New York city… Snow storm… Juno

1-grande

El destino, una vez más, quiso que Kaki y yo viviéramos esta aventura juntos, que les aseguro que es mucho más impresionante en las noticias que vivirla… ¡¡¡Hasta mi madre me llamo para preguntarme si tenía para comer!!!

Los dispositivos y la organización son tan bestiales y tan coordinados que es increíble como tienen controlada la ciudad.

Justo ese mismo día yo debía tomar un avión, debía hacer mi bolso y lanzarme a la aventura.

3-grande-

Kaki mientras yo preparo mi ropa para meterla en el bolso, entre tanto la tormenta de nieve comienza a sentirse y desde casa la vemos como en menos de un minuto la ciudad empieza a estar blanca. Las noticias se disparan, vuelos cancelados, el JFK comienza a ser un caos.

4-grande

 

Pero aun así me voy. Debo irme, debo estar en Madrid, así que me subo al coche y empiezo a ver como está todo y lo peor que se va poniendo.

Tanto que estuve 2 horas y media para hacer el 30% del trayecto, era como si fuera caminando, y en un momento a pesar de ver que mi vuelo era de los poquísimos que no estaba cancelado, decidí volverme porque no llegaba.

 11-grande

El gran dispositivo ya estaba en marcha, y esta máquina en al esquina de casa y la nieve que se acumulaba.

Subo a casa y claro gran reencuentro con Kaki, como si me hubiese ido hacía 20 días y le dije: “Era una broma… Aquí estoy”… y nos lanzamos a la calle.

Entre otras cosas para ir al súper porque el Alcalde de una manera exagerada aconsejaba tener provisiones. Así que allí fuimos y llenamos la nevera.

18-grande

Las huellas se acumulaban y en muy poco minutos eran borradas por las maquinas quitanieves y por mucha gente trabajando para que no ocurriera el caos.

22-grande

Noche muy tranquila, lo único que se oía es el particular ruido de las quitanieves, ningún coche podía circular a no ser que fuese por una mergencia, eran multados si lo hacían. Así que la ciudad era algo insolito, por una vez veo Nueva York absolutamente quieta.

A la espera de la gran temida tormenta Juno que al final no llegó, pasó la noche y a la mañana siguiente empezó lo mejor. Habían suspendido todas las clases de los colegios, todas las universidades, los cines, los teatros, etc, etc.

23-grande

Fue cuando nos lanzamos a la calle a disfrutar del paisaje y desde luego a Central Park que lo tenemos a un bloquen de casa. Allí que fuimos con Kaki. Se lo paso bomba, le fascina también la nieve.

30-grande

Se vuelve loca de felicidad y de estar en libertad, ladra, corre, salta, se mete nieve por todos lados, en fin, ¡¡feliz!!

34-grande

Sergio, que está unos días en casa con nosotros claro que compartió todo esto y también se lo paso bomba.

Central Park… ¡¡divinooooo!!

35-grande

42-grande

Y lo más divino ha sido ver la invasión de niños con sus padres, con sus perros llegar al parque con diferentes artilugios para deslizarse y jugar en al nieve.

43-grande

Todo era una verdadera fiesta.

50-grande

 

La tormenta Juno nunca llegó felizmente, pero si llegó lo suficiente para que esta ciudad se convirtiera en otra ciudad por 24 horas.

Y como dije al principio, el destino quiso que esté aquí con Kaki y lo disfrutamos muchísimo.

Nueva York, ciudad de extremos… por eso nos fascina y por eso estamos aquí… ¡¡En un rato Kaki y yo volveremos a Central Park!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer