hola.com

 

julio, 2011


15
julio 11

…Y DE POSTRE SANDÍA

En una ocasión, hace casi un siglo :-), mis padres decidieron pasar una semana de camping en Cádiz, acampando nada más y nada menos que en la misma playa….(impensable ahora)

Recogimos a mi primo Santi en Zafra y nos dirigimos hacia la provincia de Cádiz, mis hermanas, mi primo Santi, mis padres y yo, siete personas en total en un 4 Latas, os acordáis?. La playa elegida fue El Rinconcillo en Algeciras…el viaje era largo, no había autovía y nos tomábamos nuestro tiempo…mi padre en las paradas que realizábamos, sacaba el asiento de atrás del coche, forrado de skay rojo, para podernos sentar plácidamente bajo la sombra de un árbol y tomarnos un bocadillo.

Llegamos a Algeciras, paramos en un mercado, para preguntar por el camino hacia la playa, vimos a muchas personas de raza negra y eso nos asustó, no habíamos visto a nadie de ese color, salvo a José Legrá por la tele…

Y llegamos a El Rinconcillo, recuerdo una playa  muy extensa, sin pisos en su orilla, con arena fina. Mi padre, se puso con mi primo a “construir” la tienda, que le habían prestado, era militar y tenía innumerables barras metálicas y mucha, mucha lona, de color anaranjado, les costó hacerse con ella, pero al final, lo consiguieron…(ríete tú de las de Decathlon).

Recuerdo las noches bajo el techo de lona de la tienda, escuchando el mar….y recuerdo los días a mi madre, cocinando allí mismo, en un infiernillo de gasolina, que se apagaba con frecuencia, lo mismo hacía arroz que atún con patatas…y de postre sandía, recuerdo el zumo pegajoso de ésta en mis piernas y abdomen, las pepitas, había muchas, a veces guardaba para sembrar luego en casa, a ver si salía tan rica y dulce…luego a esperar a hacer la digestión, muuucho tiempo… y al agua…

Un día, mis padres compraron muchos kilos de sardinas en el puerto, comimos varios días sardinas asadas, será por ello por lo que no he vuelto a probarlas?. Bueno, pero eso sí que era comida cardiosaludable! http://blog.hola.com/cocinacardiosaludable/2009/05/caldereta-de-pez-espada.html

Mi infancia son recuerdos de una playa de Cádiz, mis hermanas, mis padres, el Sol… nos pelábamos, después de ponernos rojos…

Años más tarde regresé a Cádiz, no recordaba su belleza, la capital con un restaurante fantástico llamado El Faro: http://www.elfarodecadiz.com/cadiz_rest.asp , con un trato exquisito hacia los niños, el clima tan fresquito por la noche, Tarifa, la punta de Europa, con su viento y su historia, Vejer de la Frontera tan especial, Jerez de la Frontera, con sus bares para picar,  Jimena de la Frontera, las playas de Conil y Chiclana, el Peñón desde Algeciras, esos langostinos de Sanlúcar, bienmesabe, menuda tapita:  cazón  macerado con pimentón,vinagre, orégano y sal, se enharina  y luego frito!

Precioso Cádiz…y qué bien se come…

Share


8
julio 11

BARBACOA EN ARIZONA

En una ocasión visitamos la ciudad de Williams, en el Estado de Arizona, la puerta del Gran Cañón del Colorado ( a una hora de esta maravilla de la Naturaleza). Tiene algo más de 2800 habitantes y en ella se encuentra la estación de ferrocarril que conduce a Gran Cañón, es la parada Sur.

Nos alojamos en el Hotel Holliday Inn, dejamos nuestras cosas y fuimos a dar una vuelta por el pueblo, que estaba lleno de recuerdos de la mítica Ruta 66, había mucho ambiente, restaurantes con barbacoas y música country en directo, con cantantes con voces espectaculares.

Era 4 de Julio, Fiesta Nacional y pasamos por una fiesta privada donde la gente iba vestida de época. Cenamos en Pine Country Restaurante, decorado con muchas banderas norteamericanas, donde hacían unas patatas fritas espectaculares, de verdad, no precongeladas…todo el pueblo olía a barbacoa.

Williams, es un pueblo típico  de la antigua ruta  66 (carretera madre o la calle principal de América),  que atravesaba Estados Unidos y era el camino de los emigrantes al Oeste, alrededor de 1985, desapareció. Pasear por Williams, es lo más parecido a pasear por el viejo Oeste, las casas son de madera y en algún balcón, asoma una maniquí con marabú…

Ahora que estamos en Verano resurgen las barbacoas, las recomiendo acompañadas de ensaladas o con parrillada de verduras, os voy a proponer una salsa, que he bautizado Petramari, para acompañar a la carne.

Ingredientes:

  • 2 dientes de ajo.
  • 4 pimiento rojos del piquillo ya asados.
  • 1 cucharada de albahaca.
  • Medio bote de piñones (de Mercadona).
  • 1 cebolla dulce .
  • 6 gotas de vinagre de Módena.              
  • 1 vaso de vino blanco.
  • Medio vaso de vino blanco.
  • Aceite de oliva virgen y sal.

Se sofríe en un fondo de aceite en una sartén, la cebolla y los dientes de ajo picados muy finos, una vez dorada la cebolla, se incorporan los pimientos picados, la albahaca y los piñones, se dejan cocinar durante unos minutos, dando vueltas, incorporando entonces el vino, el agua y las gotas de vinagre, dejando cocer, durante 15 minutos.

Una vez transcurrido este tiempo, se pasa por la batidora, hasta quedar una salsa espesa, se sala a gusto. Se puede servir con la carne de la barbacoa o servido en tostas de pan o de canapés, acompañadas con mejillones, encima de la salsa. Está deliciosa!. Feliz Verano!!

Share


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer