hola.com

 

Entradas etiquetadas: pisos


3
Febrero 17

Mamen Sánchez visita Fundación Madrina

Para Fundación Madrina el mes de enero ha sido fantástico, gracias a la solidaridad de todas las personas que apoyan nuestra causa. Este mes ha sido muy especial porque recibimos en nuestro piso de acogida Ntra. Sra. Inmaculada Concepción a la escritora, periodista y madre Mamen Sánchez, todo un ejemplo a seguir.

Nuestras  madres, Mamen Sánchez y Conrado Jiménez, presidente de Fundación Madrina compartieron una tarde de merienda, conversaron de muchas vivencias y nuestras madres se sintieron identificadas y comprendidas con Mamen.

Ver Vídeo


18
Enero 17

La historia de Natalia

La historia de Natalia,  comienza a partir de  cuando se vio obligada a buscar ayuda para sobrevivir y salir a adelante con sus dos hijos, a pesar de que se encontraba en muy buena posición económica, estaba casada, estaba a punto de graduarse de la universidad, se encontraba en una dependencia susténtosa, las cosas se les fueron complicando a medida que pasaba el tiempo.

Su esposo, ya no le podía costear sus estudios, como él la sustentaba económicamente empezó a chantajearla, para demostrarle que ella solo podía depender de él, dejó de pagarle sus estudios al momento que ya debía graduarse.

De la noche a la mañana, él decidió no seguir costeando el importe de la formación universitaria de Natalia, ella comenzó a plantearse la necesidad de que cambiasen las cosas. Entonces, su marido, le planteó la posibilidad de empezar de nuevo y tener otro hijo, y ella aceptó, depositando toda su esperanza en él.

Durante unas vacaciones en Ecuador, Natalia se dio cuenta de que su marido 0 había vendido su casa en España y por consiguiente ella no tenía un hogar al que poder regresar a la vuelta de sus vacaciones. A esta complicada situación, se sumó otra aún más difícil, pues durante su estancia en Ecuador, diagnosticaron una enfermedad a su hijo menor, aprovechando la situación de vulnerabilidad de la madre y los niños en un país con pocos recursos médicos, su ya expareja, comenzó a presionarla, queriendo llevarse el bebé a Estados Unidos para ser tratado allí, el lugar donde él quería establecer su residencia.

Finalmente, Natalia armándose de valor volvió con sus dos hijos y se puso en manos de Fundación Madrina para que la ayudase, Se acogió en la Residencia Nuestra Sra. Inmaculada Concepción (Los Franciscanos) en Vallecas. A partir de este momento, las cosas empezaron a mejorar y se dio cuenta de que “todo era posible”, y ya “no estaba sola”.

Poco tiempo después empezó a trabajar, y las cosas se normalizaron: su hijo mayor comenzó a ir al colegio y el pequeño a tratarse su enfermedad.

Llegaron nuevas amistades, personas “leales”, que le ayudaron mucho con sus hijos. Todos ellos le hicieron sentir que había encontrado una verdadera “familia” y lo concebía como una “bendición”.

Ahora, ha conseguido recuperar su expediente académico y está intentando terminar su carrera, mientras vive sola con sus dos hijos en un piso de reinserción laboral de Fundación Madrina.

Natalia muestra sumo agradecimiento con todas las personas de Fundación Madrina, por su inconmensurable aportación;  Leticia, Jaimi, Paula, Isabella, Lorena, Isabel y Marisol. Menciona que “la trabajadora social que fue un grandísimo pilar de apoyo, Amelia y María Jesús, las educadoras del piso por haber tenido siempre una palabra para reconfortarla, Ana por apoyar tanto a su hijo, Rosa, Juani, Nicole, las voluntarias y a las chicas que realizaron sus prácticas con ella, Isabel, Marian y Laura. Y por supuesto, Conrado nuestro presidente, que ha demostrado una capacidad de sacrificio enorme por esta causa”.

Fundación Madrina, por su parte, guardará siempre a Natalia y sus hijos en cada uno de los corazones que forman esta gran familia.


30
Abril 12

Un sueño desde Honduras

Me llamo Gladys.

Vine de mi país con el propósito de poder hacer algo aquí. Una vez en España, me enteré de que estaba embarazada. En el primer momento quería irme, ahora quiero sacar adelante a mi hija Claudia que tiene 18 meses. Es tan pequeñina!

En Honduras trabajaba en UNIMER, una empresa que se dedica a fabricar, envasar y exportar productos comestibles: harina, kétchup, tomate frito. Yo empacaba los productos y les ponía las etiquetas. Entraba a trabajar a las 6.30 de la mañana y salía alas 18.30 de la tarde. Había turnos diferentes y en cada turno trabajaban unas doscientas personas. Tenía una hora para comer. Cada empleado llevaba su comida o la compraba en cafetería. La comida era variada: pollo asado, arroz, carne a la plancha…en Honduras se come mucho pescado pero también comemos tortillas: se pone un poquito de masa en la maquinita y te sale la tortilla hecha!

Normalmente comía con una compañera: Miriam. Justamente ahora,  me acaba de llamar desde Honduras para ver que tal estaba. En Honduras eran las cinco de la mañana y aquí era la una pero continuamos manteniendo el contacto.

Renuncié a mi trabajo. Quería probar a ver cómo era España. Quería salir adelante con mi niña Chabeli, que ahora tiene siete años y está en Honduras con mi madre.

Venia encantada de la vida por venir en avión. Aterricé en Madrid, en Barajas. Llegaba a un país muy diferente al mío,  este más avanzado y mucho más grande.

Ahora ya no me llama la atención nada.

Empecé a trabajar en una casa seis meses. Se me empezó a notar el embarazo  y tuve  que dejar el trabajo. Me encontraba prácticamente en la calle y conocí a Fundación Madrina. Allí me sentía un poco más bien, más segura. Sentía que me daban atenciones y  un techo donde iba a estar durante mi embarazo.

Ahora veo que con apoyo, se sale adelante con un niño. Por ello, quiero dar las gracias a la Fundación y a todas las personas que estuvieron y están a mi lado.

Tuve a mi niña, Claudia.

Vivo en uno de los pisos de Madrina con Milka que tiene un niño de 14 meses. Nos dividimos las tareas de la casa: limpieza, cocina, baños… y cada una compra lo que necesita para ella y para su hijo. Tenemos un plan de Fundación Madrina de que tenemos que defendernos solas. Nos apoyan y nos enseñan a sacar adelante a nuestros hijos por nosotras mismas. Hay otras chicas que están esperando y que también necesitan ayuda.

Encontré trabajo con ayuda de las Madrinas de la Fundación, sobre todo de Blanca y María.  ¿Que qué es una Madrina? Una Madrina es una mujer que te ayuda y te acompaña. Te dan consejos sanos. Recomiendo que siempre haya una Madrina ya que a veces te enfermas tu o tu niño y la Madrina te ayuda y te acompaña.

Ellas me ayudaron a hacer el Curriculum y empecé a trabajar en diversos sitios de empleada doméstica. Trabajaba de 9.00h a 17.00h y  dejaba a mi niña en una guardería. Cuando la recogía por la tarde,  la llevaba a casa.

Ahora mismo me he quedado de nuevo sin empleo. Vuelvo a mandar Currículum y desde la Fundación vuelven a ayudarme.

Quiero encontrar trabajo, quiero que las cosas me salgan bien, quiero poder traer de Honduras a mi hija Chabeli, quiero que Claudia y ella se conozcan.

Gladys