hola.com

 

Una Estrella llamada Sara Montiel

sara-montiel-carmen-la-de-ronda

          Quizá uno nunca piensa en la muerte de las estrellas porque recurriendo al tópico, están hechas de la materia de los sueños y, estos, no desaparecen nunca. Esta frase, que proviene de uno de los escritores más brillantes e inmortales de la literatura universal, de William Shakespeare  en boca de su personaje Próspero, le viene como anillo al dedo a la desaparecida Sara Montiel, inmóvil en la belleza del celuloide que fue su otra vida. Tan verdadera y relevante como la mortal y, sin duda, la que nos pertenece a todos los que la admiramos.

[http://www.youtube.com/watch?v=ZZaF91EWVp4]

          Sara Montiel, es el nombre de María Antonia Alejandra Abad Fernández,  la estrella más famosa de la cinematografía hispana y una de las más míticas del cine mundial, que nació en Campo de Criptana, provincia de Ciudad Real, en tierras de La Mancha, España, el 10 de marzo de 1928. Sus padres fueron Don Isidoro Abad, labrador de origen que después despuntaría como negociante de vinos, y Doña María Vicenta Fernández, peluquera. Desde muy pequeña Maria Antonia se destacó por su belleza y sus dotes artísticas las cuales impresionaron a Don Vicente Casanova, un influyente publicista, su descubridor,  que la vio y la oyó cantar durante una procesión de Semana Santa en Orihuela, Alicante. Don Vicente procuró que la joven recibiera un entrenamiento básico en interpretación, declamación y canto, como en el caso de los deportistas de élite, que darían un inmejorable resultado. En 1943 María Antonia concursó en un certamen de nuevos valores auspiciado por la productora cinematográfica Cifesa, la firma cinematográfica más importante de España y la  joven se llevó el primer premio que consistía en una modesta suma de dinero y un contrato para trabajar en el cine. Un año después, debutó interpretando un pequeño papel de estudiante adolescente en la cinta “Te Quiero Para Mí” que, a pesar de sus limitaciones, llamó la atención de productores y directores, haciendo que todos quisieran contratarla. En esa película apareció en el reparto con el nombre artístico de “Maria Alejandra” pero en su siguiente película, “Empezó en Boda”, se decidió por una imagen más adulta y sofisticada y la joven actriz se transformó en una espléndida rubia llamada Sara Montiel: Sara en homenaje a su abuela materna y Montiel por los Campos de Montiel de su pueblo natal.

[http://www.youtube.com/watch?v=F4poBRQH7NM]

         Debido a su extrema juventud se comenzó a llamarla Sarita”, lo cual ha quedado a través del tiempo. De ahí a “Saritísima”, superlativo muy apropiado a la altura de su talento y logros. A pesar de las escasas posibilidades que existían en el cine español de aquella época, Sarita consigue imponerse y llega a filmar 14 películas entre 1945 y 1950 incluyendo su primer gran éxito a nivel internacional “Locura de Amor” en 1948 donde interpretó el papel de Aldara, una princesa árabe. Inmediatamente Sara es reclamada por los productores de varios países y filma en Africa “Aquel Hombre de Tánger”  en 1950, pero decide establecerse en México donde su personaje de Aldara ha llamado poderosamente la atención. En México, Sara es recibida con todos los honores y se convierte rápidamente en una de las actrices más populares de esa cinematografía filmando 13 películas entre 1950 y 1954 con los actores más cotizados del momento. Una vez más América Latina se convertía en el lugar de consagración de los grandes talentos españoles. Rodaría  “Furia Roja” con Arturo de Córdova-el partenaire de toda la vida de Libertad Lamarque-,  “Necesito Dinero”, “Ahí Viene Martín Corona” y “El Enamorado” las tres con Pedro Infante, “Cárcel de Mujeres” con Miroslava y Katy Jurado, “Piel Canela” con Manolo Fábregas, “¿Por qué Ya No Me Quieres?” con Agustin Lara, que son algunos de los títulos que consolidaron su fama en México y que han pasado a la historia del llamado “Cine de Oro Mexicano”…  México también sería providencial para la carrera musical de la actriz. Allí tuvo la oportunidad de grabar varias canciones para la banda sonora de sus películas bajo la dirección de maestros tan importantes como Manuel Esperón, Gonzalo Curiel y el mismísimo Agustin Lara quien incluso se la llevó de gira como vocalista de su orquesta. Sin embargo todavía tardaría un tiempo en consolidarse como cantante.

Sara-Montiel-Gary-Cooper-Veracruz

          En 1954 llegó la oportunidad dorada de trabajar en Hollywood, Meca del cine mundial, con la película “Veracruz” al lado de Gary Cooper y Burt Lancaster. Su trabajo impresiona y Hollywood le abre sus puertas. La Columbia Pictures le ofrece un contrato de siete años para convertirla en una nueva Rita Hayworth pero ante la sorpresa de todos, Sarita decide no atarse a contratos de largo plazo. Esta vez interpreta “Serenade”  en 1956 para la Warner Bros., donde comparte honores estelares con Mario Lanza, Joan Fontaine y Vincent Price, bajo la dirección de Anthony Mann. Este film resultaría providencial ya que Sarita y Mann se enamoraron y al año siguiente contrajeron matrimonio. Después de filmar junto a Rod Steiger y Charles Bronson, la película del oeste de Samuel Fuller “The Run Of The Arrow” en1957, Sarita viajó a España para unas cortas vacaciones y allá le ofrecieron el papel protagonista en un film musical llamado “El Último Cuplé” del que dicen las malas lenguas que ya estaba firmado por Carmen Sevilla. La estrella aceptó más por amistad con su director Juan de Orduña que por algún interés real en el proyecto y la película se terminó en unas pocas semanas. Aunque al principio se había planeado que Sarita “doblara” las canciones de la película previamente grabadas por una cantante profesional, a falta de presupuesto se decidió que Sara cantase esos temas con su propia voz. Al finalizar el rodaje, la actriz regresó a Hollywood para continuar su carrera en tierras americanas sin sospechar lo que le tenía deparado el destino. “El Último Cuplé”, estrenado en 1957, resultó ser el éxito de taquilla más espectacular de la historia del cine español permaneciendo por más de un año en los cines de estreno no solo en España sino también en toda Europa y América Latina, convirtiendo a Sara Montiel en un ídolo internacional.

SaraMontielyJamesDean

          Las canciones que Sara cantó en esa película se editaron en disco y se convirtieron en verdaderos éxitos en los “hit parades” de las radios de más de 20 países. El suceso sorprendió y conmovió a toda una industria, a los medios de comunicaciones y naturalmente al público en general, pero la más sorprendida de todos fue la propia Sara. Ante el éxito de “El Último Cuplé”, varios productores europeos asociados le propusieron un contrato multimillonario para rodar en Europa. Al mismo tiempo la casa discográfica Hispavox le extendió un ventajoso contrato para la grabación y edición de sus discos avalada por el arrollador éxito del disco de la banda sonora de la película. Ante estas ofertas tan tentadoras, Sara decidió abandonar Hollywood y establecerse definitivamente en España. Tenía ahora que demostrar que Sara Montiel, actriz, cantante y el primer “sex-symbol” en la historia del cine español, no había triunfado tan aparatosamente por simple casualidad.

        SaraMontielelultimocuple

           La confirmación no tardaría en llegar con  su siguiente película, “La Violetera” de 1958, en la estela de la anterior y jugando también con la vida de la artista Raquel Meller y su repertorio de culpes, que superó con creces el éxito popular del anterior. El tema del maestro Padilla que le dio nombre a la película se convertiría en “el tema de Sara” con el cual la identificarían en el mundo entero para siempre. Desde entonces, Sara Montiel combinaría la filmación de películas con la grabación de discos y actuaciones personales en los escenarios más prestigiosos del mundo. Sus siguientes películas estelares fueron “Carmen, la de Ronda” de 1959, película y disco en los que desembarca en el género de la copla con enorme éxito-poniendo en aprietos y nerviosas a las grandes cantes del género y sus películas-,  “Mi Último Tango”  de 1960 y “Pecado de Amor” en 1961. Estas películas perfilaron e hicieron definitivas las constantes de un personaje cinematográfico que, sin dejar de ser auténticamente hispano, tenía la misma fuerza de las grandes del cine internacional, desde Greta Garbo, pasando por Marlene Dietrich hasta Elizabeth Taylor o, en cierto sentido, una especie de Marilyn Monroe a la española.

sara-montiel-enigmatica  sara-montiel-puro

          El “mito Sara” había llegado para quedarse y aún continúa. Le siguieron más películas taquilleras y más discos de gran impacto popular como “La Bella Lola” de 1962, “La Reina del Chantecler”  en 1963 y “Noches de Casablanca” de 1963, las cuales llevaron su fama a países como la Unión Soviética, Rumania, Grecia, Turquía, Israel y Japón y sus canciones a números uno en muchos lugares del mundo. Los triunfos de Sara en cine continuaron con las películas  “Samba”  en 1964, “La Dama de Beirut” de 1965, “La Mujer Perdida” en 1966, la muy discutida “Tuset Street” en 1967, “Esa Mujer” de 1968, “Varietés” de 1971 y “Cinco Almohadas Para Una Noche” en 1974. Gran mito del cine y de la música durante más de medio siglo, en 2009 emprendió una gira por teatros y salas musicales con su repertorio tradicional de cuplés, coplas y boleros.

Sara-Montiel_rojo

          Aunque muchos pusieron en tela de juicio su capacidad para cantar, y mucho más copla, que requiere unas dotes vocales extraordinarias, Sara Montiel, con su bello fraseo y su bonita entonación, sin gran potencia vocal, pero con una belleza arrebatadora y una capacidad interpretativa convincente y depurada realizó bellísimas interpretaciones de grandes temas, algunas inolvidables y antológicas como las de Antonio Vargas Heredia o Tatuaje, que han quedado en los anales de la historia de este género. Sara Montiel es, sin lugar a dudas, el rostro más hermoso e internacional de la copla.

[http://www.youtube.com/watch?v=dMVHRxwP7_U]

          Algo parecido sucedería con sus dotes interpretativas, aunque su encanto e instinto natural, además de su tesón, se impondría a la maledicencia de algunos con un rotundo éxito. Su fascinación con algunos de los intelectuales y científicos más importantes del siglo XX dejan en sordina lo que algunos consideraban sólo una cara bonita con un cerebro bonito, piedra de lapidación habitual entre los simples y acomplejados del mundo.  Es verdad que algunos capítulos finales de su vida no han sido lo brillantes que su carrera merecían, pero también que nuestro país no es, precisamente agradecido en el reconocimiento de nuestros verdaderos talentos e intelectuales. Nadie podrá quitarle nunca el ser el rostro más hermoso del cine español, la verdadera pionera en triunfar en Hollywood, y una vida marcada por trabajaos que ya están en las páginas de nuestra cultura, y también en nuestra iconografía sentimental.

[http://www.youtube.com/watch?v=wbA8fz4__rM]

[http://www.youtube.com/watch?v=Ez_NI8IzGhk]

Share

4 comentarios

  1. [...] de Sara Montiel El Mundo.es Sara no logró volver El Universal Diario Digital Juárez -Hola -Vanguardia.com.mx los 547 artículos [...]

  2. Gran pérdida sin lugar a dudas. Qué verdad tan triste eso de que no sabemos valorar en este país a los verdaderos talentos.
    Un saludo

Deja un comentario

*


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer