hola.com

 

Entradas etiquetadas: humor


5
abril 16

De Gabina sin carabina

“Si la virtud fuese reconocida como un misterio, la virtud sería más fácil.” Cándido

CAPÍTULO LXII

 NOCTÁMBULO DE MADAME BOBARÍN

Serie Pin Ups Madame Bobarín "Romperocazones"

Serie Pin Ups Madame Bobarín “Romperocazones”. Acrílico sobre madera por G.Royo-Villanova

Era la típica taberna española, de esas en las que hay que abrirse paso entre cabezas de gamba, huesos de aceituna y servilletas grasientas. Como tantas otras, estaba abanderada por dos hombres cabizbajos atrincherados al final y principio de la barra. Una mujer notablemente achispada daba la tabarra a los camareros que miraban impacientes un oxidado reloj de Coca-Cola.
-Me da a mí que están cerrando el paraíso- dijo Gabina, demasiado avispada incluso para esa lucidez que le concede la bebida.
Al vernos entrar, los camareros echaron un pulso con la mirada apostándose a quién le tocaba atendernos. El menos obstinado se acercó hacia nosotras:
-Estamos a punto de cerrar.
-Solo es un chupito, lo que dura la ira- dijo Gabina guiñándome el ojo mientras se sacudía el agua del abrigo.
-Bien, pero cerramos en diez minutos.
- Entonces cuando cierre ¿podremos fumar dentro?
-No señora, cerramos con ustedes fuera, esto no es un after y no es negociable que la veo venir.
-Bueno, bueno, no se ponga así, era por si colaba…
Sin duda Gabina ya había cogido el expreso de media noche e iba a ser difícil que saltara de él en marcha. Nos sirvieron los dos chupitos que bebimos con su consecutivo golpe sobre la barra.
-Venga y ahora para casa Gabina, que ahí puedes fumar tranquila- yo también tenía que probar por si colaba.
-Ah, no, no, no, no. La Vía Láctea nos pilla de camino, una paradita anda… que me he quedado con mal sabor de boca.
-Bueno. Una parada más y no me sobes tanto.
Continuamos nuestra peregrinación habitual. El llegar a casa suele convertirse en toda una cruzada contra las seductoras hordas del vicio nocturno. La verdad es que no hace falta que nos tienten demasiado, el simple hecho de saber que aún queda algún bar abierto es una clara incitación a esa hora en la que la voluntad es la primera en rendirse.
-Venga tonta, que esta vez invito yo.
-No abuses de tu generosidad- respondí. Claro, que la muy tunanta no entendió esto último. Era la primera vez que me invitaba a algo y me temo que lo hizo con el dinero que va sisando de mis propinas. Al fin y al cabo, todo queda en casa y no hay riqueza tan segura como la de un amigo.
-Es que con lo que me estás contando esta noche siento una ansiedad que me coge el pecho y me ahoga.
-Tranquila, no es más que el vértigo de la libertad, se te irá pasando.
-Es que siento que he sido toda mi vida una completa idiota.
-No sientas eso Gabina, a ti no te falta inteligencia, solo te falta experiencia e información.
-Pero no me informes tanto leñe, ve poco a poco.
-Ahora ya no sé si me estás vacilando y no hace falta, ya estamos donde querías.
-Mucho me queda para vacilarte pero tiempo al…
- Shhhh… Echa un ojo con disimulo. A mi espalda hay un antiguo conocido tuyo, ese que habla con todos. ¿Le reconoces?
-No, ni un poco. Pero parece que es amigo de todo el mundo.
-Lo que nos dice que no es amigo de nadie.
-Dame otra pista.
-Le echaron del pueblo.
-Pues sería al único, los demás nos fuimos por nuestro propio pie.
-Sobreactúa, me temo que nos ha visto.
-Sin duda a estas horas todos se exceden en el matiz del papel que interpretan.
-¿Le estás defendiendo? Vaya con la inteligencia emocional. A este lo que le convendría es un curso de arte dramático.
-Es de buen ver. ¡Qué mentalidad más arcaica tienes hoy!-me respondió la tía. Por seguro había notado que estaba en efecto contrariada.
-Arcaico hay que ser para decir que alguien tiene “mentalidad arcaica”- respondí.
Recordaba perfectamente a aquel tipejo y cómo en nuestros años mozos, tras repetidos rechazos de Gabina, había intentado sobrepasarse con ella, llegando incluso a besarla en la mejilla. Hubo un revuelo en el pueblo y por decreto fue exiliado a puntapiés llegándose a prohibir pronunciar su nombre en toda la región.
-¡Ay Bobarín, Bobariiiiín! ¡Que se acerca hacia nosotras!
Me inquietó su tono de emoción, tan crónico como la pasión, pensé, qué virtud tan extraña la de aquellos que en lugar de ocultar la emoción, la afectan. Me acercaba a Gabina para refrescarle la memoria cuando aquél canalla nos interrumpió con descaro.
-Les invito a una copa.
-No gracias- respondí contundente.
-No hieran mis sentimientos.
-¿A quién trata de engañar? Sus sentimientos no pueden sentirse heridos- Sí, menuda memez acababa de decir, pero me asaltaba el imperioso deber de proteger a mi amiga.
-¡Ja! Cuánto sentimentalismo.
-Sentimentalismo será para usted los sentimientos que no comparte- me estaba hundiendo yo sola.
-Me temo que no me han reconocido.
-Si no le hubiera reconocido hasta me hubiera caído bien.
-¡Ya caigo yo! Es Eugenio, mi pretendiente del pueblo.
-Tu pretendiente a secas.
-Tu estás celosa- se reveló Gabina mientras entregaba su mano a aquel fantoche que no dudó en besarla como si de un caballero se tratara.
-Eu, para servirla. Gentil, leal y cosmopolita.
-Sí, creo que una vez estuvo en Londres- dije mostrándole mi disgusto. A mala hora había avisado a Gabina de su presencia.
-No se mofe señora y muestre respeto por este paisano de ustedes al que les une el destino.
-Por favor Gabina, quita esa cara de balada- susurré a mi amiga que parecía hipnotizada, seducida, hechizada, cautivada, magnetizada… pero las cartas estaban echadas, Eugenio no iba a desistir en su conquista y Gabina se dejaba seducir ufana.
-Gabi, cielo, no me está atendiendo.
-Que sí, que le escuchaba con el otro oído.
Agarré con fuerza a Gabina del brazo.
-Gabina ha dicho “cielo” por Dios. ¿Vas a irte con alguien que te llama “cielo”? Piensa un poco, los pensamientos más importantes son los que contradicen nuestros sentimientos.
-Me importa un pitoche- me contestó mientras pestañeaba zalamera timándose con Eugenio. Parecía decidida a no dejar pasar de nuevo aquella oportunidad. Tal vez me sentí celosa, tal vez fingía protegerla cuando solo temía perderla. Vinieron a mi cabeza bucólicas imágenes de nuestra amistad en la aldea y recordé a aquella Gabina de dieciocho años que rechazó a Eugenio, miré hacia ella y no pude evitar emocionarme, entre lágrimas volví a ver aquella sonrisa pubescente en aquél rostro ajado, a sus ochenta y dos años mi cándida amiga había conservado su virtud en espera de entregar su flor al hombre adecuado. Eugenio se volvió hacia mí.
-Disculpe Bobarín, ¿no tiene nada que hacer?
-Lo estoy haciendo, querido- pero mi trabajo de carabina fue eclipsado sin decoro por su robusta espalda.
-¿En tu casa o en la mía?- le preguntó en un alarde de originalidad.
-¿Tiene alergia al polvo?
-Mucha.
-Entonces en la suya.
(Continuará)

Dedicada a mi admirada Chus Lampreave, que en paz descanse.

No se pierdan el desenlace final de Supervivientes con Cuquera y Potasa

Encuéntranos apretando sobre los iconos:

 

coronilla

 

twitter

 

canal

Potasa

 


8
marzo 16

Del odio y otras memeces

El Odio es un borracho al fondo de una taberna que constantemente renueva su sed con la bebida.

Charles Baudelaire

 

EPIS-ODIO LXII Diario Madame Bobarín

Jolly Jocker (II) Colección privada M.Manrique

Jolly Joker (II) Colección privada M.Manrique

 Madrid 8 de marzo, 2016
     A la quinta cerveza la conversación comenzó a ser delirante, a mí no me lo parecía pero el personal nos miraba raro cuando Gabina alzaba la voz para sentenciar sus inciertas certezas… Había llegado la hora de irnos, mañana probablemente tendríamos que volver a por los objetos olvidados. Como Gabina había llegado al bar a la francesa -vamos, que tardé media hora en verla- estuve atenta para que no se fuera de la misma manera, no porque no pagara, temía que no encontrara el camino de vuelta a casa. Ha pasado una semana desde entonces y me sorprende que me acuerde de algo, esto sólo me pasa cuando me siento responsable de alguien que no sea yo. No sé qué sucederá este sábado, no me gusta hacer planes, como tampoco me gustan las personas manipuladoras que te planifican la vida. Lo de programarme nunca me sale bien porque soy tan previsora como predecible, así que cuando preveo algo no me funciona. Las personas que sufren cuando se les tuerce los planes es por el hecho de tenerlos y por su incapacidad de improvisación ante los imprevistos. Es un error pensar que la vida de uno haya de ser así o asá, lo único que hay que trabajarse es a uno mismo, pero no con objetivos fijos porque lo bueno de los objetivos es que van cambiando según te acercas a ellos, pasa como con las personas, a veces apuestas todo por alguien y te defrauda pero por el camino encuentras otras mejores; la cosa es no enquistarse y seguir creciendo. Esto de lo que hablo no es conformismo, simplemente no conformarse con los deseos de una sociedad que jamás hubieras deseado.
Apenas nos manteníamos en pie, iba siendo hora de regresar a casa.
- Venga Gabina, levanta el trasero -me giré con obvia torpeza hacia la barra para despedirme del camarero, no le vi, aún así me despedí por si acaso.
- Adiós Wolf, tengo una noche de hojalata, me voy con mi tambor a otra parte.
Al salir de In Dreams nos cruzamos con algún exnovio embriagado, aún no tengo claro si era mío o de Gabina porque estaba tan borroso como mi memoria. Se acercó a nosotras y levantando las manos hacia el cielo exclamó:
- ¡Te he amado demasiado como para no odiarte!
- Tu eres idiota.
- Yo creo que me ha confundido, nadie me ha amado tanto…-dijo Gabina irónica.
- El Odio es otra flor del mal, bebiéndose hasta el agua de los floreros al fondo de una taberna que renueva su sed con la bebida. O algo así dijo el maldito.
- Yo no entiendo el odio, es una pérdida de tiempo- apuntó Gabina.
- Es un sentimiento que a mí me enternece, es más, incluso me honra. Pienso que si alguien es capaz de odiarme también podía haber sido capaz de amarme, eso sí, vete tu a saber con qué tipo de amor, que ahora se llama amor a cualquier cosa…- nos tambaleábamos en zigzag de un lado a otro de la acera. Calculé que íbamos a tardar tres veces más de lo habitual, que era tres veces más que en estado sobrio.
- ¿Pero de dónde les sale el odio?- insistía Gabina obcecada.
- No sé, yo lo que he comprobado es que la diferencia engendra odio y envidia, y si encima no se entiende, engendra rechazo… También hay especializaciones en cuanto a eso del odiar.
- Ya, lo malo de los juicios de la gente es que no los hacen para cambiar las cosas sino para destruirlas directamente. Es como una enajenación destructora ante lo desconocido.
- Exacto, es la cólera de los débiles, el camino fácil.
- Ja, ja, ja…pues podíamos coger ese camino a casa- dijo Gabina quitándose los tacones.
- ¿Quieres que cojamos un taxi? Aunque estamos a cien metros…
- No, que me viene bien andar para empapar- había llovido – ¿Sabes? A mí es que no me importa que me odien, incluso a veces ni me entero.
- Eso es lo más gracioso, que el cobarde intimidado lo hace como venganza; luego llega una Gabina de turno y ejerce la venganza más cruel…
- ¿Yo? ¿Qué venganza?
- La del desprecio de toda venganza, aunque sea sin querer es una cosa que les fastidia mucho.
- No sé, yo soy incapaz de vengarme y de odiar, me envenenaría- dijo Gabina mientras vomitaba sobre una farola.
- Creo que ya estás envenenada.
- Ya pasó. Era sólo un hipo gordo. ¿Por qué no sé odiar? ¿Por qué?
- Porque eres todo corazón, criatura. Cuanto más pequeño es el corazón más odio es capaz de albergar, un despilfarro de corazón, lo mejor es un By pass-o de todo…
- Pero me intriga, me gustaría saber lo que sienten.
- Imposible, para odiar hace falta no tener imaginación ni inteligencia, y a ti te sobra de lo primero.
- ¿Qué insinúas?
- Que eres incapaz de odiar.
-¿Y de verdad que no te molesta nada que te odien?
- No, incluso aprecio a los que lo hacen con elegancia.
- Ja, ja, ja, a mí me hacen gracia los que te piden perdón antes de pisarte.
- Y el cínico aconsejándote que dejes de fumar… La verdad, es un arte que respeto, sobre todo si echan mano del cinismo,  la gente debería al menos aprender a odiar.
- Bueno, dicen que el odio disminuye con amor…
- ¿Quién es el memo que dice eso? Al que odia más rabia le da que le des amor, entonces se ensañan, te ven con cara de poner la otra mejilla y no pueden resistirse. Lo mejor que puedes hacer es dejarlo en paso. El tiempo es el único capaz de aburrir al odio, aunque algunos “odios” siguen bullendo bajo la lápida e incluso son hereditarios.
- ¿De verdad que nunca has sentido nada parecido?
- A ver, reconozco haber sentido ira, pero esa no me dura nada, la ira prolongada es la que engendra rencor y el rencor prolongado el que engendra odio…
- ¿Cuánto ha de durar la ira exactamente?
- Exactamente lo que te dura un chupito- en ese momento un coche pasó raudo sobre un charco mojando a Gabina de arriba abajo, su cara se llenó de cólera, sin mediar palabra entró en el primer bar que vio y acercándose a la barra pidió un chupito.
 (Continuará)
Dedicado a ese profesional en irse al francesa, el escritor J.D como el whisky 
Una mujer al final de una barra una barra al final de una mujer In Dreams Café, nuestra casa

coronilla

 

twitter

 

canal


25
febrero 16

De señales y razones, intenciones

La verdad al cien por ciento es tan rara como el alcohol al cien por ciento.

Sigmund Freud

    Continúo recostada en mi diván ejerciendo este acto liberador o terapia literaria de mentir bien la verdad. Defenestrado el síndrome de abstinencia, me centro en lo que ahora me atañe -me centro mucho- porque sólo alcanzando la libertad interior puede una aspirar a tener de las otras, luego ya veré qué hago con ellas. El efecto del gazpachov es placentero, pero como todo buen placer hay que utilizarlo raramente, este bebercio te invade como el té de amapola blanca, muy lejos de la euforia me mantiene relajada en el sofá mientras el hipotálamo realiza sus funciones básicas dejándose acunar por los recuerdos a corto plazo que se reproducen en super 8 sobre la corteza prefrontal sin saber ni pretender entrar por la escuadra al hipocampo…un espacio que he reservado para la memoria del corazón, la que elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, la que me permite seguir adelante.
    Sin duda, aquella noche con Gabina mereció la pena, me ilusionaba su entregada atención, percibía sus cinco sentidos achispados por el alcohol fijos en mi palabra algo que acrecentaba mi inspiración. Cándida criatura, su interés me llamaba a comprometerme con la absurda verborrea destilada de las cervezas que habíamos ingerido. Tampoco deseaba mantenerme alerta, quería disfrutar de aquel momento, pero me preocupaba no saber callarme a tiempo, porque sólo las buenas ideas deberían convertirse en palabra y sólo las buenas palabras han de tratar de convertirse en actos, deseaba protegerla sin perturbar su inocencia y temía que el alcohol me traicionara. Hacía un rato que había adquirido el papel de coach, como si pudiera prepararla para los peligros de la gran ciudad – yo que nada sé- pensaba… Sólo la humildad de alguien como Gabina puede aproximarse a la verdad, si quiera desaprendiendo todo lo que sé podría acercarme a su honestidad.
La vida es la constante sorpresa de saber que existo- ¡Ay!.... (Madame Bobarín avista por la ventana a su novio besando a otra)

      La vida es la constante sorpresa de saber que existo ¡Ay!  (Madame Bobarín descubre a su novio besando a otra)

 -¿Y cómo se hace para mentir?- me preguntó muy interesada por las artes del embuste.
-Lo primero es creerte tu propia mentira y lo segundo tener buena memoria y confiar que sea a la larga porque si no, tarde o temprano, te pillan…
-Antes se pilla a un mentiroso que a un cojo.
-A no ser que no sea cojo y sólo lo finja.
-Esto va a ser complicado.
-Escucha y luego practicamos. La mentira además habrá de ser apoyada por detalles circunstanciales siempre verídicos…
-¡Ay…! Ponme un ejemplo.
-A ver. Lo mejor es partir de una verdad. Mira, te voy a contar una que me intentó colar un amante que se veía con otra. Se llamaba… vamos a llamarle Santos, para que nos dé más risa.
- De devociones absurdas y santos amargados, líbranos Señor…
-Un pálpito me decía que Santos andaba enredado con Ramona, así que le pregunté sin rodeos y me contestó de manera sospechosa y perifrástica:
-¿Recuerdas cuando nos quedamos sin cerveza? Me enviaste al chino a comprar unas latas – ese es buen comienzo para el mentiroso porque sugiere que el hecho de haberte hecho un favor es el desencadenante de lo sucesivo. Me contó que estaba justo pagando cuando entró ella por casualidad… Ese en cambio fue su primer error, marcar la casualidad, porque supe que ahí me había colado la mentira aunque no sabría cuál hasta más tarde. En realidad estaba omitiendo que aprovechó que bajó a la calle para llamarla, entonces el buen mentiroso enseguida hilvana con otra verdad -¡Qué casualidad! Ella también iba a por cerveza para cocinar su afamado pollo…. – es verdad que el pollo a la cerveza de Ramona tiene mejor fama que el de Ramoncín… -¡Con una casualidad basta!- le dije, y sin entrar en la latosa rueda de la discusión huyendo del cisma, decidí dejar la relación, y no porque me molestara que se viera con otra, pues yo también lo había hecho en mis años mozos, sino porque no soporto la mentira.
-Entonces yo no sirvo para mentirosa, hay que ser muy listo…
-Y buen actor… De todas formas, depende de a quién quieras mentir. Por lo general los más inteligente optan por ser un poco crédulos, sino no hay quién viva. Por otro lado a los listos, como tu dices, que distan mucho de los inteligentes, les suele traicionar el sentimiento de orgullo.
- Vale, entonces nunca hay que decir “por casualidad…”
-Ja, ja, ja, mujer, lo que no hay que hacer es marcar las mentiras, puede ser con un “por casualidad” o rascándote la nariz… Yo tengo un detector de mentiras innato. ¿Sabes? El buen mentiroso, el que disfruta, se pone más guapo cuando miente.
-¡Qué cosas! Por eso me gustarán los feos…
-Bueno, eso es porque no puedes aspirar a otra cosa…
-¿Qué has dicho?
-Nada, nada, alma cándida. ¿Sabes lo que más rabia me da?
-Dime.
- Cuando sin que hayas preguntado intentan arreglar algo que no te importa, más bien, algo que ves claro y prefieres no darle importancia. De nada sirve perdonar una infidelidad si no se olvida, y yo tengo mala memoria, así que mi perdón es de los que duran. No entendí por qué entonces insistía en recordármelo intentando justificarse con más mentiras.
-Hay que asumir que el hombre engaña más.
-Y que la mujer engaña mejor…Y por asumir asumamos que a la larga el hombre es fielmente infiel por naturaleza y la mujer apasionada suele perdonarle.
-Bueno, también están las que prefieren tragar antes de quedarse solas.
-Ya bueno, pero no te vayas por ahí que ese no es nuestro caso. A lo que íbamos, lo que me irritó fue que intentara defender su mentira. ¡Eso sí que me crispa! Lo considero un insulto a mi inteligencia y si me despiertan el ego…
-¡A mí me vas a contar!
-Mujer, suelo mantenerlo aletargado, la debilidad de carácter sí que no se enmienda.
- Ya, ya, venga, ¿y lo siguió intentando?
-No imaginas. Hay personas que son capaces de “matar” a su madre si eso les aporta una buena coartada.
-¿Qué te decía?
-Me dijo que no había pasado nada, pero yo les había visto desde la ventana besándose en la plaza…
-Vaya… Ja, ja, ja y ¿qué hacías en la ventana?
-Ja, ja, ja. Buscar con la mirada ilusionada a mi amor, me gustaba verle andar por la calle…
-¡Ay, pobre! Dicen que la sorpresa es el móvil del descubrimiento…
-Pues yo comencé la casa por el tejado.
-¿Y qué le dijiste?
-Un clásico, el típico “no lo aclares que oscurece”.
-¿Y continuó?
- Claro, ya había cogido carrerilla, me juraba que todo había sido un dominó de casualidades, y es verdad, todo son casualidades, si no son para uno, son para otro. ¡Qué manía tiene la gente de creer que se tiene todo controlado! Eso sería aburridísimo.
-¿Entonces te daba igual de verdad que tuviera otro lio?
-Gabina lo que hay que ser es sincero con uno mismo. ¿Cómo reprocharle lo que yo había hecho anteriormente a otro? Fastidiarme me fastidió, claro, pero ten en cuenta que si te pringas con la vida exageras su importancia y si pasas de ella, exageras su insignificancia.
-Vamos, que no me tomé a mí misma ni demasiado en serio, ni demasiado en broma.
-Exacto. Pero la cosa fue a peor, cuando más insisten, más la fastidian, cuanto más la fastidian, más rabia les da, entonces pasan al papel de víctima… Pasó de pegármela a ser el “pobrecito Santos”. ¡Ay, pobre que le han dejado! Llamadas, whatsapp, mensajitos, en fin, toda la artillería del reproche sobre un mismo blanco. Así que Gabina, ándate con ojo con los mentirosos, lo único bueno que tienen es que como al final hagas lo que hagas siempre tienes la culpa puedes hacer lo que te de la gana.
-No sé yo… si lo ves tan claro juegas con ventaja.
-¡Ah! ¿Entones no sólo hay que parecer tonta sino serlo? Yo perdono la infidelidad pero no la deslealtad.
-Mmmmm…Me haces dudar.
-Bien, lo importante es dudar a tiempo.
-Es que no sé si me gustan tus teorías, me haces un lío, ahora, no sé qué hacer con ellas…- dejé a Gabina dando vueltas al asunto y me giré hacia a la barra.
-Dos tercios Wolf, por favor- lo que más me gusta de Wolf es que se hace querer, es de los pocos camareros que no se llaman “Perdone”. Al volverme hacia Gabina descubrí que se había ofendido al haberla dejado hablando sola, enfurruñada me asaltó:
-¿Me escuchas o qué?
-O qué.
Ambas reímos al tiempo de brindar con las dos nuevas cervezas.
Dedicado a Cecilia Gurrea Moreno y Janis Lázaro ¿Os ha gustado, o qué? – O qué.

Potasa conoce a Neptuno Hurtigruten. Fiordos Noruegos

 

coronilla

 

twitter

 

canal


15
diciembre 15

El pudor habitúa a mentir

“Aquel que no usa su moralidad sino como si fuera su mejor ropaje, estaría mejor desnudo.”

Khalil Gibran, poeta libanés.

CAPÍTULO LIX

"Me han tangado" Acuarela

“Me han tangado” Acuarela

Madrid, a 15 de diciembre 2015

Esta mañana he llamado a la oficina de Correos para pedirle al gentil cartero que acercara un paquete a mi domicilio.
- Gentil cartero, me he entretenido explicándole a un amigo lo que es una teta y ando mal de tiempo.
- ¿Y en qué puedo ayudarle?
- Mire usted, me encuentro desnuda en la bañera y necesito que me traiga un paquete de mi apartado de correos. ¿Le importaría acercármelo? La cuestión es que se trata de la esponja que necesito para frotarme la espalda.
El gentil funcionario no tardó en llegar a casa, le recibo desnuda y me ayuda a frotarme la espalda. Después le ofrezco un café pero me advierte que prefiere un vodka, le acerco la botella y la vierte con brío sobre la esponja, los dos aplaudimos. Embriagados decidimos comer algo para empapar. Después me dijo que debía volver a sus labores y nos despedimos con un fuerte apretón de manos. Al salir a la calle el buen hombre se escandalizó al ver al personal tan vestido. Una mujer en vaqueros, jersey, abrigo, pañuelo, guantes de alpaca, sombrero ruso y zapato plano pasa a su lado.
-¡Desvergonzada!– le grita el cartero. La mujer, que con las prisas no se había percatado de la guisa con la que había salido de casa, se tapa sus vergüenzas, no sin antes decirle:
-Lo que le pasa a usted es que es un mal pensado.

Guillermina Royo-Villanova  ( Dedicado a Nacho F)

Mi compañera Potasa me apoya con este documento eslavo

 

 

coronilla

 

twitter

 

canal

 


26
noviembre 15

De los celos y otras cegueras

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.

Aristóteles

 CAPÍLTULO LVIII Diario Madame Bobarín

Croniquilla de la muerte de una relación sin anunciar

celos

Madrid 26 de noviembre 2015

 

Hay personas que tienen un problema para cada solución. Cuando alguien está de malas, está de malas y no hay nada que una pueda hacer. Vamos, que si quieren pelearse les basta con que estés delante. Si una opta por dar la razón, porque das la razón, si les sigues la corriente, porque eres sumisa o les tratas como tontos. Vamos, que no te libras de que te caiga un rapapolvo.
El otro día en un restaurante pude escuchar una conversación que me dejó turuleta. No es que yo vaya por ahí escuchando conversaciones… Bueno, sí. Descubrí que el que es celoso no es nunca celoso por lo que ve, con lo que se imagina basta. Bueno, eso ya lo había dicho don Jacinto Benavente pero yo lo descubrí esa noche. He aquí lo que escuché gracias al manos libres de un caballero:
 – ¿Cariño te vienes a tomar una copa después del trabajo con mis amigas?
- Hoy tengo cena con los de la oficina.
- Ya, ya, con los de la oficina, es que te gusta la secretaria de tu jefe.
- Que no mi amor, que es la cena de Navidad.
- Ya, ya… pues muy bien tú verás, haz lo que quieras.
- Pues eso, la cena, y no es que quiera, es que ya estoy aquí y estaría mal…
- Siempre haciendo las cosas por los demás, lo que está mal es no venir…
- ¿Pero no has dicho que haga lo que quiera?
- Sí, sí, con sus consecuencias…
- Bueno venga, ceno y voy corriendo para allá.
-No, no, déjalo, ya no vengas.
- ¿Pero cómo que ya no vaya? Venga cuchi cuchi que te quiero.
- Eso lo dices para que ella te oiga y dar más morbo.
- ¿Qué gano yo con eso? Si me gustara alguien, mejor me saldría estar solo y ligármela.
- ¿Me estás dejando? ¿Has dicho ligar? Lo sabía, es que lo sabía…
- No seas paranoica, sólo me gustas tú.
- ¡Qué horror, qué horror! Ella te está oyendo, sabe que tenemos problemas. ¡Va a ir a por ti!
- Mi amor ella no ha venido. Está enferma.
- Mira cómo te fijas.
- Mujer, somos cinco en la oficina…
- Pues voy yo, ¿qué te parece?
- Pues vente al café, es un poco raro, pero vente…
- Ya, lo que no quieres es que vaya y compruebe que está ella.
- A ver… ¡que no está!
- Ah, por eso estás como estás, porque no ha ido.
- ¿Pero cómo estoy? Venga que voy para allá.
- No, no, no vengas, pero que sepas que aquí hay un chico que me está tirando los trastos.
-No me extraña, es que eres la más guapa del mundo.
- ¿No te molesta? Eso es porque algo tienes por ahí.
- ¿Qué quieres que haga? ¿Qué vaya y le pegue? Es normal que te entren, ¡eres guapísima!, pero confío en ti.
- Pues yo en ti no, está claro prefieres a esa pendona a mí.
- Pobre mujer. ¿Por qué es pendona?
- Hazte el tonto, tú sabes bien a qué me refiero…
- Bueno pues te veo en casa.
- ¿Entonces no vienes?
- Oye que ya están con el postre, hago lo que tú me digas, pero aclárate ya.
- Ahora vas de abnegado…
- Venga petarda que voy.
- No, no, no, ya no vengas, pero no me esperes. Esto se terminó.
La chica colgó el teléfono zanjando la conversación, pero en el fondo esperaba que él la llamara para colgarle de nuevo y si podía hacerlo tres veces más, mejor. Él no llama, ella está segura de que él va a aparecer, quiere verle aunque seguramente le monte un pollo. Él también lo sabe y por eso no aparece, piensa que mañana se le habrá pasado. Aquella noche el buen hombre se aburrió como una ostra en la cena de Navidad, que yo me fijé.
Tras lo escuchado me quedé imaginando lo que sucedería en el futuro:
Ella deja la relación por obvias razones, respaldada por la imparcial opinión de todas sus “amigas”, esa misma noche se liga a un maromazo con el que se casa a los dos meses. Poco después, el abandonado invita a cenar a la secretaria, su única amiga en la oficina, lo ha hecho para contarle que tiene una terrible depresión y que va a pedir la baja laboral. En la mesa de al lado está su ex. El sonríe esperanzado, feliz del encuentro, nervioso, lujurioso, lleno de amor. Su ex se acerca a la mesa, vacía una copa de vino sobre su cabeza y se va. ¡Chimpúm!
Sí señores, en los celos hay mucho amor, sobre todo amor propio, falta de autoestima, avaricia y orgullo y lo peor es que aunque los celos nazcan del amor, no mueren con él porque unos buenos celos son capaces de asesinar el amor pero no consiguen matar el deseo. Claro, que hay celos y celos. Algunos terminan en crimen aunque sean infundados. Está claro que los celos destruyen la libertad interior, desvelan, martirizan y crean infelicidad. No he conocido dos sentimientos más egoístas, venenosos y destructivos como la envidia y los celos. Son la irritación de una falsa vanidad, una enfermedad que destruye a su portador y a quién le acompañe. No miento, en el único celo en el que creo es en el del aparea-miento.

Mi amiga Potasa quiere compartir con ustedes su último proyecto: Potasa Callejuela 

 

Puedes encontrarnos en:

canal

 Sigue a Madame Bobarín y Potasa en Facebook

Madame Bobarín

Twitter

twitter


17
noviembre 15

Madame Bobarín y Potasa

Al encontrarse en eminente proceso final la novela biográfica de Madame Bobarín, a partir de ahora transcribiremos sin pudor alguno su diario, respaldado por un vídeo ilustrativo de Potasa.

duquesa madame Bobarín

Duquesa al alba. Acrílico sobre lienzo 50X60 G.Royo-Villanova

 

Madrid 16 de noviembre de 2015

 Recién finalizada mi exitosa exposición podría resumirla en doce cajas de vino y no sé cuántos canapés, aunque estos últimos no los caté. Al llegar a la Galería Carlos Moltó, donde colgaban mis retratos, me agaché para recoger con esfuerzo un objeto sospechoso:
-¡Gabina! ¡Mira! ¡Un palillo! Aquí ha habido canapés…- exclamé certera siguiendo mi exacto olfato. Sin duda alguna no ha habido una moda más viral que la del “canaperismo”.
Siempre he dicho que lo mío es la cultura horizontal y es que lo de montar una exposición me desmonta, aún tengo agujetas aunque no tengo muy claro si se deben al montaje de tramoya precisamente, porque aquella misma noche un enamorado me tuvo trabajando hasta el alba.¡Eso sí que fue cultura horizontal! Al tratarse de un virtuoso actor se dedicó hacendoso al arte del amor mientras recitaba sonetos de Shakespeare, es lo que llaman en retórica, versos encabalgados. En el lecho de amor los hombres suelen hacer promesas que olvidan tras el climax en la “petit mort”: donde fallecen las promesas. Las mujeres en cambio recordarán por siempre aquellos sumisos compromisos que se evaporarán junto al sudor de las sábanas. En mi caso nunca me creo una promesa fugada en el calor de la lujuria por si acaso se cumple, y es que se pueden hacer cosas correctas pero por la razón equivocada. Yo aconsejaría a aquellos hombres que no pueden callarse durante el arte amatorio que reciten el Séptimo Canto de Altazor (Huidobro), les saldría más a cuenta, consideren que por lo general la mujer en su empeño es incisiva e insistente y la sucesiva proyección de deseos durante la concupiscencia terminará funcionando como si de un espejo lento de reflejos se tratara. Yo soy más de sobremesas que de promesas, porque estas últimas suelen ser olvidadas y disminuyen la confianza.  Al final cada cual con su memoria que es directamente proporcional a lo selectivo y sufridor que sea uno, en mi caso tengo tan poca memoria que veo mejor el futuro que el pasado o visto de otra manera, mi memoria funciona hacia delante. Hablando de memoria es curioso cómo cuando vas piripi se dispara el piloto automático para regresar a casa aunque luego una nunca lo recuerde, lo que he comprobado es que en el caso de tener la memoria destilada lo mejor es vivir en un pueblo pequeño, de esta manera si una olvida lo que sucedió la noche anterior, el marujeo popular te recordará gustoso todo lo acontecido sazonado con alguna malvada añadidura que hará tu aventura más sabrosa, al fin y al cabo somos una destilación del chis-morreo y de alguna manera nuestra vida aumenta cuando la ponemos en la memoria de los demás. Ahora me bajo al banco del parque para enterarme de lo que hice ayer y poder seguir escribiendo.
Madame Bobarín

El vídeo de Potasa que hoy respalda este documento :

 

Sigue a Madame Bobarín y Potasa en Facebook

Madame Bobarín

Sigue a Madame Bobarín y Potasa en Twitter

twitter


15
septiembre 15

Burbujas breves

“Los artistas ya no sabéis qué inventar” Jorge Cossío, amigo tabernero.

CAPÍTULO LV

operacionhola

Operación Vikingui (Acrílico sobre lienzo)

    Al mirarse al espejo Bobarín tenía la sensación de ser demasiado blanda consigo misma, claro que esto era debido a su infinita bondad, ya que por no engañar a los demás se engañaba a si misma creyéndose a ratos lo que le convenía para olvidarlo después, que es cuando más conviene.
    Cuando alguien se acercaba a ella para saludarle con una amplia sonrisa, Madame aunque no tuviera ni idea de quien se trataba suponía que tras aquella batería de dientes habitaba un posible exnovio y al tener más corazón que memoria no le era posible guardar rencor a nadie con lo que recibía aquellos afables rostros con gran alegría y contento. A Bobarín las parejas le duraban una media de media hora, así que para evitar confusiones en su primera juventud intentó que todos sus novios se llamaran Ramón para no confundirse; ya en su quinta juventud cuando apenas quedaban Ramones en el país que no hubieran pasado por sus breves brazos decidió dividir en subgrupos a sus amantes. A los mozos de pelo moreno los denominaría “mi rey moro”, a los rubios “mi vikingo”, los canosos, pelirrojos, castaños y calvos los trataría de “preciosito”, se ahorró Bobarín un subgrupo, ya que nunca estaría con un caballero que luciera bisoñé, aunque sí estuvo con un simpático galán modelo Anasagasti. Todo se complicó al llegar a su sexta juventud, en el momento en que la memoria comenzó a ser memoria, optó por llamar a todos con el genérico nombre de “Mi-amor” demostrando de esta romántica manera que amor sólo hay uno. Deducimos de esto que hacía ya muchas juventudes que Bobarín, ya desmemoriada, había optado por dejar de mentir – Soy una mentirosa que dice siempre la verdad- solía decir, aunque según Gabina la sinceridad de su amiga se debía a que era más perezosa que mentirosa y recordar una mentira para siempre es muy cansado. Como biógrafa no dudo que Madame Bobarín abanderada por su titánica bondad, si quiera es tan piadosa como perezosa para estos menesteres.
Godoy, enamorado hasta las trancas y barrancas de los innegables encantos de Bobarín, observaba los movimientos de las dos amigas oculto tras una revista.
- Para nosotros los hombres todo es más sencillo- apuntó mientras ojeaba su Playboy.
- ¿Más que yo? Para mí los “vosotros” sois uno sólo…- se quejó Bobarín cuya sencillez nunca había saltado a la vista pero había asaltado a la vista en varias ocasiones.
- Eso no ha dolido señora, porque me consta que en su afán por huir de los convencionalismos se estrella de vez en cuando. Le voy a recordar aquella vez…
- Madre mía… qué memoria se tiene siempre para los demás. Le ruego que resuma en consumidas cuentas, sea breve.
- Recuerde aquel verano…
- Sintetice por Dios…- dijo Bobarín bostezando.
- Aquella tarde en la que paseando usted en bicicleta tuvo un siniestro total al chocar frontalmente con otra bici- paró un segundo y levantándose añadió exaltado-  yendo los dos vehículos en dirección contraria. ¿Qué le ha parecido mi resumen?
- Pues estaba muy bien estructurado, pero en sentimiento… una castaña.
-Supongo que a las mujeres inteligentes se las desatornilla al revés. Tanto cuestionarlo todo puede volver el mundo del revés para terminar llegando a lo mismo.
- Entienda Godoy que no es lo mismo sintetizar que ser sintético- añadió Gabina.
- Por otro lado me alegra no ser un sintetizador…
Tras aquellas tontunas palabras hubo un gélido minuto de silencio, Gabina y Bobarín se miraron con cara de funeral, aquellos sesenta segundos dedicados a la muerte del amor se había llevado súbitamente la pasión de nuestra dama, un minuto eterno que inquietó a Godoy.
- ¡Ayyyy! Pobre, se ha quedado boquidifuso- susurró Gabina a Bobarín.
- ¿Boquidifuso o boquiplático?
- Sí, tal vez boquiplático o más bien platidifuso- las mujeres se enzarzaron buscando un epíteto adecuado para Godoy, un epitáfico epíteto con cierto gracejo para no herir demasiado la sensibilidad de Godoy que por su parte se disponía a abrir una botella del mejor champagne.
- Señoras, están a punto de abusar de los adjetivos y cuando esto sucede suele ser para o bien ser soez o pecar de cursi- dijo el valido que comenzaba a molestarse mientras el corcho de la botella cruzó el vagón como un tiro asustando al personal.
- ¿La abre usted para brindar?
- Nooo, la abro para beber y bebo para olvidar- respondió Godoy apesadumbrado mientras engullía aquellas burbujas tan breves como el amor de Bobarín.
- ¿Para olvidar qué?
- Y yo qué sé si ya no me acuerdo.
Cuatro botellas bebieron, tres brindaron, seis disfrutaron, pero como ninguna bodega ha querido patrocinar este capítulo, quedarán ustedes con las ganas de saber de qué bebercio se trataba.

27
marzo 15

El Acelerador de Particulares

CAPÍTULO LII

“¿La ilusión? Eso cuesta caro. A mí me costó vivir más de lo debido.”

Juan Rulfo

“Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina.”

Gilbert Keith Chesterton

Madame Bobarín

La insistencia de Godoy Álvarez el del Farias había empujado a Bobarín al precipicio de su paciencia. Ella siempre había soñado que el amor verdadero llegaría sin revuelo, sin presiones, sin fechas y sin necesidad de promesas.
 -No puedo más, me está entrando claustrofobia en este vagón. Me voy a la zona de fumadores- dijo Bobarín intentando desencajarse del asiento.
-En este tren no hay de eso- apuntó Godoy.
-¿Cómo que no? Sobre la techumbre del vagón oigo pasos, apuesto que están fumando ahí arriba.
-Estás un poco bolinga para subir ahí arriba.
-Sino estuviera bolinga no se me ocurriría. ¿Me acompañas Gabina?
Gabina y Bobarín salieron por la puerta de emergencia y treparon hasta la cubierta del tren, donde se amontonaba un copioso grupo de fumadores en uniforme. Vestían casacas de colores con botonadura dorada, como los Beatles en Sgt.Salt and Pepper.
-Buenas tardes señoras, bienvenidas ¿Cómo han subido hasta aquí?
-No sé, la verdad, para no acordarme de lo que he hecho. Qué bien lo he hecho.
-¿Y ustedes a qué se dedican?- preguntó Gabina excitada por aquellos coloridos uniformes.
-Somos un Big Band.
-Anda cómo tu Bobarín ¡Un Big Bang!
-Ji,ji,ji…- rieron ambas amigas, completamente borrachas.
-Ah vale, que tienen ustedes un idioma personal.
-Desde que usted lo ha dicho, porque era para todos….
-Ji, ji, ji… Se llama auto exclusión, ji, ji, ji….
-¿Viajan solas?
-A ratos, como todos.
-¿Y qué hacen dos bellezas como ustedes sin acompañante?¿O tienen pareja?
-Estamos comenzando a planteárnoslo….- dijo Gabina mientras atusaba con mimo el cuello del músico.
-Cada vez es más difícil encontrar pareja, uno se vuelve maniático con la edad…- respondió el músico retirando las manos de Gabina de su pecho.
-Desde que perdí el olfato todo es más sencillo – suspiró Bobarín.
-¿Y eso?
-Mire, para que me guste un hombre debo admirarlo, ha de ser un señor interesante, bueno, simpático, que me inspire confianza y me huela bien. Tiene que haber piel, sino la cosa no funciona. Ahora me he quitado esto último.
-Ya, pues si se queda ciega y sorda tendrá al hombre perfecto.
-¡Qué pueril!
-Pues sil….Lo más difícil es admirar a alguien.
-Yo admiraba a mi padre.
-¿Y cuando dejó de hacerlo?
-El día que llegó a casa ebrio.
-¿Y yo le inspiro confianza?
-Supongo que ser digno de confianza importa menos que parecerlo.
-Qué mala eres con lo buena que eres- interrumpió Gabina.
-Pues anda que tu no eres…
-¿Y su amigo, es también músico?-preguntó interesada Gabina con la pupilas en forma de corazón.
-Qué va, es el pipa. El tío es capaz de ir a la ópera con walkman. ¿Y ustedes a qué se dedican?
-Yo soy pobre oficial. Vamos que lo soy hace tiempo pero por fin se me ha reconocido- contestó Gabina.
-¿Y usted?
-Yo soy inventora- contestó Bobarín.
-¡Qué mentirosa!- se quejó Gabina.
-Soy una mentirosa que siempre dice la vedad.
-Yo la creo. ¿Qué ha inventado?
-Ahora acabo de patentar el Acelerador de Particulares.
-¿Hablamos de cuántica?
-No, qué va. Es un programa que se introduce en el hipotálamo y proyecta anuncios de autónomos invadiendo los sueños del personal. “Anúnciese en sueños.”
-No sé…no quiero desanimarla pero no se haga muchas ilusiones con ese proyecto.
-No sé preocupe, también he inventado el contenedor de reciclaje para descargar desilusiones.
-¿Y qué descarga usted?
-Desilusiones nuevas. ¡Qué cosas tiene! Mire lo que me acabo de inventar ” ¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.”
-Con todo el respeto pero eso…
-Si empieza así ya puede ir tirando el resto de la frase al contenedor.
-Sólo he dicho que la respeto…pero reconozca que eso ya lo dijo Calderón.
-Usted no ha entendido la frase. Además, yo cuando plagio, plagio, sino no sería yo misma.
-Bien, como le digo, yo respeto sus palabras.
-Yo respeto hasta la falta de respeto- dijo Bobarín acalorada.
-¿Bobarín pero cómo puedes decir eso?- le reprendió Gabina.
-Comprendo que no todo el mundo ha tenido la suerte de tener una educación tan exquisita como la mía…
-¡Pero si te has criado entre vacas!
-Pues eso Gabina, ¿Imaginas lo difícil que es tratar al personal como a vacas cuando nunca se ha visto una? Unos genios, te lo digo yo.¡Unos genios!
-Me supera su ironía vacuna.
-Eso, eso, estoy vacunada contra todo, contra todo.¡Qué ironía!

coronilla


16
febrero 15

Una mujer de principios

En los principios amorosos los desengaños prestos suelen ser remedios calificados.

Miguel de Cervantes

CAPÍTULO LI

La tarde se desplegaba en amena tertulia dentro de aquel vagón donde todo era lo que era hasta que dejaba de serlo. Gabina se acomodó cambiando de postura cuando una elegante ventosidad escapó de su miriñaque abombándolo como el de una Menina.
-Hay personas que si no existieran los cuescos nunca se reirían- dijo Bobarín quitándole importancia mientras se aguantaba la risa.
-Aquí nadie ha dicho nada- respondió Godoy muy serio.
-Nadie lo serás tú- refunfuñó Bobarín.
-Todos nos creemos lo mismo, pero unos lo somos y otros no.
-Venga no os hagáis los reyes del humor inteligente que mi cuesco bien merecía unas risas. A mi a veces de lo listos y pesados que sois me parecéis tontos.
-Los tontos y los pesados no son necesariamente buenos- sentenció Godoy.
-No, de hecho son frecuentemente malos…- aseguró Gabina.
-Y enseguida se dan por aludidos…- zanjó incisiva Bobarín.
En el vagón todos se hicieron los despistados mientras observaban por la ventanilla una bonita estampida de búfalos.
-Pero usted, mi querida Bobarín,es una mujer de principios.
-¡Anda y de finales!
–Sí, pero sin intermedios.
-¿A qué se refiere?
-Me preguntaba si sería usted capaz de amarme cada día de su vida, sin intermedios.
-¿Y eso no es muy cansado?
-No señora, eso le sale a usted del corazón sin esfuerzo.
-¿Y si no me sale un día?
-Eso es precisamente lo que le estoy preguntando.
-¿Y yo qué sé si voy a amarle todos los días o uno me da más por comer sardinas?
-Pues empezamos bien.
-Pues aquí terminamos.
-Si que es usted una mujer de finales.
-Más bien de principios.

3
febrero 15

El sabor no ocupa lugar


“La risa no es un mal comienzo para la amistad. Y está lejos de ser un mal final”.
Oscar Wilde

“No hay un final. No existe un principio. Solamente existe una infinita pasión por la vida”. Federico Fellini

¡Qué lío! Madame Bobarín

 10421978_707126882736624_2387286395012606407_n

En capítulos anteriores Madame Bobarín y Gabina viajan en un tren con destino desconocido acompañadas de Toulouse convertido en estatua al fundirse en un beso con Ramonita; Godoy Álvarez el del Farias antiguo amor de Bobarín irrumpe en el vagón, el valido huido de la justicia sucumbe al amor y protección de Madame Bobarín.

CAPÍTULO L

- ¿Hacia dónde se dirige este tren Bobarín?- preguntó Godoy extrañado ante el paisaje selvático cuando deberían de estar atravesando Cuenca.
- ¿Eso qué importa querido? El viaje es más importante que el destino.
- Sus palabras me hacen sentir… muy seguro y su belleza juvenil me pone a cien.
- ¡Huy juvenil! Lo que pasa es que en nuestro pueblo los relojes estaban retrasados un siglo- intervino Gabina ya cansada de no comerse un colín.
- Calla Gabina que ya sé porqué estás tu tan flaca, la envidia muerde pero no come.
- No si comer te lo comes tu todo… con eso de quitarte años…
- Yo no me quito años, me los pongo para que me digan que estoy estupenda- respondió Bobarín a su amiga mientras se giraba pizpireta hacia su galán – ¡Pero qué guapo está usted con ese uniforme de valido desvalido! ¡Leñe!
- Las mujeres sólo piropean a los hombres cuando no les consideran peligrosos.
- Yo al revés, me suelen temer a mi…
- ¿Y qué he de temer? Nadie me haría daño, soy presa demasiado fácil, un hombre simpático y sincero…
- Es difícil ser ambas cosas sin omitir nada…
- Es difícil no omitir nada y no aburrirle. Yo nunca miento y eso que no estoy dejando de fumar.
- ¡Demuéstrelo!
- Pregunte lo que se le antoje y yo le responderé gustoso.
- ¿Qué intenciones tiene usted para conmigo?
- Quisiera ser el último amor de su vida.
- ¡Ja! Pues aún queda mucho para eso todavía no pienso estirar la pata.
- Quiero decir ahora, ya, para siempre. ¿Me está rechazando?
- No se lo tome así. El tema es que yo acostumbro a dejar lo mejor para el final, me pasa lo mismo con las hamburguesas, me dejo el centro jugosito para el último mordisco, lo malo es que cuando llega el final ya suelo estar empachada…
- Esperemos que entonces le pille la parca con apetito y en lo mejor de su vida…
- Y sobre todo en el final.
- El tiempo siempre encuentra un final perfecto.
- Qué tío el Tiempo, ya quisieran muchos escritores.
- Es usted sabia pero lo importante no es lo que uno sabe sino lo que uno hace.
- Ahora mismo el tonto y cuanto más dure esta disputa más lejos nos hallaremos del final.
- Entonces esperaré a qué me llame usted. ¿Sabe? Así ataviada me recuerda a los Borbones…
- Alago su memoria pero eso me recuerda que no he de llamarle.
- ¿Le parece a usted mal tener un aire borbonesco?
- Mi aire es más bourbonesco, por cierto la botella está vacía.
- Lo que ha vaciado usted es la tarde…
- No se ponga taciturno que no le toca.
- No puedo evitarlo, me pone usted triste.
- Tampoco es cuestión de estar triste por no estar contento. Alégreseeee Godoyyyy ¡Que yo le amoooo…!
- ¡Sorpresa! ¿Utiliza usted mucho lo del bajón como truco para el subidón…?
- ¿Usted no?
- Yo lo estaba dejando. Está usted fatal de la azotea señora.
- Lo sé Godoy, pero yo me curo, en este mundo o en el otro, me curo. Lo importante es que sepa que le amo además admiro mucho que haya superado usted tan bien el que yo le abandonara.
- ¿Que usted me abandonara? Pero si fui yo el que salió corriendo despavorido asustado por sus calenturientas intenciones.
- Bueno sí, pero luego yo le dejé.
- Madame, esto no puede ser, veo que no avanzamos.
- ¿Y a qué llama usted avanzar? ¿A que me quite el corsé?
- No sé si el tamaño de este vagón puede concedérselo.
- ¡Sinsorgo! Ya lo sabía yo. De lo que no hay duda es que avanzar avanza, lo que pasa es que cuanto más avanza usted más retrocedo yo.
- A ver Bobarín, primero me lía y después me interpreta mal.
- ¡Anda ya! Que le he interpretado perfectamente y eso lo sabemos usted y yo.
- ¡Usted no debería saberlo!
- ¡Ay el sabor! ¡Ese sí que no ocupa lugar!
Y ambos saborearon un beso de esos que revientan corsés.

Sigue a Madame Bobarín en Facebook

coronilla

y en Twitter

twitter