Categoría Disertaciones varias

Cómo saber si te has hecho mayor (viejo)

Hay algo que indica que, indefectiblemente,  has entrado en la tercera edad. Porque claro, cada vez vivimos más y cada vez tardamos más en darnos cuenta de que ya somos ancianos , así que tenemos que guiarnos por gestos para poder asumir que estamos dentro. Igual que el momento en que tus amigos se empiecen a casar marca la edad adulta, o cuando a los chicos nos cambia la voz marca

Continúa leyendo

Por qué todo lo bueno engorda

Vale que no estoy descubriendo la pólvora con esta afirmación, pero es que me da taaaanta rabia. Ojo: he terminado de comer hace a penas una hora, son las 17:00 y tengo gusa. Me apetece comer algo, un snack. El clásico “picar entre horas”. Aún no es la hora de merendar (si meriendo fuerte ahora, a la hora de cenar estaré que me como un mamut) y sin embargo,  en

Continúa leyendo

La comida a domicilio, por favor

El otro día me plantearon un reto: comer y cenar, durante una semana, a base de comida a domicilio. Eso es fácil —pensé—. En EEUU llevan décadas haciéndolo y ahí están. Y mi compi de piso lleva dieciséis semanas y cinco días sin salir de su habitación (probablemente ni de la cama) y también ahí sigue. O eso creo. Estar una semana comiendo y cenando a base de cualquier tipo

Continúa leyendo

¿Es bueno que podamos puntuar y valorar todo?

El otro día debatía con unos amigos sobre la clara tendencia de la sociedad de consumo (o sea, la nuestra), en la que todos los bienes y servicios (por ejemplo un televisor o un viaje en taxi) se pueden puntuar y valorar por el usuario. En principio, los cuatro estuvimos de acuerdo en que el hecho de poder poner una puntuación a un objeto es bueno. Es decir, que yo quiera

Continúa leyendo

Elige la vida

Elige la vida. Elige un trabajo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige una tele enorme, elige lavadoras, coches, reproductores de CD y abridores eléctricos. Elige tener buena salud, colesterol bajo y seguro dental. Elige hipoteca de interés  fijo. Elige una primera casa. Elige a tus amigos. Elige ropa “casual” y maletas a juego. Elige un traje de tres piezas y elige entre una inmensa variedad de materiales y tejidos. Elige

Continúa leyendo

Por qué nos gustan las salas VIP

Ayer tuve que viajar fuera de España por trabajo, y fue una de esas veces en las que a algún iluminado -bendito iluminado- se le ocurrió sacarme el billete en Business. Esto, básicamente, tiene dos consecuencias directas positivas: uno, que puedes cambiar la salida y la vuelta a tu antojo,  y dos, que puedes acceder a las salas VIP. Y eso sí que mola. Bien. Lo que quiero contaros es que

Continúa leyendo

El arca de Noé y los problemas de espacio

Bueno, a estas alturas probablemente todos sabemos quién era Noé, qué era el arca y por qué se hizo tan popular, pero por si acaso, lo resumo: Noé era un buen hombre que un día recibió un aviso de Dios para que levantara él solito junto a sus tres hijos y sus tres esposas (las de los hijos, Noé tenía su propia esposa) un gran arca (un barco, vamos) en el

Continúa leyendo

He terminado en comisaría

Si ayer me llegan a decir, mientras cenaba un tiradito de corbina emulsionado con jengibre y carbón, que iba a terminar una hora después en comisaría, no me lo habría creído. Si me hubieran dicho que en el hospital, aún algo de sentido habría tenido (creo que debí haber evitado de esos dos últimos bocados de tarta de queso y limón), pero ¿en comisaría?. Y mira que a lo largo del día

Continúa leyendo

Cuando hablas del calor que hace

Gracias a todas por los pedazo de sugerencias que me hicisteis a propósito del viaje a Menorca. No he tenido tiempo de visitar todas, ni mucho menos, pero entre lo que he leído por aquí, lo que he escuchado por allá, el segundo libro de Harry Potter, un bocadillo de mortadela que me llevé para el viaje de ida y que el sol se pone por el oeste, algo he

Continúa leyendo

Relato de verano, parte II: un beso con sabor a sal

(Continuación Parte I. La historia entre la protagonista y Jean, sube de nivel: “Lo entendía todo sin que dijera nada. Y en ese momento, sin pensar más, cerré los ojos y me dio un beso. Un beso cargado de impaciencia, de deseo y de ganas”). …Jean era cariñoso y muy detallista. Pasamos horas y horas hablando durante ese viaje; hacía mucho que no tenía esa complicidad con alguien y no pudimos separarnos hasta

Continúa leyendo

  • 1 2 7

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer