Berlín, tradición y vanguardia

Bienvenidos a la ciudad más joven de toda Europa. Berlín es, como la calificara su propio alcalde, el socialdemócrata Klaus Wowereit, “pobre, pero sexy”. Personalmente no me queda ninguna duda de su capacidad de seducción, ni a mí, ni seguro tampoco a los casi 10 millones de turistas que la visitan anualmente. 

Berlin1.jpg

Para quienes a día de hoy aún piensen en Berlín como una ciudad gris sin más atractivo que su famoso muro, será necesario recordarles que Berlín es el actual corazón que hace palpitar a Europa, una ciudad con una capacidad única de resurgir y reinventarse, que sigue latiendo con fuerza.

Entrar en Berlín por la puerta grande es tan sencillo como situarse bajo la famosa Puerta de Brandemburgo. De estilo Neoclásico, y edificada en 1788 bajo los cánones de estética ateniense, la puerta, fiel testigo de los hechos históricos más relevantes, es el actual centro de celebración de los berlineses y el orgullo de la ciudad. Junto a ella, el Reichstag (Parlamento); juntos forman el epicentro de la Alemania unificada. Algo realmente espectacular y por lo que merece la pena la espera de casi 2 horas, es la increíble cúpula de vidrio diseñada por Norman Foster en el Reichstag, e inspirada en una Alemania democrática y unida, alejada de la pesada losa del comunismo y la Alemania Nazi. 

Berlin2.jpg

Pista Bon voyage: entre la Puerta de Brandemburgo y el Reichstag te encontrarás en la  Pariserplatz, donde se ubica el hotel Adlon, famoso por haber alojado a celebrities como Marlene Dietrich, Tom Cruise o Michael Jackson (aquí fue tomada la foto de la polémica del cantante mostrando a su hijo pequeño por el balcón de su suite ante cientos de fans y medios de comunicación). 

Lugares que no deberías perderte en Berlín:

Isla de los Museos: uno de los tesoros de Berlín. La ciudad puede presumir de este precioso (y enorme) espacio. El Altes Museum alberga la colección de antigüedades de los museos estatales de la ciudad y entre sus joyas más preciadas, el famoso busto de Nefertiti. Otro de mis preferidos es el Pergamon Museum, donde encontrarás la preciosa obra El altar de Pérgamo. En cualquier caso, y si lo tuyo tampoco son los museos, la propia ciudad en sí es como un museo al aire libre; pasea y piérdete en los alrededores del río Spree y no olvides tomarte una cerveza en las tradicionales Kneipen (cervecerías) y combínala con algún plato típico de la gastronomía alemana (el currywurst es lo más).

Muro-de-berlin.jpg

Gendarmenplatz: una de las plazas más bonitas de la ciudad es hoy sede de la orquesta Sinfónica de Berlín y de la Universidad Humboldt. Pon tu vista al frente porque te encontrarás con el lugar donde los nazis quemaron miles de libros contrarios (o no) al régimen. Hoy, un bonito monumento rinde homenaje a todos aquellos libros destruidos. 

Muro de Berlín: dice la canción que 20 años no es nada. Y precisamente 20 son los años que han pasado desde su caída el 9 de noviembre de 1989. El muro ya no es un elemento de exclusión, el apenas kilómetro de lo queda en pie, ha perdido el factor dramático y es hoy por hoy lugar de peregrinación de turistas y nostálgicos en busca de una foto para el recuerdo. Si tú eres uno de ellos, tampoco deberás perderte la zona del Checkpoint Charlie, uno de los pasos fronterizos entre un Berlín y otro y que hoy alberga un curioso museo.

Vintage1.jpg

Alexanderplatz: imponente austeridad de una de las plazas más visitadas de Berlín, centro de inspiración de bohemios, escritores y cineastas, alberga la torre de la Televisión, que es la torre más alta de la ciudad. Un consejo, acude temprano para desayunar y disfruta de las mejores vistas de la ciudad desde el restaurante que hay en lo alto de la torre. ¡360º a tus pies!

Pista Bon voyage: Berlín es una ciudad barata, los taxis -la mayoría Mercedes- resultan mucho más económicos que en otras ciudades europeas pero te aconsejo que utilices el transporte urbano para meterte de lleno en la vida de la ciudad. Además, es sencillo y está considerado como uno de los mejores de toda Europa. Por toda la ciudad verás 3 tipos de letras, toma nota para no perderte: La U: señala las estaciones de tren subterráneo/metro. La S: es el tren. La M: tranvía (ojo porque sólo funcionan en la parte oriental).

¿Dónde alojarse en Berlín?

En Bon voyage te recomendamos que dividas tu estancia entre ambas partes de la ciudad.

Ellington Hotel.jpg

Andel’s Hotel:  Moderno y vanguardista, como la propia ciudad, este hotel, situado en la parte oriental, te permitirá empaparte del Berlín este y recorrer las hoy calles más bohemias, artísticas y repletas de tiendas vintage. Dentro del propio hotel, no puedes perderte su Sky-Bar mientras disfrutas de una copa tras una intensa jornada de turismo.

Ellington Hotel: Si antes hablábamos de lo bohemio y vanguardista, ahora damos un salto (casi como en el tiempo) para situarnos en el centro del capitalismo, la famosísima calle Kurfürstendamm, donde encontrarás las tiendas más ‘in’ del momento y los conocidos grandes almacenes KaDeWe. Pero volviendo a lo que nos ocupa, el Ellington es un elegante hotel dentro en un precioso edificio de los dorados años 20 y que ha sido punto de encuentro de amantes y grandes figuras del jazz como Ella Fitzgerald, Duke Ellington o Louis Armstrong.
¿Qué comprar? La mejor guía vintage

No puedes visitar Berlín y no perderte por sus tiendas vintage. Allí puedes encontrar auténticas maravillas a muy buen precio: vestidos, zapatos, bolsos, joyas (compré los gemelos más bonitos que he visto nunca)… ¡y todo lo que puedas imaginar!

Made-in-Berlin.jpg

Made in Berlin (Neue Schoenhauserestrasse, 19). Muy mona, dividida en 2 plantas, esta tienda tiene prendas muy seleccionadas donde podrás encontrar hasta gabardinas de Burberry por poco más de 30 euros. Además, tiene una sección dedicada sólo a calzado con zapatos y botas de lo más curioso.

Garage (Ahornhauseestrasse, 2. Metro Nollendorf Platz). Ve con fuerzas porque la tienda lo merece. Es grande y con auténticos tesoros escondidos en sus filas. ¿Lo mejor? La mitad de la tienda es al kilo. Agarras lo que te gusta, lo pesas y todo es a 14,99 el kilo. Auténtico vintage berlinés.

¿Más información? No dejes de visitar la web de Turismo de Berlín 



  • Las vistas desde el Reichstag de Berlín son extraordinarias aunque conviene ser cauteloso. Si hace buen día, las colas pueden llegar a ser desesperantes. Si hace mal día, es posible que esté cerrado por inclemencias climatológicas.
    En cualquier caso la visita es recomendable. El Reichstag destila añeja historia germana y se encuentra en un entorno verde que se agradece para pasear, hacer fotos y demás. En Navidades es además el lugar en el que cualquier berlinés explora su lado fallero haciendo explotar cohetes y demás.

  • A mí me encanta Berlin. He visitado todo lo que has comentado, pero te has dejado algunas cosillas interesantes también por ver:
    – Judishen Museum: Museo del Holocausto
    – La Dom de Berlin: Una catedral impresionante!
    – Museo de Arte moderno (no se cómo se llama): Un edificio de acero y vidrio que contiene alguna de las mejores obras de arte moderno.
    En cuanto a edificios modernos, toda la zona del Sony Building (esa bola de colores me parece muy original) es increible.
    Yo sinceramente, es una ciudad que me gustaría repetir.

  • Acabo de descubrir vuestro Blog!!!
    Apenas conozco ciudades europeas, pero con los datos que nos ofrece Lorena, creo que mi próximo viaje tiene muchos puntos de ser por allí… No tenía conocimiento de que Berlín fuera una ciudad tan interesante por descubrir.
    Y ¿por qué no cambiar de aires y tomarnos un fin de semana bohemio???? Me encanta!!!!

  • ¡Me ha encantado el post!
    No conozco Berlín, y tengo muchas ganas, porque algo muy especial ha de tener que a todo el mundo enamora.
    Dicen que su oferta artística y cultural es inacabable y de todo tipo.
    Tomo nota sobre todo de las tiendas vintage -mi perdición-.
    ¡Un abrazo enorme!

  • Leyendo este post dan ganas de visitar Berlín el próximo fin de semana. Nunca imaginé que fuera una ciudad tan interesante. Muchas gracias por tus consejos!

  • ¡wow! jamás imagine que Berlín tuviera tanto que ofrecer. Este post está completísimo y me dispongo inmediatamente a imprimirlo. Maravilloso, gracias Lorena!

  • Berlin, es una ciudad maravillosa, cuando paseas por sus calles, tienes la impresión de estar en una ciudad herida, la visión de la iglesia al lado del zoo, destruida por los bombardeos es sobrecogedora. De todos los viajes que he realizado, donde más anecdotas me han ocurrido ha sido en Berlin, incluida una en la que un señor en alemán y con gestos nos trataba de explicar lo que ocurrió la noche de los cristales rotos junto a la Universidad de Humbold, no hacía falta saber alemán para entenderle….

  • Berlin me ha parecido una ciudad encantadora, con lugares que al conocer reflejan la historia del luager.
    Buen articulo; estoy pensando en volver a visitarla y me parece muy util la informacion que aqui se da.
    Es una ciudad de las mas lindas de Europa.

  • Para mí que soy de descendencia germana por parte de mi madre (mi abuela era alemana nacida justamente en Berlin) visitar la ciudad significa recordar a mi abuelita 😉 Y sí, Berlin es interesantísima es muy rica en historia. Claro que para aprovecharla hay que conocer un poco de historia germana. De todos modos, si se quiere ir solo de turismo es una excelente opción.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer