hola.com

 

Noviembre, 2011


28
Noviembre 11

Guapas (o no), graciosas y ganadoras (más o menos)

La película Bridesmaids (aquí traducida muy sosamente por “La boda de mi mejor amiga” en lugar de su título original, “Las damas de honor”) muestra, con inteligencia y sentido del humor, que una mujer puede ser guapa y divertida, como la protagonista, Annie. Pero Annie también es bastante desastre. Negativa, cobarde y envidiosa. Real, en una palabra.

Su colega Megan, en cambio, está sobrada de kilos y falta de belleza al estilo convencional, pero su personaje se aparta del tópico (parecía lesbiana, infeliz y perdedora, pero no) en esa escena en la que arranca a Annie de su autocompasión contándole que posee cinco casas e infinitamente más autoestima que el resto de niñas monas (e infelices) de la pandilla, por lo cual acaba ligándose al hombre que le gusta.

En definitiva, esta no es una comedia romántica al uso, y sí muy divertida porque habla de personajes en los que todas nos podemos reconocer. Y muestra algo que a menudo se les ha negado a las mujeres: que se puede ser bonita y graciosa. ¿Por qué será que hay tantos prejuicios y crueldad al respecto, y se ha perpetuado el tópico de que ser guapa es sinónimo de tonta, o que la gracia está reservada para las menos atractivas?

Una revista americana comentaba, al respecto del éxito de la película, que disminuye el número de hombres que están buscando una mujer florero o una esposa al estilo WAG y que, en estos tiempos de crisis permanente e inseguridad laboral, no tienen tantos reparos a la hora de buscar una pareja “con posibles”, a lo Megan. Y mejor si es guapa, y además, graciosa. Normal. Con sus virtudes y sus miserias. Cinderfellas los llaman, a estos chicos, en un juego de palabras que podría traducirse como los “Cenicientos”. Y es que no hay príncipes ni princesas perfectos, aunque a veces se nos olvida…

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!

 


21
Noviembre 11

Si quieres saber de qué va… ¡mírale a la cara!

La mandíbula marcada, la nariz grande y los ojos tirando a pequeños. Estos son los rasgos faciales típicos de los hombres con mucha testosterona. Y eso es en lo que se debería fijar una mujer cuando quiere averiguar si él podría ser un amante esporádico o un candidato a novio formal.

Este consejo no proviene de ninguna revista femenina o de algún vidente de tres al cuarto, sino de un estudio realizado por un sesudo equipo de investigadores de tres universidades, que ha sido publicado en una revista científica.

Porque más testosterona = menos posibilidades de que sea fiel y tenga deseos de convertirse en padre y esposo.

Claro que no hay que obsesionarse con estas cosas. Ahí está Hugh Jackman, que encaja en el prototipo y es un feliz padre y esposo… de una mujer 13 años mayor que él. ¿Y qué pasa con Brad Pitt, Johnny Depp o George Clooney? Mandíbula cuadrada sí, ojos pequeños también, pero nariz grande ¡no!

Viggo Mortensen, Jon Hamm y Robert Redford (en sus tiempos) sí que deben de ser “peligrosos”… Hummmm.

¿Estáis de acuerdo con este estudio?

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!


10
Noviembre 11

Las 10 reglas para ser un hombre con estilo (según Tom Ford)

Tom Ford es lo que se dice un hombre de éxito. Icono de estilo, diseñador respetadísimo e incluso aclamado director de cine. Y también autor de un curioso decálogo con el que se puede estar de acuerdo o no, por supuesto, pero que está bien recordar ya que no suelen publicarse cosas así dirigidas a los hombres (siempre son consejos de belleza, moda y similares para ellas).

En definitiva, estas son las 10 reglas para ser un hombre con estilo según Ford:

  1. No experimentes con los cortes de los trajes. Apuesta por el estilo clásico, que embellece la figura masculina: hace los hombros fuertes, la cintura ceñida y las piernas largas.
  2. Un buen oyente siempre resulta sexy. Además, una persona que sabe escuchar siempre llega donde quiere.
  3. A la hora de mezclar estampados, no pienses mucho: simplemente júntalos.
  4. Olvida las chaquetas cortas. Cuando el culo de un hombre se ve justo por debajo de su chaqueta, trae a la mente a la figura de una azafata de vuelo. Y eso no es sexy.
  5. Con respecto a los complementos, opta por una pulsera o brazalete discreto y simple. Cary Grant siempre llevaba uno de oro con su reloj y eso era muy chic.
  6. Botox con moderación, sí. Un poquito en el entrecejo te dará un aspecto menos severo y más accesible.
  7. Si las chicas necesitan aprender a sentirse cómodas con los tacones antes de usarlos por primera vez, un hombre debe aprender a utilizar traje en un día normal. Yo hago muchas cosas en traje (a veces, incluso en esmoquin) y me siento muy cómodo con él.
  8. Reglas para el acicalado: mantén tus orejas libres de cera, controla los pelos disparados y la piel seca. Entonces, estarás listo para poder salir. Un truco: cubitos de hielo para los ojos hinchados.
  9. Recuerda que el tiempo y el silencio son, hoy en día, los verdaderos objetos de lujo.
  10. Existe una indulgencia que todo hombre debería permitirse una vez en la vida. Sea cual sea tu orientación sexual, acuéstate con una persona de tu mismo sexo. En ambos casos, te sorprenderás lo natural que resulta dejar atrás los estereotipos. Será una persona más con la que te estás relacionando, solo que de forma física.
¿Qué os parece?

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!


4
Noviembre 11

Papis modernos

Hugh Grant, que apareció en este blog como ejemplo de soltero recalcitrante, acaba de ser padre de una niña fruto de una fugaz relación con la actriz china Tinglan Hong. Como buen gentleman que es, el actor ha anunciado la noticia en Twitter, asegurando sentirse muy feliz. ¿Sinceridad o educación inglesa? Who knows. Eso sí, no se casa.

Algo parecido le sucedió hace dos años a otro guapérrimo inglés, Jude Law, cuyo cuarto hijo nació de un breve romance con una modelo llamada Samantha Burke. Romance que a su exesposa y madre de sus otros tres retoños, la actriz Sadie Frost, no le hizo ni puñetera gracia.

Pero en fin, hasta aquí nada fuera de lo habitual.

Más llamativo es el caso de los hombres que deciden, voluntariamente y en solitario, ser padres mediante una madre de alquiler. Lo hizo Ricky Martin, papá de dos preciosos gemelos llamados Matteo y Valentino, y le siguió su amigo Miguel Bosé, que también twitteó el nacimiento de Diego y Tadeo. Aunque a estos dos pequeños no hemos podido verles la carita, sí conocemos a los de Ricky Martin, que apareció en la portada de ¡Hola! como orgulloso padre en un reportaje fotográfico de los de caerse la baba, por la ternura de las imágenes y la belleza de los tres fotografiados.

Otro padre en solitario que no ha posado (aunque sí hizo el correspondiente anuncio en Twitter, esa gaceta de sociedad del siglo XXI) es Cristiano Ronaldo, padre de un niño que se llama igual que él y que, según confirma su propia hermana, está siendo criado durante las 24 horas por su abuela.

Y aunque cierta prensa estadounidense censuró las imágenes, los que sí se dejaron retratar encantados de la vida son Elton John y David Furnish, padres de un niño cuya madrina es Lady Gaga. Lo mismo con otra pareja de padres de gemelos, la formada por los atractivos actores Neil Patrick Harris (“Cómo conocí a vuestra madre”) y David Burtka.

Eso sí, es justo recordar que el pionero en esto de la paternidad a solas fue Michael Jackson. Sus dos hijos mayores nacieron tras un acuerdo económico y un breve matrimonio con Debbie Rowe. El pequeño, Prince Michael II (“Blanket”), mediante una madre de alquiler.

Tengo que reconocer que todos estos papis me crean sensaciones encontradas. Ricky Martin me parece terriblemente tierno y muy valiente, por la forma en que salió del armario (harto de vivir en una mentira y dispuesto a ser un ejemplo de honestidad para sus hijos). Harris y Burtka muestran una naturalidad que desarma. Lo de Ronaldo (al que le cuida el niño su mamá) me resulta más inquietante, igual que lo de Michael Jackson.

Pero en fin, seguramente las cosas se ven de forma diferente cuando uno tiene una fama, un talento y una cuenta corriente estratosféricas. Y en definitiva, y a riesgo de ponerme ñoña, ¿quién tiene derecho a juzgar a los demás?

¡Sígueme en Facebook y en Twitter!

 


2
Noviembre 11

Feng Shui & Amor

Si crees en la ley de la atracción, en el Feng Shui y en la psicomagia, te van a encantar estas sugerencias para atraer el amor mediante sencillos y divertidos trucos de decoración.

Coloca la cama en el centro de la habitación y pon dos mesillas a cada lado. Nada de poner la cama en el rincón (salvo que no haya espacio) y una sola mesilla, como si se tratara del dormitorio de un adolescente.

No abarrotes el armario con tu ropa. Deja sitio para la de alguien más.

Coloca dos almohadas y, si es el caso, dos alfombras, una a cada lado de la cama.

No compres platos, cubiertos o copas para uno. Como mínimo, debes tener dos de cada.

Si te lo puedes permitir, tira la ropa de cama que te recuerda a relaciones pasadas que no te traen buen recuerdo. Incluso, cambia el colchón y la estructura de la cama.

Deja sitio en el cuarto de baño para sus cosas. Es más, compra otro cepillo de dientes y alguna crema y desodorante para el sexo opuesto (¡pero cuidado con los malentendidos la primera vez que lleves a tu nueva cita a casa!)

Quita las fotos de tus ex. Si te da pena desprenderte de ellas, guárdalas en una caja de difícil acceso.

Evita los ángulos, los materiales sintéticos y todo aquello que dé una sensación de aislamiento y frialdad, incluyendo imágenes agresivas o de personas solas y tristes. Como por ejemplo, un póster de Reservoir Dogs (que una amiga mía tenía encima de su cama) o la foto de la lánguida Audrey Hepburn desayunando frente al escaparate de Tiffany´s (que decoró mi antiguo salón durante años. ¿Será por eso…? 😉

Si alguien las prueba y le funcionan, ¡por favor que nos lo cuente!
¡Sígueme en Facebook y en Twitter!