Manel Navarro, a pesar de todo

No es la primera, ni quizá la última vez, que escribo que me gustan los perdedores y no por lástima, no, sino por su propio sitio ganado en la desventura.

En este caso es distinto, es otra cosa. Manel Navarro, del que todo el mundo sabe a pesar de su derrota, inmensa derrota claro, porque quedamos los últimos después de otros veinticuatro  que nos llevaron la delantera, con sólo cinco puntos ya saben, para no sé cuántos millones de espectadores de toda Europa, y después del mundo, porque Manel Navarro, el chico de la Euro de este año, acaba de pedir perdón, aunque no haya dicho la sonora palabra, pero como si lo hubiera hecho, acaba de decir, ahora mismo.

manel-navarro1-t

– Lamento haber decepcionado a mis seguidores y a todos aquellos que de alguna forma represente.

Más o menos, que tampoco quiero ser fidedigno. Lo cierto es que he esperado cuarenta y ocho  horas hasta hoy que el hecho se ha producido.

Le ha faltado, al pobre niño rubio de Sabadell, decir aquello de:

– Lamento lo ocurrido, espero no volver a hacer lo mismo.

Que podría indicar una cierta gota de heroísmo, al reconocer no ya la derrota, que la hubo, sino algo mucho más importante, la permanencia.  Más o menos, “no me he muerto todavía”.

También, otra vez será, aunque no es fácil que le den al menos así otra oportunidad. Además vi entero el encuentro, no como esta, que el chico por lo menos intentó estar, que no es poco, y ya conoce el brillo implacable de su derrota.

¿La mereció? No lo sé, quizá sí, aunque no el puesto de cola. Las hubo mejor y peor que la nuestra, que además, y por si fuera poco, debió ser cantada, contada, creo en nuestra vieja lengua, sobre todo, del año de Cervantes que ya estamos celebrando. Aparte de que nuestro idioma ya se habla como poco por más de quinientos millones de seres humanos en todo el mundo.

No es a eso a lo que voy. Voy a decirles que y no es por ir contra corriente, ni por echarle una mano al náufrago, no es eso, solo lo digo porque lo que más me gusta es que de las desgracias se sale, aunque sea tan fuerte la desgracia. Creí que iba a huir, a esconderse, que tiene sitio donde hacerlo, pero no ha sido así. Ha dado la cara como un valiente y ha dicho “perdimos, pero en algo, igual, algo ganamos”.

manel2z-z

Se ha dicho que era, es, muy joven, pero no vale, eso no vale. Con menos años se gana, cuando se pone en juego además del talento el talante, que es tan importante. Rubio, melena al viento, de color propio, pantalón de moda, voz cristalina, guitarra eléctrica, al menos así parecía, y de fondo un contubernio de tablas de surf que parecían más bien pipas grandes de las que se deben usar sobre todo viendo un  partido de fútbol de los grandes en el sofá de tu casa.

Bailarines, bueno, que ahí estaban intentando hacer lo mejor posible, acompañantes discretos y una canción que desde luego no era el Lalala de nuestra Masiel, aunque la nuestra fuera de no sé cuántos años antes. Pero ganamos, aunque el público, y sobre todo la tele, hayan cambiado tanto.

Manel, que quiere decir en catalán Manuel, creo, no era sin embargo en lo suyo un novato. Había empezado a los catorce años a tocar la guitarra con aquella que le regaló su padre, a tocar en serio, digo, porque guitarra tenía desde aquella primerísima que su padre le regaló cuando tenía siete años. Estudia turismo, le gusta, como no hay más que verlo y oírlo, Justin Bieber, claro, y hasta de alguna manera intenta imitarlo. No lo consigue, no, pero debe seguir intentándolo. Le gusta Messi, como es natural, los tatuajes, aunque yo no le he visto ninguno, también le va muy bien Iniesta, que es sencillo y honrado. La música le apasiona y es capaz de decir frases como esta con la que cierro, porque es realmente brillante y cierta.

– La felicidad solo es real cuando la compartes.

e-espana1-z

Vale. Les diré que hubo un tiempo que servidor, entre otras cosas, coleccionaba gallos. Los tengo dibujados por Pepe Caballero, por mi amigo Manolo Summers, trabajados en México,  peleas de gallos en lienzo, de cerámica portuguesa, de soga, de barro, de porcelana de Galicia, de hierro de aquel escultor asturiano, tuve uno dibujado, pequeñito, auténtico, del gran Nicanor Piñole, que en paz descanse, etcétera etcétera…

De algunos gallos, por otro lado, de los de garganta, de algunos bien que me acuerdo. El de Manel, las cosas como son, le ocurre a cualquiera en un momento como este. Se curan con miel y limón, a veces, aunque algunos necesitan mucho tiempo en este tiempo siempre en el que tantas gallinas hay que se ocupan de recordarlo. Bien es verdad que es un hecho imperdonable, y más estando donde estaba nuestro joven protagonista. No lo merecía él, y menos el país que representaba.

Yo creo que fue elegido, entre otras cosas, por ser un español de donde era, de donde es, de donde va a seguir siendo. Yo en este instante lo archivo, pero no voy a exponerlo. Ocurre en las mejores familias, Pavarotti, y es por señalar, lo convertía en un alarido. Era un gallo genial, comprensible, asumible, cierto. Perdonemos a este muchacho de la tierra de las mejores telas de mundo, porque se equivocó, una vez, dos veces, vale, pero no quería hacerlo. O quizá lo hiciera para que de él, una vez asumida la derrota aunque aún no se sabía, pero se presentía, eso es lo peor, es cierto, después de su actuación, se continuará hablando. No lo creo. Fue un  mal momento. Vale. Pero es bueno cuando nadie más lo ha reconocido.

Quizá no debía ir, por que los, las había muy buenas, pero fue. Que las culpas sean compartidas. Y no soy un juez de nada. Pero en este caso como soy de la tierra de Rosa López, de Armilla, mi paisana, que hizo lo que pudo en el concurso y que mañana noche acude a la casa de Bertín Osborne y de la que soy seguidor constante y enamorado, escribo estas cuatro líneas de mi blog de esta semana, animando a este joven al que se que le queda mucha tela que cortar, más aun siendo de donde es. Además ya lo he escrito alguna vez, no es la primera y lo que si se es que es cierta.

A VECES UN FRACASO ES EL MEJOR ÉXITO DE UN VIDA. Bueno, incluso para un tatuaje, artista.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer