hola.com

 

Abril, 2015


30
Abril 15

“Es una inspiración ver a madres tan jóvenes que siguen adelante con sus estudios y sus sueños”, Julia Morse, voluntaria internacional de Fundación Madrina.

Julia Morse, voluntaria internacional de Fundación Madrina.

Julia Morse, voluntaria internacional de Fundación Madrina.

“Nunca había conocido a alguien que tuviera niños siendo tan joven y que además, siga estudiando a pesar de tener muchos desafíos. Es una inspiración”, Julia Morse,     estudiante de desarrollo infantil y psicología.

 Julia Morse, estudiante de 21 años de desarrollo infantil y psicología en Tufts University  & Skidmore College, Nueva York, llegó como voluntaria a la Fundación Madrina hace 2  meses. Entre las actividades que ha estado realizando destacan el apoyo en terapia de  grupo con adolescentes embarazadas y el taller de formación para madres en inglés. En la  siguiente entrevista comparte su experiencia y aprendizaje durante este tiempo.

¿Cómo llegaste a Fundación Madrina?

 Pues quería trabajar con adolescentes y también en el ámbito de la psicología, entonces  pregunté en mi universidad española dónde podría encontrar unas prácticas que incorporara esas dos cosas. Al final, Luis coordinador de prácticas de mi universidad, me mostró la Fundación Madrina y me encantó la idea.

¿Cómo animarías a los estudiantes internacionales que están en España para que colaboren como voluntarios en la Fundación Madrina?

Simplemente hay que informarles, mostrarles el trabajo que se hace aquí en la fundación y explicarles todo lo positivo que puede aportar en sus vidas.

¿Qué te ha aportado como experiencia laboral y personal ser voluntaria?

Creo que lo primero es la gente que he conocido. Siempre voy a recordarles cuando me vuelva a Chicago. He aprendido muchísimo sobre la psicología y diferentes culturas, porque las madres que van pasando por aquí vienen de diferentes culturas, religiones…etc. También ha sido muy interesante ver chicas mucho más jóvenes que yo y que ya tenían familia y debían ser mucho más maduras. Tienes que aprender a interactuar con esos casos, a acogerles y a escuchar y entenderles.

 ¿Si resumieras tu experiencia en dos frases o dos palabras, cuáles serían?

“Cambia tu vida y tu manera de pensar. Abre tu mente mucho más”. Nunca había conocido a alguien que tuviera niños tan joven, como muchas de las madres que suelen pasarse por la fundación, y que además, siga estudiando y siga luchando por sus sueños. Esto es un gran desafío. Es una inspiración.

Si no hubiera gente como todas las personas que trabajan en la Fundación Madrina, esas madres no recibieran tanta ayuda. Por eso es muy importante que la fundación siga haciendo la labor que hace.

(Elianny Heredia-Fundación Madrina)