Próximamente os recomendaré el lechazo del Mesón Cigales, broche de este recorrido gastro en 24 horas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer