A350 de Qatar Airways: así se vuela en el avión que reduce el jet lag

Es un hecho que en un avión la democratización de la clase turista es indirectamente proporcional a la de su clase ejecutiva. Mientras que en la primera debes tratar de acomodarte, es un decir, en cada vez más estrechos asientos, comer directamente de un tupper, el vino se sirve en vasos de plástico y los cuchillos no cortan, el concepto del lujo se encuentra al otro lado de la cortina que separa la clase business de la turista: vajillas de porcelana, champagne francés, perfume de Armani y hasta un pijama para dormir en unos asientos que se convierten en cama. Aunque hay excepciones.

FullSizeRender (2)

Comprobando lo que sucede a un lado y al otro de la cortina, el pasado mes de diciembre tuve la oportunidad de volar en el nuevo A350 de Qatar Airways, uno de los aviones más nuevos del mundo. Tecnología punta, menos emisión de monóxido de carbono, cromoterapia en cabina y la promesa, cumplida, de que el viajero llega menos cansado al destino tras un vuelo en uno de los aviones más modernos del mercado. ¿Es el adiós definitivo al jet lag? Sinceramente no, pero desde luego se vuela de maravilla y es cierto que llegas menos cansado.

En mi caso tuve la gran suerte de probar la clase business de este flamante avión en el trayecto de Doha a Singapur y la clase turista (en este caso hay que tratar de despojarse del concepto “turista” que todos tenemos en mente; aquí no hay ni estrecheces de asientos, la comida está rica y hasta te entregan un pequeño neceser) en el trayecto de vuelta de Singapur a Doha.

¿Qué encontré volando en la clase business del A350 de Qatar Airways?

  • Aglutina un total de 36 asientos. Cada asiento cuenta con acceso directo al pasillo, por lo que la configuración es 1-2-1. Siempre elijo ventana, porque como suelo dormir fatal, al menos contemplo el paisaje.
  • Por supuesto el asiento se reclina completamente convirtiéndose en una confortable cama, y esto es, sin duda, lo mejor para volar. Además el avión cuenta con una especie de persianas en sus ventanas (foto) y… ¡un pijama!
  • Champagne de bienvenida (puedes seleccionar otra bebida) y champagne durante el tiempo que dure el vuelo, numerosas revistas y un neceser repleto de caprichos de Armani me esperaban en mi asiento.
  • Cuenta con WiFi gratis, una pantalla enorme (17’’) con una oferta de entretenimiento a bordo inagotable. Como veréis en las fotos, yo acabé viendo Lo que el viento se llevó. Sí, soy una clásica.
  • Las luces de cabina, tanto en business como en turista, van cambiando dependiendo de las fases del vuelo (podéis ver la iluminación de la primera imagen). Y apenas se percibe el sonido de los motores durante el vuelo, tampoco en la fase de despegue o aterrizaje.
  • Me encantó el menú a bordo (aunque confieso que soy de esas “rara avis” que comen siempre bien en los aviones). Lo cierto es que disfrutar de un menú así (foto) a 30.000 pies de altitud es un auténtico lujo. Ofrecen una selección de quesos de postre y ala pastelería es de Ladurée y la sirven calentita. Oh, mon Dieu!
  • La zona de relax, más o menos en mitad de la clase business, es como una especie de bar en las alturas donde poder charlar un rato mientras te preparas una copa. Desde luego que el lujo era esto.
  • Un poquito antes de aterrizar reparten una cajita de bombones de Godiva.
  • Tal vez el punto menos positivo de la experiencia es que no llegas a tener un 100% de privacidad entre tu asiento y el de al lado porque no hay mampara de separación. Aunque que todos los inconvenientes sean como este…

IMG_3456

FullSizeRender (3)

QatarBusinessA350

¿Y cómo se vuela en la clase ‘economy’ del A350 de Qatar Airways?

Pues se vuela muy bien, la verdad. Un punto que destacaría de la clase turista del A350 de Qatar Airways es, sin duda, el espacio espacio adicional que la aerolínea ofrece en este nuevo avión por asiento (una pulgada más). También las nuevas ventanas panorámicas y la luz LED de la cabina de la que os he hablado antes, que es la misma que en la business.

  • La selección de comidas es muy amplia y al embarcar te entregan un dossier gastronómico informativo con lo que vas a comer durante el vuelo. Yo, por mi horario, tuve cena tras despegar de Singapur y algo de picar antes de aterrizar en Doha. En mi caso tomé pollo con arroz y aún me estoy preguntado cómo ese arroz pudo estar tan en su punto siendo una cocina de avión. Y antes de servir la cena, también hay un pequeño aperitivo donde están incluidas bebidas alcohólicas de primeras marcas. Reconozco además que a pesar de que la comida viene servida en tupper (ohhh), son un poco más monos que la media.
  • Aunque la pantalla es más pequeña que la de business, el entretenimiento a bordo cuenta con más de 1.000 opciones (y no es un número al azar, es real).
  • Por supuesto también hay WiFi a bordo.
  • Y más espacio para el equipaje.
  • Dos detalles adicionales: la sorpresa de encontrar un pequeño neceser en mi asiento al embarcar y que en los baños de economy hubiera hasta perfume, cosa que se agradece.

Y aquí os dejo un breve vídeo de esta joya de la aeronáutica francesa:

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer