El cuerpo grita lo que la mente calla

El cuerpo grita lo que la mente calla, este título es la definición perfecta de la palabra “somatización“. Y a este tema le quiero dedicar este post.

Según la RAE (Real Academia Española), somatizar es “Transformar problemas psíquicos en síntomas orgánicos de manera involuntaria“. Y esto lo que significa es tener dolores físicos por problemas emocionales.

Cuando hablamos de problemas emocionales me refiero a padecer estrés, ansiedad, depresión, a tener emociones que no nos son favorables como la ira, el rencor, la envida, los celos, a convivir con cuestiones que nos afectan como problemas familiares, laborales… Como os podéis dar cuenta hay un gran abanico.

Las personas que somatizan, que os puedo asegurar que hay un montón, lo que hacen es trasladar, de manera inconsciente, esos problemas a dolores físicos que padece el cuerpo como dolores gastrointestinales, mareos, cefaleas, contracturas, agotamiento constante, etc. Que dependerán de cuál sea nuestro punto débil. Y que nos impiden llevar una vida totalmente normal.

imagen-post-hola-somatizaci

Estos problemas, a veces, se complican cuando se va al médico y éste no encuentra nada objetivo, lo que produce mayor malestar en el paciente y frustración al continuar con su dolor y sin solución porque, por supuesto, los síntomas, la angustia, son reales.

Conozco personas cercanas a mí que tienen dolores abdominales de manera constante o cefaleas de forma continuada. No tienen ninguna enfermedad diagnosticada más que los dolores de cabeza en sí mismos o el colón irritable que no deja de ser ese cajón emocional desastre en el que cabe de todo. También clientes de coaching con estos malestares tan genéricos que cuando vas más allá del dolor y llegas a la raíz, descubres el porqué. Consigues ponerle nombre al motivo del dolor y ya se puede trabajar sobre él. Más allá que con los depresivos, antiinflamatorios o analgésicos que, sin duda, ayudan y muchas veces son necesarios pero no solucionan el problema, lo enmascaran.

¿Qué significa todo esto? Que el cuerpo y la mente, como siempre digo, están estrechamente relacionados. Y que cuando no somos capaces de expresar nuestras emociones, el cuerpo las grita de la manera que puede, atacando a nuestro punto débil.

Si consigues echar la vista atrás y poner distancia, tal vez, consigas ver cuál es el motivo de ese malestar y, de esa manera, le puedas poner nombre ya que es muy importante.

Si reconoces que hay determinadas situaciones que te provocan estrés, nerviosismo y que no te encuentras cómodo, siempre que las puedas evitar, evítalas. Puede ser una solución fácil de decir y difícil de llevar a cabo pero seguro que alguna puedes evitar.

Si puedes observar que te invaden emociones y sentimientos que te hacen estar, de manera continuada, triste, enfadad@, con rabia, con rencor, insegur@, desconfiad@… Es el momento en el que debes analizarlo, llegar a una conclusión y ponerte manos a la obra tu sol@ o con ayuda. Trata de cambiar hábitos que te ayuden a estar mejor, a desahogarte, a llorar si lo necesitas, a hablar, a trabajar en ti mism@, a perdonar, a aceptar, a ser agradecido con lo bueno que te ha traído la vida.

post-som

La actitud es algo fundamental también. Cuando algo nos preocupa, cuando estamos mal es importante mantener el ánimo, tener ilusiones, sacar fuerzas aunque a veces nos cueste, en definitiva tener una actitud positiva. Es cierto que, a veces, pensamos que todo nos sale mal y hasta tenemos en la cabeza qué será lo siguiente, y sin duda, si nos mantenemos en ese pensamiento habrá algo que saldrá mal, seguro, y que nos reafirmará la mala suerte que tenemos y nos hundirá más, si cabe. Nos merecemos ser felices y para lograrlo tiene vital importancia nuestra actitud en la vida.

Quiero destacar, para que no se malinterprete, que todo lo que he expuesto no tiene nada que ver con una enfermedad muy seria que padecen muchas personas que es la fibromialgia que por supuesto tiene sí tratamiento y que las personas que la padecen sufren mucho dolor.

Si consideras que eres una persona que somatiza lo primero es empezar a darte cuenta y lo segundo es que si ves que no puedes salir adelante sol@, pidas ayuda profesional cuanto antes.

Como siempre digo y no me canso de repetir, “mereces ser feliz”.

Gracias por estar ahí.

  • Boa Tarde!
    Estava mesmo precisando ler um artigo como o que escreveu, pois encontro-me numa situação de tristeza por ter uma situação menos agradável na minha família. Vou tentar aplicar alguns dos seus abençoados conselhos. Leio sempre os seus postes.
    Cumprimentos.
    Rosa de Portugal

  • Hola Isabel!
    Me encanta leer tu blog. Estoy deseando leer cada nueva entrada. Siempre aprendo mucho.
    Tengo fibromialgia desde hace 10 años y aunque intento llevar una vida normal, me cuesta bastante.
    Acabo de leer que si es posible seguir tratamiento efectivo. Yo ya he probado muchos (Acupuntura, flores de Bach, osteopatia, reflexologia, reiki, complementos vitaminicos, distintos tipos de alimentacion, …) pero todavia no he conseguido una mejora. Creo que tambien puede influirme el hecho de que sea una persona con una sensibilidad muy alta (P.A.S.) Por favor, podrias escribir algun articulo relacionado con este tema.

    Muchas gracias por tu cercania. Un abrazo desde el corazon

  • Hola Isabel,
    Gracias por tu post.
    “Por desgracia”, y después de mucho tiempo, he podido comprobar que soy una de estas personas que somatiza… soy consciente de ello y es algo que en cierto modo me asusta porque es algo que “no puedo” controlar. Qué ayuda crees que es la más adecuada? Psicológica, buscar una vía de escape para que llegado el momento las emociones no se trasladen a algo físico?
    Muchas gracias por tu opinión
    Un beso

    • La ayuda psicológica o el coaching seguro que te pueden venir bien. Un consejo, no trates de “controlar” y sí de “gestionar”. El uso del lenguaje es un punto de partida muy importante.
      Muchas gracias Natalia por tu comentario.

  • Hola Isabel,

    Tras leer el post, no puedo dejar de darte mil gracias por diferenciar la somatización de la Fibromialgia.

    Sé que cuando pasamos por épocas de estrés, el sistema inmunológico se debilita, y podemos coger cualquier cosa que pase por nuestro lado, desde una alopecia areata, hasta… cualquier cosa. En su momento, lo que tuve fue una alopecia areata, leí tanto sobre anti-estrés, que acabé estresándome. Pero lo que me daba el médico, pastillas para relajarme, no hacían que mi pelo volviera a salir, probé varias cosas, mientras hacía yoga por dolor de espalda…, y lo que me curó fue un tratamiento agresivo. Con lo cual aprendí que en estos casos, hay que atacar por dos frentes:
    – aprender a relajarse, vivir relajados, sabiendo gestionar las emociones para que no nos dañen.
    – buscar una cura a la enfermedad que ya tenemos

    Pero que las personas que tenemos que “vivir” cada segundo, los 365 días del año, con Fibromialgia, que nos encontremos en pleno siglo XXI, con médicos que nos dicen que todo lo tenemos en nuestra cabeza, que inventamos (no es mi caso, pero sí el de muchos) es tremendo. Un litro de mi sangre les ofrecía… una semanita con esto. Creo que somos el único colectivo de enfermos que tenemos que ir buscando soluciones nosotros, porque sí, nos queremos curar, aunque haya gente que lo dude.

    Perdón por enrollarme tanto, sólo quería decirte que MUCHÍSIMAS GRACIAS!! Besos,

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer