Tu sonrisa se merece un cuidado de calidad

Tengo que confesar que últimamente estoy bastante preocupada por lo poco conscientes que somos la mayoría de lo importante que es cuidarnos la boca. Desde hace un tiempo no paro de ver anuncios, sobre todo en las redes sociales, de aparatos de usar y tirar que prometen un blanqueamiento de los dientes casi mágico. He llegado a ver, incluso, peluquerías que supuestamente “te arreglan” la boca, así que no he podido evitar preguntarme ¿pero todo esto es seguro? Por eso he querido hablar con la doctora Debora Vilaboa, de la clínica Vilaboa, en Madrid. “El aparato digestivo es milagroso porque es capaz de alimentarnos y de digerir múltiples sustancias gracias a su gran complejidad. Empieza en la boca y su importancia radica en que el ser humano es uno de los pocos seres vivos capaces de alimentarse de tantas cosas, lo cual nos ha permitido desarrollar un cerebro y una musculatura que nos ha llevado a evolucionar de la manera en la que lo hemos hecho. Todo este proceso comienza en la boca” dice la doctora.

 

Pero la importancia de la boca va mucho más allá. “Cuando una persona sonríe está enseñando muchísimas cosas: si es joven o no, si sigue una alimentación sana, en qué estado se encuentra su salud… el cerebro de quien lo ve percibe muchas cosas” explica la doctora. Y es cierto, ¿o es que no nos ha pasado a todos que en lo que más nos gusta de alguien es su sonrisa? De hecho, la doctora indica que la boca es un órgano capaz de producir tanto aceptación como rechazo: por su forma, por su olor… Pero precisamente por todo esto es necesario, y más hoy en día, que hagamos todo lo posible por cuidarla. “La digestión que se hace a través de ácidos muy potentes con los que los alimentos se disuelven hasta que se convierten en una solución que pasa por la membrana del intestino. Los dientes los tenemos en la parte más alta del cuerpo, por lo que están protegidos de estos ácidos, pero hoy en día el sistema digestivo y los dientes están sometidos a mucho estrés y a diversos ataques. La esperanza de vida ha aumentado muchísimo, por lo que la dentadura tiene que durar más, pero con unas amenazas que antes no existían. Por ejemplo, antes las frutas que comíamos eran de temporada, como el limón o la naranja, pero ahora las hay todo el año. También tomamos bebidas carbonatadas, tenemos más acceso al azúcar y no hacemos el mismo ejercicio físico. Cenamos y nos vamos a la cama, por lo que el diafragma no cumple su función al 100% y el ácido del estómago acaba por llegar a la boca”, explica la doctora. De hecho, incide en que cada vez encuentran más jóvenes en su clínica con síntomas de erosión ácida. “Cuando, por acción de estos ácidos, el diente se fractura, lo más probable es que haya que extraerlo”, dice.

 

Sin embargo, en la clínica Vilaboa prefieren pensárselo dos veces antes de extraer una pieza. “Siempre le decimos al paciente que hasta que no haya un diagnóstico y se hayan estudiado todas las opciones, no podemos comenzar el tratamiento”, indica la doctora. Pero este lema suyo de “pensar dos veces y actuar una”, no parece que case demasiado con una sociedad que lo quiere todo y lo quiere rápido. “Pretendemos dar el valor que merece la evolución del paciente, utilizar técnicas seguras y mínimamente invasivas, como en el caso de no hacer extracciones a no ser que haya infección o sea absolutamente necesario, pero para esto siempre hay que hacer un estudio pausado y profesional de cada caso”, asevera la doctora Vilaboa. Esto es así ya que, tal como explica, existen numerosos estudios que demuestran la relación entre la presencia de la infección crónica en la boca con enfermedades como el alzheimer y los diversos tipos de cáncer que pueden aparecer en el tubo digestivo.

 

En el caso de los blanqueamientos, hay que tener en cuenta que si no se hace bien podemos dar con unos tratamientos que, aunque parezcan más efectivos y rápidos en un principio, lo único que están haciendo es microperforar el esmalte del diente y debilitarlo. “No podemos perder de vista que el blanqueamiento no es un tratamiento, es cosmética, y no resuelve todos los casos. Para los que no sirve el blanqueamiento tenemos, por ejemplo, la opción de las láminas de porcelana, skin concept, llamado así porque son láminas finísimas que actúan sobreponiéndose al diente y consiguiendo unos resultados espectaculares, siempre y cuando lo lleve a cabo un profesional”, dice la doctora.

 

De hecho, España está llena de profesionales en este sector. “Este año se han llevado a cabo varios congresos de Odontología en Madrid, y somos pioneros en la utilización de implantes oseointegrados”, dice la doctora. De hecho, en la clínica cuentan con el doctor José Manuel Reuss, experto en implantes formado en EE UU. “El equipo sabe perfectamente cuando tratar, por dónde empezar, cuáles son los plazos y pautas del tratamiento. Hay que tomar decisiones sobre cada caso individualizado”, indica la doctora. En definitiva, cuidar la boca es una cuestión de la que depende no solo nuestra autoestima, sino también nuestra salud a unos niveles en los que muchas veces no nos paramos a pensar. Y eso no se puede dejar en manos de cualquiera.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer