hola.com

 

El milagro del libro de salmos

 

CAFQRO0UCAS07LOOCAGD6J32CAVQZFQTCATJSG4BCA4JM93XCAM3WKBBCAZQI26HCA5JDR0UCA6HV5B7CAANDXDCCAZY7C7PCALCGJEXCAF60QF0CASRHHM9CA19FUP0CA9QGJKBCAR77S61.jpg

 

Creía que estas cosas sólo pasaban en las películas. Al no ser así, he visto necesario incluirlo en nuestro blog de Mundo Singular, porque desde luego, no es algo que ocurra todos los días.

El milagro ocurrió el pasado miércoles. Un pastor evangelista de Mendoza, a unos mil kilómetros al oeste de Buenos Aires, estaba tan tranquilamente hablando a sus fieles en la iglesia, cuando un grupo de asaltantes entró en la parroquia con intención de robar. Habría que hablar sobre la intención de un ladrón de robar en una iglesia pero bueno, eso lo dejamos para otro día.

El caso es que el pastor Zanes Condorí se acercó a los asaltantes, intentando convencerles que no había objetos de valor en la pequeña parroquia ni entre los feligreses, que no eran más que gente humilde y que por favor hicieran sus fechorías en otro sitio. Los atracadores robaron a los asistentes a la iglesia e intentaron robar objetos de la parroquia con lo que el pastor se acercó a ellos con la intención que dejaran los objetos sustraídos. La reacción de los asaltantes fue disparar contra el pecho del pastor a una distancia de dos metros.

Lo que parar un mortal normal y corriente hubiese significado la muerte instantánea, para el pastor Condorí no supuso más que un leve susto. Las balas que le dispararon impactaron en el libro de salmos del predicador rebotando hacía otros destinos y quedó absolutamente ileso.

No intentes asesinar a un hombre que tiene una biblia en la mano podría ser la moraleja de la historia. Desde luego que el predicador volvió a nacer y esperemos que no se la juegue en otra ocasión. Si lo hace, ya sabe que debe llevar consigo, una biblia, un libro de salmos o el cancionero de la iglesia.

 

  

Share

Deja un comentario