Una escapada ‘très chic’ a Biarritz

He pasado unos días de relax en Biarritz. Lo cierto es que necesitaba hacer un pequeño descanso después de una agitada temporada y el plan no ha podido resultar más placentero, tanto, que en un principio pensaba quedarme solo 3 días que acabaron siendo 6, no os digo más. Y es que esta magnífica ciudad francesa es una de mis preferidas para huir de vez en cuando, y el hotel du Palais es el mejor refugio donde conseguirlo.

Hotel du Palais edificio

Biarritz en Bon voyageEste lujoso palacio reconvertido en hotel tiene historia, y mucha. Napoleón III se lo regaló a su amada Eugenia ante la negativa de la española a mudarse a París. Para que ella no tuviera que estar tan lejos de su patria, España, el Emperador mandó construir este maravilloso edificio cuya planta tiene forma de “E” para que su Emperatriz disfrutara durante 6 meses al año justo al lado de la frontera española, en la preciosa ciudad de Biarritz. Desde entonces, Biarritz es uno de los destinos preferidos por la jet set además de por surfistas de medio mundo y cómo no, amantes de la buena gastronomía. Una exótica mezcla de turistas que hacen de Biarritz una deseada ciudad de vacaciones.

Suite Hotel du PalaisA mi llegada al hotel du Palais todo fueron atenciones. El servicio es impecable y además la mayoría habla español, cosa que ayuda bastante si viajas a la vecina France. Pero lo mejor de todo fue hacer el check-in, subir a mi habitación y descubrir que la suite ‘Sissi Emperatriz’ iba a ser mi casa durante los próximos 3 (que luego fueron 6) días, y por supuesto, con unas impresionantes vistas al Atlántico. Esto sí que es un lujo.

De entre los mil fantásticos detalles del hotel, me sedujeron sobre todo dos; el delicado aroma floral del hotel en todos sus pasillos y su increíble oferta gastronómica, en especial, todos los maravillosos quesos de la región, y del resto de Francia, que tuve oportunidad de disfrutar cada noche. Sí, cada noche. Y hacerlo en un entorno espectacular como su restaurante La Rotonde, una media circunferencia con espectaculares ventanales donde se sirven los desayunos y las cenas, lo convierte en una experiencia increíble.

Gastronomia en BiarritzUn spa de donde no apetece salir nunca, tienda, peluquería con los exclusivos productos de Leonor Greyl y una carta de tratamientos para convertirse en una auténtica Emperatriz hacen el resto.

El hotel du Palais es uno de los hoteles más completos y acogedores que he visitado, y aunque es cierto que alojarse es todo un capricho, es mucho mejor si lo haces en temporada baja, ya que el hotel no cierra nunca. Y aunque no te apetecerá salir ni para tomar el aire, estamos en Biarritz y hay que disfrutarlo, así que aquí os dejo mis direcciones preferidas donde reservar mesa o salir de compras.

 

Restaurantes en Biarritz:

Chez Albert BiarritzMe encantó probar el famoso Chez Albert, el lugar donde comer pescado y marisco fresco en Biarritz. Es bastante cutrón, esa es la verdad, y las copas de vino son ya opacas de todos los lavados que llevan encima, pero la materia prima es deliciosa; mejor pedir un entrante y plato que postres, que son buenos pero sin más, y la carta de vinos es aceptable, sobre todo en precios.

Para algo más casual, la zona más de moda ahora en Biarritz son los alrededores del nuevo Mercado, que por cierto solo abre hasta las 13.30h. Se trata de una opción bastante similar a lo que tenemos en España, más bares de tapas donde las bravas se sustituyen por el foie mi-cuit. De todos ellos, me gustó mucho el Bar du Marché.

De compras por Biarritz:

De compras en BiarritzHay tres visitas que son imprescindibles. Bueno, cuatro. La primera es a la mejor tienda de quesos de la ciudad. El dueño no puede ser más encantador y te aconseja y prepara con esmero todos los pedidos para que te lo lleves cómodamente de viaje. Se llama Mille et un Fromages y está situada en la misma calle, y casi enfrente, de la Maison Arosteguy  donde encontrar productos gourmet de primerísima calidad como el delicioso pimiento del Espelette o los tés de la marca Dammann (la infusión de verbena es mi preferida). Por supuesto hay que hacer parada en Helena para comprar algún juego de toallas o manteles, yo me llevé un albornoz y de mi cuarta recomendación, Les Sandalies d’Eugenie, unas preciosas sandalias de esparto (que luego descubrí que están hechas en La Rioja).

Y un imprescindible…

Miremont-Biarritz

Deja hueco tras una comida para tomar un café en el mítico salón de té Miremont, por donde se ha paseado media realeza europea desde su fundación en 1872. Cuenta con unas preciosas vistas al mar y algunos de los pasteles más ricos que he probado nunca, como el sabrosísimo milhojas. Ahora entiendo la debilidad de Alfonso XIII por esta pastelería…

Por todo esto y por muchas otras cosas que no caben en un post, en Bon voyage entonamos bien alto… Vive la France!

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer