hola.com

 

LAS NEFASTAS CONSECUENCIAS DE LA MALA EDUCACIÓN

Hace mucho tiempo que vengo diciendo que la falta de educación y de valores de las últimas generaciones de españoles traerían graves consecuencias.

Después de escuchar, durante muchos años, las erróneas teorias de una nueva ola de pedagógos y psicólogos que afirmaban que no se debe traumatizar a los niños con reprimendas y cachetes, y que hay que ser muy tolerantes y darles total libertad de acción, nos encontramos ahora con una generación plagada de pequeños dictadores insoportables, que agreden a padres, compañeros y profesores.

Según esos profesionales “visionarios” prohibir está prohibido.

Por suerte, ya se empiezan a desenpolvar, tímidamente, las antíguas teorías educativas. Incluso nuestro Rey, en un reciente discurso, ha manifestado su honda preocupación por la deficiente educación y la incultura que imperan en España.

Creo ser un hombre muy bien educado y respetuoso. Recibí algún cachete en mi infancia y fui castigado cuando me lo merecí, y no estoy traumatizado. Por el contrario: estoy muy agradecido a mis padres por la buena educación que me dieron, y que me ha abierto muchas puertas.

  Esta moda de no dar la correcta educación a los hijos, y de que los padres adopten la posición de colegas y amiguetes, ha sido un verdadero desastre.

El estrés de la vida, la falta de tiempo de los padres (muchos de ellos separados) para dedicarse a sus hijos; las continuas imágenes de brutal violencia gratuita en los videojuegos y en la televisión; el mal ejemplo que se da, a niños y jóvenes, en vomitivos y vulgares programas de televisión, en los que no se pone límite alguno; el consumo precoz de alcohol y drogas; y unos códigos Penal y del Menor demasiado blandos, y que suprimen la facultad de los padres para corregir a los hijos, son causas del desastre de esta generación de Vanesas, Sorayas, Kevins, Jósuas, Jonathans,etc. Incluso en algunos anuncios en la televisión, que en mi primera novela “Réquiem por Peter Pan” la llamo el Anticristo, se descalifica a los padres, convirtiéndo al niño en un prepotente que puede hacer lo que le de la gana, y al padre en un burro.

  A la mínima negativa los niños malcriados responden con berrinches y pataletas.

  Comen cuando y lo que les da la gana. Y ya está España llena de gordos y de obesos.

La falta de disciplina hace que los niños crean que tienen todos los derechos y ninguna obligación.

Estos pequeños dictadores, muy autoritarios, son incapaces de controlar la ira. Se descontrolan con mucha facilidad y tienen ataques de furia, acompañados por llantos y alaridos. “Mi néne ya habla”, me comentó contenta una madre. “¿Y cuáles han sido sus primeras palabras?” le pregunté. “Ha dicho: ¡NO QUIERO! “.

  Con solo tres años, muchos niños ya se oponen a los padres, y a los ocho años, aproximadamente, comienza el llamado Trastorno de oposición desafiante.

Entre los onze y los catorce ya se pueden dar casos de violencia extrema, y algunos padres se ven obligados a denunciar, por miedo a sus hijos, y con gran vergüenza y sensación de fracaso familiar.

  La Fiscalía ha denunciado, muy alarmada, que los casos de agresiones de menores a sus padres han aumentado, este año, en un 56%, y que ya se han puesto 4.200 denuncias.

  Algunos niños son violentos por naturaleza. La violencia puede ser de origen genético y no tener relación con la educación. El 8% de los menores sufre trastornos psicológicos graves, y el 20% sufre trastornos psicológicos suaves.

 Yo esstoy harto de tener que soportar a niños hiperactivos y descontrolados, que corren a sus anchas por pasillos de hospitales, restaurantes, o locales públicos, ante la mirada indiferente y pasiva de sus progenitores.

  Un día, este verano, estaba comiendo en un restaurante, y dos niños corrían chillando, sin parar, entre las mesas, molestando a toda la clientela. Cuando se me acabó la paciencia grité: “¡Basta ya!”, y el padre, un energúmeno violento y sin educación, se levantó blandiéndo una silla, y me amenazó con rompermela en la cabeza. Antonia Dell’Atte es testigo, pues estaba en otra mesa.

No es de extrañar que los hijos de un tipejo de esa calaña sean unos perfectos maleducados. De tal palo tal astilla.

En la actualidad existen escuelas para educar a los padres para ser buenos padres, y centros de internamiento para menores agresivos.

Este verano, también en Ibiza, he visto cochecitos de bebé en restaurantes, fiestas y bares, a altas horas de la madrugada. Los niños han de soportar la música a tope, el humo del tabaco y de los porros, y el ruido de las juergas, mientras sus inconscientes padres están de marcha.

No es pues sorprendente que esos niños crezcan alterados. En una fiesta, a las 2 h. de la madrugada, saqué de su silla a esta niña, y la tuve en brazos durante mucho tiempo. Los padres me dijeron que la niña estaba acostumbrada a trasnochar…

 La niña, por su parecido conmigo (en la foto en blanco y negro), podría ser mi hija.

  A muchos niños, desde recién nacidos, los dejan largas horas delante del televisor. Ese aparato mágico, que podría ser un vehículo de cultura, se dedica a emitir muchos programas con imagenes de violencia, vulgaridad, cotilleos y lenguaje soez a gritos.

 La televisión, en España, ha creado “héroes” y “heroínas” de pacotilla, que son negativos modelos para el espectador.

Frikys de habla cateta que ventilan, sin pudor, sus intimidades  y horteras que se jáctan de ser “la voz del pueblo” (¡pobre pueblo!), son un pésimo ejemplo para los jóvenes, que ven como esos personajillos se forran sin dar ni golpe.

Por ello, muchos jóvenes ineducados aspiran solo a ser “famosos”. Como si ser famoso fuese una profesión. Y piensan que la fama y el dinero son los únicos valores.

Aquellos que no han conocido la disciplina ni el sacrificio, se deprimen cuando les llega la hora de ponerse a trabajar, y no soportan recibir ordenes ni cumplir horarios.

A los niños mimados y consentidos se les está privando de un recurso fundamental para su vida de adultos: la disciplina. Por eso, hoy día, hay tantos jóvenes “Níni” (ni estudia ni trabaja) y tantos “Botecol” (botellón y colocón).

Se habla también de la “generación caracol”. La forman esos niños y adolescentes que se encierran en su habitación, y pasan muchas horas enganchados al ordenador, aislándose de la familia y del resto del mundo.

Fruto de la mala educación es también la falta de respeto a los profesores, que son insultados y agredidos por algunos alumnos, e incluso por los cafres de algunos padres. Es lamentable que este tipo de violencia ocurra con tanta frecuencia en las aulas.

 

El abandono escolar es también muy preocupante. Porque la educación, en un país que vive de servicios y del turismo, es importantísima.

El trato detrás de ventanillas y en la hostelería dejan mucho que desear. Hay mucho complejo de servilismo. Y, para colmo, somos los que menos idiomas hablamos de la Comunidad Europea.

Claro reflejo de esta crisis de valores y educación es la moda desaliñada y el feísmo que imperan en la calle.

Por todo ello, espero que se endurezcan las penas y se incrementen las multas para sancionar todo tipo de violencia. Que se pongan límites a la vulgaridad en los medios. Y que nuestros políticos dejen de cambiar constantemente la Ley de la Educación, que va de mal en peor, y que nos ha convertido en la vergüenza de la Comunidad Europea.

 

Deseo pues que se reflexione, y se cambie este absurdo y blandengue sistema educativo en el seno familiar, que está teniendo unas nefastas consecuencias en nuestra sociedad. Y quiero dejar bien claro que me refiero exclusivamente a los niños mal educados y a los padres incompetentes. Y no a la infancia ni a los padres en general.

Por una decisión muy meditada, no he tenido descendencia. Porque siempre he tenido una muy clara visión de futuro.
 
Estamos viviendo una época muy difícil y hemos pasado de la libertad al libertinaje. El devenir del mundo me ha dado siempre la razón.
 
PITÁGORAS dijo: Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.
 
Fotos via Flikr y Carlos Martorell.

Share

16 comentarios

  1. Hola Carlos,
    En muchas cosas tienes razón, yo opino que la última generación un poco decente es la de la decada de los 70( la mia ), nuestros padres nos inculcarón valores como el luchar por las cosas que uno quiere o el ser independientes economicamente por nuestros propios medios.No estabamos tan reprimidos en muchos aspectos como las generaciones anteriores y teniamos un margen de libertad bastante amplio, eso sí, siempre respetando a los demás. Yo no he crecido reprimid@ en ningún aspecto, si bien se nos ha advertido de los peligros, etc…Me parece bastante triste que en España haya una generación de personas que se han preparado, aprendido idiomas, etc para luego no ganar más de 1.000 € y con unos precios europeos( Alquilar 1 casa es mucho más barato en Alemania, por ejemplo!), tener empleos con contratos precarios hasta bien entrada la treintena y posibilidades de avanzar profesionalmente escasas….y no se haya aprovechado para avanzar y acercarnos más a Europa con lo que, por fin, nos hubiesen tomado en serio. A pesar de todo, me alegro de haber sido inculcado en esos valores y no ser un pequeño tirano que siempre exije a los demás que les saquen las castañas. Al fin y al cabo, algún dia se les acabará el chollo y no sabrán tirar para adelante porque la gente cada vez es más individualista y proclive a no dejarse parasitar por los demás. Un país sin gente emprendedora y con valores es un país que no saldrá de la mediocridad. Así nos va….y nos irá!

  2. Muy interesante y bien explicada reflexión ¡Qué razón tiene! Yo me estoy pensando seriamente traer o no hijos a este mundo.

  3. Estoy de acuerdo en todo, pero yo sumaría la cantidad de gente que ultimamente saca a colación su tendencia política cuando a mi, de pequeña, me dijeron que era algo, la politica y la religion, muy personal, muy privado. La gente y no solo adolescentes y jóvenes, que tambien, que saca constantemente a relucir sus ideas politicas, independientemente de quien haya delante, me parecen unos maleducados.

  4. Hola Carlos, mi nombre es María, soy de Córdoba, me ha gustado mucho tu articulo, y estoy de acuerdo en muchisimas cosas, por no decir, en la mayoría. Tengo un hijo de tres años, me parece muy mal que hoy en día no se le pueda dar un cachetazo en el culo a un niño cuando hace o dice algo mal, para mi no es un mal trato, para mi es como si le hicieras una llamada de atención más brusca. A los niños hay que tratarlos con cariño, que se sientan queridos, pero deben de saber donde están los límites, y somos los padres los que debemos de poner estos límites. Un niño no deja de ser feliz porque le des un guantazo, deja de ser feliz en un ambiente ostil, donde oye voces, discusiones,…. Mi hijo es un niño super feliz, que hace caso a sus padres y a sus mayores, que cuando va a un restaurante, tienda, super,… sabe comportarse, pide permiso,… y te puedo garantizar que es una labor nuestra y no de nadie. A mi no me han pegado mucho, pero cuando hacia algo mal algo me caía, incluso mis padres dijeron en el colegio, que sí tenían que darme una torta que contaban con su aprobación, eso nunca llegó a pasar, pero sí que recibía por otros sitios y he sido y soy una persona muy feliz. Yo también soy de los 70 y al ver como está el panorama he decido para mi hijo otro tipo de educación, no quiero lo que hoy en día hay en los colegios andaluces.

  5. Carlos: Encuentro su articulo muy acertado,y por lo que he leido la mala educacion NO tiene fronteras. Vivo en Carolina del Norte (EEUU,aca los padres viven con un gran sentimiento de culpa, ya sea por el corto tiempo que le dedican a sus hijos u otros factores y se dejan manipular por sus hijos sicologicamente. Yo soy de la vieja escuela…donde se debe respetar a sus mayores, empezando por los padres, no malas palabras, etc. En nuestra familia los roles estan bien definidos, quienes son los que toman las decisiones y quienes las acatan, no hay confusion alguna. Saludos, Marisol.

  6. Muy de acuerdo con tu opinión. Tengo dos hijos de 3 y 5 años y para mí resulta encenderles la tele y olvidarme de ellos. Pero no lo hago, le hago que juegen entre los dos, que pinten, o nos vamos un rato al parque y antes de acostarnos leemos el cuento. Todos los días. Intento inculcarles a mis hijos los valores que me dieron mis padres, también les doy su cachetada si se tercia y gracias a Dios mi marido y yo tenemos la misma escala de valores. Igual nos sale rana pero en nosotros está de educar a nuestros hijos de la mejor manera posible y que no sean el día de mañana ni niní ni botecol.
    Animo a los padres para seguir en la lucha. Nuestros hijos nos lo agradecerán.

  7. COMENTARISTAS: Gracias a todos!!! Pensé que con este post sobre la mala educación recibiría muchas críticas negativas.
    No todos piensan como nosotros. De lo contrario tendríamos otro mundo.
    Carlos Martorell.

  8. Hola, creo que hoy en día tener un hijo no significa ser padre y quizás de ahí surjan muchos de los comportamientos que estamos viendo últimamente. Si a esto le añadimos una ley tan desastrosa como la Ley del Menor tenemos la sociedad que estamos creando.
    Me gustaría invitarte a leer el siguiente artículo:
    EL CHOLLO DE SER MENOR EN ESPAÑA
    http://www.terceraopinion.net/2009/11/01/el-chollo-de-ser-menor-en-espana/
    Un saludo.

  9. Sus apreciaciones son positivas si el lector es una persona instruida, pero si no lo es puede caer en el maltrato infantil lo cual es muy doloroso, prueba de ello son las noticias que a diario se ven o se escuchan, humildemente yo le sugeriría que también enfoque las consecuencias nefastas que trae consigo el confundir la disciplina con el maltrato infantil. Hay que reconocer que los padres somos responsables del comportamiento de nuestros hijos y es nuestra obligación en estos tiempos de grandes cambios, que no son los mismos del pasado, educarnos para ser buenos padres.

  10. soy de la generación del 77 y haciendo un curso me fije en una chica que a mi parecer parecia tener 18 años aproximadamente esta tenia padres separados y su risa ante comentarios parecia burlona pense que se reia de la gente en vez de reirse con la gente y así era y hasta con maldad tras las faldas de las amigas era alguien estaba protegida una vez sola no era nadie me vi obligada a darle una buena contestación ya que empezo a burlarse de mi claramente y de repente cayo pero su burloneria siguio en este sentido a menos y comprendio que lo que estaba haciendo estaba mal ahora la tengo entre ojos y cuando la vuelva a ver que no se le ocurra pasarse que para pasarme estoy yo. Veo una falta de respeto ese comportamiento pues lo veo anormal pues en mi vida lo e visto.

  11. En Barcelona ciudad la mala educación de los menores acompañados o no de sus padres en las bibliotecas es insuperable, tambien alguna persona mayor, que seguramente no ha ido en su vida a una biblioteca, pero el problema es que los bibliotecarios no ponen orden, la biblioteca de nueva creación del campo del Arpa, es un desaste, entran mamás con bebés llorarndo, niños cantando, burlandose de los mayores, haciendo gamberradas, y solo los usuarios aveces hablan y ponen paz, pero luego vuelve el ruido, y los bilbiotecarios no ponen orden ni concierto, es horroroso que esto suceda en Barcelona, en otros lugares, se hacen cumplir las normativas de siliencio, para que la gente pueda estudiar, aqui, no es así, es una verguenza para el barrio del campo del arpa en Barcelona que tengan estos comportamientos los ciudadanos, y la falta de ganas por parte de los bibliotecarios en poner orden y hacer cumplir las normativas.
    Agradecería a personas interesadas enn este tema para poner orden, y que se sepa lo que es una bilbioteca y que hay unas normas que cumplir que hicieran publidad y denuncia si es preciso sobre este tema, ya está bien de hacer la vida imposible a los usuarios pacifícos que si cumplen las normativas, los bibliotecarios no cumplen con su acometido a este respecto, algún dia se sollucionaran estos temas de conductas inadecuadas de comportamiento y mala educacion por parte de la ciudadanía.
    Muchas gracias, por dejarme poner este comunicado, y sentir nuestra incapacidad para soluccionar este temas, sín la colaboración correspondiente de los y las bibliotecarias, es muy desagradable elegir un lugar como la biblioteca del campo del arpa en barcelona para poder tener paz, tranquilidad, silencio y estar rodeado de una mejor armonia sobre estas conductas en educación.

  12. Desde hace tiempo se sabia que esta “nueva manera” de educar a los hijos no funciona,pero no se pone remedio ,al contrario se modifica todo para que salgan “ganando” y no les perjudique.

    Siempre se habla de la educación de los padres a los niños y adolescentes, pero nunca se habla del daño que pueden ejercer los profesores a los alumnos, hay maltrato de los alumnos a los profesores, de hecho es noticia habitualmente, también hay acoso entre compañeros, pero también ocurre del “profesor” al alumno…si… hoy en día pasan esas cosa señores…y no tiene porque ser físico sino que es psicológico y esto se calla,sobre todo si son niños pequeños, porque ahora no hay maestros, hay funcionarios que no tienen vocación y solo van a cobrar a fin de mes, no les interesa nada mas, me parece un tema serio dado que tienen en sus manos el futuro ….nuestros hijos.

  13. Muy buena tu publicación y estoy muy de acuerdo, como docente y hermana mayor puedo dar fe que establecer límites y hacerlos respetar es la mejor opción. No se puede dejar a que desde muy niños los chicos tomen todas las decisiones importantes para su calidad de vida, es responsabilidad de los apoderados y docentes guiarlos a un buen camino, con el tiempo, podrán ir diferenciando qué es lo mejor para ellos, pero hasta eso, uno debe ser responsable y estar pendiente de su educación.

  14. Hola a todos, yo soy de México, leí apenas el artículo, y me ha encantado. Yo soy Psicóloga y tienen razón en decir de que cuando se dijo que no se les pegara y reprimiera a los menores porque se les iba a traumatizar todo empezó a cambiar. Hace ya un buen de años, cuando presente mi examen profesional para obtener mi título de Psicóloga, toque el tema de que los padres actuales confundieron el ser amigos de los hijos(…bueno hasta me han aplaudido mis sinodales, esto es presunción aparte jeje) no se puede ser amigos de los hijos!!!!!! para eso están los AMIGOS, tu eres el padre, quien va a poner límites, quien va a representar las primeras imágenes de autoridad, en fin, ¡así de sencillo no se puede ser AMIGOS de los HIJOS por Dios!….ahora soy docente y tengo mi clínica psicológica, yo espero sembrar la semilla para mejorar otra vez la cosas, porque me asusta como va todo y no quiero que mis hijos vivan en un mundo sin reglas, ¡vaya sin temor a Dios!
    Aquí en México también las cosas están mal, de hecho en todo los países por la globalización, obvio no todos, estamos los padres que si tomamos nuestra responsabilidad, tenemos que seguir, nadie dijo que ser madre o padre es fácil, es una labor que veremos recompensada en al algún momento, cuando veamos los éxitos de nuestros hijos y sus fracasos, cuando veamos a nuestros hijos darle la cara de frente a ese “fracaso” o eventualidad y salir airoso. Don Carlos agradezco que esté como muchos de nosotros a favor del regaño a los hijos, de los “padres malvados” que aplican consecuencias al mal comportamiento de su hijos, a los que verdaderamente asumimos el rol de PAPAS; porque eso no significa que no los queremos si no todo lo contrario, y que además lo haga público. Un abrazo muy fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer