hola.com

 

El Arco de Rota – un triunfo-

CAPÍTULO XXXII

El absurdo es la razón lúcida que constata sus límites. Albert Camus

bobarinmedieval

Anduvieron discutiendo largos y tendidos sobre el sofá y sobre la nada misteriosa desaparición de los emparedados hasta que terminaron olvidando de qué estaban hablando.
 
- Mira Bobarín lo que está claro es que te lo has comido tu todo- se quejaba Gabina.
- Eso me lo dices en el cuartito de la plancha- que era un cuarto muy pequeño en el que sólo cabía un catrecillo para la plancha.
- Eso te lo digo donde te sea menester. Pero mujer ¡Si has dejado pistas y todo!
- ¿Qué pistas?
- Has dejado los bordes del sándwich, como siempre.
- No digas eso ¡Que tengo una reputación! Yo no dejo nada en el plato.
- Ya, tu lo que te comes es la chicha, lo jugosito y dejas el resto, incluso lo escondes en servilletas. Cuando compartimos bocadillo a mi me das sólo pan.
- Y tu me pones el dedo para que no muerda mucho.
- ¡Y tu me muerdes el dedo!
- ¡Y tu te comes las uñas!
- Porque paso hambre.
- ¡Cuánta hambre hay en el mundo!
- Deberíamos hacer algo para remediarlo.
 
Stradivarius intentaba plancharse los bigotes mientras suspiraba con cara de lelo.
- Tienes cara de enamorado.
- Si Bobarín. Yo la amo a usted con todas mis cuerdas y sus teorías, con mis clavijas y mis cejillas, con mi caja y su resonancia, con el vibrar de mi diapasón…
- Diacepán es lo que usted necesita.
- Bebo los vientos por usted.
- Pues ya me dirá cómo se bebe usted los vientos ¿ Por qué no se bebe un gin tonic que es más sencillo?
- Yo de copas y bebidas no se mucho.
- ¡Uy! No se preocupe que yo hago de mi copa un ensayo.
- Dirá de mi capa un sayo.
- Eso lo dirá usted que es muy libre de hacer con su capa lo que quiera.
- Un nidito de amor haría yo con ella, para acurrucarla en mi regazo y tocarle lindas canciones.
- Puestos a tocar ya podía tocar otras cosas. Y lo de verme acurrucada en su capa me da un poco de claustrofobia.
- Son metáforas Bobarín que salen de mi corazón.
- Pues si que le sale a uno tonterías del corazón.
- ¡Las más grandes!
- Oigan ustedes tortolitos. ¿Yo no voy a salir en este capítulo?- dijo Gabina.
- Mira qué apañada. ¡Pues ya estás dentro!
- A palanca, que sino me infiltro os olvidáis de mi.
- Es el amor Gabina, que es ciego.
- Ya, pero los vecinos no. Y yo también quiero participar que la ociosidad es madre de vicios y ya me está dando por chismorrear con el vodka.
- Pues chismes son lo que estamos creando para vosotros. ¿No ves que tenemos el corazón abnegado de amor?
- Yo en el corazón lo que tengo es un soplo muy gordo.
- ¿Y es de una fuente fiable?
- De Fuente Oviejuna, nada más y nada menos.
- ¡Uy lo que hace la edad! ¿Y qué dice ese soplo?
- Que Stardivarius ha tenido un hijo Arco y busca una madre para él.
- ¿Es eso verdad violinzuelo?
- ¿En parte?
- ¿En qué parte?
- En que busco una madre para él.
Un leve llanto de niño salía ahogado de la funda de Stradivarius.
- ¿Y es un niño de los que lloran?- preguntó nerviosa Bobarín.
- Si señora, sus berridos ahogan mis notas, es igual que su madre.
Bobarín abrió la funda del violín y sacó al churumbel ahogado en llantos.
- ¿Pero por qué lloras monín?
- Es que mi padre es muy feo.
Stradivarius se acercó y acariciándole la cabecita le dijo.
- Pero no te preocupes que a mi no me importa.
Parece que estas palabras consolaron al arquito que aún seguía haciendo pucheros como si esperara encontrar otra causa para seguir berreando. No tardó en encontrar la razón que estaba como siempre en medio y comenzó a llorar como un descosido, que son una raza celta que llora mucho.
- ¿Y ahora que te pasa?- preguntó Bobarín mientras se preguntaba si ardería bien el la chimenea.
- Es que yo no quiero ser un arco para violín, quiero ser el Arco del Triunfo.
- ¡No es ambicioso el tío! ¿No te vale el Arco de Rota?- dijo Bobarín que siempre se va por otros derroteros- ¿Qué tendrá de malo ser un complemento musical?-
- No lo aclares que oscurece…-dijo Gabina dándole un codazo.
- ¡Lo que me faltaba, soy un complemento!- volvió a lloriquear el rorro.
- Hay muchos tipos de complementos, desde un collar, un piropo a uno circunstancial…
- ¡Yo quiero ser el Arco del Triunfo!- continuó quejándose el pequeño arco alimentando las ganas de propinarle un puntapié o convertirle en el pincho de lo moruno.
- Pero hijo mío ese arco es de la época de Napoleón- acuñó su padre.
- Buen coñac ese- apuntó Bobarín.
- ¿Una copa?- ofreció Gabina. Y así retomaron la situación y retomaron coñac hasta altas horas de la mañana. El pequeño arco, en viendo que nadie le ofrecía atención se dio a la bebida y se pasó lo del arco por la derrota para no ser grosero.

 

A continuación últimas imágenes desde Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

Bobarín invitada especial al evento posa ufana en el photocall de “hola.com”

“Conviértete en modelo por un día”

bobarinfotocal copia

Share

Etiquetas: , , ,

6 comentarios

  1. La amo a usted profundamente, verla desfilando con esa alegría, con esas banderillas y tan torera ha sido la banderilla que ha colmado mi plato. Suya sinceramente, Sandra

    • Clorata de Potasa

      Estimada Sandra el amor es esa cosa que no sólo mueve el mundo, sino que es capaz de mover mis posaderas del sofá a la nevera, el amor a la morcilla, y a las personas que saben sonreír a la vida, gracias por interesarse por la vida de su humilde servidora, imagino que la suya será muy parecida. Atentamente, Madame Bobarín

  2. Bobarin que ganas de verla a usted!!! Besos desde Murcia

    • Clorata de Potasa

      Qué gusto leer a mis amigos marcianos, venga usted para la Villa y yo prometo visitarles en la Santa Semana, porque ya se sabe, lo mejor de la santidad son las tentaciones…besos a usted y toda su familia desde mis extrañas.

  3. He conocido muy pocas mujeres que despertasen tantas pasiones como Bobarín. ¡Me río yo de Angelina Jolie!
    Cuánto me alegra que le lluevan pretendientes, que no pase hambre y que hasta desfile.

    • cloratade potasa

      Estimado Hong Kong el semiento es mutuo, de la Mutua Hongkonera…no sé cómo suena eso, pero leerle a usted en su blog me alegra el día y estas sus palabras que me dedica, en año! y estoy de buen año como podrá apreciar, por eso se pelean por mi en las pasarelas. A sus tobillos, Bobarín

Deja un comentario

*