Los Cabos, el otro tesoro mexicano

Lo confieso. Soy una enamorada de México, aunque sé que no te descubro nada nuevo si eres lector habitual de este blog de viajes, pocos paisajes sorprenden (y enganchan) más.

A mitad de camino entre el vibrante azul del mar y la arena del desierto, hoy sí que te descubro algo nuevo, un lugar privilegiado donde se encuentran el océano Pacífico y el Mar de Cortez: ¡Bienvenidos a Los Cabos!

Este destino representa un pasillo de apenas 40 kilómetros que une Cabo San Lucas y Cabo San José, conocidas como las ciudades del desierto. Por el camino que lo recorre encontrarás bellas playas donde practicar cualquier tipo de deporte acuático como en el Médano o el Chileno. Por otras, tendrás que conformarte solo con su salvaje belleza, ya que en muchas de ellas está prohibido bañarse debido a las fuertes corrientes.

El arco-Cabo San Lucas

El exceso y el defecto forman el cóctel perfecto en este destino: mientras Cabo San Lucas es la diversión, Cabo San José representa la parte más bohemia y colonial. Sea como fuere, una visita imprescindible es el famoso Arco, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y posiblemente el lugar más visitado de Cabo San Lucas. A su lado, la playa del Amor, romántico punto de encuentro entre el océano Pacífico y Mar de Cortez.

De vuelta a tierra firme, no se me ocurre mejor lugar para reponer fuerzas que Cabo Wabo http://www.cabowabocantina.com/, una cantina desenfadada con ese encanto hippie chic que tan bien logran hacer en México. Prueba sus famosas enchiladas, pide una ‘chela’ (cerveza) bien fría y sobre todo diviértete mucho, estás en México.

Los Cabos gastronomía

En Cabo San José todo es más ordenado, más pacífico, como su océano. La ciudad más eco del destino es también la más artística. No en vano, una visita imprescindible es el Art District, su barrio bohemio repleto de galerías de arte de artistas locales e internacionales. Repón fuerzas en Tequila (http://www.tequilarestaurant.com/home.htm) y pide mesa en su idílico jardín. Una vez aquí, disfruta.

En la Huerta de los Tamarindos, (http://www.huertalostamarindos.com/) una preciosa finca ecológica cerca de San José, imparten clases de cocina mexicana con productos de su huerto, o también puedes quedarte a comer y probar alguna de las especialidades de su bar con vinos mexicanos, tequila y mezcal, la bebida más de moda ahora en el país.

Y ahora, relájate, acabamos de llegar al hotel Ventanas al paraíso (http://www.rosewoodhotels.com/es/las-ventanas-los-cabos), uno de los más espectaculares del destino.

Con todas sus suites frente al mar, lo más especial de esta hacienda mexicana no se ve, se siente, y es que no hay nada comparable a una espectacular puesta de sol o al vibrante sonido de las olas del mar que se escucha desde cualquier rincón del resort. Su amable personal, su spa al aire libre y su deliciosa gastronomía harán el resto. ¡Y que viva México!

Ventanas al paraiso-BlogBonvoyage

A destacar: De enero a marzo es la mejor época para el avistamiento de ballenas en la idílica laguna de San Ignacio, a medio camino de la península de Baja por el Pacífico. Las ballenas grises llegan a sus aguas para dar a luz y alimentar a sus crías. Estamos, sin duda, ante uno de los espectáculos más impresionantes de la naturaleza.

Cómo llegar: No existen vuelos directos a Los Cabos desde España así que la mejor opción es volar con Aeromexico (http://www.aeromexico.com.es/) vía México DF. El vuelo hasta Los Cabos dura poco menos de 2 horas.

  • Después de volar más de 12h hasta la Ciudad de Mexico, pillamos otro vuelo de 2h hasta un territorio que a día de hoy no pertenece a EEUU. Lo rechazó directamente cuando se quedó con California.
    Es el sobrante de una compra-venta, que ofrece el vendedor y no es aceptado por el comprador.
    Si nos juntamos unos cuantos podríamos fundar allí la república independiente de lo que nos dé la gana…
    Pero todo este esfuerzo y aislamiento merece la pena, ya que podemos ver, allá en el horizonte, unas ballenas que van de paso, no podría ser de otro modo. Y al volver a nuestro alojamiento, después de pasear por el inmenso desierto, podemos comer tortitas, burritos, fajitas y no sé de cuantas formas diferentes combinaremos los mismos ingredientes, con mayor o menor grado de picantes y salsas desconocidas, hasta por los más mayores del lugar.
    Espero que la inversión de tiempo y dinero en esta excursión, sea llevadera para el valiente que se atreva a intentarlo.

  • Hermoso sin duda alguna, cuando damos rienda suelta a la imaginación, podemos llegar. Pero mejor coger un avión y en las próximas vacaciones recorrer todos estos espacios increibles, así como tamabién la Rivera Maya

  • Tienes una manera de escribir realmente buena, México es muy bello, hasta parece que algunas veces se nos olvida todo lo que tenemos en nuestro país.
    Tan facil que es comprar unos paquetes vacacionales baratos por un fin de semana, y disfrutar de la vida como se debe.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer