Categoría Punto romántico

Mi gran boda canaria (parte II)

El otro día, en la primera parte de este post, me quedé al término del “ritual del amor”, pero quiero retroceder un poco en el tiempo para enseñaros más en profundidad la decoración de las mesas de la cena , así como la zona de la piscina a la llegada de los invitados.. Para nosotros, como ya os he comentado anteriormente, era muy importante que la gente estuviera cómoda, a gusto y

Continúa leyendo

Mi gran boda canaria (parte I)

Os prometí que os contaría, a su debido tiempo, más detalles de la boda, y eso voy a hacer. Y por fascículos. Hoy, una semana después y habiendo podido asimilar bien lo que un día así significó, puedo tener una visión más global de todo y así compartirlo con vosotros. Lo primero que tengo que decir es que salió todo de lujo. Salió perfecto, excelso, prodigioso, superior y todos los sinónimos de

Continúa leyendo

A veces lo pienso… y no te lo digo

Quería compartir con vosotros, aún con el recuerdo y el calor de la boda presente, las líneas que le dediqué a Miri durante la ceremonia y en presencia de nuestros amigos y nuestra familia más cercana. “Miri, me resulta muy difícil decirte algo que no te haya dicho ya en las decenas de cartas y de emails que te he escrito en estos años, pero el otro día, pensando cómo

Continúa leyendo

¡¡¡Me caso!!! El vídeo de mi pedida

Sí. Llegó. Me hice mayor. Por fin, después de nueve años, me la jugué… y gané (me la gané). Creo que el título del post no puede ser más explícito. El vídeo que vais a ver a continuación es lo que es: mi declaración incondicional e inequívoca de amor. No dejo lugar al misterio, a la duda o a la sorpresa, pero creo que precisamente por eso merece la pena verlo.

Continúa leyendo

Puedo fingir

Puedo fingir una carcajada. Puedo intentar disfrutar con una conversación cuyo comienzo no recuerdo y cuyo final estoy deseando que llegue. Podría escribir párrafos y párrafos para llenar textos que desconozco si alguien leerá alguna vez. Podría echarme al mar sin saber navegar, buscando algún peñasco donde agarrar el ancla para no perderme en alta mar. Puedo hacerme el dormido, beber medio litro de leche sin respirar, calcular sesenta segundos sin necesitar un reloj,

Continúa leyendo

Si yo soy…

Si yo soy la música, ¿serás tú el baile? Si yo soy la prudencia, ¿serás tú el impulso? Si yo soy la duda, ¿serás tú mi certeza? Si yo soy la pesadilla, ¿serás tú la caricia en la frente? Si yo soy el barco, ¿serás tú el mar? Si yo soy el prólogo, ¿serás tú el epílogo? Si yo soy el llanto, ¿serás tú mi consuelo? Si yo soy la caricia,

Continúa leyendo

Relato de verano (parte III y última): amores de verano

(Continuación parte II del relato de verano) En principio íbamos a ser siete, pero entre que siempre hay alguna que anda mal de dinero, otra que no puede coger vacaciones, alguna que prefiere gastarlas con su pareja, y la típica que pone una excusa tras otra por vergüenza a decir que no le apetece, nos habíamos quedado en una lista exclusiva (así quiero pensar yo) respecto al plan original. Pero oye, casi mejor,

Continúa leyendo

Relato de verano, parte II: un beso con sabor a sal

(Continuación Parte I. La historia entre la protagonista y Jean, sube de nivel: “Lo entendía todo sin que dijera nada. Y en ese momento, sin pensar más, cerré los ojos y me dio un beso. Un beso cargado de impaciencia, de deseo y de ganas”). …Jean era cariñoso y muy detallista. Pasamos horas y horas hablando durante ese viaje; hacía mucho que no tenía esa complicidad con alguien y no pudimos separarnos hasta

Continúa leyendo

Hasta que nos volvamos a ver

Ayer te vi. Tardé menos de diez minutos en encontrarte entre las más de cuatrocientas cabezas que había en la sala. Sala Desdén, se llamaba; no fue hasta varias horas más tarde, bien entrada la madrugada, cuando me di cuenta de lo paradójico y premonitorio del nombre.     Te vi mucho antes de que nos encontráramos; te eché el ojo casi una hora antes de que nos saludáramos (con dos

Continúa leyendo

30 cosas que quiero hacer en 2016 (contigo)

1. Pasar un día entero en casa en ropa interior. 2. Encender velas durante la cena sin razón alguna. Sólo porque te gusta. 3. Pasar por una tienda de mascotas y mirar los cachorros a través del cristal. 4. Coger el coche y alejarnos sin rumbo a varias horas de nuestra ciudad. Improvisar todo durante dos días.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer