Pequeñas obsesiones

¿Por qué muchas mujeres tenemos adoración por los zapatos? ¿Cuál es el placer oculto tras esa devoción por un par nuevo?¿Qué los hace tan especiales?
Es verdad, muchas mujeres (e imagino que también hombres) tienen obsesión por los zapatos.

Imaginaros qué sería el cuento de la Cenicienta sin ese par de tacones de cristal, o El Mago de Oz sin el par rojo de Dorothy o la serie Sex and the City sin los infinitos pares que nos enseñaba Carrie Bradshaw. ¿Sería igual? Probablemente no.
Yo tampoco tengo los zapatos de Dorothy, pero sí una versión actual y urbana. Son unas bonitas de piel en un tono entre burdeos y rojo precioso. No pueden ser más cómodas y lo mejor ¡no tengo ni que atar cordones! tienen una cremallera lateral que facilita el momento de ponérselas y quitárselas. Lo he combinado con un look muy primaveral: camiseta de rayas marinera y short blanco.

1

2

3

Lo fascinante sobre nuestra pequeña obsesión es que tenemos mucho, muchísimo donde elegir: que si zapatos planos o con tacones de mil maneras diferentes, zuecos, cuñas, botas, botines, bailarinas, sandalias… vamos, que sí, que por elegir que no falte ¿verdad?

4

5

6

7

Por ejemplo, este par de sandalias fue amor a primera vista. Me conquistaron la básica pero acertada combinación de colores, su forma y estilosas que son pero sobre todo la bonita historia que hay detrás de ellas, y es que  forman parte de un proyecto solidario que Pikolinos hace junto a las mujeres Masaai.
Conocer su historia me ha conquistado desde el primer momento. Estas mujeres realizan estos zapatos y complementos a cambio de un salario. Y lo mejor, todos ganamos con ello . Son muy especiales por todo esto, además de artesanales y cómodas.
Tienen ese aire ‘hippy-chic’ que me encanta para el verano y perfectas para combinar con faldas vaporosas como esta que os enseño en tono beige con motivos geométricos verticales.

10

8

9

11

Dicen que los zapatos tienen el don de hacernos cambiar de estilo y actitud (y hasta de humor) y algo de verdad debe haber en ello: no andas ni te mueves igual con unos tacones de 12 cm que con una sandalia plana.
Sabéis que adoro mis tacones pero es verdad que muchas otras veces busco la comodidad, y este par de sandalias es uno de esos pares para no quitártelos. Las puedo llevar con casi todo y ese color dorado casi bronce no hace más que facilitar la labor de combinarlas. Esta vez me las he puesto con este vestido en azul celeste claro. Tiene una espalda muy especial, manga farol  y lleva incorporado un cinturón en tono dorado.

Dicen las estadísticas que cada mujer tenemos una media de 20 zapatos ¿muchos? Sí, probablemente, pero ese enamoramiento que surge cuando ves un par que te gusta es casi, casi como un flechazo. Nadie necesita 20 pares de zapatos pero ¿quién puede resistir a la tentación? A veces es difícil.

Besos y gracias por estar ahí siempre.  Calzaros vuestros pares de zapatos preferidos y disfrutad a tope el fin de semana.

– Calzado: PIKOLINOS
– Vestido azul celeste ELLA LUNA
– Falda larga blanca LES PETITES

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer