hola.com

 

Adicción a las alturas

Hace un mes me rompí el dedo de un pie dándome un golpe con una puerta y vi las estrellas. Durante casi un mes sólo pude llevar mis EMU o unas sandalias rollo esclava. Tras dos días de EMU seguidos, me aburrí, desistí, y me dediqué en cuerpo y alma a las esclavas a pesar del tiempo tan lluvioso y torrencial que ha hecho. A veces me miraban como si estuviera loca por la calle, sobre todo cuando tronaba, pero a mí las que me parecía que estaban siendo un poco exageradas con los zapatos cerrados y las medias eran las demás, claro. Ya que no queda otra, por lo menos hazlo con convicción. Este es el mejor recurso para ser feliz, por cierto.

Ayer, tras esta tortura que ha durado mes y medio, decidí que mi dedo ya no me dolía y por tanto dejé los zapatos planos y me lancé con unos tacones.

 

No sabéis lo que los había echado de menos.

Todos mis zapatos – que la leyenda que dice que son más de cien, leyenda creada y alentada por MyMan, por supuesto – pero yo os aseguro que no pasan de veinte. Bueno, igual llegamos a treinta pero más no.
Ese poderío que se siente encima de unos tacones…

Esta mañana sentía que me iba a comer el mundo.

Y a pesar de que mi jefe hoy no me ha subido el sueldo ni me ha dicho que soy lo mejor que ha visto en mucho tiempo, yo me siento así, un poco pletórica.

Con que poco es feliz una mujer.

Quizás por eso empezamos a usar tacones, para sentirnos pletóricas y felices.

Quizás por eso coleccionamos zapatos de tacón de alturas casi insoportables, porque los cinco días que nos los ponemos al año compensan la inversión.

Y por supuesto, quizás por eso aguantamos aunque a veces nos duelan los pies, porque nos compensa la sensación de embriagadora que genera en nosotras.

Sí, quizás sí nos volvamos un poco locas las mujeres cuando se refiere a zapatos…

Etiquetas: , ,

4 comentarios

  1. Maria Cortés Durán

    Hola soy María y soy adicta a los tacones. Siento lo de tu dedo, ponte una sindactilia con el tacón.

  2. Me ha gustado como has enfocado el tema. Sí, más allá de la estética debe de haber eso que tú explicas tan bien de la sensación de “poder”. Si yo, que simplemente me he puesto alguna vez un zapato con un poco de suela ya lo he notado, imagino que unos de 12 centímetros ha de ser la bomba.
    Un abrazo.

  3. ¡No sabes cómo te entiendo! Hace un tiempo me hice un esquince muy bestia, me enseyaron el pie y, un mes y medio después, cuando me lo quitaron, lo primero que hice fue ponerme los tacones. Pero no pude. Había perdido la masa muscular y no pude volver a subirme a un tacón hasta un mes más tarde. Me sentía la mujer más fea y vulknerable del mundo. Y tranquila. MyMan y MyMother también han difundido por ahí esa leyenda urbana sobre mí.

  4. Hola, me gustan tus post, tu blog en general me parece muy divertido., pero… es qu estamos en agosto!!!! y no escribes desde junio!!!!!!!!

Deja un comentario


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer