hola.com

 

octubre, 2011


25
octubre 11

PHOTOCALL PARA BODAS


PHOTOCALL. UNA DIVERTIDA MANERA DE OBTENER FOTOS Y DEDICATORIAS DE TUS INVITADOS.

Me gusta mucho la idea de los photocalls en las bodas.

Recomiendo colocarlo en el aperitivo y dejarlo hasta casi el final de la fiesta. Al principio la gente no se anima mucho, pero a medida que pasa la fiesta, ¡es una locura! En el último photocall que colocamos se hicieron 200 fotos!!

Ingredientes:

- Cámara instantánea

- Recambios.

- Libro(s) de firmas, bolis o rotus y celo doble cara.

- Gorros, pelucas, gafas, labios y bigotes, boas..

- Explicación de cómo proceder con el photocall (que se saquen fotos, que las peguen en el libro de firmas y que les escriban una dedicatoria a los novios)

- Biombo para dar intimidad…

 

 

¡¡Éxito asegurado!!! Es un precioso y divertido recuerdo que los novios se llevan para toda la vida!.

¿Os gusta la idea? ¡A mí me encanta!

Bss!


10
octubre 11

DECORACIÓN DE BODAS

Para escribir sobre este tema tan interesante  he acudido a Marta Machín, fantástica decoradora de bodas de Madrid.

¡Seguro que os gusta!

Marta Machín dice:

La decoración de una boda es uno de los elementos que más diferencian una boda de otra, sobre todo si, basándonos en un concepto unificador, proponemos ideas diferentes.  Aún así muchas bodas proponen ideas diferentes pero fallan en la base. Para mí la clave está en el concepto y no en las ideas que surjan después, si el concepto falla, fallará todo lo demás. 

Muchas de vosotras os preguntareis que es esto del concepto y como saber cuál es concepto de vuestra boda. Existen muchos factores determinantes, como por ejemplo el lugar, si es urbano o si es rural, no es lo mismo una boda en un palacio asturiano que en un hotel de diseño en Barcelona y no podemos empeñarnos en que la decoración sea muy moderna en uno o muy rústica en el otro. No es una cuestión de estilo ni gustos, si no una cuestión de coherencia. 

 

 

Como os contaba el lugar es uno de los sitios más determinantes, si no el que más, a la hora de elegir un concepto pero una vez definido el “dónde” entra la segunda cuestión…..¿cuándo?  Porque no es lo mismo una boda de día que una de noche, ni una de verano que una de otoño. Mi consejo es siempre seguir el ejemplo de la naturaleza. Vamos a ver cómo influyen estos factores en los diferentes tipos de bodas y cómo influyen en la decoración. 

Verano: 

En verano (aunque esto varía según las comunidades) lo más habitual es una boda nocturna para escapar del calor, aunque en el norte de España esto no es tan corriente. Además son muy comunes las bodas al aire libre, aprovechando el buen tiempo (aunque otra vez, esto cambia según la zona) y este caso la naturaleza dictará más que nunca el tipo de decoración.  La vegetación en muchos sitios en esta época es exuberante, y el color es vibrante, aunque se va apagando según avanza el verano. Pensemos en las buganvillas de principios del verano y después en los campos de trigo segados. Nuestros invitados tenderán a colores más vivos y eso nos da una idea también de los temas a los que podemos recurrir. Esto no significa que tengamos que elegir tonos vivos a la fuerza, podemos elegir tonos que contrasten y por lo tanto realcen estos tonos. También la decoración tendrá un carácter más relajada, informal y alegre, acorde a la estación. 

Si la boda es de día el color será un tema muy importante, si la boda es de noche la gran apuesta debe ser la iluminación. Como en muchos casos se tratará de una boda de transición, es decir, espacios que se usen de día y otros de noche, habrá que prever el cambio gradual en la decoración.  Por ejemplo podemos utilizar colores en una boda nocturna en espacios que se vayan a usar de día, e ir introduciendo el uso de la luz gradualmente. Además deberemos fijarnos especialmente en la iluminación de todos los espacios, tanto la que tenemos disponible en el lugar como la que aportaremos. 

En cuanto a las flores, y esto en general vale para todas las estaciones, lo mejor es dejarse aconsejar por los floristas y elegir flores de temporada, e intentar integrarlas en la decoración. Si hemos seguido las pautas de arriba lo más habitual es que las flores se integren perfectamente con la decoración. 

Otoño: 

En Otoño las bodas de día empiezan a ganar fuerza y empieza a haber un empate entre bodas al aire libre y bodas bajo techo. Los colores pastel cobran más fuerza e igual que la luz va decayendo según avanza el otoño, podemos optar por colores acorde a la estación (ojo, que esto no significa sólo colores tierra, naranjas y marrones) 

Cómo los días son cada vez más cortos es muy probable que incluso las bodas de día tengan gran parte de ambientes nocturnos, y el otoño ya es una estación dónde puede se pueden utilizar elementos más formales, y más románticos, como las rosas de jardín, el musgo, las bayas, las ramas con hojas, madera sencilla, candelabros e iluminación más cálida e íntima. 

 Invierno: 

 En invierno las bodas serán en interior casi siempre, y es por ello que la elección de la decoración estará más marcada por la propia del lugar que por la estación. Si tenemos un ambiente barroco en granate es muy difícil empeñarse en una decoración campestre en turquesa, por lo menos una de las dos ideas tiene que casar con el sitio, y podremos a lo mejor introducir pequeñas notas de la otra.  Ahora bien, si tenemos la suerte de contar con un “lienzo en blanco” las posibilidades son mucho más amplias. 

El invierno es mucho más formal en cuanto a temas, materiales y colores, y aunque parece que una paleta de invierno tiene que ser triste y oscura, yo creo que se pueden utilizar tonos que hablen de la luz del invierno, y no de las sombras.  Es el momento de utilizar el cristal, los tonos metálicos, los pasteles, el azul suave y el gris, la plata,  la madera en su estado más formal…


 Primavera: 

La primavera es la época predilecta de muchas novias, de abril a junio, la primavera admite todo tipo de bodas, nocturnas o diurnas, aunque la variabilidad del tiempo casi siempre nos obliga a escoger bodas en interior. 

La primavera es una época de optimismo, alegría y color, y admite todo tipo de paletas de color, desde el blanco casi puro, pasando por los pasteles, el rosa en todas sus tonalidades, hasta llegar a los colores vivos y vibrantes, aunque siempre llenos de luz. Además la mayoría de las flores más espectaculares se dan en esta época como  los ranúnculos y  las peonías. Un elemento a tener muy en cuenta en esta época es la fragancia de las flores, por ejemplo,  una boda en blanco y lila, con estas flores perfumando todo, combinada con lino blanco y detalles sencillos, encaja perfectamente con la primavera. 

Si estáis muy perdidas y no sabéis de dónde sacar ideas os recomiendo el siguiente blog, que tiene unas paletas de colores alucinantes: 

www.creaturecomfortsblog.com 

Las imágenes han sido recopiladas por Marta de Marlett y están sacadas de los siguientes blogs de inspiración: 

         www.stylemepretty.com

         www.ondewed.com

         www.100layercake.com

         www.greylikeswedding.com

         www.marlett.es – Marta Machín

¿Qué os ha parecido?

Por mi parte, añadir, que me parece importante que personalicéis la decoración de vuestra boda todo lo que podáis. Esto no significa tener que gastaros mucho dinero. Con poco también se pueden hacer cosas interesantes.  Es importante que vuestro sello, que vuestra identidad, esté plasmada en vuestra boda. Que vosotros os sintáis identificados con lo que veis y que vuestros invitados también lo vean.

Hay libros fantásticos de donde podéis sacar muy buenas ideas de decoración. Os anoto algún título:

Simple Stunning Weddings – Karen Bussen – muy bueno!

Preston Baileys Fantasy Weddings – Preston Baileys

Faux Flotals and Candles

Simple Stunning Flowers – Karen Bussen

Wedding – Martha Stewart – muy bueno!

La decoración también es importante porque hace que una boda se diferencie de otra.

Otro día os escribiré sobre las bodas temáticas.  ¡Me encantan!

Bss!