Creciendo con animales

¡HOLA a todos!

Seguramente ya sabréis que crecí rodeada de animales de todo tipo. Desde conejos, tortugas y peces hasta perros y caballos. Formaban una parte muy importante de mi vida y me hacían sentir responsable, ya que dependían de mis cuidados. Como era de esperar, siempre quise que Markuss siguiera un patrón parecido… Que se relacionara con animales y aprendiera a cuidar de estos seres tan indefensos que sin duda nos regalan las mayores alegrías. Hoy os quiero enumerar algunos de los beneficios que tendrán vuestros hijos al crecer con mascotas. Estoy segura que os sorprenderéis de muchos de ellos 🙂

Quisiera comenzar haciendo énfasis en una cosa: que una mascota no es un juguete al que se compra y luego se puede tirar o abandonar. Una mascota es un ser vivo que depende enteramente de nosotros, de nuestros cuidados y de cada una de las decisiones que tomemos. Si no estáis seguros si podréis cuidar de un animalito, por favor ¡¡¡¡¡no lo adoptéis ni compréis!!!!! ya que serán ellos los primeros en sufrir.

En caso de que os decantéis por un perro, también os recomiendo que hagáis una investigación exhaustiva de las distintas razas, ya que es un factor sumamente importante. No hay perro “malo”, pero sí hay razas más aptas para cada estilo de vida. La mayoría de la gente comete gravísimos errores al elegir la raza de perro que quiere y termina con un cariñoso golden retriever en un piso de 80 m2. O un pitbull al que no tienen tiempo para ejercitar a diario. Los perros con altos niveles de energía pueden ser muy destructivos o agresivos si no se les da la atención y el ejercicio que necesitan, por ello hago mucho énfasis en este punto.

Una de las razones por las que he decidido hacer este post es porque sinceramente, me apena mucho la cantidad de niños que tienen pánico a los animales. He visto decenas salir corriendo cuando mi perrita Lulú de 4 kilos se les acerca. En lo personal, creo que se pierde una oportunidad importante de reforzar algunas de las mejores cualidades humanas desde los primeros años de vida.

Sin más que añadir en este preámbulo, os enumero algunos de los beneficios de crecer con mascotas 🙂

  1. Un estudio del Journal of Pediatrics demostró que los niños que tenían mascotas durante su primer año de vida tenían una respuesta inmune más rápida, con hasta un 30% menos de infecciones respiratorias o necesidad de antibióticos.

Hace pocos años, en Finlandia se hizo un asombroso estudio con 397 niños que fueron observados desde su nacimiento hasta que cumplieron el primer año de vida. El estudio consistía en reportar su contacto con perros y gatos semanalmente mientras se monitoreaba su estado de salud. Los científicos se dieron cuenta que, aunque las enfermedades respiratorias son comunes en el primer año de vida de los niños, aquellos con contacto con perros reducían significantemente el padecimiento de enfermedades respiratorias, de oído y aquellas que requirían antibióticos. Con los gatos sucedió algo muy parecido, aunque en menor escala que con los perros. Su conclusión fue que de alguna manera la convivencia con animales reforzaba el sistema inmune durante el primer año de vida. ¡Espectacular!

  1. Los niños con animales de compañía tienen una autoestima más alta.

La razón es que los animales dan cierta sensación de confort a los niños, ya que se sienten acompañados y protegidos, controlando su interés en llamar la atención y reforzando la percepción que tienen de sí mismos. Haciendo mi investigación descubrí otro estudio que llamó mucho mi atención. Entre un grupo de niños de distintas escuelas se les preguntó qué consejo darían a los niños “menos populares” o aquellos que sufrían bullying. Asombrosamente, la mayoría de las respuestas fueron: “que tengan una mascota”. La razón es que la mayoría de los niños afirmaron que cuando se sentían tristes, rabiosos o frustrados era su mascota su mejor compañía y quien le ayudaba a superar su conflicto.

  1. Los animales ayudan a reforzar cualidades como la empatía, la compasión y la responsabilidad.

Cuidar de otro ser no es una cualidad que nace en nuestra adultez de un día para otro. Es una cualidad que vamos desarrollando desde que somos muy pequeños y cuidar de un animal es una de las maneras más efectivas de desarrollarla. La razón es que desde pequeños nos acostumbramos a que “se nos cuide”, pero no acostumbramos a “cuidar de los demás”, especialmente en sociedades donde no está bien visto vigilar a los hermanos menores o ayudar en las labores de la casa.

En distintos estudios también se recalcó que el cuidar de animales es especialmente importante para los niños varones, ya que por lo general es la niña quien más juega a hacer labores de casa, jugar con muñecas o hacer de niñera. Los niños necesitan reforzar más este vínculo siendo el cuidado de un animal igual de importante para ambos sexos.

  1. Niños con autismo y otros desórdenes mostraron tener una presión arterial más controlada cuando participaban en programas con animales de terapia.

Esto lo he visto en persona, ya que cuando vivía en Estados Unidos participé en terapias ecuestres con niños autistas. Era realmente asombroso verlos llegar sobreexcitados y en cambio marcharse relajados después de una sesión donde su energía era redirigida a otro ser. La felicidad de estos niños era simplemente inexplicable y su progreso a todo nivel era evidente con el pasao del tiempo. Sin duda alguna, una de las labores más gratificantes que he hecho en mi vida…

  1. Los niños con mascotas disfrutarán más estando en el exterior y ejercitándose junto a sus animales.

Esto lo vivo a diario con Markuss, y es que estoy segura que si él pudiese elegir, preferiría pasar el día entero en el jardín o paseando en la pradera cerca de casa. No son ni las 9 de la mañana y ya está golpeando la puerta para salir a disfrutar de sus amigos Diego y Haru, a la par que enseña cada uno de sus dientes sonriendo al verles asomarse al otro lado de la puerta.

En lo personal, creo que la naturaleza y el deporte al aire libre son fundamentales para una vida en equilibrio y en muchos casos la única manera de alejarse de los vicios y de los caminos más turbios.

  1. Una mascota refuerza los vínculos familiares.

¡Sin duda alguna! En nuestra rutina diaria tenemos varios momentos destinados a compartir con nuestros perros y nuestros dos conejitos bebés. Tanto por la mañana como por la tarde les visitamos, nos aseguramos que tengan sus necesidades cubiertas y jugamos con ellos. Además, Markuss ha aprendido a controlar su fuerza para “no hacer daño” a sus animales y poco a poco va entendiendo que son amigos que merecen cariño, respeto y necesitan nuestros cuidados. Sinceramente, no me imaginaría nuestra vida sin ellos (y eso que todavía no hemos entrado en la era ponys, jejejejejejejeje).

Ahora os dejo algunas fotos de Markuss y sus amigos 🙂

Con su fiel compañero Diego

Sólo ellos entienden lo interesante que puede llegar a ser una piedra :O

En esta oportunidad no ha podido estar Haru, ya que está “de vacaciones” unos días para evitar que tengan perritos con Diego jijijijijijiji pero a cambio os dejo fotos de nuestras nuevas mascotas, dos conejitos de Angora a los que aún  no hemos puesto nombre.

La bebé conejita

El bebé conejito

Markuss ya comienza a acariciarles, pero mientras está vigilado ya que todavía es muy brusco para sus delicados cuerpecitos.

Para todos los que me preguntáis por Lulú os quiero contar algo… Hace dos años Lulú fue diagnosticada con una enfermedad autoinmune que nos obliga a medicarla a diario y a tratarla de una manera muy especial. Por recomendación del veterinario, Lulú no debe ejercitarse y necesita vivir en un entorno muy tranquilo y estable. Nuestra casa con múltiples escaleras, un niño de 14 meses y un segundo bebé en camino fueron factores que nos recomendaron evitar por su bienestar, así que Lulú está viviendo con mi suegra a la par que nos visita y la visitamos cada semana. Sigue siendo parte de nuestra familia y afortunadamente no pasa una sola semana sin que la veamos 😉

Recordad siempre que los animales no son juguetes y que requieren nuestro cuidado y atenciones por los años venideros. Comprad o adoptad con mucha, muchísima responsabilidad y pensando que pueden enfermar y requerir cuidados especiales 😉

Por lo pronto me despido perooooo….

¡¡¡Nos vemos de nuevo la próxima semana!!!

MUAHHHHHHHHHHHHHHH

 

Créditos:

Alberto Hernández @alberto_hndz

 

 

 

  • Hola Astrid,

    Me da un inmenso placer leer tus blogs, no solo por la variedad de temas que tocas sino la seriedad con las que los escribes, analizas, presentas y comentas.
    Por supuesto que en algunos temas no coincidimos, pero jamas he estado molesta por tu posición porque sabes ser muy cortes y ponderosa con aquellos que opinan diferente.
    Por otro lado, yo fui educada en una familia de cinco hermanos, pero jamas tuvimos un animal.
    Ya de adulta tuve la oportunidad de tener dos perros y creo que han sido una de las experiencias mas interesantes de mi vida. Los perros necesitan de atención y carino diario (hablo de perros porque no he tenido otros animales) …..pero como te regresan ese carino.
    El día que me tuve que separar de ellos (a uno lo tuve que regalar porque compramos la raza inapropiada para nuestro jardín y el otro lo tuve que sacrificar por enfermedad) fueron no solo dias tristisimos, fueron semanas de llenas de una enorme tristeza.
    Recomiendo a los lectores ver la película Megan Leavey, apropiada para el tema que tocas.

  • hola bella. como estas? cada dia me gustan mas tus blogs y siempre te lo hago saber. y mucho mas me gusta que cries a Markuss entre animales es lo mas hermoso para los niños. aqui yo veo que muchos les tienen miedo. y aqui es todo lo contrario, veo ese cariño mutuo que se tienen como Cuida Diego, Haru a Markuss es la mejor compañia que puede tener. me encanta. te mando muchos besitos. siempre leo tus blogs no me pierdo ni uno. solo que aveces se me pasa comentar. te adooooorooooo

  • Sin duda, crecer con animales y en contacto con la naturaleza les da una sensibilidad especial y unas vivencias que, al menos para mí, son impagables.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.