hola.com

 

Entrevista a Pedro Mansilla sobre como afecta la moda a la sociedad

A lo largo de la historia, la moda ha ocupado siempre un lugar en la mente de las personas, ya sea más pequeño o más grande según los intereses de cada uno, pero lo ha ocupado. Primero, porque vestirse es una acción de primera necesidad y segundo, porque la manera en la que uno se viste, es una vía para  comunicar algo de uno mismo al resto del mundo -Acordaros del dicho: “Dime como vistes, y te diré quien eres”- Al margen de esto, cada individuo absorbe de la moda lo que quiere y puede.

Muchos piensan que vestir bien sólo está alcance de pocos porque relacionan este hecho con llevar ropa cara. Hay que tener claro que no es así. Yo no paro de repetir que se puede ir estiloso gastando poco. Y ahora más que nunca es cuando tenemos que llevar a la práctica esto, porque desde hace unos años estamos inmersos en un periodo crítico, ya no solo en el aspecto económico, sino también en el de los valores.

¿Y que visión general tiene la sociedad respecto a la moda en los tiempos que corren? Para charlar sobre este tema, no dudé en llamar a Pedro Mansilla. Él es un reconocido sociólogo, periodista, crítico de moda, conferenciante, y además ha comisariado importantes exposiciones sobre moda. Quien mejor que él para tratar este interesante asunto. Aquí tenéis las preguntas que le hice.

 1. ¿De qué maneras piensas que la moda afecta a la sociedad?

De una manera directa, importante e inevitable… Vivir en sociedad  es vivir vestido, de hecho, el desnudo es una de las prohibiciones más repetidas en todas las sociedades. Vestirse es un auténtico pasaporte social, nos clasifica, nos “marca” pues hace evidente nuestro sexo, nuestra edad, nuestro estatus, nuestra profesión e, incluso, enmarca nuestro gusto personal. Prácticamente no hay ninguna sociedad que haya despreciado el vestido y las pocas que lo han hecho por el imperativo de su clima, tampoco han podido obviarla en sus vidas al usar sistemáticamente uno de los elementos esenciales que la integran, “la función del adorno”.

 2. ¿Qué cosas consideras que aporta la moda para el beneficio del individuo?

Le proporciona un rostro social, lo cual es un auténtico instrumento de protección ya que no solamente protege en público su intimidad sino que también le ayuda a expresar aquellos valores en los que cree, de hecho, una de las corrientes más importantes en defensa de la moda es la que la proclama como verdadero símbolo de nuestra libertad. Aunque sea de manera anecdótica, hay que recordar que las dictaduras, y especialmente las comunistas, viven obsesionadas con reducir nuestro vestido a un verdadero uniforme, criticando siempre que la libertad de vestir es una de las más absurdas manifestaciones del capitalismo. Elegir nuestra ropa ha sido considerado siempre una manera de vestir nuestra personalidad, de hecho, algunos teóricos de la moda juegan con la interesante idea de que la ropa, mucho más allá de vestir nuestro cuerpo, viste nuestra alma…

 3. A la contra de mi anterior pregunta, hay males de la sociedad, como puede ser la anorexia, que la gente siempre relaciona con la moda y, es más, la culpabilizan ¿Crees que esas personas tienen razón? ¿Por qué?

Es innegable que la moda, especialmente a partir de los años 2000, ha coqueteado muchas veces con bajar la talla que durante todo el siglo veinte se consideraba modélica. Ese paso de la talla 38 a la 36, especialmente en modelos muy jóvenes, ha creado un referente muy peligroso, el de proponerle a su sociedad que la belleza absoluta de nuestro tiempo implica una extremada delgadez. A veces se nos olvida que ese nuevo modelo venía a combatir un concepto anterior demasiado usado, el famosísimo “chica bombón” de 90-60-90. La moda lo hizo de una manera natural. Si buscas siempre aparecerán cien chicas exactamente como tú las quieres en cualquier casting mundial, otra cosa muy diferente es que mujeres de todo el mundo intenten por todos los medios mantenerse en la talla 36 toda su vida. Contra la genética y la alimentación los disgustos pueden ser un infierno. No se puede decir que la moda no haya seducido, o mejor dicho, abducido a miles de modelos en todo el mundo…, pero también sería muy cínico echarle toda la culpa a la moda y quedarnos tan tranquilos. La inmensa mayoría de los casos de anorexia, cuando son tratados clínicamente, descubren causas mucho más siniestras, a la cabeza lo malos tratos familiares, los abusos sexuales o incluso el trauma que produce la separación de los padres…, pero de todo esto la sociedad prefiere no saber nada, es bastante más sórdido hurgar aquí que echarle la culpa de todo a la moda a la hora del té…

4. ¿Consideras que el fenómeno “Fashion Victim” es algo malo para la sociedad?¿Si consideras que así es, cómo se podría solucionar?

En la mayoría de los casos una fashion victim es una persona “inmadura” que necesita compulsivamente saciar su ansiedad comprando moda… compensar su inseguridad haciendo exactamente lo que sus prescriptores favoritos le aconsejan. A veces son estados transitorios que la edad o la profesión termina desinflando… Creo que es un fenómeno inseparable de la omnipresencia mediática que la moda tiene en nuestro tiempo, pero tampoco le daría mayor importancia. Son un porcentaje estadístico perfectamente asumible por nuestra sociedad. La inmensa mayoría de los consumidores también desea consumir aspiracionalmente, pero se conforman con el placer de desearlo, no necesitan obsesivamente comprarlo

 5. ¿Crees que la sociedad, en general, está demasiado loca por la moda?¿Y cuales pueden ser las consecuencias a tu respuesta?

Vivimos en una sociedad donde la “apariencia” es muy importante y probablemente cada día lo sea más… Los “valores” más deseados son la belleza, la juventud, el dinero y el reconocimiento social, eso hace que todos queramos acceder a nuestras cuotas correspondientes de esos valores y, cuanto más jóvenes somos, más obsesionados nos tiene esa persecución. Como los dos primeros, ser guapo y ser joven, están íntimamente asociados con la moda, resulta muy lógico que los jóvenes, especialmente las mujeres, caigan en la tentación de sustituir los dos primeros -relativamente escasos- por la posesión de la moda, ya que aunque sea una apariencia, la moda bien manejada puede hacernos más guapos y más jóvenes… Oponerse a esta enorme influencia es un trabajo inconmensurable, ya que implicaría llevarle la contraria a la mitad de la publicidad que se produce cada mes en todo el mundo…, así que es una batalla prácticamente perdida. ¿Cómo convencer a la gente en estos momentos de que ser guapo y ser joven no es lo más importante de esta vida?. Los otros valores como la responsabilidad con el medio ambiente, el consumo sostenible o el compromiso con los más pobres de la tierra… tendrá que esperar su momento en la “ley del péndulo”… Hoy no están de moda.

 6. ¿Piensas que las personas tienden a tener cada vez más personalidad o menos?¿Por qué?

En principio la personalidad sería difícilmente mesurable y por lo tanto comparable… No creo que se tenga menos personalidad ahora que en la década de los 80 ó de los 60. Probablemente lo que ocurre es que hay sociedades más “conformistas” y otras menos y, probablemente, ese comportamiento está muy relacionado con sociedades muy “consumistas” o poco… Se supone que hemos vivido en una verdadera burbuja financiera y, por lo tanto, de un consumo bastante irracional…, pero ha bastado que esa burbuja estallase para que empiecen a proponerse como tendencia, aunque aún muy minoritaria, otras manera más “coherentes” de vivir… La personalidad implica una cierta individualidad, parece oponerse a grupos muy masificados o estereotipados. La crisis que estamos atravesando se supone que avivará nuestro ingenio, uno de los posibles destellos de esas ansiadas personalidades…

7. ¿En que lugar de la escala de prioridades piensas que el individuo tiene el hecho de ocuparse de la manera de vestir?¿Y cómo crees que afecta la crisis a ese orden de prioridades?¿La moda se mantiene, baja escalones o imprevisiblemente subiría?

De una manera natural la moda nos preocuparía inmediatamente detrás de la alimentación y de la limpieza corporal, aunque el refranero español está lleno de divertidas tergiversaciones de este orden, como la de no comer para poder presumir… Cuanto más sofisticada es una sociedad o un individuo dentro de esa sociedad, más importante es el vestido, de hecho, en los últimos años, he oído testimonios de mujeres muy elegantes que dicen no disfrutar nada con la comida…

La crisis se supone que nos ha afectado mucho, ya que en el consumo de moda hay un alto componente de capricho irracional, muy lejos de las verdaderas necesidades primarias, pero tampoco es del todo cierto, ya que en situaciones de crisis se reordenan todos nuestros gastos y somos capaces de prescindir de muchas cosas antes que de la moda. La técnica de comprar menos pero mejor, sumada a la de comprar lo mismo pero en marcas más baratas, mantienen viva la ilusión también muy recogida en nuestro refranero… La historia ha demostrado varias veces que en las peores coyunturas económicas, la moda se convierte en un sueño irreprimible.

 8. Para ti, la manera de vestir de una persona indica…

Primero, los cuatro valores de la sociología clásica: cómo asume esa persona su sexo, su edad, su estatus y su rol social y, luego, los otros cuatro en los que se complace la psiquiatría: su preferencia sexual, su edad ideal, su estatus aspiracional y su fantasía social… En un magnífico libro que recomiendo muy sinceramente -aunque en estos momentos la edición en castellano esté agotada-, el título ya lo dice todo “El vestido habla”.

9. Hablando de Mercedes Benz Fashion Week Madrid ¿Eres de la opinión que algunas de las personas que pasean por allí quieren aparentar algo que no son vistiéndose de una manera demasiado antinatural, o con ropa y accesorios de marca que realmente no se podrían permitir?¿Qué y quien piensas que les mueven a ello?

Uno de los valores más prestigiosos, y cuestionados al mismo tiempo, de nuestros días, es el del “consumo aspiracional”… No los hago responsables de ello, viven en un mundo donde la publicidad bombardea sin piedad sus conciencias cada segundo… No eres nadie si no llevas un bolso LVMH, si no hueles a Hermès… La cadena de ejemplos la puede continuar cualquier persona que viva en nuestro mundo… Para no caer en esa tentación hay que ser muy lúcido o haber pasado ya el sarampión del delicioso consumismo. Durante mucho tiempo las casas más prestigiosas de moda se oponían a ser alcanzadas por las anónimas personas de la calle… pero su estrategia ha debido de cambiar cuando la inmensa mayoría de ellas pone a disposición de casi todo el mundo sus símbolos más prestigiosos. Los perfumes, los logos gigantes y hasta las copias de excelente calidad, han diluido las fronteras de la pertenencia a esos privilegiados “círculos de honor” a los que la moda se dirigía con exclusividad hasta hace muy poco tiempo. Un traje de Chanel sigue siendo inalcanzable para la inmensa mayoría de los habitantes  de la tierra, pero esa posición la sostiene ser el perfume más vendido del planeta… esa sofisticada “contradicción” explica muy bien lo que está pasando con este “mundo” y sus nuevas reglas de juego.

10. Cuando ves en un desfile a más del 50% del público con un móvil twitteando ¿Qué cosas se te pasan por la cabeza? ¿Es más importante para ti, informar a tiempo real o vivir el momento presente?

La advertencia del gurú Marshall McLuhan de que “el medio es el mensaje”…, sigue siendo inapelable también en este caso… Es un instrumento poderosísimo en manos de personas que confunden opinión personal con criterio profesional, así que en la mayoría de los casos, el ensordecedor ruido no contiene ni una nota de calidad, en otros casos la combinación es fascinante, alguien con criterio tiene en sus manos la “bomba atómica”… En ambos casos me parece un fenómeno interesantísimo, capaz de poner en un aprieto a una buena colección, a un buen diseñador e, incluso, a una poderosísima revista de moda…

11. ¿Crees que las redes sociales nos pueden acabar “matando”? ¿Qué futuro le ves a ese tema?

Supongo que no… que terminarán pagando muy caro el precio de su desproporcionado éxito. Son un juguete poderosísimo que, como otros predecesores, se pasará también de moda. En la época de Cervantes, el género literario por excelencia era la novela de caballería, y en la época gloriosa de Schubert ninguna señorita bien del centro de Europa era concebible sin haber terminado su carrera de piano, ninguno de los dos fenómenos soportó el suave paso de su tiempo…

12. Que haya ídolos de masas con estilos de vestir demasiado alocados e irreales, que están borrachos cada dos por tres o que incluso se droguen ¿Qué denota para ti con respecto al rumbo que está tomando la sociedad?

Durante mucho tiempo los únicos que tenían potestad para barajar la varita mágica de la moda eran los diseñadores, las directoras de las revistas y las verdaderas princesas…, pero ese mundo ha sido rodeado por otros poderosísimos imanes del gusto cultural, como el cine, la televisión y por fin Internet… Así que no puede extrañarnos que sus nuevos ídolos también quieran crear tendencia… Ya sé que parece vergonzoso, pero mucha gente cree que Lady Gaga creó a Alexander Mc Queen… Sin comentarios… Este nuevo paradigma ha impuesto sus condiciones, es mucho más banal porque exige menos conocimientos, ya lo dijo con su socarronería habitual, hace muchos años, Franco Moschino: “si no puedes ser elegante, sé extravagante”. Como demostraría cualquier sociólogo, lo importante de una sociedad que nos condena al más cruel anonimato, es nuestro derecho a ser vistos, a destacar, a llamar la atención, cueste lo que cueste… Entre los padres de esta tendencia hay que señalar ni más ni menos que al mismísimo Andy Warhol.

13. ¿Quien consideras tú que es una buena referencia en el mundo de la moda?

Anna Wintour, porque publica cada mes una revista que consideran imprescindible el millón de personas más influyentes en la moda de nuestro tiempo… Las más de novecientas páginas del número de septiembre sacarán de dudas a cualquier incrédulo.

14. Por último, ¿Podrías recomendarme algunos libros sobre la moda desde el punto de vista sociológico? A ser posible uno que tenga una visión positiva y otro que no esté tan a favor de lo que mueve la moda.

El libro más importante que yo he leído de moda en toda mi vida es “La sociología de la moda” de Renè König -de las tres ediciones publicadas en castellano de ese libro la mejor es la titulada “La moda en el proceso de la civilización”, publicada en Valencia por la editorial Engloba-, un sociólogo alemán tan serio, tan didáctico, tan enciclopédico y tan ameno al mismo tiempo, que resuelve de una vez tus dos deseos. Recoge todo lo bueno y todo lo malo que se puede decir de la moda.

¿Y vosotros que pensáis al respecto?

 

Share

7 comentarios

  1. No soy nadie porque no tengo ningún bolso LV y no huelo a Hermés, pero soy muy feliz con lo que tengo e intento ir a la moda con mi presupuesto. Evidentemente me encanta soñar con esos maravillosos vestidos de diseño, e intento imitar el buen gusto de los mismos, a mi nivel. Creo que ser elegante es una actitud y un savoir faire originado en una buena educación, independientemente de la factura del vestido que lleves. Es más, a veces por muy caro que sea el vestido, cuando la percha habla, la elegancia se esfuma.
    Totalmente de acuerdo con Pedro Mansilla en todas sus respuestas.
    Muy interesante entrevista. Enhorabuena!!!

  2. La entrevista puede ser muy interesante, pero sabes lo que significa editar? A veces no creemos que todos sabemos hacer todo y no.

  3. Muy interesant el articulo. Me ha gustado su crítica constructiva de nuestra sociedad, creo que es necesario la auto crítica.
    Hoy en el blog complementos con encanto by Melita.
    http://singleladiesbilbao.blogspot.com

  4. Muy buena entrevista!!

    En mi blog sigo de sorteo podéis ganar el conjunto que queráis de Gisela Intimates…

    http://bloglavalsedamelie.blogspot.com.es/2012/09/gisela-intimates-concurso.html

  5. Muy buen orador. Es agradable leer entrevistas así.
    http://lookbooktime.wordpress.com

Deja un comentario


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer