El silencio por bandera

El post de hoy se lo dedico a todas esas mujeres y esos hombres que llevan el silencio por bandera.

Cada vez me encuentro a más personas, quizá sea por esta profesión del coaching, que practican el silencio en su día a día. Estoy segura de que cuando os lo explique seguro que se os viene alguien a la cabeza, o quizá, seáis vosotros mism@s.

¿Cuánta gente calla por no molestar?

¿Cuántas mujeres no dicen todo lo que les ocurre para no preocupar?

¿Cuántos padres hay que no les cuentan a sus hijos su situación real para mantenerles felices?

¿Cuántas opiniones dejamos en nuestro interior por el qué pensarán?

¿Cuántas veces hemos dicho “para  qué lo voy a decir si no me va a servir de nada, para eso mejor me callo”?

Quizá seas de los que piensa que para qué vas a contar algo que no tiene importancia y sin embargo para ti tiene toda la del mundo.

imagen-post-hola-silencio

O quizá seas de esas mujeres a las que preguntan que “¿qué te pasa?” porque se te nota en la cara, porque se nota en esos silencios, porque se aprecia en tu salud, en tu forma de ser y estar, y tu respuesta es “nada”. Ya se ha convertido hasta en un tópico y hasta en un chiste manido: “el nada” de la respuesta de las mujeres. Pero es así. Callamos mucho más de lo que expresamos. Y es cierto que, a veces, una mirada, un silencio, vale más que mil palabras pero no siempre es así. No podemos llevar el silencio por bandera. Primero por nosotros mismos porque es nuestro silencio, pero nos ocupa un lugar muy importante en nuestro interior, tanto que en algunos casos extremos determina nuestra vida. Y también, por los demás, para que sepan entendernos, para que nos conozcan, para que compartan con nosotros. Porque hay mucha gente que nos quiere, que te quiere, que necesita y quiere saber. E incluso que nos puede, que te puede ayudar.

Los silencios son importantes, claro que sí. Yo soy gran defensora de los silencios. De miradas que lo dicen todo, de gestos que valen más que mil palabras pero reconozco que no lo son todo y que, muchas veces, es muy necesario hablar, expresar, contar, desahogar, describir, soltar. Por nosotros y por ellos. Se evitan muchos malos entendidos, se aclaran muchas situaciones incómodas, se ayuda a comprender, se comparte la vida.

imagen-post-silencio-2-hola

Si te cuesta hablar, te recomiendo que empieces escribiendo para ti y que lo guardes. Ya estás empezando a soltar, a hablar de alguna determinada manera, ya te estás desahogando. Si te apetece, puedes leerlo cuando pase un tiempo a ver cómo te sientes leyéndolo. Es como un diario personal, cargado de sentimientos, de emociones, de sucesos, en definitiva se convierte en un diario de vida. Y si puedes dar un paso más allá, comparte con palabras todo eso con aquellas personas a las que quieres y que seguro que forman parte de ese diario. Porque ellos no tienen porqué saber, no tienen que intuir, que dar por hecho, porque ahí aparecen los malos entendidos o terminamos en situaciones que nunca hubiésemos deseados y que si lo hubiésemos verbalizado, quizá, nunca hubiesen ocurrido.

Es por eso, que una vez más, la comunicación es fundamental. ¡Es un pilar tan importante en nuestra vida! Y en la mayoría de las ocasiones no somos conscientes de todo el valor que tiene.

Os animo a hablar, a escribir, a compartir, a soltar, a desahogaros. Siempre hay gente dispuesta a escuchar.

  • Hola Isabel! Bufff me veo reflejada en mucho de lo que escribes en este post, sí yo soy así…no hablo por no molestar, no digo lo que pienso muchas veces a personas que quiero por no herir, siento vertigo en según que conversaciones, y supongo que como dices tu sigo el lema del “silencio por bandera”.
    Aunque si es verdad que la edad, 36 ya… y las experiencias buenas y malas me han dado parte de la llave, para sentirme más segura cuando decido no callar, y expresar lo que siento o pienso en el momento… aiiix reflexiones de lunes!

    Me gustan mucho tus post, saludos!

    Vanessa

  • Es la primera vez que leo tu blog y lo he hecho sobretodo porque su título me ha llamado la atención. Curiosamente esta mañana he leido un artículo en otra publicación y me ha hecho sentir tan mal que no he podido reprimirme y he decidido opinar al respecto. Al pasar las horas he decidido volver a mirar los comentarios y la verdad es que me he acobardado tanto ver lo que la gente es capaz de decir escudándose detrás de un seudónimo que había decidido no volver a emitir más una opinión. Y mira por donde ahora me veo escribiendo otra. El desahogarse, hablar, contar y todo lo demás es necesario pero también es necesario respetar a los demás y empatizar más no hacer daño gratuitamente.
    Me ha gustado mucho el post. Gracias

  • Y si tienes hipoacusia degenerativa porque con 18 años un médico te dio un ototóxico y te estás quedando completamente sorda con 44 ¿como te comunicas.?

    Mi vida es silencio

  • Hola Isabel!!!!!
    Me ha encantado tu post de hoy.
    Me siento muy identificada ya que yo he sido asi mucho tiempo.
    Tengo 47 años, hace tres años entre en una depresion encubierta,solo la gente muy cercana a mi se dio cuenta de lo que me estaba pasando,y sabes una cosa de la peor experiencia de mi vida ha salido algo precioso.
    Tome decisiones,deje el trabajo y emprendi.
    He creado una empresa de organizacion de eventos especializada en wedding planner,podeis visitar mi web http://www.eventosplanb.com y ahora estoy superfeliz con mi vida,me encanta mi trabajo…tengo un marido al que adoro,un hijo maravilloso…y una familia estupenda.
    Y sabes una cosa me he esforzado mucho en eso que tu comentas en no callar tanto y expresar desde el respeto lo que se piensa.
    Para ser FELIZ hay que tomar decisiones….y una muy importante es comunicar lo que uno piensa,
    Gracias por tus consejos.
    Y como dice mi slogan… Celebra bonito!!!!!
    Besos.
    Maria.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer