hola.com

noviembre, 2010

26 noviembre
5

Comentar

EL FONDO DE JOYERO (II PARTE).

Sigamos con los básicosy, como dije en el anterior post, ¡abramos las puertas a los pendientes de diamantes! y pongamos unos en nuestro Fondo de Joyero.
Un básico indiscutible son las dormilonas de diamantes. Dos piedras únicas montadas de un modo muy sencillo, en garras o en chatón. Las dormilonas las llevarás puestas siempre, no te las quitarás ni para dormir (de ahí el nombre) porque son pequeñas, muy cómodas y se adaptan a todas a todos los momentos y circunstancias. 

Botones de diamantes blancos.

 

Es importante que los diamantes que os compréis siempre tengan muy buena CALIDAD (una pureza y un color excelentes). Los diamantes de mala calidad… NO BRILLAN!!! ¿Y el tamaño? para que aporten luz a tu cara, lo ideal serían unos que tuvieran un tamaño mínimo de 0,30 a 0,60 quilates. ¡Os veréis guapísimas! 

Si no te apetece un solitario, tienes otras opciones para hacerte con tu pendiente perfecto en oro blanco con diamantes. Hay múltiples formas y estilos, clásicos o modernos, siempre encontrarás unos perfectos para ti. Un sencillo botón cuajado de diamantes, con forma de flor, unas mariposas… 

Todos estos pendientes se adaptan a nuestro día a día, porque nos los podemos poner con todo sin cansarnos de ellos –nos distinguen y aportan luz a la cara-y, lo más importante, son para siempre. 

Tengo que decir que no hay mejor inversión y disfrute que unas piedras de un quilate para cada una de nuestras orejitas. Sí, sí, ya sé que me vais a decir que son carísimos, pero no os asustéis, que siempre hay un truco y yo os voy a proponer una alternativa al solitario muy interesante. A mí me gusta llamarla “Diamond Pie”. Son cuatro diamantes tallados en forma triangular con biseles – a modo de engastes invisibles-, que hacen que las piedras se acoplen perfectamente. 

"DIAMOND PIE"

Sortijas XL de la Colección Origen de Elena C.

Es decir, que son cuatro diamantes pero, por la forma en la que están colocados parecerá que llevas un solo brillante muy espectacular de uno o dos quilates. Como ves, en joyería también se pueden tener piezas muy favorecedoras de las que disfrutar cada día, sin gastar mucho dinero.
  

Mi tercera y última propuesta para nuestro fondo de joyero es una sortija XL.
Seguro que coincidiréis conmigo en que, tanto los hombres como las mujeres nos fijamos muchísimo en las manos y, por tanto, se merecen un toque especial que las distinga.
Hay que desterrar la costumbre de ir colocándonos todas las sortijas que nos van regalando juntas. ¿Acaso nos ponemos dos faldas o dos camisas a la vez? No deberíamos mezclar sortijas que sean muy diferentes unas a otras, no sólo en materiales sino en estilos. ¡A limpiar las manos!
Una sortija XL tiene que ser grande en su parte superior. Si está bien diseñada será muy cómoda y no notarás que la llevas.
Como siempre, hay muchas formas y un sinfín de materiales dónde elegir. Os recomiendo que empecéis con una de oro liso con algún pequeño diamante. O con una sortija con vuestra piedra semipreciosa favorita (cuarzo fumé, amatista, cuarzo citrino, ónix o ágata blanca entre otras). También hará que vuestra mano sea más estilizada y bonita. 

Bueno, pues ya tenemos completo el fondo de joyero.¡Utilizad y disfrutad estas joyas cada día!

17 noviembre
20

Comentar

El fondo de joyero

Tener un buen fondo de joyero es como tener un perfecto fondo de armario. En el nuestro, aunque todavía sea muy pequeño, deberíamos poder encontrar algunos básicos que nos ayudaran a ultimar un estilismo perfecto. Al fin y al cabo, se trata de conseguir que nuestra imagen sea tan apropiada como excelente y para eso necesitamos encontrar una joya clave.
Las joyas nos visten, pero también se visten y, como tales, al igual que un vestido o unos zapatos, son un complemento imprescindible que nos embellece y nos hace sentir elegantes.
La joyería del siglo XXI no debe asociarse a las grandes ocasiones, y debe ser vista ya como un complemento “pret-a-porter”, como un arte que se puede transformar según las necesidades de nuestro día a día… Y es aquí donde entran de lleno los básicos. Esas joyas que siempre te salvan y nunca son una tendencia pasajera.

¿Por dónde empezamos? De entrada, para comenzar a llenar nuestro cofre sugiero tres piezas: unos pendientes de aro, unos pendientes con diamantes y una sortija XL.
Comencemos con los pendientes. Unos aros de oro amarillo o rosa lisos, que no pesen demasiado y que no molesten, serían una pieza clave para nuestro cofre perfecto. Son muy favorecedores, transmiten frescura, juventud y son eternos.
A la historia nos remitimos. Los primeros aros –se ha escrito- se encontraron en Mesopotamia en el año 3000 a. C., aunque por aquellos tiempos a lo ornamental se unía la idea de protección. Y es que, entonces, había que proteger las orejas, ¡las puertas de los espíritus!
No ha existido una civilización –egipcios, griegos, romanos- en la que los aros no hayan estado presentes y nunca dejaron de engalanar éstos a las mujeres –también, a los hombres- resaltando sus rasgos más hermosos.
Los aros se inspiran en la historia, pero nunca dejan de marcar tendencia…

Si estás decidida, ahora sólo tienes que encontrar unos con la forma y tamaño adecuado; que se adapten a tus necesidades y, lo más importante, que enmarquen perfectamente tu rostro. Para ello, debes escogerlos cuidadosamente, pues dependiendo de la forma de tu óvalo facial y del corte de pelo que lleves, éstos cerrarán tus facciones de una manera más o menos bonita y acertada.

Para no equivocarte en la elección de unos pendientes “imprescindibles” piensa en que el diseño debe cumplir tus exigencias a cualquier hora y en cualquier lugar.

Y si, además, quieres que tu cara irradie luz y sigan siendo perfectos para combinar con cualquier color, te recomiendo unos aros de oro blanco con diamantes. Iluminarán tu cara –el mejor antiojeras del mercado- y te sentirás muy cómoda llevándolos tanto con unos vaqueros como con un vestido de noche.
Las joyas tienen que adaptarse a los nuevos tiempos y a nuestras necesidades. Entonces, ¿por qué no añadir unos cuantos diamantes a tu guardarropa? Sí, como dije antes, mi segunda propuesta serían unos pendientes de diamantes. La palabra diamante sigue asociándose con inaccesible, pero no es del todo cierto. Hoy día puedes tener una hermosa y valiosa joya a un precio muy razonable. Entonces, y para no extenderme demasiado, ¿abrimos las puertas de los pendientes de diamantes en el próximo Post?

10 noviembre
34

Comentar

¿Nos vamos de joyas?

La mayoría de los niños traen pan a este mundo cuando nacen, pero a mí me tocó venir, hace ya 39 años, con una manta de joyas debajo del brazo. Todo un muestrario de Carrera y Carrera, la firma que fundó mi padre.

No recuerdo un solo día de mi vida en el que no hayan estado presentes estas pequeñas obras de arte. Tanto es así, que mientras las niñas de mi edad jugaban a las casitas, yo me entretenía buscando entre cajones las piedras de los mil colores: rubíes, zafiros, esmeraldas, amatistas, aguamarinas, perlas… Entonces, aunque yo no lo sabía, mi mundo estaba ya en tierra de joyas. Un universo de sueños y colores.

Mezclaba el rojo del rubí con el amarillo del cuarzo citrino y creaba el verde de la esmeralda; ordenaba las piedras preciosas por formas y colores y creía que estaba jugando con botones… Detrás de cada gema había un secreto, una fantasía y una aventura. Aquellas piedras eran tan poderosas que cambiaban de temperatura en la pequeña palma de mi mano.

Y fue así, jugando, mientras mi padre y mi tío hacían realidad los sueños de sus clientes, cómo aprendí este apasionante oficio, casi sin darme cuenta. Una emocionante labor que mi memoria liga a la felicidad de todas las personas que buscaban en las joyas transmitir y conservar un sentimiento. Y para ellos y por todos ellos sigo viviendo, a día de hoy, en Tierra de joyas.

Tener una joya –ya lo digo en la presentación de mi blog- es poseer un pequeño tesoro. Pero encontrar la adecuada, sentirla y cuidarla es todo un reto. Una experiencia maravillosa que me encantaría compartir contigo. Al igual que un traje, un zapato o un bolso, las joyas también visten ocasiones y no todas son válidas. Con este blog que ahora inicio, me encantaría enseñarte de cerca un mundo fantástico en el que, por encima del protocolo, rige la ilusión y aventura. Desde el “must have” a “lo último”; desde el “Sabías que…” a los “Mitos y Leyendas”.

Entonces, ¿NOS VAMOS DE JOYAS?


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer