hola.com

 


29 febrero 12

Intentando estar en forma

 

Últimamente he estado probando varias maneras de hacer ejercicio y después de hacer analizar varias posibilidades, éstas son mis conclusiones:

-          Es posible morir por ahogamiento practicando el Aquagym quemacalorías.

-          Es posible morir descalabrada intentando mantener el equilibrio con la pelota en clase de Pilates

-          Aunque parezca de tebeo, es posible sufrir lo que los expertos llaman “caída de película en la cinta de correr por no saber mantener el paso”

-          Es posible abrirse, literalmente, la cabeza patinando.

 

Y estos los posibles remedios:

-          En Aquagym Quemacalorías aunque la profesora diga “Venga! Que queda poco! Tú puedes! Sin tocar el suelo!”, no la creas y apóyate en el suelo las veces que haga falta. Es peor morir ahogada que no hacer caso a la profe.

-          En Pilates, aunque la profesora se empeñe en usar la dichosa pelotita para todo, cuando notes que tu integridad está en peligro, deja la pelotita de lado y utiliza nuestro el precioso y estable suelo. Es peor morir por fracturación de cráneo que no hacer caso a la profe.

-          Las primeras veces que corras en la cinta, hay que hacer lo que dice nuestro amigo Perogrullo: Ponlo a una velocidad media la primera vez y pasa de las colinas y de las inclinaciones. Es peor caerse de la cinta a que todo el mundo se dé cuenta que es tu primera vez en la cinta.

-          Si hay algo que saque tu lado más infantil, intenta que tu parte adulta no desaparezca del todo.

 

Para recuperar parte de las calorías perdidas, un capricho de vez en cuando:

Share


19 diciembre 11

Miss B

¿Cuál era el mejor blog de moda en Español hasta hace tres días?

“Notas de Estilo by Miss B”, blog en el que bajo la cabecera de Elle, Miss B, después de estar varios años en Terra con “Glamourama”, nos daba los mejores consejos de moda, nos desvelaba los próximos hits antes de que muchas afamadas revistas ni siquiera se los oliesen y con mucho criterio conseguía encontrar un poco de sentido y lógica en el mundo de la moda, a veces tan frenético y errático.

 

Gracias a Miss B descubrí las KJacques, The Selby, Alexa Chung, St. James, Free P Star, los Kimonos renovados cuando nadie sabía todavía ni que existían y me enteré de las primeras que volvía el camel – mejor combinado con color, qué gran consejo aquél -, el largo midí, los zapatos planos de punta y los vestidos con mangas además de otras mil y una marcas o tendencias más.

 

 

Elle.es ha decidido ahora prescindir de este blog reduciendo el elenco que ofrece a Egobloggers o a blogs de los propios editores y colaboradores de la revista en papel, dejando de lado el único blog con buen tino, serio y a la vez divertido y entretenido de su web.

 

La blogosfera de la moda sin ella obviamente deja de tener tanta gracia y visitar elle.es ya no tiene ninguna.

Queremos que vuelva Miss B a una buena cabecera.

 

¡Uníos a la plataforma Miss B!

Share


14 diciembre 11

Si te pones algo al revés, alguien te regalará algo

Hoy he sido capaz de ponerme un vestido y sin drogas ni alcohol de por medio, a pesar de que algo raro veía en el espejo que no lograba focalizar, me he ido a trabajar con él al revés.

 

A pesar de lograr tan maravillosa hazaña – en la que por cierto no he reparado hasta mediodía, ya con la cabeza más despierta – nadie me ha regalado nada.

 

Me extraña mucho esto.
Así que igual mañana me tengo que regalar algo.

 

Se me agolpan las ideas en la cabeza.

 

Una fácil y barata, estas bailarinas tan monas de Asos:

 

Ya que peco, que después de lo de Londres me he puesto a un régimen de compras híperestricto, que sea poquito.

 

Todo sea porque se cumplan los dichos.

Share


13 diciembre 11

Decálogo del buen blogger para el nuevo año

 

 

 

 

Os presento los diez mandamientos que cualquier blogger debería seguir para colaborar en una convivencia pacífica y armoniosa y para evitar que ningún par de ojos tenga que sufrir:

 

 

 

1. Escribirás siempre en Word y luego harás Copia&Pega para evitar faltas de ortografía

 

2. Evitarás publicar tres fotos iguales seguidas

 

3. No te importará que otros no piensen como tú

 

4. No desvelarás tus más íntimos secretos en tu blog y si lo haces, lo harás con todas los consecuencias

 

5. Nunca aceptarás fotografiar ningún producto para ninguna marca – Aunque llame a tu puerta Chanel o Guerlain. La publicidad encubierta apesta tanto como el product placement. Si quieren salir en tu blog que se anuncien y paguen por un banner en tu blog -.

 

6. Cuando hables de alguna marca en tu blog será siempre de manera totalmente sincera y gratuita, sin mediar regalos o pagos

 

7. No rellenarás el blog con posts-basura sacados de las noticias de marcas – De nuevo, que pongan un banner en tu blog y se anuncien -

 

8. Evitarás las poses cursis como si fueran el demonio

 

9. No harás sorteos. Nunca. – Bueno, podemos hacer una excepción para regalos de más de 100 Euros y que molen mucho pero siempre y cuando no sea condición indispensable para participar o hacerse seguidor de tu blog o de la marca -

 

10. Publicarás 3 veces a la semana por lo menos.

 

(yo cumplo 8 de 10!!)

Share


02 diciembre 11

Ese Sentimiento Navideño

Por primera vez en mi vida tengo un plan de regalos y unas fechas límites que me he autoimpuesto. Paso de que me pille el toro. Incluso ya le he encargado galletas para Navidad a una amiga que ha montado un negocio genial de cookies decoradas tan apetecibles que decidirse cuesta mucho.

 

No sólo no me ha parecido que El Corte Inglés se haya adelantado trillones de siglos sino que yo misma puse el árbol de Navidad el fin de semana pasado.

 

No sé qué extrañas fuerzas se habrán alineado con Neptuno para conseguir sembrar en mí este espíritu Navideño.

 

¿Será que este año me empeñé tanto en que mis regalos fueran perfectos que me ha alterado las coordenadas espacio temporales el haber gestionado ya los que me vienen por parte de padre, madre y myman y que ya que los tenía no me quedó más remedio que usarlos?

¿O será que la edad le vuelve nostálgica a una?

 

Tengo hasta una caja de Kleenex con lucecitas que se deberían encender cuando sacas un kleenex pero como es un pelín masoca sólo reacciona cuando le das una torta. Y yo para acompañar este espíritu Navideño que me ha entrado de vez en cuando le doy un golpe para que me ilumine.

 

Share


28 noviembre 11

London

London te engulle.

Pero sobre todo London engulle dinero.

Pero como dice mi amiga Mónica, mejor. Así cuando vuelves, comes día sí, día no durante una temporada y después te queda mejor todo lo que te has comprado.

Lo mejor Uniqlo, el imperio textil lowcost japonés, - ¿para cuándo Uniqlo en España? -, Brick lane y su mercado con millones de personas y miles de cosas que mirar y que querer comprar y el mercado de Spitalfields. No me llegan a sacar de Brick lane obligada y pierdo la compostura. 

En un pub enfrente del mercado de Spitalfields estaba el hombre vivo más guapo. O era Jack Guinness o era su hermano también guapérrimo. Parece ser que además de actor es amigo de Pixie Geldof y de Alexa Chung. Jack, si no lo has hecho ya, quítale las penas a Alexa. Se lo merece por ser tan mona.

 

Por cierto, estrené la página web Airbnb para encontrar alojamiento, de la que ya os había hablado, y todo salió perfecto. Dormimos en un apartamento molón, muy céntrico y muy limpito. No quiero parar de viajar sólo por buscar de nuevo un sitio chulo para dormir.

Share


23 noviembre 11

Adolescentes y Veinteañeras

Os tengo que contar una cosa. Estoy absolutamente obsesionada con las trainer boots. No las deseo, las neesito.

 

 

Pero yo no tengo edad para necesitar eso.

 

Así que me aguanto y no me las compro.

 

Comprároslas vosotras que podéis, menores de treinta, y demostrar al mundo que las trainer boots molan y que tienen mil posibilidades.

Share


05 octubre 11

Mi reino por unos zapatos

Necesito zapatos.

Necesito zapatos planos y necesito zapatos de tacón.

Estos de Giuseppe Zanotti de Net a Porter son molones pero muy caretes.

Aquí la versión de Topshop que son casi-igual de molones y tienen pinta de ser lo más cómodo del mundo. Lo que son las modas. Hace diez años hubiera jurado por mi madre que jamás llevaría este calzado.

Estas sandalias piden a gritos medias grises y vestido mini negro. Son de Chloe y las tiene Net a Porter.

Pero bien me valen estos zapatos abotinados de Topshop que con los primeros pitillos que encuentre en el armario y cualquier camiseta básica me sirven de día, de noche y de medianoche.

Necesito unas bailarinas negras ideales y unos zapatos negros de tacón de esos que los demás zapatos se paran a mirar.

¿Son o no son la pera estas bailarinas de Chloe – por supuesto Net a Porter -? Megacool quasi en estado gaseoso de por las nubes que te llevan.

Estas también molan mucho, son de Asos, están genial de precio y se llaman LULA!! Lula, para ti y en tu honor de parte de Asos, las bailarinas que buscabas de punta.

Es imposible ponerte estos zapatos para salir de casa y que no sea la mejor noche o el mejor día en mucho tiempo. De Giuseppe Zanotti en Net a Porter.

Y con estos de Topshop seguro que el mundo no podrá dejar de mirarme los pies. Los chicos guarros me mirarían los pies en vez de los pechos, fijo.

Necesito unos zapatos verdes, verde botella. Son esenciales. Más o menos como el aire que respiro pero un poquito menos.

Estos son de piel imitación cocodrilo, de River Island en Asos.

Y necesito unos zapatos fuxia, de tacón, eso sí que sí. Para salir por ahí, para ir a trabajar. Prometo ponérmelos para pasear al perro si hay que amortizarlos.

Estos de Emilio Pucci – Net a Porter – son guays.

 

Pero estos de Topshop son lo remás! Me entran taquicardias sólo de verlos. Creo que me los pondría día sí, día sí.

Mis demás zapatos se sienten solos en el armario.

Mis zapatos negros perfectos de Zara que hicieron CHAS en los últimos días de rebajas cuando nunca antes los había visto por ahí y que son sorprendentemente cómodos me cuentan que como siga abusando de ellos a falta de otras elecciones mejores me van a dejar en la es-tac-(on)-ada.

Necesito zapatos que acompañen mi estado de ánimo y que tengan ganas de salir a bailar y a pasear, por ese orden.

Necesito unos zapatos rojos de tacón de ante suave y bonito que vayan a juego con mi pintalabios preferido y que me recuerden constantemente la necesidad de que labios y zapatos vayan a tono.

Estos de Aldo en Asos son quasiperfectos. Son los primos hermanos pobres de los Tribute de Yves Saint Laurent. Para ponerme con una camisa azul Oxford de pija y unas bermuditas muy cortitas. Resultado: Perfección Insuperable.

Necesito que cada mañana me cueste elegir qué zapatos ponerme.

¿Y vosotros? ¿Qué necesitáis?

Share


27 septiembre 11

Mi moto y yo

Hay veces que una no tiene escapatoria. Tras meses de persecución por parte de Myman armado con mil razones que hacían de la moto el transporte más cómodo para ir por Madrid a trabajar, me dejé llevar, en plan “go with the flow” y decidí lanzarme con la moto. La primera clase fue graciosa.

“Mira aquí se cambian las marchas, para el fondo la primera y hacia ti las demás. El embrague aquí.”

A mí sólo me salían “Aha”s por respuesta.

“Y aquí el freno, en el pie tienes el otro”

“¿Qué tengo un freno en la mano y otro en el pie?”

“Sí”

“¿Y por qué? ¿No sería más sencillo tenerlos en el mismo sitio? ¿O por lo menos más cerquita?”

“mmmm, no”

“Esto es muy complicado”

“Aquí los intermitentes. Y para arrancar aquí. Vale, ahora te toca”

Me subí en la moto y mientras volvía a escuchar en un segundo plano auditivo todas las explicaciones de nuevo, intenté hacerme a la idea y arrancar pero… la presión pudo conmigo. Demasiadas cosas. ¿Qué es eso de tener un freno arriba y otro abajo? ¿Y qué podía pasar si se me olvidaba la existencia de uno? Leyendas urbanas sobre ruedas que patinan resonaban en mi memoria. ¿Y el embrague? ¿Cómo que el embrague es como el freno de arriba pero en el otro lado? No me pareció nada coherente la actitud de los diseñadores de Vespas. Y demasiadas cosas que pensar a la vez, dos frenos, un embrague, marchas para un lado y para el otro… Puff, no pude intentarlo. Fui gallina y me bajé de la moto. Había vivido toda mi vida sin moto, tampoco era para tanto.

Pero MyMan es persuasivo. Y como sabía que insistir sin más no iba a solucionar nada, se le ocurrió apuntarme a clases de moto.

Sí, clases de moto.

Me persiguió telefónicamente hasta que le envié escaneado mi dni y mi carnet de conducir.

Y llegó el día de la clase.

Un calorazo horrible, unos pirados tocando el bongo debajo de un puente de la M30 y un aparcamiento gigante con camiones y autobuses aparcados por ahí.

Me tuve que poner una cazadora que no tenía pinta de estar muy limpia. Decidí no hacerle ningún comentario sobre este punto al profesor, no quería empezar con mal pie.

Y ahí en el secarral ese me dio una moto que en los días de mi vida me habría subido por voluntad propia – ya se sabe que cuando uno se apunta a una clase “oficial” de pago te quedas sin voluntad y no te queda otra que hacerle caso al profe – y cuando me dijo “arranca” no me quedó otra que arrancar.

Creo que en 45 minutos no superé los 10 km/hora, no exagero.

Qué cague.

Esas curvas. El profe me decía “ésta a la izquierda” y yo no me atrevía.

Y me gritaba “¡aceleraaaaaaa que así no puedes ir por Madrid!”.

Y yo acogotada.

Menos mal que acabó, qué minutos más eternos.

Y como MyMan no se iba a quedar tranquilo hasta que yo fuera y volviera de mi curro por lo menos una vez en mi vida, me llevó por ahí con la Vespa a una calle abandonada y ya, perdido el respeto inicial, me lancé y conseguí circular incluso por una rotonda casi desierta así sin más. Y frené con los dos frenos y todo, en plan listilla.

Y ya me crecí y le dije “¿Te llevo a casa?”

“Sí” me dijo.

En ese momento me di cuenta de una gran verdad, un hombre tiene la cabeza siempre en su sitio excepto en dos temas. Uno son las mujeres. Y el otro son, obviamente, las motos.

En la foto, el último regalo que me ha hecho MyMan.

Share


12 septiembre 11

Mi superamiga

http://youtu.be/LFWxPnLSjDA>

En estos momentos me encuentro medio en duelo. Una de mis amigas del alma, Elena, se las ha pirado a Londres. Se ha ido buscando no ya un futuro mejor, sino un presente mejor. Un presente que ofrezca algo más que paro, vivienda todavía prohibitiva y precios excesivos incluso en los tomates y lechugas.

Y yo, que la he animado sin descanso, ahora estoy descompuesta.

Me falta un pedacito de mí. Un trocito de mi corazón se encuentra a oscuras, vacío, y no sé cómo rellenar ese hueco que parece pequeño pero se me hace tan grande que le falta hasta aire. Sí, tengo más súperamigas también geniales pero ¿qué hago yo con esas conversaciones que siempre tenía con ella sobre la vida y nuestra transcendencia, sobre la importancia de la honestidad?, ¿transplantarlas directamente a otra persona así sin más, como si aquí no pasara nada, sin previo aviso y sin anestesia, esperando comprensión total?

Me niego. No me gustan las altas traiciones.

Mientras supero el duelo intento consolarme con Skype, que sí, que mola mazo, que es gratis y es la bomba pero que no es lo mismo. No sé si es sólo problema mío o qué pero a mí ese invento no me invita a ir más allá de lo básico. “¿Qué tal estás?”, “Qué tal la comida?”, “¿Qué tal el pub?”.  ¿Hay algún método de superación de barrera virtual skypeística? ¿Esta imposibilidad de interiorizar Skype y hacerlo mío se curará con el tiempo o estoy condenada a este agujerito negro dentro de mí hasta nuestra próxima re-unión?

Además, no ayuda nada de nada a la naturalidad el ver tu vídeo horroroso en la esquinita de abajo a la derecha. Dios, si he empezado a pintarme los morros y peinarme un poquito antes de llamarla para no deprimirme. ¿Cómo hacen los novios y parejas que están condenados a las relaciones a distancia? ¿Se maquillarán también antes de los vis-a-vis? ¿Ellos también se retocarán para que no se les vean las ojeras?

MyMan no entiende nada y cuando, intentando mitigar el dolor, le cuento pensamientos inconexos del tipo que Elena habría conectado, me mira como si yo fuera una marciana y flipa. Y entonces tengo que explicarle por qué le digo esto, por qué lo otro, por qué lo de más allá y sobre todo, por qué es tan importante hablar sobre decisiones que a él le resbalan, y aún más, que le parecen insignificantes.  Empiezo a darme cuenta de que él la va a echar más de menos que yo….

Share


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer