STROONG: el producto honesto que le planta cara al azúcar

Hoy quiero contaros una de esas historias que, además de ser tremendamente inspiradoras, son capaces de hacernos recapacitar acerca de muchos aspectos de nuestra vida. Como os he ido contando durante las últimas semanas, estoy en plena etapa de re-concienciación sobre lo que comemos, ya que muchas veces parece que vamos un poco a ciegas y realmente no sabemos lo que estamos dándole a nuestro organismo. Así he llegado a Lourdes Torres, cocinera de profesión que a los 40 años decidió hacer un pequeño parón. Y ahí empezó todo. Fue tomando contacto con el mundo del running, hasta que se le presentó la oportunidad de participar en la carrera de la mujer junto a su hija. Tan buena fue la experiencia que después participó en un triatlón, y más adelante se propuso el reto de participar en un Iron Man.

 

Cada vez más adentrada en este mundo, se dio cuenta de que sus compañeros utilizaban geles, barritas energéticas y otros productos similares para las carreras. “Me sorprendió lo realmente malos de sabor que eran y el hecho de que absolutamente toda la oferta nutricional en el deporte estaba basada en el azúcar, en saborizantes, aromas…”, explica. “En cierta manera esto se puede explicar porque el azúcar es muy barato para la industria, además de ser un muy buen conservante, pero cuando haces deporte tienes que tomar carbohidratos, no calorías vacías”, indica Lourdes.

 

De la misma manera, le llamó la atención que entre toda esa oferta no existía el concepto salado. “Busqué en diferentes web, tanto nacionales como internacionales y no había nada. Así que me puse manos a la obra y fui a hablar con mi nutricionista para ver qué era lo que necesitaba una persona para estar bien nutrida y abastecer su gasto energético, sobre todo cuando se está haciendo deporte”, apunta Lourdes. Así creó la primera barrita salada, la cual regalaba a sus compañeros para que le expresaran sus impresiones. “Lo que a día de hoy es STROONG, comenzó a modo de empresa de garaje”, explica. Un proyecto que fue tomando forma a través de cursos, esfuerzo y mucha dedicación y que tiene un objetivo claro: hacer un producto honesto, que nos ayude a cuidar de nuestra salud a través de una alimentación correcta.

 

Nos hemos acostumbrado a comer alimentos procesados y con unos niveles de azúcar altísimo. “Cuando tomas conciencia de lo que comes y de lo que tu cuerpo necesita en forma de nutrientes, no de calorías, empiezas a ver como todas las pequeñas acciones que realizas van dando unos resultados espectaculares. Muchas veces ponemos como excusa que comer bien es muy caro, pero realmente a la larga no lo es porque lo notamos en salud. Estás más sano, te olvidas de la retención de líquidos… Estas mucho más fuerte. Pasarte el invierno malo no es normal, es la alarma de que algo no marcha bien, y parte de la alimentación”, explica Lourdes.

 

Lo cierto es que hoy en día hay una tendencia muy fuerte en contra del azúcar. Produce diabetes, obesidad… y lo cierto es que tienen azúcar productos que ni nos lo imaginamos. Creemos que estamos comiendo muy sano por cenar un puré preparado, pero lo cierto es que está lleno de azúcares, conservantes, aromas… “Además es súper adictivo, no nos damos cuenta de cuánto hasta que empezamos a leer las etiquetas y decidimos dejar de tomar todo lo que lleve azúcar añadido”, indica. “Durante muchos años ha existido la estrategia de marketing que nos contaba que la mujer inteligente era la que trabajaba, cuidaba de la familia, iba al gimnasio, estaba monísima y además tenía la cena preparada en dos minutos gracias a la ayuda del microondas y los platos precocinados”, dice. Pero esto es muy peligroso, y Lourdes cree firmemente que, con el tiempo, tomar azúcar estará tan mal visto como fumar ya que es igual de dañino.

 

 

Mientras, STROONG se prepara para seguir creciendo y llegar cada vez más al uso del día a día. “Si vas al gimnasio a mediodía no tienes por qué comerte un sándwich, con dos barritas saladas y un bombón Sweet&Raw llegas perfectamente alimentado a la hora de la merienda, además de saciado”, explica. De la misma manera, hay que tomar conciencia con lo que le damos de comer a los más pequeños y dejar de lado los zumos comprados, galletas y bollería industrial. En primer lugar, para acostumbrarles de comer de todo, pero, además, para asegurarnos de que lo que les estamos dando es bueno para su salud.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer