¿Qué tiene Formentera que todo el mundo la quiere?

Será que pocos rincones en el mundo tienen más magia… Será que según dicen que a Formentera puedes ir una semana, quedarte dos, y si sobrepasas la tercera, ya no te irás nunca. Será que Formentera engancha, y en Bon voyage-Blog de viajes, te contamos por qué.

Serán sus playas vírgenes de aguas cristalinas, los diferentes tipos de azul que adopta el Mediterráneo cuando baña sus costas o la autenticidad de sus gentes, pero lo que está claro es que Formentera es todo un paraíso.

Illetes será seguramente la playa más visitada de la isla. No obstante, es la de aguas más tranquilas y cristalinas. Ses Illetes forma parte del Parque Natural de Ses Salines d’Eivissa i Formentera y todo el mundo que quiere acceder a estas aguas cristalinas tendrá que pagar un peaje, real, donde te cobrarán unos 4€ aproximadamente. Ser ecologista tiene su precio.

En Ses Illetes encontrarás los chiringuitos más de moda, y ojo, también de los más caros de la isla. Estamos en la parte ‘pija’ de Formentera, y esto, claro, se paga. No obstante, las vistas de las que disfrutarás comiendo en Juan y Andrea, el Molí de Sal o el Pirata, bien valen los 4€ que pagas por un café (cortado). La excelente calidad de la comida, el pescado fresquísimo y la gente más cool de la isla ponen el resto.

Restaurante 10.7

Mi favorita es la playa de Es Migjorn. Por supuesto velando por su belleza y cuidado están algunos de los locales más antiguos de la isla, como el mítico Blue Bar, el primer chiringuito hippie de Formentera, el Pirata Bus -genial para un mojito en la puesta de sol-, Flipper & Chiller, perfecto para cóctel y tapeo (y fiestas locas, pero yo no he dicho esto), y bueno, qué decir del Restaurante 10.7, mi preferido, donde puedes disfrutar de unas espectaculares vistas, su famosa puesta de sol y la excelente gastronomía que cada día ofrece Vittorio, su italiano, como casi todo en la isla, dueño. Imprescindible.

¿Qué no perderse? por su pequeño tamaño, es difícil perderse algo en Formentera pero no deberías dejar de visitar tres clásicos y auténticos restaurantes. Can Forn, restaurante de interior con cocina tradicional de la isla (y atención a su carta de vinos: buena, bonita y barata. Sí, sí, de verdad). Fonda Pepe, porque si alguien que vive en Formentera y Bod Dylan (que se dejaba ver bien a menudo durante el periodo que vivió en la isla) leen este post y no encuentran la Fonda, pensarían que soy una periodista sin criterio, y Can Rafalet: las mejores y más baratas paellas de la isla con unas vistas privilegidas. Y es que no obstante, Can Rafalet está situado en Es Caló, el que fuera el primer puerto pesquero de Formentera. A día de hoy, este pequeño pueblo con encanto conserva intacta su belleza, que podrás disfrutar desde las mesas de Can Rafalet.

Compras, alojamiento y curiosidades…

Formentera es sinónimo de hippie, y por supuesto todos los jueves y domingos montan uno de sus tradicionales mercadillos en el Pilar de La Mola.

Julio Medem sabía lo que hacía cuando envió a Paz Vega a Formentera, la mítica escena se rodó al sur de la isla, en el Cap de Barbaria.

San Francesc, la capital de la isla y un pueblo con muchísimo encanto.

Guisat, Bullit de Peix, herbes dolces o flaó. Suenan raro, sí, pero apréndetelos, porque son algunos de los nombres de platos típicos de la isla. Y además, y sobre todo el flaó, pastel de queso, ¡están buenísimos!

Como imagino que después de este post te habrán entrado muchísimas ganas de viajar a Formentera, recuerda que debes reservar tu alojamiento con bastante tiempo de antelación. Te recomiendo dos sitios donde quedarte: en plan romántico y parejas, el hotel Es Marès, un precioso boutique hotel situado en San Francesc y los apartamentos Paraíso de los Pinos para familias, amigos…

Terraza Flipper & Chiller

Dime, ¿me acompañas a Formentera?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer