hola.com

 

¿TE GUSTAN LOS COCHES? Hoy arranca la sección de motor en el Gym de Alicia y…

Empezamos por el carnet de conducir.

Qué miedo se pasa cuando se piensa en sacar el permiso de conducir ¿hay alguien que no lo haya tenido durante éste proceso? 

Imagen 1

He vuelto a la autoescuela Arenal, en donde pasé momentos difíciles pero inolvidables:

Las clases teóricas:

Imagen de previsualización de YouTube

 

Y las prácticas!

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Yo suspendí el teórico no una ni dos ni tres veces,hasta la cuarta oportunidad lo pasé  y encomendándome a mi virgen preferida.

Mi historia fue así:

Llevaba años conduciendo con el carnet mexicano – internacional, pasé mucho tiempo yendo y viniendo a México para renovarlo, cada vez me pesaba más hacer ese trámite.

Salió la nueva ley de tráfico  en España y no me quedó otra que sacar el carnet aquí, me matriculé en varias autoescuelas, era horrible asistir a las clases, me daba sueño, me parecía que lo que escuchaba era lo contrario a lo que yo sabía como conductora, no “conectaba” con los profesores, hasta que alguien se apiadó de mi y me recomendó a un profesor , a Juan propietario de la Autoescuela Arenal de la calle Alcalá. Al principio pensé “más de lo mismo”, pero me convencí que mi vida sin conducir, que es una de mis pasiones, iba a cambiar radicalmente si no podía hacerlo más, tenía que intentar escuchar y aprender lo que me decía mi profesor nuevo.

El primer día llegué a la autoescuela, me estaba esperando Juan, un ser con una psicología impresionante, lleva muchos años enseñando a los aspirantes a conductores de todas edades, con todo tipo de caracteres; no sé que pensó después de todo lo que le conté, le decía que soy la mejor conductora del mundo y le relaté anécdotas que había tenido con mil tipos de coches, bla, bla, bla, me miró y me dijo, te aseguro que conmigo sacarás el carnet, sólo te pido algo: no faltes a las clases y escucha lo que te diga, no estudies cuando salgas de aquí ni te obsesiones.

Y así empezó el curso, asistí a las clases sin faltar, cuando Juan me veía obsesionada o muerta de miedo cuando en las clases no sabía contestar, me tranquilizaba, y me hacía reflexionar sobre las respuestas que tráfico desea escuchar.

Me presenté al examen teórico habiendo rezado toda la noche, me suspendieron en el primer intento, el miedo creció, pero Juan me dijo, a la siguiente lo pasas, ten fe y no faltes a las clases, seguí sus indicaciones al pie de la letra, en el segundo intento me presenté con una imagen de mi virgen preferida, el supervisor del examen me hizo quitarla del pupitre, me temblaban las piernas, pero me concentré y empecé a contestar cada pregunta, no me lo creía pero me las sabía, salí del examen y por fin Juan me avisó que lo había aprobado.

Ahora faltaba el práctico, con pocas clases aprendí a conducir de acuerdo a lo que quieren ver durante los exámenes, pasé miedo pero no demasiado, el día del examen iba en el mismo coche una chica que estaba embarazada, cuando el revisor le indicó que aparcara marcha atrás, la chica empezó a respirar de tal manera que pensamos que daría a luz en el coche; después me tocó a mi, me hizo aparcar también marcha atrás y olvidé poner el intermitente, Juan que iba a mi lado casi se desmaya con mi fallo, pero cuando volvimos a Móstoles, le dije al revisor, “si no le importa voy a repetir aparcar marcha atrás”, me dejó, terminó el examen, a los 10 minutos Juan apareció y nos dijo que habíamos aprobado,nos abrazamos y lloramos de emoción.

Hay que superar los miedos, todo se puede conseguir, os lo digo de corazón.

 

COLE-

Mi Autoescuela Arenal 

 

 

Share

Deja un comentario