Categoría De nosotros y vosotras

Lavarse el pelo antes del baño, ¿sí o no?

Situación verídica: Son las 11:30, en la habitación del hotel después de haber desayunado un buen surtido de panes, bollería, revuelto con jamón y cebolllita, zumos de varias frutas y unas tortitas con sirope de caramelo (todo esto es irrelevante, pero tengo que rellenar líneas a toda costa). Me termino de lavar los dientes, me pongo el bañador y justo cuando voy a tantear a ver cómo va mi novia

Continúa leyendo

Por qué a los chicos no nos gustan las comedias románticas

Está demostrado (y si no lo está, estoy aquí yo para hacerlo) que los hombres NO vamos a ver películas románticas motu proprio. Sólo hay dos razones por las que podamos dejar de hacer cualquier otra actividad que estemos haciendo para irnos al cine a ver a Hugh Grant o a Kristen Wiig. A saber: 1) Que nos arrastre al cine nuestra novia o mujer. 2) Vaya, no, sólo era una. En

Continúa leyendo

Las mujeres y los cables

No, en serio, una cosa: ¿qué demonios os pasa a las mujeres con los cables? Durante un tiempo pensé que era cosa de mi madre… pero después tuve una novia, y luego otra, y otra, y una amiga, y dos amigas, y conocidas, y chicas con las que simplemente compartía un café en una tarde de agosto, y terminé por descubrir que la fobia/manía de las mujeres por los cables

Continúa leyendo

Liarte con tu mejor amigo/a: sí o no

En el post de hoy quiero hablar de un tema que nos atañe a todos: ¿por qué las mujeres abren la boca cuando se pintan los ojos? No, está bien, eso lo dejaré para otro día. Lo de hoy es algo mucho más serio… Bien, todos hemos tenido un mejor amigo/a (al menos muy cercano) con el que hemos podido tener algo más que amistad y con él/la que, por un motivo u

Continúa leyendo

Cabeza y corazón

El otro día, después de un día poco productivo en el que lo más interesante que hice fue comprobar si me había tocado el Euromillones del viernes (por cierto, no), me senté pensando que “hasta aquí habíamos llegado, que ya bastaba de aquel sinsentido de síes y noes, de quizás y de ni de coñas, y de por qué no y de porque no…”. Así que me senté con el firme propósito de que,

Continúa leyendo

Relato de verano (parte III y última): amores de verano

(Continuación parte II del relato de verano) En principio íbamos a ser siete, pero entre que siempre hay alguna que anda mal de dinero, otra que no puede coger vacaciones, alguna que prefiere gastarlas con su pareja, y la típica que pone una excusa tras otra por vergüenza a decir que no le apetece, nos habíamos quedado en una lista exclusiva (así quiero pensar yo) respecto al plan original. Pero oye, casi mejor,

Continúa leyendo

Déjalo

—Mira, déjalo. Déjalo. Dé-ja-lo. ¿Que lo deje? ¿cómo que lo deje? Que lo deje en plan “Mike, déjalo ir, Charly ha elegido su destino y tiene que aprender a cuidar de sí mismo” o más en plan “mira, déjalo, si es que no te aguanto. Ya eres mayorcito para saber lo que has hecho”. Porque a mí ese tonito condescendiente que ha usado me suena más a lo segundo, la

Continúa leyendo

¿Quién debe pagar en la primera (y siguientes) citas?

Y aquí yo, de nuevo, metiéndome en charcos. Porque decidme que tratar de esclarecer si debe ser el chico o la chica (o ninguno de los dos) el que invite en las primeras citas, no es pisar terreno pantanoso. Desde luego existe un gran convencionalismo social que, desde hace mucho tiempo, nos dice que tiene que ser él el que saque la cartera en, al menos, la primera cita. Y

Continúa leyendo

23 señales para el baño que no dejan lugar a dudas

El otro día, hablando con unos amigos, todos reparamos en lo de moda que se ha puesto traer la cuenta en recipientes especiales. Ya no vale con el platito metálico o el cacharro redondo de madera. No, ahora hay que traer la cuenta en una viejo molde de hacer chocolate, en una mini caja fuerte u (ojocuidao) en un exprimidor de metal ¡En un ex-pri-mi-dor! (esto es 100% real). Pero qué

Continúa leyendo

Cosas que las mujeres hacen y que (probablemente) los hombres no saben

1. Poses en el espejo Por lo visto, un ejercicio relativamente frecuente entre las féminas es ponerse a hacer poses frente al espejo. No en plan guapas -que también-, sino viendo a ver por dónde están atacando los michelines y qué zonas se han descuidado más de la cuenta. Tampoco es raro que se recreen bailando imitando a Shakira o a JLo mientras ensayan posiciones y caras en el espejo. 2.

Continúa leyendo

  • 1 2 4

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer