EL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

Hola amig@s. ¿Qué tal? Yo ando liada con el trabajo y con ganas de disfrutar de unos días descanso con mi hija. Necesito desconectar los teléfonos y tomarme un respiro. Mi cuerpo y mi mente me lo están pidiendo a gritos. Por tanto, antes de que el nivel de alerta llegue al máximo, pongo rumbo a la tranquilidad. En mi próximo post ya os daré más detalles.

Hace días que llevo dándole vueltas a la idea de hablaros de la Navidad. Para muchos, entre los que me incluyo, son unas fechas tristes. Sin embargo, si echo la vista atrás, no siempre ha sido así. Veréis, cuando era pequeña estaba deseando que llegaran las fiestas. Para mí era algo mágico. Recuerdo que mi hermana y yo adornábamos el árbol y poníamos el belén. Ahora que lo pienso, cuánta paciencia tenía mi madre con mi hermana y conmigo. Menudo par de trastos estábamos hechas. Imagino que como todos los niños, queríamos adornar la casa por nuestra cuenta. Menos mal que mamá, con su mano izquierda habitual y sus palabras cariñosas, nos convencía y conseguía que todo quedara bien.

Me encantaba la cena de Nochebuena, con toda la familia sentada a la mesa. Cantábamos villancicos, reíamos… En fin, todo era maravilloso. La comida de Navidad también resultaba entrañable. Son aquellos recuerdos que siempre permanecerán en mi memoria a todo color. El tiempo no pasa por ellos ni los torna en color sepia.

En mi niñez, Papa Noel no venía a España. Aquí celebrábamos Los Reyes. Había que hacer la carta. Me pasaba horas pensando qué pedir. No se, creo que temía que si pedía muchos regalos, no me trajeran ninguno. Sólo me quedaba tranquila cuando le entregaba la carta al paje real y le decía que había sido muy buena y que esperaba que los Reyes me trajeran todo lo que había pedido. El día 6 de enero, cuando me despertaba, lo primero que hacía era ir al salón. Allí estaban los regalos que me habían dejado los Reyes Magos. Qué sensación tan dulce…

A medida que cumples años, pierdes la inocencia y tus objetivos son otros. Cuando tenía quince años, miraba la Navidad de otra manera. Aquellas reuniones familiares que antes me encantaban, ahora empezaban a parecerme un poquito rollo. Mi prioridad ya no era que los Reyes Magos me trajeran muchos regalos, sino que mis padres me dejaran salir en fin de año con mis amigos. Buff, aquello era un tira y afloja. Porque me dejaban salir, pero tenía que volver a una hora determinada. Y, claro, eso no me gustaba y siempre alegaba que mis amigos podían llegar más tarde. Sin embargo, en este punto, mis padres cedían lo justo. Siempre decían que daba igual lo que les dejaran hacer a mis amigos, que a ellos quienes les importábamos éramos mi hermana y yo. Hoy en día, siendo madre ¡¡Como les entiendo!!

Cuando empecé a trabajar y me independicé, la Navidad siguió siendo un punto de encuentro familiar. Sin embargo, aquella magia de la que os hablaba se esfumó. En parte porque ya habían empezado a desaparecer seres queridos, también porque yo estaba volcada en el trabajo y mi prioridad, en vacaciones, debido a que mis jornadas laborales siempre han sido maratonianas, era irme de viaje para desconectar. Entre unas cosas y otras, el caso es que fue en esos días cuando se despertó en mí esa tristeza asociada a las fiestas. Hoy daría la vida por tener a todos los miembros de mi familia a mi lado.

Durante años, mucha gente me decía que la Navidad se veía con otros ojos cuando tienes hijos. Era una cantinela tan habitual que opté por no hacer caso. No sería hasta que nació Carlota que tomé conciencia de la gran verdad que encerraba la frase que tantas veces escuché. Y es que el hecho de tener a mi hija hizo que volviera a revivir aquella felicidad. En principio, pensaba que lo hacía por obligación, para que Carlota disfrutara lo que yo había disfrutado cuando tenía su edad. Sin embargo, de pronto, me di cuenta que también yo era feliz adornando la casa, preparando la comida familiar…. Qué gran verdad es que en la vida siempre hay una próxima estación.

Cada uno siente el espíritu de la Navidad de forma diferente. Para mí significa hacer feliz a los míos. Echar una mano a quienes lo necesitan. En definitiva, dar sin esperar nada a cambio. Esa sensación de hacer algo por los demás es muy gratificante. Hace que nos olvidemos de que somos el centro del mundo para volcarnos en otras personas. Creo que estas navidades, más que nunca, por la difícil situación que atraviesa la sociedad, debemos aportar nuestro granito de arena. No es cuestión de dinero. Todos tenemos la capacidad de pintar una sonrisa en el rostro de nuestros semejantes. El pincel para hacerlo lo dejo a vuestra elección.

Bueno, amig@s, hasta aquí mi post. Ya sabéis que me encanta leer vuestras opiniones en forma de comentarios. La próxima semana volvemos a encontrarnos. Os espero. No me falléis.

  • Hola Susana, me dijo una amiga que tenias un blog y es la primera vez que te escribo. Enhorabuena por los posts que subes cada semana, y este último es una gran verdad, pasamos por muchas etapas y a veces las Navidades se tornan dificiles pero lo importante siempre es echar la vista a atrás y sonreir por haber compartido, vivido y cuidado el tiempo que pasamos con los nuestros. Besos desde Barcelona

  • Que bonito y sentido post. La verdad q por desgarcia y siendo ley de vida segun nos vamos creciendo nos faltan nuestros mayores. Es una pena.. Pasa lo mejor q puedas esta navidad y vuélcate en tu hija. Un beso

  • buenos dias susana!!!!!
    como cada lunes aqui me tienes fiel a tu post…
    en este te tengo que decir que que verdad
    son esos dichos de siempre..
    cuando tienes hijos se apartan por un momento
    las tristezas y la añoranzas de los seres tan queridos
    y llega la alegria de disfrutar de estas fiestas tan entrañables
    con los niños las familia los amigos de verdad en fin…..
    las luces que tanto me gustan!!!!
    para ti desearte que seas feliz….

    beso.

  • Hola Susana:
    Ahora somos nosotras las que tenemos que tomar el testigo de nuestros padres
    y creo que tenemos la obligación de hacer que la magia que sentiamos cuando
    eramos niños la sientasn nuestros hijos y todos los que nos rodean.
    Es cierto que hay mucha gente que falta y que se ha ido, pero ¿ y todos los que
    estan?. No es justo, la vida continua y tenemos que saber administrar el sentimiento de dolor y transmitir como tu dices al final del post la felicidad a todos los que por suerte nos acompañan.
    Gracias por tu post. Yo también espero estos dias para desconectar y recargar pilas. Ya nos darás ideas.
    Te he visto en el Hola y estás genial.
    Besos.
    Àngels.

    • Sé que tienes toda la razón, y que la vida continua, y debemos estar más unidos que nunca a los seres que nos quedan. Pasa unas felices fiestas e intenta desconectar. Besos

  • (**) Hola Susana: Una vez más gracias por plasmar en tu blog sentimientos que tantas personas compartimos. No puedo estar más de acuerdo contigo. Me encanta cuando abres tu corazón. Es lo mejor de tus post!!!! Feliz Navidad!!!

    • Un millón de gracias por seguirme y entenderme. Te mando un beso muy fuerte y disfruta de estas fiestas lo mejor que puedas. Un beso enorme

  • Hola. Yo nunca te habia escrito pero hoy me ha gustado mucho tu post. Son grandes verdades las que dices. Apartr te digo que yo soy de los Reyes Magos mas de Papa Noel, pero entiendo que ahora sr adelante por los niños para que les de tiempo a jugar. Feliz Navidad y besssooos

  • Que bonitas palabras, y que sentimientos mas maravillosos tienes con los tuyos. Seguro que eres una madre ejemplar. Vi la revista Hola la semana pasada, y que guapa y sincera eres!! Ya digo que siempre que hablas transmites unos sentimientos muy puros y sinceros.
    Animo y que tengas unas felices fiestas acompañada de tu familia.
    Un saludo.

  • Hola Susana!!!
    Un bonito post éste.
    A mí la Navidad se me hace un poco cuesta arriba. Siempre nos falta alguien, ese alguien especial que hacía que las fechas tuviesen un toque mágico. Recuerdo a mis abuelos, que se ilusionaban con la ilusión de sus nietos en estos días, que montaban un belén y nos daban a cada uno una figura que nos representaba a nosotros y nos dejaban colocarla donde quisiéramos, yo además era la única niña entre todos mis primos y recuerdo la tarde que mi abuela y yo hacíamos rosquillas para el día 25, o el año que mi abuelo se alegró tantísimo porque yo le había pedido la camiseta del Madrid cuando todos en mi familia son culés…
    Muchos detalles que hacían que cada Navidad fuese distinta y mas especial. Ahora nos toca a nosotros hacer que las fiestas tengan ese punto mágico para los mas pequeños, y aunque aún no tengo hijos, imagino que en un futuro intentaré hacer lo mismo que hacían mis abuelos para que estas fechas estuviesen llenas de ilusión. Creo que es la mejor forma de recordarlos.
    Un post precioso Susana, ya sabes que cada semana me sorprendes, y la semana que viene estaré de nuevo por aquí 😉
    Besos!!!

  • Hola Susana, es la primera vez que entro en tu Blog, me ha encantado. Lo que dices y como lo dices… tus consejos de moda son geniales. Eres de las chicas mas estilosas de este pais. Feliz Navidad… y coge el relevo de los que ya no están, seguro que lo vas a hacer muy bien. Un abrazo, Arantza

  • Hola Susana! Me ha encantado este post dedicado a la Navidad ya que es una de las épocas del año que más me gustan y en las que más disfruto de mis amigos, de mi familia, del ambiente por las calles…
    Pero también entiendo muy bien todo lo que dices, porque a la mayoría de las personas de mi alrededor no les gustan estas fechas, creo que es por la melancolía que traen..no sé, para mi este año no van a ser como otros pero creo que hay que disfrutar con lo que se tiene, y crear unos días bonitos a pesar de todo :)!
    Te deseo todo lo mejor en estas Navidades,
    un beso,
    Miriam!

  • hola susana!! hoy es la primera vez que entro en tu blog y me encanta este post!!
    yo soy de Asturias, y el dia de navidad nos reunimos en casa de mi abuelo todos los tios y primos para celebrar el dia , nos lo pasamos pipa, ademas hay nenos chiquitinos y eso le da mas “magia” y felicidad !!
    mil besos y felicidades por el blog!! desde hoy tienes una seguidora mas!! =D
    Angela

    • Hola Angela, me hace feliz tener una seguidora más a partir de hoy. Te deseo que disfrutes de toda esa gran familia esta Navidad y me cuentes como lo habéis pasado. Un beso

  • Hola Susana, me ha encantado este post, como otros muchos que has publicado.
    Se nota que lo has escrito desde “dentro y con el alma”
    Disfruta de estas fiestas rodeada de la gente que te quiere y espero y deseo que tengas a toda tu familia cerca de ti.
    Un beso

    • Estoy feliz de que os guste como escribo, trataré de pasar la navidad lo mejor posible y te deseo a ti y a los tuyos unas felices fiestas y lo mejor para el 2013. Besos

  • Te entiendo perfectamente. Yo sigo viviendo con mi familia y para mí las vacaciones de navidad son especiales, y la cena de Nochebuena siempre la recordaré con mis padres.
    Saludos
    Jorge

  • Espero que este año sea más triste, pero piensa que tiene a tu madre contigo y que necesitará tu alegría como cuando eras pequeña. Además tienes a tu hija que el día de mañana recordará como tu, estas fiestas.
    Elo

  • Muy emotivo post Susi, recordando las Navidades más bonitas y especiales de la época de tu niñez, sin duda eran fiestas entrañables llenas de magia e inocencia, en las que todos soñábamos con que el día de Reyes tuvieramos junto al árbol los juguetes que habíamos pedido. Después cuándo vas creciendo esa magia se va apagando y la Navidad adopta un color distinto, te van faltando seres queridos, y lo único que pides esque pasen rápido y llegue el nuevo año lo más rápido posible. Espero que, aunque éstas fiestas sean tristes, las intentes pasar lo más tranquila posible rodeada de tu familia y de tu hija, que seguro que hará q esta Navidad sea un poquito especial.

    Muchos besos Susi y felicidades por el blog.

    • Muchísimas gracias y veo que me has entendido a la perfección. Se lo que me ha deparado el 2012, miedo me da el 2013. Gracias por tus consejos y efectivamente en estos días me apoyaré mucho en mis seres queridos. Besos

  • Mis navidades eran tristes, a mi padre le ponen muy triste y la nochebuena la a las 8 se iba a dormir (con 3 años murio su madre y con 18 su padre).Cenabamos mi madre, mi hermano y yo. Pero el dia de Navidad era ya distinto y era nuestra fiesta. Me gusta la inocencia que antes tenian los niños por los villancicos, la misa del gallo, las actuaciones de los niños en el cole, ir a ver los belenes de tu ciudad, etc.. Pero ahora todo es consumo, las envidias entre familiares y no aprecia una mesa rodeada de gente, las madres sacaban sus mejores vajillas, unas risas,unos villancicos, la comida es lo menos importante.Por eso yo celebro mas el dia de Navidad.
    Felices Fiestas a todos y que podamos valorar mas un cafe con un familiar, que un regalo super caro.

    Marimar- Zaragoza

    • Pues te deseo que esta sea una muy Feliz Navidad para tí y comparto tu opinión respecto a valorar un café con alguien que te quiere de verdad que cualquier otra cosa.besos

  • Que bonito post Susana, me ha parecido precioso…es la primera vez que te escribo, pero lo que has escrito es tan cierto, y no te das cuenta, de lo que tienes hasta que te falta, el año pasado mis padres lo celebraron fuera fueron a visitar a mi abuela, y mi hermano se fue con la familia de su mujer, la nochebuena nosotros la pasamos solos y no veas la pena que me entró, porque en casa de mis suegros se celebra navidad, no nochebuena, y bien bien, que no lo aprecias lo que son estas fechas hasta que te encuentras en esa situación. Un beso, y que te pasen rapido estas fiestas!!!! besosss

    • Efectivamente no apreciamos lo que tenemos hasta que dejamos de tenerlo. La familia es lo más importante en la vida, y cada minuto con ellos es oro. Felices Fiestas y espero que sea la primera y no la última vez que entras en mi post. Besos

  • Me parece que son frases para navidad que llegan al corazón, muy bonitos para las personas que más queremos. Ahora que la navidad se acerca hay que tener presente que es una época para reflexionar sobre lo que tenemos y lo que nos hace falta, no me refiero a materialmente sino a lo espiritual.

  • Como un niño también me encantó la Navidad con mi familia. También tuvimos una gran cena familiar y todos nos sentamos alrededor de la mesa juntos. Aunque algunas cosas son diferentes de cómo celebramos, todavía estaba emocionado cuando recibí mis regalos. Sólo espero que esta emoción no se vaya y todavía puedo pasar las vacaciones con mi familia. También extraño a algunos de los miembros de mi familia especialmente en días como estos.

  • Hola. Vivo en Los Estados Unidos y celebrar Navidad alli. Abro regalos en deciembre 25. Tambíen mi familia Lee la historian del nacimiento de Jesus. A veces miramos una pel cola en El teatro. Esa noche comemos una Buena Cena de jamón.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.