hola.com

 

¡viva san fermín!

El responsable de que yo me dedicara a la investigación del periodismo taurino fue Ernest Hemingway. Sus libros y, en especial, “Fiesta” me deslumbraron hasta tal punto que mi vida cambió: de interesarme por el periodismo literario pasé a interesarme por los toreros y los periodistas taurinos. Ni por un momento me arrepentí, de allí salieron muchos recuerdos, tres libros y una re-edición del último publicado.

El mundo de los toros es realmente fascinante, pero no se lo recomiendo a ninguna mujer. Lo que sí recomiendo es la investigación, sea cual sea el tema de que se trata, si el asunto te apasiona, ese trabajo te hará feliz. Por esta razón es por la que he vuelto a escribir de toros y muy pronto, probablemente, en 2.013, publicaré mi primera novela (que hará el 5º libro) que tiene también un capítulo dedicado a los toros. Ahora me permito ofrecer mi sincero homenaje a San Fermín.

Este año el chupinazo que precede a las fiestas de San Fermín se retrasó unos veinte minutos debido a la colocación de una ikurriña gigante, que tapaba el balcón de Ayuntamiento y, una vez retirada la bandera abertzale, comenzaron los sanfermines (en euskera Sanferminak)

Queda claro, pues, que se trata de una celebración en honor a San Fermín que tiene lugar anualmente en la ciudad española de Pamplona, capital de la Comunidad Foral de Navarra. Los festejos comienzan con el lanzamiento del chupinazo (cohete) desde el balcón del Ayuntamiento de Pamplona a las 12 del mediodía del 6 de julio y terminan a las 24h del 14 de julio con el “Pobre de mí”, una canción de despedida.
Los protagonistas de San Fermín son los toros y una de las actividades más famosas de los sanfermines es el encierro, que consiste en un recorrido de 849 metros delante de los toros y que culmina en la plaza de toros. Los encierros tienen lugar todos los días entre el 7 y el 14 de julio y comienzan a las ocho de la mañana, con una duración promedio de entre dos y tres minutos.

Los orígenes se sitúan en el medievo en el marco de una feria comercial y una fiesta secular que a comienzos del siglo XIII se celebraban tras la noche de San Juan. Paralelamente a estas ferias, comenzaron los festejos y las corridas de toros. Así hasta finales del XVI cuando los Sanfermines comenzaron a tomar forma. A partir de 1324 surgió otra feria, esta vez celebrada a finales de verano, sobre el 10 de octubre, y ambas acabaron unificándose para aprovechar el mejor clima, comenzando el día séptimo del séptimo mes: el 7 de julio.

El primer programa de que hay constancia data de 1591, con pregón, torneo con lanzas en la actual Plaza del Castillo, teatro en honor al santo, danzas, procesión por las calles y al día siguiente, corrida de toros. El origen del encierro viene precisamente del trayecto por el que los pastores llevaban a los toros de lidia desde las dehesas de La Ribera de Navarra hasta la plaza mayor. A finales del siglo XIX, se instauró la costumbre de correr delante de ellos.

No hubo más grandes cambios hasta la historia reciente de la fiesta, dándose una evolución paralela a la de la sociedad pamplonica. El componente religioso se ha diluido y muestra de ello es la procesión hacia la iglesia de San Lorenzo para celebrar en misa las Vísperas de los Sanfermines, ahora convertida en un acto oficioso de protesta alegre bajo el nombre de “riau-riau”.

HEMINGWAY Y LA INTERNACIONALIZACIÓN
Si hubo un personaje que contribuyó a la inmortalización de los Sanfermines, ese fue Ernest Hemingway. Genio controvertido y aventurero donde los haya, hizo de «Fiesta» de 1926, la mejor carta de presentación de estas celebraciones de cara al extranjero. El escritor era conocido por los locales más populares de la ciudad, donde contaba sus increíbles historias de viajes alrededor del mundo que eran recibidas con escepticismo, pero con humor por parte de los lugareños.

Valió su testimonio para que desde entonces y hasta hoy, manadas de turistas acudan a Pamplona a vivir una fiesta de la que no dan crédito, haciendo de ella una de las citas masivas más importantes del mundo. Por ello, una vez fallecido el escritor, en 1967, el Ayuntamiento decidió ponerle su nombre al paseo que va desde la entrada de los toros en el encierro hasta el parque de bomberos y adornarlo con un busto de Hemingway. En la placa se le distingue como “amigo de este pueblo y admirador de sus fiestas que supo propagar la ciudad de Pamplona”.

El que sería premio Nobel , años más tarde. llegó por primera vez a Pamplona acompañado de su primera mujer, Hadley Richardson, el 6 de julio de 1923. Tan hondo calaron en él los Sanfermines, que repitió viaje en varias ocasiones, la última de ellas en 1959. Durante sus estancias en Pamplona acostumbraba a hospedarse en el hotel La Perla de la plaza del Castillo.
Por aquella época, era frecuente verlo en las terrazas de la Plaza del Castillo, corriendo el encierro o en la arena del coso taurino, ante los novillos embolados que llegaron a darle algún tremendo susto.Forneas

Share

8 comentarios

  1. María Cortés bitácoracardiosaludable

    Yo tardé mucho tiempo en conocer Pamplona y me gustó mucho. No he estado nunca en los sanfermines, la vedad es que es una fiesta que no me atrae nada, pero reconozco que es una de las cosas que más conoce el Mundo de España y que tiene su encanto, a pesar que me parece una locura correr delante de semejantes monstruos.
    Un abrazo!

  2. Me resulta mu atractiva tu fascinación con el mundo del toro. Yo tengo una relación ambivalente con él: me fascina su iconografía però no el trato al animal.
    Te recomiendo, aunque quizás la hayas visto ya, la película Blancanieves :-)

  3. ¡viva san fermín! | forneas&forneas.com, es algo genial. Me encanta vuestra web.

  4. ¡viva san fermín! | forneas&forneas.com , es adictivo, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y me alegra cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazo,GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.

Deja un comentario


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer