Del deseo al placer, en Isla Mauricio (I)

Cierra los ojos. Piensa en un inmenso palmeral acariciado por una leve brisa. Playas de fina arena blanca bañadas por las cristalinas aguas del Índico. Sol, verdes paisajes, exótica vegetación y una gastronomía de lujo. Sí,  puedes abrirlos ya, acabamos de llegar a Isla Mauricio.

Nos encontramos en una de las islas más importantes del océano Índico, o al menos una de las más accesibles, ya  que gracias a la compañía Air Mauritius, volarás, vía punto europeo, hasta su capital en un más que confortable vuelo de aproximadamente 12 horas de duración.

Multicultural como pocas, Isla Mauricio ha sabido adaptarse perfectamente a los tiempos sin desaprovechar la herencia que pueblos británicos, indios o franceses dejaron sembrada, lo que ha dado lugar a una mezcla de sabores palpables en cualquiera de sus disciplinas: desde la tradicional música criolla hasta los ingredientes mejor acogidos de su gastronomía, como el curry o la amalgama de cervezas y vinos de cualquier parte del mundo. Vestigios de un pasado que, desde luego en Isla Mauricio, no siempre fue mejor.

Isla Mauricio es para muchos un destino perfecto de Luna de Miel. No digo nada extraño si cuento que esa  romántica fecha que nunca olvidarás, será más especial, si cabe, vivida en una de las playas de esta  isla, contemplando una puesta de sol o, mejor aún, dándole la bienvenida a un nuevo día tumbado en la playa de  fina arena, sin más ni mejor compañía que la persona con la que vas a pasar el resto de tu vida. Sí, en efecto, Isla Mauricio es un destino para enamorados.

Situado en la Península de Le Morne, un lugar privilegiado por su especial microclima y por ser una de las playas  más bonitas y tranquilas de la isla, no obstante está rodeada por una larga barrera de coral, se sitúa el hotel Dinarobin, un precisísimo 5 estrellas GL que elegí para mi estancia en Isla Mauricio. Decidí confiar en el buen gusto del viajero español, que ha hecho de este hotel uno de los más populares entre quienes deciden visitar la isla. Nada que añadir. Maleta y sandalias, me dirijo hacia el paraíso.

No es que lo diga yo, es que tardarás exactamente 2 curvas en darte cuenta de que en Isla Mauricio se conduce realmente mal. Tranquilos. Los bellos paisajes y la simpatía de los mauricianos hacen el viaje más agradable.  Tampoco ayuda el serpenteante paisaje, aunque compensa saber que cada vez estás más cerca de tu ansiado destino.

Aproximadamente 50 minutos después, llegué a mi destino: Dinarobian Hotel Golf & Spa. Quienes me conocen ya  saben mi debilidad por los destinos exóticos. Pocas cosas me gustan más que el sol y la playa y, aunque  urbanita confesa, encuentro mi propio estado del bienestar rodeada de cocoteros, sol y un cóctel en la mano.

Recuerdo las palabras de mi colega Fernando Gallardo: “el lugar con el mejor servicio donde he estado”, cuando  le hablé sobre mis intenciones de visitar el país. Efectivamente, Fernando, no sé si será el mejor, pero desde  luego Isla Mauricio ocupa un puesto de honor en mi ránking viajero de los lugares del mundo para sentirte como una reina.

Sus suites, orquestadas en forma de croissant frente a la playa (una forma arquitectónica francamente dulce),  están distribuidas a lo largo de un hermoso jardín tropical, y, velando por la tranquilidad y el descanso de  sus huéspedes, situadas entre el mar y el campo de golf del hotel de 18 hoyos y Par 72. De mi suite, situada en el primer -y  último- piso de un coqueto bungalow, me quedaría con el fabuloso sofá esquinero que abrazaba toda mi terraza privada y donde pasé algunas de las más hermosas noches de mi vida, acompañada de un afrutado sauvignon blanc australiano y de la brisa nocturna que acaricia la Península de Morne cada noche. Sí, esto es el lujo.

Me encanta dejarme querer en por un spa. Es el lugar ideal donde disfrutar, mimarse y darse un capricho. Aunque te  voy a ser sincera, no necesitarás acudir al spa del Dinarobin bajo ese objetivo: para disfrutar, mimarte y darte un capricho ya tienes los placenteros paseos por la playa, las puestas de sol o la deliciosa gastronomía del hotel. Pero acudirás al spa del hotel Dinaronin en busca de nuevas sensaciones cuando te diga que es el primer spa que la firma Clarins creó en el mundo y que además está considerado uno de los más bellos de la isla. En su carta de tratamientos encontrarás que en su mayoría son bastante tradicionales, así que date prisa y reserva uno de sus excelentes masajes ayurvédicos para que tu cuerpo y tu alma tengan la oportunidad de reencontrarse aquí, en Isla Mauricio.

Hambriento, imagino, te aconsejo que sigas mis pasos y reserves mesa en Saveurs des Iles, el restaurante gastronómico del hotel. Hay 4 restaurantes, pero este es, sin duda, el mejor. La fusión de cocina francesa y mauritana alcanza aquí su máximo apogeo. El servicio es, nuevamente, exquisito y la ubicación, excepcional. Lo de cenar a la luz de las velas, con suave música de fondo y el sonido de las olas rompiendo en la barrera de coral… Eso, eso aquí es de verdad. Ah, olvidaba decirte que al despertar de este sueño gastronómico, a la mañana siguiente, olvida los tacones, agarra el bikini y el pareo y prueba la langosta a la brasa de Le Morne Plage, el restaurante de playa. El placer de comer descalza, ese placer.

¿Continuamos en el próximo post con toda la oferta complementaria que ofrece el hotel y una escapada a los lugares más míticos de la Isla Mauricio? Ve sacando papel y lápiz.

Guía práctica de viaje a Isla Mauricio:

¿Cómo llegar?

Air Mauritius, premiada por cuarto año consecutivo por la Asociación World Travel Awards como “la mejor compañía del océano Índico” gracias a su atentísimo personal, renovada flota y sus servicios y menús a bordo, vuela directamente a Isla Mauricio desde Londres, París, Milán, Frankfurt, Múnich y Ginebra.

A bordo de un Airbus 340, Air Mauritius es una de esas (pocas) compañías en las que no hay que temer un vuelo largo en turista, ya que, además de tener la sensación de haberme pasado las horas de vuelo comiendo deliciosos platos, su sistema de entretenimiento a bordo y sus cómodos asientos hicieron el resto. Un agradable paseo por el cielo con billetes desde 1.000 euros.

¿Cómo moverse? Encontrarás diferentes tours que organizan todo tipo de visitas, lo mejor es consultar directamente en el hotel. Un taxi que te lleve a recorrer la isla es otra buena opción, aunque, claro, más cara.

 Datos prácticos: No necesitas Visado especial para entrar en Isla Mauricio y tampoco vacunas obligatorias. La hora local es GMT +4 .

¿Cuándo ir? Cualquier época del año es fantástica para visitar Isla Mauricio, aunque en Navidad todo es un poco más caro y los meses de enero a abril son húmedos y calurosos.

Beachcomber: La lujosa compañía hotelera ofrece maravillosos hoteles en Mauricio y Sheychelles. Echa un vistazo a su web, sus hoteles están por toda la isla.

Más información: En la web de la Oficina de Turismo de Isla Mauricio encontrarás todo tipo de detalles.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer