Una BB Cream que es pura magia

¿No os da la sensación de que a veces al maquillarnos demasiado parece que empeoramos el resultado? Cada vez más profesionales del maquillaje abogan por sustituir las bases de siempre por otro tipo de productos, sobre todo si lo que queremos es un efecto natural para nuestro día a día. Y me parece genial, porque si podemos simplificar nuestra rutina de belleza, ¿por qué no vamos a hacerlo? Mucho se ha hablado de las BB Creams, CC Creams… y, por eso, tras muchos productos probados, hoy quiero hablaros de uno que realmente me ha convencido y cómo lo he incorporado en mi día a día.

 

Me refiero a BB Magic de Stage Line, una crema con un poquito de color, muy sutil, que además hidrata, nutre, unifica el tono, minimiza las imperfecciones, ilumina y, lo mejor, protege la piel, ya que cuenta con un factor SPF30. Me encanta porque es una crema hidratante, un tratamiento, con todos sus beneficios, pero que además es capaz de darnos ese toque de color y sensación de buena cara que nos hace falta por las mañanas.

 

Entre los elementos que componen BB Magic encontramos manteca de karité, aloe vera, aceite de argán y extracto de cebada. Juntos suavizan y regeneran la piel, la protegen de las agresiones de los radicales libres, minimizan irritaciones y rojeces e hidratan el rostro en profundidad, mejorando visiblemente la calidad de la piel en muy poco tiempo. ¡Y todo ello sin parabenos!

 

Lo que más me sorprende de esta crema, sin embargo, es que el color se encuentra encapsulado en diminutos polímeros vegetales que se derriten al contacto con la piel y se funden con la misma. De esta manera, se liberan los pigmentos, de origen mineral, dándole al rostro un tono precioso y nada recargado.

 

Creo que esto es lo que buscamos al final en nuestro día a día: no llevar un maquillaje demasiado evidente, sino tener ese efecto buena cara, con un tono uniforme en la piel y una textura sedosa y sin imperfecciones. Para ello, yo lo que hago es empezar con esta crema, aplicándola con la punta de los dedos por toda la cara y el cuello hasta que queda bien extendida y el tono uniforme. Después aplico un poco de corrector en las zonas que sea necesario dependiendo del día. Es decir, si no tienes ojeras para nada, no hace falta que te lo pongas en esa zona. Me gusta ponerlo además sobre pequeños granitos o imperfecciones que pueda tener, sobre las ojeras… ¡depende siempre de cómo está la piel ese día!

 

Para rematar suelo ponerme un poco de polvos Terracotta en pómulos, frente y barbilla, además de una buena cantidad de máscara de pestañas para que lo que destaque sean los ojos. Si queréis un look más natural todavía, podéis optar por un tono marrón para la máscara. Si lo que buscáis es darle un toque un poco más sofisticado, con un pintalabios de un tono potente tendréis suficiente.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer