hola.com

 


23 abril 14

‘Theotocópuli: Bajo la sombra del Greco’, de Rosa Huertas

grecoDibujar de forma creíble personajes e historias no es tarea que esté al alcance de todos.  Los libros de Rosa Huertas constituyen el lienzo perfecto para viajar en tiempo y espacio, y en “Theotocópuli: Bajo la sombra del Greco”, ha sabido aunar en las dosis precisas los colores del presente con las tonalidades del pasado para ofrecernos una obra que sin duda alguna causará una muy saludable adicción lectora.   Ha publicado, entre otros títulos,  la espléndida “Los héroes son mentira” , “Tuerto, maldito y enamorado”, “Mala luna” o “El blog de Cyrano”.

Pregunta.-Tu nueva novela tiene un título que atrae de inmediato la atención del lector: “Theotocópuli. Bajo la sombra del Greco”.  ¿Qué vamos a encontrar al adentrarnos en las páginas de esta historia?

Respuesta.- Se trata de una novela que plantea un misterio en torno a un cuadro del Greco. El protagonista que investiga este enigma es un joven estudiante de arte que tiene una relación difícil con su padre. De forma paralela se cuenta la historia de Jorge Manuel Theotocópuli, el hijo del Greco, quien tuvo una vida complicada tras la muerte del pintor, pues la sombra del padre genial ocultaba sus propios valores.

P.- Gracias a tu trabajo como docente dispones de un lugar privilegiado para observar desde primera línea la realidad de los jóvenes. Hay voces que hablan de un panorama preocupante en lo referente a su nivel cultural y en particular a la lectura ¿cuáles son tus conclusiones? ¿dónde se encuentran las claves para incrementar su interés por leer?

R.-Los jóvenes tiene ahora muchas más alternativas de ocio que hace años. Su atención debe dividirse entre clases, deportes, actividades extraescolares, amigos…tienen menos tiempo para la lectura y, sin embargo, leen. Más que los adultos, incluso. No se trata de un problema de los jóvenes sino de la sociedad en general. La cultura se ha puesto por detrás de otros asuntos y con la excusa de la crisis se pretende empobrecer la oferta cultural. Si conseguimos que se valore la cultura, el arte en general, se logrará incrementar el interés por la lectura, por la música… Mientras tanto habrá que ofrecer lecturas de calidad, no subproductos,  que interesen a los jóvenes

Rosa Huertas6P.- En tus libros es evidente la importancia que concedes a las tareas de documentación.  Con ello consigues ambientar de inmediato la trama y captar la atención de los lectores.  En “Theotocopuli. Bajo la sombra del Greco”, ¿cómo ha sido este proceso?

 R.-Muy interesante. Me pasé el año visitando los lugares donde están sus cuadros principales: Toledo, Illescas, El Prado, Sevilla… y leyendo mucho sobre el pintor cretense. Aunque mi interés por el Greco viene de muy atrás y ya había visto y leído bastante antes de empezar a pensar en el libro.

P.- ¿Cuáles son tus autores o libros de referencia, aquellos que te han aportado más como escritora?  Recomiéndanos algunos nombres.

WebDSC06084R.- En literatura juvenil he instado seguir la estela de autores que han dado calidad indiscutible al género (Gisbert, Fernando Marías, Alfredo Gómez Cerdá…). Siempre he sido muy lectora, me apasiona la poesía y procuro ir al teatro cuando puedo. Con los años me voy volviendo más exigente y ahora no me acabo los libros que no me gustan. Suelo leer dos a la vez y prefiero que no sean demasiado largos.

P.- Somos muy dados a etiquetar nuestro entorno para simplificarlo, a pesar de los errores a los que nos puede conducir esta práctica.  Aunque se te suele incluir entre las autoras de literatura infantil y juvenil, creo que algunos de tus libros, como el de El Greco o Los héroes son mentira son perfectamente válidos e incluso muy recomendables para adultos también.  ¿Debemos de hablar de diferencias sensibles en cuanto a construir historias para niños o para adultos? ¿Son lectores tan diferentes?

R.-Me gusta decir que mis novelas pertenecen a la “Literatura de frontera”, esa que no se puede etiquetar de todo como juvenil o de adultos porque sirve para cualquier lector que quiera acercarse a ellas. Esa es la literatura juvenil que me interesa: la que pueden leer los adolescentes y también sus padres y sus abuelos. No quiero escribir deliberadamente para adolescentes, ni rebajar el texto pensando solo en agradar a un determinado tipo de lector. Quiero que mis novelas sean un puente que les acerque a un nivel más alto de lectura.

P.- “Existen momentos en la vida que marcan nuestro destino. Instantes que parecen triviales pero determinan el futuro”.  Este es el comienzo de tu novela “Bajo la sombra del Greco”.  ¿Qué momentos en tu trayectoria personal puedes compartir con nosotros como relevantes en tu devenir como escritora?

R.-El día que decidí ponerme a escribir una novela para intentar publicarla. Llevaba toda mi vida escribiendo pero jamás me había plateado publicar, ni siquiera acababa las historias que empezaba, me daba pánico intentarlo: que me leyeran y me criticaran. Fue un día de marzo de 2008, le conté a alguien la idea que tenía para escribir la que sería mi primera novela Mala Luna y él me animó a intentarlo. Tuve suerte y la novela se publicó. A partir de ahí no he parado de escribir y, desde luego, aquel día de 2008 cambió mi futuro.

El próximo día 25 de abril, Rosa Huertas presentará su novela dentro de las jornadas previstas en el “II Encuentro Literario de Autores en Cartagena (ELACT)”, a las ocho de la tarde en el Aula de Cultura Obra Social Caja Mediterraneo, calle Mayor 11, en Cartagena.

Share


04 marzo 14

OLIVIA ARDEY: AMOR ENTRE LINEAS

foto1Hay quien afirma que todos los libros, de una u otra forma, y en algún momento de su trama, cuentan una historia de amor.   Algo tan cercano a todos nosotros como los sentimientos, las emociones, las pasiones o los afectos son un tema recurrente en la literatura.   Y hoy día, quién quiera apostar sobre seguro a la hora de adentrarse en un libro o una historia romantica, debe acudir sin duda a un nombre: Olivia Ardey.  La autora de estupendos títulos como Regálame París, Tu de menta y yo de fresa, Bésame y vente conmigo, Delicias y secretos en Manhattan o Dama de Tréboles nos ha regalado esta entrevista con la que poder conocer mejor a la autora y sus obras.

P.- Aunque es un género literario que nunca ha pasado de moda, es un hecho el auge que está experimentando la novela romántica, ¿cuáles son en tu opinión las causas de esta edad de oro?

R.-Vivimos un momento en el que estamos necesitados de finales felices, agradecemos olvidar los problemas durante un rato. Hoy apetece leer historias amables que nos arranquen sonrisas, también alguna lágrima, que nos remuevan las emociones en definitiva y, sobre todo, que los cerremos con un suspiro feliz.

Por otra parte, han caído los prejuicios y hoy se recomienda “ese libro que nos ha gustado muchísimo”, se habla sin tabúes de novelas picantes, nadie forra las portadas, muchos hombres se han animado con el género movidos por la curiosidad. El boca a boca es la mejor publicidad.

Todo ello ha sido posible debido a que el modelo de novela romántica ha cambiado, las historias de nuestros libros le pueden pasar a cualquiera, las heroínas tienen carácter y mucho que decir. Y además, han surgido muchas voces en español gracias a que las lectoras se han volcado con nosotras, yo creo que porque el modo de contar y los personajes les resultan más cercanos. Y digo lectoras porque, a pesar de que cada día hay más hombres que nos leen, las mujeres siguen siendo mayoría.

blogger-image-1832644760P.- Cada autor tiene una forma de afrontar tanto la trama como la construcción de personajes, o sumergirse en la fase de documentación… ¿Cómo nace y crece una obra de Olivia Ardey?

R.-Primero escribo la historia entera en la cabeza, este es un proceso que dura meses. Ya tengo ubicado el escenario en cuanto a tiempo y espacio, entonces me centro en la documentación sobre la época y vida cotidiana, si es histórica, o sobre las particularidades de la trama, geografía y costumbres si son contemporáneas. Al mismo tiempo trabajo el esquema; las tramas por separado y luego las encajo en la trama general para que no queden cabos sueltos. Una vez lo tengo, divido toda la acción en escenas como las de una película. Este sistema me resulta fundamental porque yo no escribo las novelas en el orden que se leen.

La documentación es un proceso continuo que incluso se prolonga durante la fase de corrección, me lleva tanto tiempo o más que la escritura. En cuanto a los protagonistas, nacen solos en la cabeza con su personalidad definida, no los “diseño”.

P.- Cuéntanos algo de tu libro REGÁLAME PARÍS. ¿Qué encontrará quien se sumerja en sus páginas?

R.-REGÁLAME PARÍS es una historia de sonrisas y lágrimas, como la vida. Una mujer en la treintena, con un empleo precario, viaja a París en busca de respuestas. Y a la vez que  rellena esas lagunas de su pasado, irá enamorándose de un hombre de cine, por fuera y por dentro. Un productor y director que le pide que le regale París a través de sus ojos despiertos e ilusionados que se abren por primera vez al encanto de la vida parisina, y también a la cotidiana, desconocida para el turista, sorprendente e inolvidable.

La pareja formada por Patrick y Yolanda enamora, las alocada pandillita de vecinas del 11 de Rue Sorbier se gana el corazón del lector. En la novela juega un papel fundamental la comunidad sorda, a veces tan invisible para la sociedad. Algunos episodios transcurren en Valencia, ciudad de Yolanda, pero será en París donde encontrará su lugar en la vida.

besame-y-vente-conmigo-1357542961P.- Tu trabajo como bibliotecaria, ¿de qué forma ha influido en ti como escritora? ¿Cómo es el camino que conduce dese la persona que leer hasta la persona que comienza a escribir?

R.-Me facilita el hecho de tener parte de la documentación más a mano. Y me permite el contacto de tú a tú con el lector, comento con ellos sus gustos y qué libros o tipo de prosa les atrae más.

En cuanto al camino de lector a escritor, para mí fue un gran salto. Yo tenía pánico escénico a enseñar mis escritos. Tanto es así que mi familia no se enteró de que escribía hasta el día que tuve firmado el contrato con La Esfera de los Libros. A mí el empujón de valor me lo dio un taller literario. Allí aprendí que sí quieres, puedes.

P.- Recomiéndanos algunos autores que hayan llamado tu atención y que puedas descubrirnos.

R.-Mis últimos descubrimientos, y eso que no son nuevos, han sido el tándem Nieves Abarca y Vicente Garrido, en novela negra. Edward Rutherfurd en novela histórica. Y como narrador de los que, como me ocurrió contigo, descubres un día y se quedan en tu memoria para siempre, Juan Ballester.

P.- ¿Cuáles son tus libros de referencia, esos títulos imprescindibles a los que siempre volverías?

R.-Los cuentos que me acompañaron durante la infancia y a los que debo mi pasión por el género corto, de los Grimm, Andersen, Alphonse Daudet, Selma Lagerloff y Oscar Wilde. El libro que siempre está en mi mesilla de noche, desde hace más de 30 años, es “Jane Eyre” de Charlotte Brönte; cada vez que lo releo descubro algo nuevo en la novela y los personajes. Y de romántica al uso, releo todos los años “El diablo en invierno” de Lysa Kleypas, me tiene enamorada la pareja protagonista por lo dispares que a priori nos los presenta la autora.

doceP.- Eres una usuaria activa de redes sociales como Facebook, y cuentas con un gran número de seguidores. ¿Cuáles son las señas que nos hablan de un antes y un después en el uso de las nuevas tecnologías en el mundo de la literatura? Y una vuelta de tuerca más: en tu opinión, ¿qué hemos ganado y qué hemos perdido en este camino?

R.-Las nuevas tecnologías han aportado inmediatez al mundo de la literatura. Al lector, la facilidad de leer títulos en otros formatos incluso en la pantalla de un teléfono; al escritor, la facilidad de comunicarse con editores, lectores o agentes en cuestión de segundos. El correo electrónico y las redes nos mantienen conectados y, además, son un grandísimo escaparate al mundo que eliminan fronteras. Nuestros libros se “ven” en muchísimos países, llegan a multitud de lectores. Una baza fundamental para los escritores independientes, ya que les posibilita publicar sus obras al margen del mercado editorial tradicional. Que el escritor sea gestor de su obra de principio a fin y además tenga éxito no ha pasado desapercibido a las editoriales, prueba de ello es la cantidad de sellos digitales que han salido tratando de captar ese sector que se les escapa del mercado literario.

Hemos ganado facilidad en la comunicación, contacto directo y diario con el lector. Como lectores hemos ganado en cercanía, poder constatar que los escritores son personas accesibles y normales. ¿Qué hemos perdido? Tiempo e intimidad. Las redes nos tienen de cara al mundo en todo momento y además nos ocupan muchísimas horas.

 P.- Danos alguna pista sobre tu próximo trabajo.

R.-Ahora estoy con la promoción de TÚ DE MENTA Y YO DE FRESA, una novela corta que salió el mes pasado en Chile y el 14 de febrero en España. Y a la vez estoy escribiendo la comedia romántica actual que saldrá en primavera de la mano de Ediciones Versátil. Transcurre en la Toscana y Roma, con alguna escapada a Venecia y Sicilia. Los protagonistas son un piloto militar de aviones de caza y una futura asistente social. Estoy disfrutando mucho mientras la escribo, creo que las lectoras (¡y lectores, aunque son menos!) se van a enamorar de Massimo y Martina.

¿Habéis leído algun libro de Olivia Ardey? ¿Cuál y qué os pareció?

¡Un abrazo desde el Marcapáginas!

Share


28 enero 14

HISTORIA DEL REY TRANSPARENTE

Historia del rey transparenteCuando entro a una librería o visito una biblioteca uno de mis destinos habituales es acudir a la zona clasificada alfabéticamente con la “M”.   Allí busco y localizo el apellido “Montero” que, con el nombre “Rosa” delante, me abre un gran número de estupendas posibilidades.  No únicamente por su forma de escribir, tan clara como audaz, sino por ofrecer una visión del mundo lúcida y vital.

Con “Historia del Rey Transparente”, la autora madrileña nos adentra en la vida de Leola, una campesina que en la Edad Media, en el siglo XII, después de una batalla, despoja de su armadura a un caballero muerto y se viste con ella para, como hombre, lograr subsistir en una época en la que ser mujer era garantía de desgracia y desventura.  Es la época de la fuerza de los hombres de hierro, momentos oscuros en los que algunos osados  intentaban encontrar luz en los libros y el pensamiento.

images2Leola, en su nuevo papel de caballero, va encontrando personas con las que comparte su vida y su devenir por tierras occitanas: Nyneve, una supuesta bruja que dice haber conocido a Merlín y al rey Arturo; Dhuoda, una dama tan seductora como despiadada; Gastón, un obsesivo alquimista… Son los años de los cátaros, les bons homes y de la sangrienta persecución papal de los herejes.  Los tiempos de la reina Leonor de Aquitania, del amor caballeresco, de leyendas cantadas por trovadores que van desfilando a lo largo de las páginas de esta estupenda novela.

Pero atención: “Historia del Rey Transparente” no es una novela histórica al uso.  Y es que para leer a Rosa Montero hay que saber que escribe también entre líneas… los años de Leola son un viaje por el crecimiento, la superación y las ganas de vivir, saber y respirar hondo en cada instante y en cada circunstancia.  De saber que siempre hay algo más de lo que creemos ver, siempre hay posibilidad de dar un paso más, volver a cabalgar y hollar el camino con curiosidad y con capacidad de sorpresa.  La vida de Leola es un poco la vida de todos los que imagesCA8IN1CDavanzan a través de dificultades, de pérdidas y de encuentros.

 Apuesta segura, no lo dudéis.

 ¿Habéis leído a Rosa Montero? ¿Cuál de sus libros y qué os pareció?

 ¡Un abrazo desde el Marcapáginas!

Share


09 enero 14

CUANDO DIOS ERA UN CONEJO

CUANDO DIOS ERA UN CONEJOLas novelas iniciáticas que nos narran el paso de la infancia a la adolescencia, así como el trasiego por años posteriores, corren el riesgo, con facilidad, de caer en lo trillado, lo sensiblero o, directamente, lo aburrido… Por el contrario, hay autores que consiguen el pulso correcto, el difícil equilibrio para transmitir las sensaciones de esa época de transición en la que nuestros ojos descubren tanto lo hermoso del mundo como también lo árido.  Y en este grupo es donde debemos de situar la novela de Sarah Winman, Cuando Dios era  un conejo (ojo, los que quieran buscar algo de irreverente desde el punto de vista religioso en título o en contenido, van desencaminados…).

Es una novela tierna, repleta de sensibilidad, sin duda, aunue con momentos duros, incluso diría que de una crudeza intensa,  pero en los que la visión de Elly, la protagonista, conserva ese punto de luz y de esperanza que le hace conservar corazón y cordura a lo largo de los cuarenta años que nos relata la autora.

El universo de Elly gira alrededor de varios ejes: su hermano mayor, Joe, y su amiga Jenny Penny: dos existencias llenas de luces, sombras y secretos… Como telón de fondo, también desfilaran a lo largo de las páginas de la novela intensasa figuras como Arthur, un enigmático anciano que ejercerá de tutor de la protagonista, o Ginger, una actriz venida a menos, que encontrará cobijo en la casa de los padres de la niña.   Y por último, una mascota, un conejo al que Elly llama con el significativo nombre de Dios

imagesCAR379BKEs una historia de amor, de pérdida y de perdón.  De segundas oportunidades y de mirar hacía atrás y hacia el futuro sin miedo y con esperanza.  Una historia y una vida como tantas, quizás, pero con lugares de drama y de humor que le confiere ese toque tan especial que hace recomendable su lectura.

La autora, Sarah Winman (Londres, 1964), también actriz, ha conseguido con su primer libro, Cuando Dios era un conejo, una obra de esas que, de tanto en cuánto, parecen aparecer por casualidad en las estanterías de las librerías para sorprendernos y encantarnos.

¿Habéis leído Cuando Dios era un conejo? ¿Qué os pareció?

¡Un abrazo desde el Marcapáginas!

Share


28 noviembre 13

PACO LÓPEZ MENGUAL: MALDITO CHINO

Maquetación 1 (Page 1)Para un escritor, obtener las emociones y sensaciones que desea conseguir  sobre sus lectores siempre es un triunfo. Si busca una sonrisa y surge es un éxito, pero si por añadidura es más de una e incluso son carcajadas, la satisfacción es absoluta, tanto para el que escribe como para el que disfruta el libro en sus manos. Paco López Mengual, con su último libro, “Maldito chino”, nos ofrece una lectura trepidante, ágil y, desde luego, repleta de momentos de diversión y un humor ácido y lleno de sorna inteligente.

Pregunta.- ¿Qué va a encontrar alguien que se atreva a sumergirse en las páginas de “Maldito Chino”?

Respuesta.- “Maldito chino” es una comedia gamberra. Cuenta la historia del Licenciado Ricardo Beltrán, un tipo huraño, solitario, cincuentón, soltero y esquizofrénico, que vive con su madrina y su chihuahua.Beltrán pasa el día escribiendo cartas a los periódicos, que nunca le publican, sobre los grandes problemas de España. Un día desaparece su perro y comienza a sospechar del chino que ha abierto un restaurante en los bajos de su edificio. A partir de ese momento, comenzará una lucha sin cuartel por encontrar al perro con vida, que se irá complicando con una serie de terribles confusiones y equívocos que pondrán al país en peligro.

P.-  En el prólogo de tu libro adviertes a un considerable número de colectivos sociales de todo tipo que quizás el contenido de la obra despierte sus iras…¿el resultado ha sido tan temible?

R.- La novela abre con esa advertencia a 64 colectivos…Maldito chino puede herir la sensibilidad de todos: de funcionarios y catalanes, de guardias civiles y ecologistas; de moros, de chinos y de negros; de merceros y escultores… La verdad es que la gente no me ha hecho caso y el libro lo han leído viudas y dueños de gatos; han sido varios los funcionarios han actuado de maestros de ceremonias en sus presentaciones… y hasta le he dedicado un ejemplar a una china de nombre Lu.  En este país en el que siempre tendemos a la crispación, sólo se pueden tratar ciertos temas peliagudos, sin levantar ampollas, desde dos géneros literarios: la novela negra y la de humor.

img_12617P.-Has tocado varios géneros literarios, desde la novela histórica con “El último barco a América”, las crónicas de un viajero en “Recuerdos de Lisboa” o una historia costumbrista con toques de realismo mágico como “La memoria del Barro”, sin olvidar la crónica negra de “El mapa de un crimen”.  Ahora es el turno de un libro de humor irreverente y repleto de sarcasmo.  ¿En qué terreno te encuentras más cómodo?

R.- Yo soy un contador de historias y cada historia requiere un tono diferente para contarla. Pretendo que cada una de mis novelas sea distinta a las anteriores, que tenga su propia personalidad. Por ello, en cada uno de mis trabajos exploro épocas históricas, géneros literarios y estilos diferentes. Aunque siempre hay unas constantes en todos mis libros que aparecen sin buscarlos: los toques de humor, el surrealismo, los santos, los curas peculiares, los guardias civiles y… Franco. En todas mis novelas anteriores aparece Franco y aparece vivo; en Maldito chino, lo hace embalsamado (lo que ofrece una mayor tranquilidad).P.- Eres un escritor que podríamos calificar como atípico: eres mercero y tienes ya  varias novelas publicadas. ¿Cómo conviven ambas actividades en ti? ¿Cómo se nutre una de la otra?

R.- Siempre digo que soy mercero y novelista, y por ese orden. No creo en el escritor profesional que pasa el día en su biblioteca escribiendo. Un novelista debe vivir inmerso en su tiempo, vivir a tope para luego contar a sus lectores sus vivencias tamizadas por su mirada. La forma de mirar el mundo es lo que nos diferencia a unos autores de otros. El mostrador de mi mercería es una de esas atalayas desde donde yo contemplo la vida y los seres que habitan en ella.

medium_murciaP.- Los formatos de publicación están experimentando cambios sensibles, que repercuten tanto en editoriales como en autores y distribuidores.  Para “Maldito Chino” has optado por la autoedición, coméntanos qué tal ha sido esta experiencia para ti y cómo has llegado hasta ella.

R.- El mundo del arte y la empresa no se diferencian mucho y es el refugio de las personas creativas, de las que siempre se están reinventando para sobrevivir. Las editoriales, como todo en este país, están pasando por momentos difíciles que están poniendo en peligro su propia existencia. Apenas arriesgan y optan por escritores consagrados que les aseguren unas ventas mínimas.”Maldito chino” era un texto políticamente incorrecto, difícil de ser publicado por editoriales serias, lo que unido a los recortes de publicación, me ha llevado a iniciar una apuesta empresarial, haciendo que sea yo mismo, su autor, quien financie el proyecto. Algo que empieza a ser habitual en el mundo de la música y del cine. Esto me ha permitido controlar el proceso desde el principio: desde poner un título políticamente incorrecto a la novela, no censurar ninguno de sus capítulos o colocar al libro un precio de 10,00 euros, un precio sensiblemente más bajo que al que estamos acostumbrados, pero más acorde con los tiempos que corren. El resultado no ha podido ser mejor y, con sólo cinco meses en la calle, sin contar con el apoyo logístico de una gran editorial, se ha convertido en mi novela más leída.

descargaP.-  ¿Tienes alguna nueva obra en mente o tal vez ya en proceso?  Adelántanos algún detalle.

R.-Estos días estoy dando las últimas correcciones a una nueva novela. Aún no tenemos un título decidido. Decir que se acerca más al género negro y que está ambientada en los últimos años del franquismo y primeros de la Transición. A la vez, me encuentro inmerso en la escritura de un libro que recoge un ramillete de viejas historias y leyendas ocurridas en mi pueblo, Molina de Segura, y que yo escuchaba narrar a mis mayores cuando era niño.

P.-Todo escritor tiene sus autores u obras de referencia;  para “Maldito Chino”, ¿cuáles podrías señalarnos como las tuyas?

R.- Cada uno de mis libros anteriores han tenido referencias literarias diferentes: si El mapa de un crimen bebía de autores como Javier Cercas, Cela o Delibes o si El último barco a América lo hacía de autores gallegos como Wenceslao Fernández Florez o colombianos como García Márquez, en el caso de “Maldito chino” lo hace de autores de humor anglosajones como Tom Sharpe o Kennedy Toole y españoles como Eduardo Mendoza. Sin olvidar al gran Ibañez y su Mortadelo y Filemón o el cine casposo de Santiago Segura.

Share


23 octubre 13

JUAN VILCHES, PREMIO DE NOVELA HISTORICA CIUDAD DE CARTAGENA

IMG_2172681659977Hace unos días tuve el placer de compartir con el escritor Juan Vilches la velada en la que le fue concedido el Premio Ciudad de Cartagena en la Semana de Novela Histórica que se celebró en dicha ciudad. El éxito y la calidad literaria, fruto de un trabajo meticuloso y exhaustivo, de su novela “Te prometo un imperio” fue reconocido por los organizadores de estas jornadas.

La trama de la novela es realmente apasionante y engancha a su lectura. Mientras las tropas nazis avanzan imparables por toda Europa, el recién destronado rey Eduardo VIII y su mujer, la americana Wallis Simpson, plebeya y divorciada, huyen de Francia y recalan en el hotel Ritz, de Madrid.   El viaje de Eduardo pone en jaque a las altas instancias políticas y diplomáticas inglesas, alemanas y españolas, que temen que esté tramando alguna acción contra su hermano Jorge VI, el rey tartamudo.

Para complicar aún más el delicado equilibrio diplomático, el ayudante de campo dete-prometo-un-imperio-9788401353789
Eduardo aparece asesinado en la habitación contigua a la de los duques de Windsor. Mientras Franco y sus ministros intentan aprovechar esta crisis para beneficiar sus intereses en Europa, el capitán del ejército Arturo Sotomayor y el comisario de la Policía Fontecha deberán superar sus diferencias y resolver un caso lleno de obstáculos.

Pero ninguno de los dos cuenta con la fiera determinación de Wallis para proteger a su marido y luchar por el trono de Inglaterra, ni con una misteriosa mujer extranjera cercana al círculo de los duques, que sabe más de lo que aparenta…Una apasionante novela en torno a Wallis Simpson, una de las mujeres más fascinantes del siglo XX, que mezcla suspense y romance, ficción y realidad de forma insuperable.

Enhorabuena para Juan Vilches, esperamos su próxima novela con gran interés.  Un autor para no perderle la pista…

 

Share


01 octubre 13

DONDE SE ALZAN LOS TRONOS

donde-se-alzan-los-tronos (1)Los amantes de la novela histórica suelen ser lectores exigentes: no sólo buscan tramas y personajes interesantes, sino que también están atentos a que el autor haya mantenido unos mínimos de rigor histórico.  Sin duda los lectores de la última novela de Ángeles Caso (Gijón, 1959), “Donde se alzan los tronos”, no quedarán defraudados en ninguno de estos aspectos.

 

Al fallecer Carlos II, el Hechizado, sin descendencia, son varios los pretendientes que aspiran a ocupar el apetecible trono de España.  Tras una serie de conspiraciones e intrigas palaciegas, se impone como nuevo monarca el duque de Anjou, nieto del rey francés Luis XIV, y que inaugurará, con el nombre de Felipe V, la dinastía de los Borbones.

 

En la nueva corte del rey destacará como Camarera mayor de María Luisa, la nueva soberana, la poderosa e intrigante  figura de Marie-Anne de La Trémoille, princesa de los Ursinos, que influirá decisivamente sobre ambos jóvenes monarcas, convirtiéndose en una de las detentadoras del auténtico poder en la Villa de Madrid.

 

Ángeles C.Ángeles Caso nos regala, con dosis precisas de ironía, un intenso relato presidido por el orgullo, la envidia y la ambición en donde el arte de controlar  y establecer alianzas y traiciones son la auténtica medida del éxito político.    En definitiva, los juegos de tronos que existieron en la España y Europa del siglo XVIII.

Share


20 agosto 13

INTERSECCIONES, PABLO DE AGUILAR

libro_1273058478Si estáis buscando lecturas para el verano, para regalar o para cualquier otro tipo de eventualidad, os encontrareis en las estanterías de librerías y bibliotecas con una gran cantidad de posibilidades.  Buscad este título y a este autor: Intersecciones, de Pablo de Aguilar.  Una historia diferente, y con personajes peculiares, llenos de matices y dobles lecturas…tal y como la misma novela nos presenta, con intriga, humor y ritmo.

Fulgencio es un hombre con una existencia normal e incluso anodina; un día, saliendo del supermercado no encuentra su coche donde lo ha estacionado y decide acudir a comisaria a denunciar el hecho…pero la policía no le cree,  se burla de él,  y lo confunden con un conocido vagabundo.      Lo que en un principio parece ser un simple maletentendido se convierte en una auténtica pesadilla que va in crescendo, ya que incluso en su casa encuentra desconocidos que ignoran quién es  y que coinciden en seguir identificándolo como Fulgen, el indigente.   Tendrá que rendirse a la evidencia y ocupar su nuevo lugar en el mundo en un banco del parque. Averiguará que se ha producido un cruce de dimensiones: esas decisiones que fuimos tomando nos llevaron hacia una determinada vida, pero las otras vidas cuyos caminos no tomamos siguieron hilándose en mundos paralelos…

Con un lenguaje rico e intenso, apuntad el nombre de un autor con mucho que decir y con qué sorprendernos;  Intersecciones nos ofrece numerosos giros en la trama que hacen que la lectura sea altamente adictiva, pero además nos dispara frases contundentes y absolutamente destacables,  mezclando lo cotidiano con lo fantástico.  Un libro a tener en cuenta.  A por él…

Intersecciones es una novela diferente, en la que desarrollas una trama llena de sorpresas y con unos peculiares personajes, de esos que permanecen en la memoria del lector: ¿cómo surgió esta historia y sus protagonistas?

La historia surgió de una anécdota personal cuando estaba comprando en el híper. Yo iba empujando mi carro y un tipo me chistó al pasar a mi lado. Como soy un despiste para las caras y para los nombres, me quedé mirándolo para ver si lo reconocía. El hombre se dio cuenta y me pregunto: ¿No me digas que no me conoces? Le contesté que no, que no me sonaba y me soltó: ¡Con la de veces que hemos estado tú y yo en comisaría! Me quedé con la boca abierta y le dije que yo no había estado nunca en una comisaría. El tipo, sin creérselo demasiado, se despidió diciendo, acercándome la cara y dejándome percibir su aliento con aroma a coñac: ¡Entonces tienes un hermano gemelo andando por ahí! Salí del supermercado con una sonrisa y pensando, mira que si este hombre tiene razón… mira que si no soy quien creo ser…

A raíz de esto, empecé a pensar en una historia y empezaron a aparecer personajes. Por supuesto, el protagonista era ese hombre despistado que no era quien creía ser (Fulgencio) y su compañero de “cartones don Simón” (el Tientos). Después fueron surgiendo más personajes. Uno de ellos, mi preferido, fue Nanas, una vagabunda fea y entrañable que apareció en mitad de una página gritando disparates, le dio un codazo al Tientos y se hizo con uno de los papeles protagonistas.

pabloHay quien opta por crear historias llenas de glamour, con triunfadores que consiguen todo lo que se proponen y otras en las que los perdedores se adueñan de la trama.  Tanto “Intersecciones” como tu otra novela, “Los pelícanos ven el norte”, ganadora del Premio Qué Leer-Volkswagen, se ubican más en este segundo grupo.  ¿Qué es lo que hace en ti que sea más atractivo hablar de esos matices grises del ser humano?

Me siento mucho más atraído por los antihéroes que por los héroes. Y creo que hay más conflicto en los perdedores que en los triunfadores. Mis personajes caen más del lado de los perdedores y ellos, en el fondo, saben que lo son. A todos nos gustaría ser triunfadores y muy pocos lo consiguen. Me interesa ese sentimiento de querer ser lo que no eres, de intentar superar las barreras que la naturaleza, la sociedad o la misma vida te ha puesto delante. Puedo sentir cierta admiración hacia ciertos triunfos (desde luego, no a lo que cada vez más se entiende por triunfo en el que el único mérito es haber nacido guapo o rico, o haber salido en la tele montando un escándalo); pero siento mucha más ternura por el fracaso que por el éxito; incluso por ese punto intermedio en el que un personaje no es un triunfador pero tampoco un fracasado y se debate en una mediocridad que ni siquiera le deja el derecho a quejarse

 

Todos tenemos y atesoramos influencias a la hora escribir, ¿cuáles son las tuyas y qué te han aportado como escritor?

Al principio, cuando escuchaba esa pregunta dirigida a otro escritor, me quedaba pensando en cuáles serían mis influencias y no sabía contestarme. Ahora sí que diría que mi principal influencia han sido los “Dangerous Writters” norteamericanos. Los conocí leyendo a Chuck Palahniuk, gracias a él descubría a Amy Hempel y a Tom Spanbauer que podría calificar como mi escritor fetiche. No soy nada mitómano, pero sí que siento una gran admiración por Spanbauer. Podría decir que conseguí una voz propia leyendo no solo sus relatos, sino también sus entrevistas y teorías sobre la escritura. Aunque Paco López Mengual diga que soy el más americano de los escritores murcianos, tampoco creo que se me pudiera calificar como un autor de la “escuela del riesgo” (ojalá); pero si es cierto que me ayudaron a encontrar mi voz. Esta voz podrá gustar más o menos, podrá ser más o menos comercial, más o menos reconocida por algún crítico. Da igual. Es la voz con la que yo me siento cómodo, con la que disfruto escribiendo, que es de lo que se trata.

 1325956698006
¿Qué sensaciones  te gustaría que hubieran surgido en el lector tras acabar  la última página de Intersecciones?  Y aplicando otra vuelta de tuerca, ¿cuáles fueron las tuyas al acabar de escribirla?

Me gustaría que la gente se divirtiera tanto con Intersecciones yo como mientras la escribía. Fue una novela que disfruté muchísimo. A veces, me emocionaba, otras me sacaba una carcajada en mitad de un párrafo tenso. Si a algún lector le ocurre lo mismo leyéndola, el trabajo habrá merecido la pena.

Al acabar de escribirla, mis sentimientos eran contradictorios. Había disfrutado mucho escribiéndola; pero sabía que tenía un estilo muy peculiar, un tanto radical. Un narrador que se dirigía al lector de un modo quizá demasiado coloquial, a veces, con un punto de mala leche. Todo esto me dudar de cómo la acogería un posible lector. En alguna ocasión, me planteé contar la misma historia de un modo algo más “común” pero enseguida rechazaba la idea y sabía que esa era la forma que yo quería darle. No es una novela que se haya leído mucho, pero sí es cierto que me ha dado muchas alegrías en forma de lectores satisfechos.

 No creo que haya que ser extremistas, aunque para gustos los formatos…: bytes y/o celulosa…

Siempre digo que lo importante es el contenido, no el continente. Leo mucho en libro electrónico, me parece cómodo. Y me encantan los libros en papel porque son objetos bellos. No soy un radical, hay que leer, aunque sea en papiros romanos; pero tampoco soy un romántico de los que rechazan los nuevos formatos porque en ellos no se puede guardar una flor o añoran el olor a tinta. Con respecto a esto último, y como broma, en mi eterna discusión con Paco López Mengual sobre la guerra entre el byte o el papel, le digo que si tanto le gusta el olor a tinta, siempre puede echar mano de la guía de teléfonos, pasar sus hojas y percibir su aroma; y ya, si le apetece, leer unas páginas porque contienen un montón de personajes interesantes. Pero ya en serio, no creo que una cosa tenga que eliminar a la otra. A mí me gusta leer y leo.

1325956696056Esta debe de ser la pregunta más usada al hacer una entrevista a un escritor, pero a veces uno se lleva sorpresas con la respuesta (como seguro que va a ser tu caso…): ¿por qué escribes, Pablo?

Empecé a escribir por apartarme un poco de la informática, por tener una actividad creativa. Te voy a contar una anécdota: un día, mi hijo me pidió que le dibujara un perro. Le dibujé un monigote con cuatro patas, hocico y orejas. Después me pidió que le dibujara un burro, pinté otro monigote y él me dijo: papá, esto es un perro… O sea, que estaba claro que el dibujo o la pintura no eran mi camino. Quien me haya escuchado cantar entenderá que la música tampoco era lo mío. Decidí que lo intentaría escribiendo. Hice un taller, para comprobar qué tal se me daba y vi que, bueno, al menos no haría tanto el ridículo como pintando o cantando. Así que, cuento a cuento, novela a novela… aquí estoy, con un hobby que me ha calado hondo y que me ha dado muchas satisfacciones.

¿Cuáles son los próximos proyectos que estás elaborando? Anticípanos algo.

¡Ya hace tres años que publiqué mis dos novelas! Durante este tiempo, no he parado porque, como te he dicho antes, escribo por afición. Tengo otros dos manuscritos terminados que ya andan dando vueltas por ahí, de rechazo en rechazo. Uno trata sobre una empresa en la que ocurren unas extrañas muertes, con unos personajes un tanto peculiares. El otro, es una historia que tiene como decorado el exilio del Museo del Prado durante la Guerra Civil. No es una novela histórica, ni tampoco de la Guerra Civil, sino una historia de personajes (que es lo que a mí me interesa) en ese preciso momento de la Historia.

¿Habéis leído algún libro de Pablo de Aguilar? ¿Qué os pareció?

¡Un abrazo desde el Marcapáginas!

Share


03 junio 13

La bibliotecaria de Auschwitz, Antonio Iturbe

la-bibliotecaria-de-auschwitz_9788408009511Los que hemos tenido la suerte de conocer a Antonio Iturbe -aunque sea de forma breve y casi siempre epistolar, como es mi caso- sabemos que es una persona intensa, vital y apasionada.  Por eso, no es nada extraño que sea alguien inspirado en  Dita Kraus la protagonista de su novela “La bibliotecaria de Auschwitz”, un ser humano que ayudo a los que la rodeaban a soñar, a seguir adelante en medio de un infierno y a creer que merecían tener un futuro. 

 Dita es una chica de trece años que se encarga de custodiar de forma clandestina en Auschwitz-Birkenau un fondo de ocho libros.   Esta  historia, tan increíble como real, es la que nos regala y nos relata Antonio Iturbe (1967), director de la revista de libros Qué Leer, y autor de la novela de humor ‘Rectos torcidos’ y de los libros, de genero infantil, ‘Los casos del Inspector Cito’, donde reúne las historias que leía a su hijo antes de ir a dormir.   Una trayectoria tan ecléctica como interesante.  E intuyendo a Toni, sabemos que de él lo mejor aun está por llegar…

- Emprender la aventura de escribir un libro siempre es tarea ardua, pero afrontar un relato tan intenso como el de La bibliotecaria de Auschwitz ha debido constituir un reto aun mayor por el trasfondo de la historia y de la Historia.  ¿Cuáles ha sido los mayores inconvenientes para ti en su redacción, y también qué te ha podido regalar a nivel personal?

Lo más difícil fue dar con la manera de explicar una historia real de manera que llegase a la gente. Primero quise hacer un relato de no ficción y después de un año largo, acabé tirando a la papelera una versión de 300 páginas y empecé de cero. Había puesto sobre el papel los hechos, los datos y las fechas… pero era un acta notarial. No había logrado hacer emerger la emoción y la entrega de aquellas personas. Y, al final, encontré el camino en la novela. A nivel personal han sido años de aprendizaje muy intensos, y la lección extraordinaria de que en medio de la oscuridad puede encenderse una luz, si tenemos la entereza suficiente para rascar la cerilla.

Biblioasturias-Toni-Iturbe -  Un conflicto bélico saca lo mejor y lo peor de cada ser humano, desde pruebas de amor hasta muestras de odio y saña indiscriminadas.  Dita Kraus y otros como ella son llamadas a la esperanza.  ¿Cómo llegas a conocer a este personaje y decides narrarnos su historia?

Fue un azar. Leyendo un libro sobre bibliotecas habidas en la historia, Alberto Manguel mencionaba en unas líneas que hubo en Auschwitz una pequeña biblioteca oculta en un barracón. Ese fue el hilo y después la documentación, los viajes y el azar fueron llevándome al ovillo. La muchacha que manejaba aquellos libros con 14 años estaba viva y a sus 80 años estaba (y está) absolutamente lúcida y es una mujer extraordinaria.

 - El personaje de Dita Kraus es de esos que perduran en la memoria de los lectores por su fortaleza.  ¿Qué te gustaría que quedara en cada lector tras la lectura de  La bibliotecaria de Auschwitz?

Que hay que resistir a los miserables con todo ahínco pero usando nuestras armas, no las suyas. La inteligencia, la perseverancia, el sentido, la entrega, el valor… si usamos la violencia y la crueldad para combatirlos seremos como ellos y, entonces, sea cual sea el resultado de la contienda, ellos habrán vencido. Porque el ganador de esa batalla, sea del bando que sea, siempre será el odio.

1348529144_316358_1348599250_sumario_normal-  Un libro es un objeto capaz de provocar guerras o de crear amor, no tenemos más que ver la Historia, en donde no ha habido periodo en el que no se hayan creado hogueras para inmolarlos en nombre de dioses y hombres.  Para alguien como tu que vive por y para los libros, ¿qué significado crees que tienen, por encima de consideraciones culturales o estéticas?

Los libros, las historias alrededor del fuego, son una máquina de multiplicar vidas. El hombre tiene una vida minúscula, fugaz, un parpadeo que apenas da para ver unos pocos lugares de los billones de parajes del planeta, tener unas cuantas experiencias intermitentes y conocer superficialmente a un puñado de personas. El relato ensancha la vida exponencialmente y hace que su cuenco casi vacío se llene de vivencias extraordinarias.

-  La frase infame que presidía la entrada al campo de concentración de Auschwitz era “El trabajo os hará libres”.  En otro infierno, el de Dante, rezaba “Los que entráis aquí abandonad toda esperanza”.   Los libros se burlan de ambas, ya que sin duda sí que conceden libertad y esperanza, ¿de qué nos van a salvar los libros en este siglo XXI?

Los libros no pueden salvarnos de nada. Son una herramienta. Un libro es como un martillo: con él puedes construir una casa para guarecer a tu familia o reventar la cabeza a una persona inocente. Depende de lo que tu mano haga con lo que tiene entre los dedos. Los libros nos ofrecen vivencias, información, experiencias… pero hemos de ser nosotros quienes decidamos qué hacemos con todo eso.

- ¿Tienes algún proyecto en perspectiva del que nos puedas adelantar algo?

Justo ahora estoy en un momento de gran desorientación y desánimo. Quizá debería dejar de escribir y ponerme a leer. Quizá debería ponerme a caminar.

-  La pregunta del millón, tan simple como complicada y reveladora en ocasiones…: ¿por qué escribes?

Supongo que escribo por una razón bastante peregrina: el creer que se puede parar el tiempo. Tienes la ilusión de que lo que pongas sobre un papel quedará ahí para siempre y el tiempo no lo borrará. Crees que siempre podrás volver a esa página y recuperar ese momento en su más absoluta precisión y frescura, como si engañáramos al deterioro del tiempo. Por eso se escriben poemas, para que ese hermoso estallido sentimental tan extraordinario que provoca un enamoramiento, un desengaño o una puesta de sol, quede fotografiado sobre el papel y no se deshaga en el olvido. Creemos que las historias, las ideas, las emociones, los momentos… quedarán resguardados en el papel y nunca se marchitarán. Y a eso dedicas la vida… bastante absurdo, supongo. Tan absurdo como el afán de cualquier vida.

Share


29 abril 13

MÁS LIBROS, MÁS LIBRES (V)

300px-Shakespeare_and_Company_(July_2007)Este año cambiamos: para celebrar el Día del Libro, en lugar de citas sobre literatura y escritores, os voy a dejar una lista, absolutamente incompleta y sin duda mejorable, acerca de libros que hablan sobre libros y lo que significan…espero que añadáis más  títulos para compartirlos.  ¡Feliz Día del Libro!

1. El lector, de Bernhard Schlink.

Michael Berg tiene quince años. Un día, regresando a casa del colegio, empieza a encontrarse mal y una mujer acude en su ayuda. La mujer se llama Hanna y tiene treinta y seis años. Unas semanas después, el muchacho, agradecido, le lleva a su casa un ramo de flores. Éste será el principio de una relación erótica en la que, antes de amarse, ella siempre le pide a Michael que le lea en voz alta fragmentos de Schiller, Goethe, Tolstói, Dickens… El ritual se repite durante varios meses, hasta que un día Hanna desaparece sin dejar rastro.

2. 84, Charing Cross Road

Helene Hanff, una joven escritora desconocida, envía una carta desde Nueva York a Marks & Co., la librería situada en el 84 de Charing Cross Road, en Londres.   Veinte años más tarde, continúan escribiéndose, y la familiaridad se ha convertido en una intimidad casi amorosa

3. La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guersney

 Una galería de personajes profundamente peculiares, todos amantes de la literatura, que intentan sobrellevar la ocupación nazi organizando reuniones de lectura sobre novelas clásicas, alrededor de un pastel de patata.

4. Las aventuras de un libro vagabundo

Para los que piensan que un libro, aunque objeto inanimado, puede tener una existencia llena de peripecias,en las que nazca, viva, viaje y…

5. La ladrona de libros

Tremendamente humana y emocionante, describe las peripecias de una niña alemana de nueve años desde que es dada en adopción por su madre hasta el final de la guerra. Su nueva familia, gente sencilla y nada afecta al nazismo, le enseña a leer y a través de los libros Rudy logra distraerse durante los bombardeos y combatir la tristeza. Pero es el libro que ella misma está escribiendo el que finalmente le salvará la vida.

6. La historia interminable

Escondido en el desván de su colegio, Bastian devora un libro enigmático titulado “La historia interminable”, que relata la destrucción del reino de Fantasía. Una especie de Nada misteriosa destruye todo el país y a todas las criaturas que lo habitan. A medida que avanza en su lectura, Bastian se da cuenta de que la salvación de Fantasía depende de él.

7. El cuento número 13

Una vieja escritora acostumbrada a mentir y una joven librera empeñada en saber la verdad se encuentran.  Los secretos de una familia marcada por el exceso, las cenizas de un incendio memorable y el perfil de un ser extraño que aparece y desaparece tras las cortinas de una mansión…

8. Tardes con Margueritte

Germain, con más de 50 años y sin apenas saber leer ni escribir, coincide en un parque con Marguerite, una anciana que le leerá fragmentos de novelas.  Un encuentro inesperado que camibará las vidas de ambos…

9. Que veinte años no es nada

Un escritor, eterno candidato a un Nobel que no llega nunca, decide retirarse a Ribanova, una pequeña ciudad de provincias apartada y brumosa. Allí conocerá  una muchacha veinte años más joven, y que desde el primer momento sentirá por el forastero un amor tan apasionado como imposible.

 

No se bien por qué, pero estas listas siempre suelen ser decálogos…pero prefiero dejarlo en nueve títulos y pedios que el décimo lo aportéis vosotros…¿me ayudáis a completar el post con vuestras sugerencias?

¡Un abrazo desde el Marcapáginas! ¡Y Feliz Día del Libro!

 

Share


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer