Darse un capricho en Pamplona: ‘Errejota’

La semana pasada viajé a Pamplona para ultimar detalles de un nuevo e ilusionante proyecto que en breve verá la luz. Solo una noche, pero Pamplona es la ciudad ideal para darse un capricho gastronómico.

Hace tan solo cinco meses los nietos del mítico Josetxo reinauguraban restaurante. Las iniciales son de aquel histórico Restaurante Josetxo, pero casualmente también Erre de Raquel y Jota de Juan, nietos del fundador. Errejota para los amigos. Unen así pasado, presente y un prometedor futuro.

IMG_1636

La carta es tradicional, la buena mesa navarra, y además recupera guisos que en su día hicieron los abuelos y fundadores. Siempre productos frescos, de mercado y temporada. Presentación exquisita, combinaciones sofisticadas y servicio impecable. Esa fue mi conclusión. El restaurante me lo recomendó una amiga y hoy, satisfecha por aquella cena, quiero recomendarlo.

Durante la semana ofrecen un menú a 25 euros, pero también tienen tapas, raciones y carta para elegir entre todas sus muy variadas opciones. Me gustó la llamada de “Para darse un capricho”, y así lo hice. Me decanté por el deshojado de alcachofas con colas de cigalitas.

Mis acompañantes tomaron bogavante preparado en ensalada y changurro de centollo gratinado, que elaboran con una receta propia y “casi” secreta.  Así que pude probar varios platos del capricho…

Para compartir no pudimos resistirnos a los calamares en su tinta sobre los que descansaba un huevo frito. Sabor, sabor y sabor…

Creo que es importante destacar el trabajo bien hecho, la ilusión y el renacer de una empresa que por motivos personales estuvo tres años cerrada. Mi enhorabuena a Raquel y Juan por no haberse rendido, y lejos de ello, han sido capaces de abrir  un nuevo espacio de calidad y tradición. Precioso homenaje a sus padres y abuelos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer