hola.com

 

Entradas etiquetadas: Tamara Falcó


11
abril 08

¿Pero a ti esa chica te ha pedido que la defendieras?

Pues sí, gentes y gentas de esta España camisa blanca de mi esperanza y rincones varios del mundo que me leéis, pues sí, eso mismo me decía A, mi A vuestra ya A el otro día justo cuando se enteraba de lo que tenía pensado escribir yo hoy…  bueno, justo eso no, porque para ser exactos, correctos y fieles a la realidad lo que ella me preguntó fue más un “¿pero a ti esa chica te pidió que la defendieras?“, pero qué queréis que os diga, aquí que el que aquí escribe -oséase moi-
pues como que es así de castellano y hasta vallisoletano a la hora del empleo y utilización de los tiempos verbales y como que  yo soy mucho más de un pretérito perfecto compuesto que de uno simple para eso de describir una acción o un estado de cosas anteriores al momento en que hablo pero, aún así, vinculado con el presente; en cambio, A pues como que es muchísmo más pretérita y perfecta que yo y como que ella no se anda con tonterías y si algo está pasado lo está y punto y por mucho que los de Hormigas Blancas no se cansen de decir eso de el pasado siempre vuelve pues como que muchísimo antes ya dijo Amaral aquello otro de “y qué le voy hacer si el pasado nunca vuelve”… y, oyes, que yo la entiendo, que entre Jorge Javier y Amaral pues como que Amaral, sin lugar a dudas.

Y
lo cierto es que no, que por mucho que yo de la chica esa o de esa chica venga siendo así como que fan pues como que también así que muchos años pues el caso es que no, que a mí la chica esa o esa chica -tanto monta monta tanto que ya decía Isabel o quizás fue Fernando- ni me conoce,  ni me ha pedido que la defendiera o defendiese de nada pero ya veis, supongo que por mucho que el que aquí escribe se pase día sí y día también intentando establecer la diferencia existente entre un abogado (lawyer que dicen los sajones) y un asesor jurídico (legal advisor o legal adviser que dicen esos mismos sajones) y repitiendo y repitiéndose que “no, no soy abogado, yo soy asesor jurídico”, vamos, un “no, I am not a lawyer, I am a legal advisor” -esto ya en traducción simultánea- pues como que supongo que al final siempre acaba saliendo el abogado de causas perdidas, pobres o del diablo que llevo dentro y aquí estoy yo hoy, dispuesto a hacer una defensa a ultranza de esa chica o de la chica esa.

Que claro, a estas alturas del post pues como que ya os veo yo como a la Madonna más políglota del True Blue aquél, preguntándoos y hasta cantándole al viento aquello de pero quién es esa chicawho’s that girl?… y es el caso es que hace casi una semana recibía yo un sms en plan: “jopetas, trabajas con Tamara Falcó en jelou. O sea… que eso es hipermega no sé, como un… no sé, tú sabes, es tan superexciting…” y claro, entre que uno es así como que superfan de ella desde hace ya muchos años, que ella además de ídolo es compañera y que yo soy así como que muy del escondite y de un por mí y por todos mis compañeros
pues como que al leer el mensajito no pude más que medio comenzar a encenderme aunque claro, como ya era tarde y con eso de que el sueño es sagrado y que si no se duermen mínimo ocho horas al día dicen los expertos y los famosos y famosas de buena voluntad que engordas, envejeces tela y tu cerebro se vuelve así como que medio lento pues como que no me salía a mí muy a cuenta   eso de encenderme por completo y arriesgarme a un envejecimiento prematuro, una tendencia al engorde y lentitud cerebral; así que al final me dije un ¡ea! y decidí que era muchísimo mejor medio apagarme y descansar al más puro estilo Scarlett, pensando que al fin y al cabo, mañana será otro día (o, after all… tomorrow is another day, que dirían los sajones).

Pero que va, que va, qué otro día ni que niño muerto, que la gente y genta
es así como que muy insistente y muy cansina,  muy de meter el dedo en el ojo, en la llaga y  hasta de hacer sangre si puede y allí que a la mañana siguiente el que aquí escribe -oséase moi- no sólo podía leer varios y variados comment-arios a pie de página de la noticia de la incorporación de Tamara Falcó como cronista de ¡HOLA!, sino que además recibía a modo de recordatorio un espero que no te molestara el sms de ayer que claro, como uno es así (y la verdad es que en estos momentos pues como que no sabría definir lo que significa exactamente eso de así) pues como que contesta con un “por qué me iba a molestar el sms??? yo soy fan de Tamara Falcó, pero eso no significa que todo el mundo haya de serlo. La pena es no ser colaborador de ella en esos desfiles…” (vamos, una especie de revisión del dientes, dientes, que es lo que les jode de la Pantoja sólo que muchísimo más polite) pero como el ser así y el contestar así no parece ser suficiente pues ahí que con un “pues yo no puedo con tanta tontería… eso de que en esta vida se lo hayan dado todo hecho, no tenga ni dos neuronas y cobre un pastón me parece el colmo.. que no, que no.. que no hay que ser fan de esa gente que sólo luce apellido. ¿qué sabe esa chica de moda? nada de  nada… que no que no y que no…” mi emisor de mensajillos diversos, varios y variados volvía una vez más sobre el tema, a meter el dedo en el ojo, en la llaga y un poco a revolver a ver si es que brotaba o no brotaba la sangre y claro, como dice abuela, “tanto va el cántaro a la fuente que al final termina rompiendo”, y aquí que el que aquí escribe -oséase moi- pues sí, que medio ángel es y algo de santo también tiene pero como que a Santo Job pues de momento no llega, y como no llega pues como que es donde cual cántaro se rompe y donde termina de encenderse de todo.

Y como tú ya estás encendido pues es cuando ya decides decirte un ¡ea! y dejarte de tanto comprender a los demás y, aunque polite -porque polite
yo lo soy siempre- pues como que vas al verdadero meollo del asunto, a llamar a las cosas por su nombre, a poner los puntos sobre las ies o hacerte, como dice abuela, un las cosas claras y el chocolate espeso y ahí que comienzas diciendo y reconociendo que quizás es que tú eres igual de tonto o padeces de la misma tontería pero como que tú a Tamara Falcó pues como que tonta no la ves; que sí puedes ver que quizás hay una pose o una fachada pero que tras la fachada hay otra cosa que no es tontería precisamente. Y es que la gente y genta es así, en general, así de reaccionaria, así de no saber ir nunca más allá, de quedarse siempre con lo fácil, con el cliché, con la crítica, el tópico y las frases hechas que, de tanto repetidas al estilo Goebbels, terminan convirtiéndose en verdad universal o gran verdad del universo mientras esa misma gente y genta olvida, y no ve, que jugar a la tontería puede ser una gran estrategia, la más inteligente a veces, y sobre todo el mejor de los despistes… Y es que, qué queréis que os diga, en esta vida no hay que ser tonto sino saber parecerlo y, mientras tanto, darle al público lo que quiere.

Y
¿que se lo han dado todo hecho?… pues, puede ser pero yo, desde luego, no lo sé, no estaba allí para juzgarlo pero aunque así fuera o fuese, ¿qué es lo que esperamos de ella?, ¿qué debería hacer entonces?, ¿fustigarse hasta desollarse viva para así tratar de eliminar el agravio con el pueblo llano, populacho o esas mismas gentes y gentas de mirada crítica y tópico en la boca?… no, mejor aún, definitivamente debería exponerse en la plaza mayor de cualquier pueblo de esta España mía, esta España nuestra para que le escupan y apedreen. Que es que no sé, ya digo que igual es que el que aquí escribe -oséase moi- es igual de tonto o padece de esa misma tontería pero como que yo no creo en esas conciencias de clase, ni en esos resentimientos contra el dinero porquesí o contra cierta posición social porquetambién. Porque al final, lo que no se ve es que ese mismo razonamiento de mirada crítica y tópico en la boca se puede hacer a la contra, y como puede hacerse pues como que entonces también es igual de válido y debería asumirse con una sonrisa en la boca que esa misma gente a la que se le critica por dinero, apellido, fama o simple tontería también pueda criticarnos o criticar a quien no tiene ni ese dinero, ni esa fama, ni esa misma tontería… pero claro, eso al pueblo llano ya no le gusta tanto.

Y es que querido lector y querida lectora, por si acaso a estas alturas todavía hay una pregunta en el aire, por si hay alguna duda sobre mí
pues como que sí, que sí, lo reconozco, lo confieso y hasta lo firmo dónde y cuándo sea: yo soy tonto y tengo tontería (sí, sí, de verdad, que ya me lo decía maman muchas veces: “hijo mío, qué tonto eres”… aunque bueno, no, ahora que hago memoria el del “hijo mío…” era papan, maman era mucho más de un “déjalo, es un snob” que en su boca quedaba reducido a un “esnó” -que tampoco sé por qué decía eso porque yo sinceramente como que me veo muchísimo más bobo que snob pero vamos, ella siempre fue por su lado-). Yo soy tonto y tengo tontería -estaba diciendo yo- pero aún desde mi tontuna y tonta tontería como que sí pienso que al reaccionar así, con crítica injustificada o justificada en tópicos y frases heredadas, lo único que se esconde es complejo y las ganas que tendría todo el mundo de ser lo que ella es. Y es que mientras unos prefieren cantar por Conchita y pensar, decir y decirse un: “espero que sea… espero que sea… tonta , muy tonta y que le cueste hablar un ratito seguido, sin parar…” pues como que el que aquí escribe -oséase moi- es mucho más de seguir siendo, también, el tonto de tonta tontería.

Plus, Plis, Plas… ¡el lunes más!


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer