Pisando a Pollock

¡Qué gran emoción!, casi no puedo ni escribir este post.

Pocas veces he llorado tanto ante cosas así. Hace un par de días lloré inmensamente, pero a escondidas, para que “Jack The Depper” no se diera cuenta. El temor y el respeto por su personalidad, tan conflictiva, temía que me partiera una silla en la cabeza o me tirara con una mesa o me hiciera pis encima.

Así era Jackson Pollock: bipolar, alcohólico, depresivo, violento… pero qué más da, si todo ello le llevó a ser una gran bestia como pintor. No me importaría que ahora mismo me partiera la cabeza con una silla.

Solo Kaki era testigo, como siempre, de lo que yo estaba sintiendo

Como siempre ella pensaría, que qué le pasa a éste que está llorando y cada paso que da es como corto y lento y sin querer pisar, pero a su vez queriendo pisarlo todo. Imposible explicarle que allí pisó, vivió, pintó y sufrió, hasta que un día en un accidente de trafico a los 44 años muere, Paul Jackson Pollock (Spring, Long Island, NY)

Su casita, su garaje en Spring Place, donde su increíble mujer -y gran artista también-, Lee Krasner, que fue posiblemente la única que le aguantó y se ocupó de él de verdad, hasta tal punto de llevárselo a vivir a este refugio y alejarlo de las tentaciones de Nueva York. Es así como en el garaje, el “mítico garaje”, es donde Pollock se refugia. Conviviendo con sus complicadas compulsiones pintaba como loco en el suelo y sin tocar sus lienzos.

No puedo describir esta inmensa soledad, lo qué podía sentir al pisar ese lugar donde aún parece que gotéan y te salpican sus fuertes gestos inundándolo todo.

A decir verdad, allí te dan unos patucos para ponerte el los pies, de un material dudoso, como de esponjilla, pero que protegen el suelo del estudio y las manchas originales, pero a mí me parecía tan repugnante eso como creo que a él le parecería, que en un momento yo me los quité y, por el respeto tan grande sentí lo opuesto: que se merecía ser pisado de verdad. Lo siento, pero creo que fue como un mandato desde dónde quiera que Pollock esté. Y así lo hice, “pisando a Pollock” 

Botes de pintura agujereados, los que revoleaba en el aire salpicando todo sobre sus lienzos

Uffffffff, no puedo irme de aquí, este estudio, su garaje tan pequeño y con un universo tan grande que te toca por todos lados y hasta creo que como cuando el bebía. Me siento borracho de él aquí dentro. Su huella me embriaga, me hace sentir muy pequeño y a su vez muy inmenso, por tener la sensibilidad de sentir y disfrutar ¡de hasta lo que no se ve!

Cuánta sugestion, cuánta vibración, cuánta, cuánta… ¡cuánta de todo! Oooh, my God, no saben lo que es ver esa silla allí. Dios mío, Jackson, déjame en paz ya… Debo salir de aquí, por favor, déjame salir.

 

Ya estoy fuera, uffffff… Y por la parte de atrás… por aquí entraba toda la luz, la preciosa luz que él tenía para pintar pero no para gestionar su vida.

Necesito a Kaki… Necesito un cable a tierra… Emergency moment, como él, de otra manera, necesitaba a Lee.

¡Damos un paseo por cada milímetro de yardas que hay alrededor hasta llegar a la casita donde vivían y convivían!

Sublime universo, pequeño pero inmenso, ¡¡cotidiano al máximo para un gran genio y una gran genia!!

Debo descansar, tomarme un break time pero sin moverme de allí. Observar a Kaki como observa. Sólo la llegada de algunos torpes turistas hacen que me interrumpa este momento mágico y decido irme lejos de ellos porque no quiero ver, oír, ni asistir a las frívolas visitas habituales.

Las que no reparan ni siquiera de esta preciosidad de idea de Lee Krasner… mi definitiva admiración hacia ella.

Gracias Lee por posponer tu vida para cuidar de Jack, esto es de genio también, eso es amor de verdad.

Vámonos Kaki, ya volveremos, y sino volvemos, lo que nos llevamos dentro de nuestras almas nos va a dejar aguantar hasta la próxima vez.

“Jack The Deeper”

Paul Jackson Pollock (12 Enero 1912 – 11 de Agosto 1956)

  • guauuuu cómo me ha gustado tu entrada¡¡¡¡ qué mejor forma de alegrarme un aburrido martes que poniendo en mis ojos, nariz, piel, manos y pies el universo Pollock tan flipante y tan cotidiano al mismo tiempo:) gracias¡

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer