Dar el pecho por segunda vez

¡Hola a todos!

Como ya sabéis el tema lactancia materna es sumamente sensible para algunas mujeres. Con el post de hoy he querido resaltar algunos puntos interesantes de esta maravillosa (y muy sacrificada) experiencia. Sin duda alguna, es algo que repetiría con todos y cada uno de mis hijos, pero que no deja de ser un esfuerzo añadido al trabajo más laborioso del mundo: la maternidad. ¡Espero que os guste!

A mi manera de ver, la lactancia materna no es lo mejor porque los médicos así lo recomienden. Para mí es lo mejor porque fue la naturaleza quien la inventó y si hay algo perfecto en este mundo es ella, la naturaleza. Por ello me esforcé tremendamente en entenderla y en mantener la calma en los momentos donde todo apuntase que fallaría.

La verdad me sorprendió muchísimo, sobretodo su nivel de complejidad. Aunque es algo natural, supone un esfuerzo grandísimo, además de momentos complicados en donde no estamos seguras de si lo estamos haciendo bien o no. Es particularmente difícil durante el primer mes, cuando madre y bebé se comienzan a conocer.

Mi experiencia con Markuss fue maravillosa, aunque debo admitir que mucho más inestable que con Liene. Supongo que el grado de inexperiencia sumado a que Markuss fue un bebé más inquieto en todo sentido, agregó un nivel de complejidad al asunto.

Por ello me gustaría comenzar esta publicación de esta manera:

1.    Todos los niños son distintos.

Ahora que he tenido dos bebés puedo afirmar sin duda alguna que todo bebé es distinto. Mientras Markuss fue un bebé inquieto y de un pésimo dormir, Liene es toda una señorita tranquila que duerme muy bien. Eso sí, no regala sonrisas a cualquiera como su hermano.

El teoría, la lactancia se aplicaría de la misma manera a ambos bebés pero en mi experiencia (y hago énfasis en esto, MI experiencia) la lactancia ha sido bastante distinta con cada uno. Markuss peleaba mucho con el pecho y comía de manera muy desordenada, a veces cada hora (incluyendo las noches). Otras veces no quería coger el pecho y simplemente tenía que amamantarlo bailando por todo el salón a la par que cantaba Humpty Dumpty. Me hacía sentir muy insegura porque no entendía si el pecho le saciaba o qué estaba sucediendo. Hoy día me doy cuenta que simplemente era un bebé más inquieto y revoltoso y que su manera de alimentarse iba en la misma línea.

En cambio, Liene es increíblemente tragona y no sabe lo que significa pelear si de comida se trata. Sea de mi pecho, o mi leche dentro de un biberón, ella no duda en succionar con fuerza hasta quedarse satisfecha. Incansable e insaciable es esta pequeñina que comienza a desarrollar michelines en cada esquinita de su cuerpo. Si se hiciera una campaña del conocido refrán ‘barriguita llena, corazón contento‘ os prometo que mi hija sería una excelente protagonista.

Lo que puedo concluir de ambas experiencias de lactancia con mis dos peques, es que todos los bebés son distintos y aunque todos pueden alimentarse de la leche materna, es cierto que algunos pueden resultar  más complicados que otros. Por ello, hoy día entiendo el porqué estos temas se deben abordar desde el respeto y el entendimiento. La realidad es que puede que otra madre no esté pasando la misma experiencia que estés pasando tú.

2.    Cada 3 horas.

Cuando di a luz en el hospital me dijeron que el pecho era a libre demanda. Eso sí, todos hicieron énfasis que no más de cada 3 horas. Al final hice como siempre, lo que me dio la gana. Durante el primer mes di el pecho a libre demanda, cada hora si era necesario. Necesitaba acoplarme a mi bebé y necesitaba entender cuáles eran sus necesidades. Era su momento y no el mío.

A medida que Liene fue creciendo, comencé a estirar los horarios a 2 horas, 2 horas y media, 3 horas y ya vamos por cada 4 horas en el día y 5 o 6 horas por la noche. Una auténtica maravilla para sus escasos 3 meses. Y es que en mi experiencia personal he sentido que somos nosotras (las madres) quienes debemos regular un poco la cantidad de veces que damos al pecho, de lo contrario terminaremos enchufadas cada hora y media incluso por las noches, algo realmente agotador. Después de haber dado pecho a dos hijos, os recomendaría, en la medida de lo posible, poner cierto orden con los horarios. Eso se obtiene cargando, bailando, saltando, cantando y sudando si es necesario para entretener a nuestros bebés un poquito más hasta llegar a la hora deseada. Os garantizo que las semanitas de esfuerzo tendrán su recompensa y seréis madres más felices, más descansadas y con bebés más tranquilos.

Habrá muchas mujeres que argumenten que el pecho debe darse cada vez que el bebé quiera, y si eso significa ir desnudas todo el día, pues así debe ser. Una vez más repito, en mi experiencia personal esto lo hice durante el primer mes, pero progresivamente fui estirando los horarios hasta llegar a unas pautas que los médicos me recomendaron eran correctas y a la vez me permitían organizarme un poquito mejor. También noté que al enseñar un poco a la pequeña a comer con cierto orden nos ayudó a tener mejores noches y pausas de descanso de hasta 5 horas.

3.    La mejor manera de recuperarse.

Liene nació el 12 de diciembre, eso quiere decir que las innumerables cenas navideñas y el delicioso roscón formaron parte de mi cuarentena. Aún así os tengo que decir que un mes después de haber dado a luz había recuperado mi peso al 100%. No mi figura, pero si mi peso. Sinceramente no me lo podía creer. Estoy absolutamente convencida de que dar el pecho ayuda a que volvamos a nuestro peso original con más facilidad. Eso sí, cada cuerpo es distinto, pero os prometo es una gran alternativa para recuperarnos.

4.    No olvidéis tomar vitaminas.

Yo tomo diariamente dos cápsulas de Natalbén Lactancia. Os recomiendo dar mimos a vuestro cuerpo con una buena dosis de vitaminas de lactancia que ayuden a recuperar parte del calcio que perdéis a través de la leche, así como los múltiples nutrientes que dais a vuestro bebé.

5.    Pero no todo es positivo.

Uno de los contras de la lactancia es la manera como se nos cae el cabello. Yo pensaba que era sólo a mí, pero pregunté a todas mis amigas y les ha pasado igual. Al segundo o tercer mes de lactancia, el pelo comienza a caerse de una manera aterradora. Afortunadamente, también os puedo decir que hay una luz al final del túnel. Después de dar el pecho, la cabellera se recupera y hasta me da la sensación que crece con más fortaleza y abundancia.

6.    En cuanto a las alergias.

Siempre he tenido la sensación de que al no introducirle ningún tipo de leche de vaca al bebé, iba a ser más propenso a desarrollar alergias a dicha leche. Pero pensé que podría ser ignorancia de mi parte. Mi sorpresa fue cuando mi pediatra me dijo que aunque no existan de momento estudios que lo avalen, en la práctica si se están viendo niños lactantes (de leche materna únicamente) desarrollando más alergias a la leche de vaca que aquellos que han probado la fórmula desde pequeños. Por ello, diariamente doy a Liene una onza de leche de fórmula para que su organismo lo reconozca como alimento. Aunque es apenas unas gotitas, su cuerpo la reconoce y de momento no ha desarrollado ninguna alergia.

Habrá muchas personas que argumenten este punto y que afirmen que es una auténtica tontería. Por mi parte he optado por utilizar y trasladar la información que me ha dado mi pediatra, quien lleva ejerciendo su labor durante 50 años y quien además tiene 8 hijos. Pienso que algo debe saber del tema.

7.    Recomendaciones varias.

Algunas de las recomendaciones que os voy a dar basadas en mi experiencia personal son las siguientes:

  • Utilizar un desodorante natural: quizá son cosas mías, pero dado a la proximidad de la axila con el pecho, he preferido comprar un desodorante natural sin aluminio para evitar que mi bebé consuma compuestos no deseados a través de mi leche. La marca Weleda tiene uno cítrico y otro con aroma de rosas que son maravillosos.
  • Buenos sujetadores: chicas, comprad buenos sujetadores. En amazon tenéis muchas opciones y aunque os parezca un poco elevados de precio, merece la pena la inversión. El pecho aumenta su tamaño, pero sobretodo su peso y si no tenéis un buen sujetador que lo mantenga en su sitio, terminaréis con dos pechos escurridizos, que serán todo menos bonitos. Esta inversión sí que merece la pena.
  • Evitad alimentos de alto contenido de azúcar: He notado que Liene se altera tremendamente cuando consumo algún alimento con altos niveles de azúcar. Os recomiendo hacer el esfuerzo de evitarlos, no sólo recuperareis vuestro peso con más facilidad, sino que tendréis un bebé menos ansioso.

Espero que mis comentarios os ayuden a aquellas de vosotras que quizá os sentís identificadas con estos escenarios o para aquellas que buscáis más información sobre esta maravillosa etapa.

He notado que este tema es sumamente sensible y en el pasado recibí comentarios bastante ofensivos. ‘No mereces ser madre’ fue uno de ellos, simplemente por haber comentado que dormía a mi bebé en su cuna y no en mi cama. Espero que con esta publicación os animéis a comentar pero siempre desde el respeto y desde el entendimiento. No todas las mujeres sienten lo mismo y no todos los bebés, pechos y circunstancias son iguales.

De momento me despido, pero nos vemos de nuevo la semana que viene. ¡Muchas gracias a todas las que os habéis tomado el tiempo en leer esto!

¡Besos enormes!

Muahhhhhhhhhhhhhhhhhh

Créditos:

Fotos: Alberto Hernández @alberto_hndz

 

 

 

  • No hagas caso de los comentarios desagradables, hay mucha intransigente suelta que se cree que sólo hay una manera de hacer las cosas bien, y que además, es la suya.
    Me parece muy acertado el comentario de que el azúcar que consumimos pasa a nuestros bebés a través de la leche, también es así con los alimentos que producen gases, el bebé de una amiga dejo de tener cólicos en cuanto eliminó de la dieta, por recomendación de su pediatra, cebolla, berenjena, coles y legumbres.

  • La leche materna es el mejor alimento para el recién nacido.
    Como todo en la vida, hay situaciones en las que la madre no puede ofrecer esta alimentación a su hijo por algún motivo de peso y hay que buscar otro tipo de alimento. Pero no pretendamos decir que algún sustituto puede ser mejor que la leche de la madre!
    La decisión de dar o no pecho a su hijo es de la madre, pero no cuestionemos el valor nutritivo de la leche materna, el lazo que surge entre madre&hijo y el hecho de adquirir inmunidad a través de ella!!

  • Me encanta leerte eres una persona muy coherente. En el primer post que escribistes cuando Markuss me sentí identificada puesto yo había tenía sudoraciones nocturnas durante los 9 primeros meses de lactancia y no sabía si era normal, me tenía preocupada. Yo llevo 17 meses de lactancia y aún no consigo quitarla y eso que estoy deseando, mi hijo se tira toda la noche enganchado al pecho y en mitad de mi cama y estoy agotada. A diferencia de él mi hija a los 3 meses tuvo una bronquiolitis y ya no quiso más pecho. La lactancia es un tema muy complicado y sacrificado. Por experiencia y después de haber hablado con muchas madres lactantes a largo plazo los niños de pecho duermen peor aunque si es cierto que es sanisimo y tiene muchos beneficios tanto para la madre como para el bebé.

  • Me encanta tu post- , Felicidades por tus niños y por darles lo mejor!! Yo llevo 33 meses y aunque el sacrificio es enorme, en horas de sueño, la recompensa es brutal. Mi niña ha estado malita 2 veces, con mocos, no tiene un antibiótico en su cuerpo y yo desde que nació, fuerte como una rosa!algo tendrá ese oro blanco!! Ahora ya querría destetarla pero no se me está dando nada bien, es lo que más le gusta…el tiempo irá marcando. .. gracias por compartir tu experiencia!!

    • Felicidades Astrid por tus dos hijos.El pecho es lo más natural que hay, y la naturaleza es sabia.Yo solo le dí pecho un par de meses.Mi hijo nació con 4,300
      Kg.Actualmente tiene 3 años, nunca tomó antibiótico, ni ningún tipo de medicación, nunca fuimos a urgencias, nunca estuvo enfermo( mocos y poco más) y no tomó pecho, creo q cada niño es un mundo.

  • Ante todo felicidades por tu niños, que son preciosos!
    Yo estuve dando pecho durante 10 meses y puedo decir sin lugar a dudas que es la mejor experiencia de mi vida, junto a la de ser madre pero para mi fue sumamente duro…afortunadamente tenía buena leche y mucha cantidad (a los 7 meses de embarazo ya molaba la ropa). A mi hija le costó un poco agarrarse al principio y tuve que usar las famosas pezoneras durante la primera semana..después lo quite y se adapto perfectamente. Comía cuando quería, pero era muy dormilona y ya con 15 días dormía toda la noche pero como ganaba peso muy bien, me recomendaron no despertarla..por el día las tomas eran aproximadamente cada 3 horas.
    El problema vino en torno a los 3 meses, que sufrió lo que se llama crisis de lactancia. Yo cuando aquello no sabía muy bien que era, y por ello no insistí.Me recomendó el pediatra sacarmelo a ver q pasaba..y adivinad! Mi hija volvió a comer divinamente, eso si a la semana ya hubo que cambiarle la tetina porque también se cansó..el problema era que mi leche era muy densa y ella muy vaga para succionar con lo que se cansaba..(no conseguí tampoco que comiera sólidos hasta casi los 2 años). Me estuve sacando leche durante más de 6 meses, eso sí la primera toma del día la hacia directamente en el pecho y estuvo con lactancia materna exclusiva 6 de los 10 meses. A los 10 meses tuve mastitis porque el sacaleches no funciona igual que un bebé, y los médicos (tanto ginecólogo como pediatra) me recomendaron tomarme la pastilla y cortar la lactancia ya por temas de salud.
    A día de hoy tengo una niña sana, con muchísimas defensas y puedo decir que hasta el año que fue cuando empezó a la guardería nunca se puso malita. A partir de ahí ya fue otro cantar, pero se recupera siempre a la velocidad del rayo!
    En cuanto a la recuperación con la lactancia, en mi caso no volví a mi peso hasta dejar el pecho..no se si era porque retenía líquidos o que pero fue dejarlo y de golpe perdí lo que me faltaba..eso sí mi barriga y todo lo demás volvió a su sitio en apenas días, pero la verdad es que el peso es lo que menos me preocupaba..para mi era muchísimo más importante que mi niña se alimentará bien.
    Espero que mi experiencia aporte también algo de ayuda a otras mamás.

  • Estoy de acuerdo contigo en casi todo. Mi bebé nacio el 13/12 y esta con LME. Sólo discrepo en lo de la caída del cabello. A mi se me cae un montón pero dicen que es debido al reajuste hormonal posterior al embarazo no a la lactancia. Y respecto a darle a probar leche de fórmula para evitar las intolerancias, yo lo que hago es beber la leche entera para que se acostumbre ya que mi pedriata no es demasiado partidaria de usar leche de fórmula. Muy coherente todo el texto. Vas a seguir hasta los 6 meses? Aquí en la SS de Madrid la recomendación es que si y exclusivamente leche materna. Y seguir hasta los 2 años. Vivo al lado del Rosario donde diste a luz, yo lo tuve en la maternidad de O’donell por confianza en la SS aunque tengo el seguro médico privado. Que tal la experiencia? Puedes recomendar a quien te llevo el embarazo? Mil gracias

  • Enhorabuena por el post, me encanta como escribes desde el respeto. Personalmente, estoy de acuerdo contigo en todo, desde que el bebé duerma en su cuna hasta el marcar unos horarios pasado el primer mes, hasta lo de los sujetadores! ? Me encanta tu forma de pensar.
    Un abrazo!

  • Me ha encantado tu escrito! Yo aunque hace ya muchos años que crié a mi hijo lo recuerdo como si no hubiera pasado el tiempo! El mio era tan dormilón que había que despertarle para comer pero una vez que le ponía el pecho ya chupaba hasta que se lo tenia que quitar y luego le estuve ayudando con pecho y biberón porque yo estaba esquelética y me decía el pediatra que primero era yo y que si no me cuidaba me iba a sacar todo mi hijo !como el decía no puede tomar tortilla de patata, me hizo mucha gracia ese comentario y que si era un tragon que le fuera quitando el pecho poco a poco ! Eso no me gusto y le seguía dando el pecho a escondidas para que mi marido no me regalara porque me estaba quedando muy delgada y eso que tomaba vitaminas, como tu dices cada niño es diferente, un mundo distinto ! Ahora mide dos metros y 5 cm y siempre le gusto mucho la leche ! Un besazo y haz lo que el corazón te diga ?

  • Muchas gracias, Astrid. Tu post está escrito desde el respeto y con el objetivo de ayudar a las mamás. Yo tuve la misma experiencia que tú, ojalá hubiera leído este post cuando nació mi bebé, me hubiera ayudado mucho y ahorrado noches en vela a mí y a mi bebé.

  • Creo que debe de ser un derecho para el recién nacido dar el pecho, no debes de hacer caso de lo que indican que se estropea el pecho, o de barbaridades que cuentan, da el pecho todo lo que pida es salud para el bebe, gracias por tu post muy bueno un saludo.

  • Bunoas dias Astrid.
    Soy madre de 3 hijos y he dado el pecho a los tres, y tengo que decirte que me ha encantado tu post, totalmente de acuerdo contigo en todo.
    Creo que tu haces uso del sentido comun como persona y como madre y eso es muy importante para hacer las cosas bien.
    Felicidades por tu preciosos hijos.
    Te deseo mucha salud y mucha felicidad.
    Un abrazo.

  • Hola Astrid!!! Me senti super identificada!!! Mi bebè nacio 6 meses despues de Markus y fue igual yo tenia que hacer de todo moverme para que tomara su teta hoy tenemos 15 meses y hace tres semanas el decidio que no la queria mas asi que Toma tetero y es la misma historia jajaja una hora para tomarse el tetero es muy inquieto… Queria saber si es bueno el desodorante de la weleda? Gracias

  • Me interesa tu técnica de alargar las tomas hasta que pasen mínimo 3h… como puedo saber más sobre ello? Te ayudaste de algun método o algunos consejos que puedas compartir? Mi pequeño Marc tambien es el segundo hijo y nació 7 dias antes que tu Liene 🙂
    Gracias como siempre por compartir tus experiencias desde la sinceridad y la naturalidad!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.