Dos hoteles de moda en dos destinos con glamour

A puntito ya de hacer las maletas en busca de un rayito de sol en la playa, hoy en Bon voyage-Blog de viajes visitamos dos hoteles de dos destinos que nos encantan. Marbella y Mallorca nos esperan en nuestro viaje.

Mucho tenemos que agradecer al Príncipe Alfonso von Hohenlohe quien, poniendo una pica en Flandes, contruyó el hotel Puente Romano en 1979, siguiendo, claro, el filón de la exitosa gestión del Hotel Marbella Club, punto de encuentro de la Jet Set Internacional en los años 60 y 70.

Obviamente, el Club “Regine’s”, el lugar de moda y punto de encuentro de la Jet Set internacional, contribuyó a impulsar la fama de Puente Romano. Regine, sí, la famosa propietaria del también legendario New Jimmy´z, en Montparnasse, donde corrían ríos del champán que tanto les gustaba a María Callas, Onassis o Marcelo Mastroianni.

Y así hasta hoy en el lugar donde todo comenzó por un antiguo Puente Romano que se cree perteneció a la Vía Augusta y que ha dado lugar a este bonito hotel en Marbella, que simula un típico pueblo andaluz con casitas de tres plantas, y que cuenta con más 55.000 m² de jardines, que ahí es nada.

Elige el hotel Puente Romano para tus vacaciones, o para una escapada a Málaga, si eres un enamorado de Marbella, buscas un lugar tranquilo (tranquilo si no cuentas que cada noche en SUITE, su restaurante-discoteca, encuentras algunos de los mejores DJ’s internacionales,  y a donde acude la ‘beautiful people’ marbellí a dejarse ver y ser visto), un lugar donde disfrutar de su ubicación privilegiada en el corazón de la Milla de Oro de Marbella, entre el Mediterráneo y la Sierra Blanca salvaguardando el microclima especial de la Marbella.

Si, señores, Marbella is coming…

A la pregunta, “¿cuál es uno de mis destinos preferidos?”, mi respuesta sería, sin lugar a duda, Mallorca. Si eres un lector habitual de Bon voyage-Blog de viajes, seguro que ya lo habías pensado. Mallorca es ese destino al que, a modo de ranchera, siempre me gusta volver y volver. Ya os he hablado en numerosas ocasiones de esta mágica isla, como aquí, donde os mostraba rincones por muchos desconocidos. Hoy me centro en su capital, Palma, y me alojo en uno de sus hoteles más cool: el Puro Hotel.

Espacios amplios y monocromáticos, luz, diseño… el Puro Hotel es un boutique hotel de tan sólo 51 habitaciones destinado a viajeros cosmopolitas que huyen de las masas y con un sentido de la estética muy desarrollado. ¿Eres tú? es tu hotel.

Alojada entre muros con más de 100 años de historia, podría definir el Puro hotel a medio camino entre un Riad de Marrakech y un beach club ibicenco. Tiene esa mezcla de exotismo árabe con paredes encaladas que tanto gusta a los modernos. Y sí, soy una moderna, porque el diseño no está reñido con la comodidad, y porque me gusta descansar en mitad de la bulliciosa zona de La Llonja -en Palma-, donde reina la paz en mitad del caos.

¿Lo mejor? no sé si será lo mejor, pero estoy segura de que te encantará su Puro Beach, el beach club de Cala Estancia, donde tendrás las mejores puestas de sol de, atención, toda la isla. Cócteles, piscina, hamacas y una carta a la altura de las circunstancias, te esperan en Mallorca. La isla (in) tranquila.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer