hola.com

 

mayo, 2011


30
mayo 11

EL CHORREON Y ZAFRA

Me refiero al  chorreón de aceite de oliva, a ese liquido dorado tan maravilloso que nos complementa las ensaladas de nuestra dieta mediterránea y al recordarlo, me viene a mi memoria el olor de los huevos fritos en  aceite de oliva virgen que me hacia mi tía Josefa en Zafra, cuando era pequeña, acompañados de otro chorreón de vinagre, dentro de la yema…empapada con la miga  de un moyete…

Toda la familia de mi madre, procede de Zafra, provincia de Badajoz, es decir, son churretines, segedanos o zafrenses, cualquier gentilicio vale. Zafra, Sevilla La chica, es cuna de muchos recuerdos de mi infancia: de los paseos vespertinos  por la Calle Sevilla para comprar cigarrillos de chocolate, de los vestiditos que me hacia mi tía Josefa, del jardín de mi tía Maria, de aquel recodo de la Calle de Los Hornos, de los jeringos (churros) tan ricos…

Zafra, nombre procedente de sus orígenes árabes, posee en sus calles, joyas arquitectónicas como el Palacio de los Duques de Feria (siglo XV), hoy Parador, con un patio interior impresionante  y con sus nueve torres almenadas, que le da un aspecto majestuoso, el Arco de Jerez, única puerta que se conserva de su antigua muralla, la Plaza Grande porticada que conecta por el Arquillo del Pan con la Plaza Chica, también porticada pero con suelo inclinado y su vara de medir, esculpida en una columna para facilitar la venta de las telas del mercado que alli se establecio’…

 

También recuerdo la Iglesia gótica de La Candelaria con obras de Zurbarán y con una torre impresionante que preside el pueblo desde todos sus ángulos y donde mis padres, se casaron hace mas de 50 años, escondidos por el embarazo mas que evidente de mi madre (los papeles no llegaban), que traía a mi hermana Emi….Precioso el Convento de Santa Clara, de monjas de clausura, hoy convertido en Museo, con un torno muy misterioso y donde se ubicaba la casa de mi tía Florentina que poseía un gran jardín, impresionante la Iglesia de El Rosario del siglo XVI… También recuerdo El Pilar de San Benito (siglo XVI), con su largo abrevadero, muy próximo a la casa de mis tíos, los cuales me permitían ir con mi botijo o piche a llenarlo de agua fresca, cuando apenas contaba 9 años…

Y debo nombrar también la Feria de ganado de Zafra, que se celebra alrededor de San Miguel, con aquella imagen que recuerdo de un toro semental, con un anillo en la nariz, descomunal, lo más próximo a un monstruo que he visto en mi vida….pero muy interesante.

Bueno, quiero recomendaros Zafra, como visita turística  y el aceite de oliva como fuente de ingesta de grasas. Se permite una ingesta de grasa de hasta el 40% del aporte energético, con tal que la mayoría proceda del aceite de oliva.

El aceite de oliva virgen extra es el más recomendado tanto para cocinar como para tomar en crudo, contiene polifenoles y vitamina E que son los responsables de la capacidad antioxidante de este aceite, el aceite refinado no contiene ningún compuesto fenólico. El aceite de oliva tiene efectos antitrombóticos, además aumenta la contractilidad de la vesícula por lo que disminuye la formación de litiasis biliar, disminuye el LDL-colesterol y también el colesterol total, además de reducir discretamente la tensión arterial. Favorece el consumo de frutas y verduras por su gran palatabilidad (habeis probado la ensalada de frutas?).
El aceite de oliva virgen es el que menos penetra en los alimentos al freír, protege de la oxidación, no se isomeriza ni hidrogena y por tanto no pierde propiedades sobre el metabolismo lipídico.
En un estudio de cohortes en 9 países la modificación de la dieta mediterránea sustituyendo los ácidos grasos insaturados por monoinsaturados, se asoció con mayor expectativa de vida en pacientes con más de 60 años.

Pero cuidado… pues un chorreón de aceite en la ensalada, puede suponer unas 500 calorías!!

Dedicado a mi familia churretina, pero especialmente a mi prima Encarna y a mi tío Antonio, grandes conocedores de Zafra.


17
mayo 11

NUECES Y CALIFORNIA

En una ocasión visitamos California, un estado auténticamente americano, bastante diferente de la Costa Este, con cierto tinte europeo, sobre todo Boston.

San Francisco me encantó, es una ciudad con una luz especial, un puente rojo muy fotogénico, unas calles muy inclinadas, unos barrios muy particulares (Mision, Castro, etc..), una sopa especial  llamada Clam Chowder y todo ello adornado con la bandera multicolor gay. Pero si tengo que citar un inconveniente es el frío que hace, debido a las corrientes del Pacífico, siempre hace aire  fresco, aunque la temperatura a lo largo del año, sea la misma, como dijo Mark Twain: “el peor invierno que he pasado fue un verano en San Francisco”.

También me gusto’ la visita a South Lake Tahoe , lago con 114 kilómetros de perímetro, Yosemite, con sus secoyas gigantes, Carmel con su playa preciosa, Monterey y su “pier”, Sacramento con su puente amarillo, Los Ángeles, ciudad temible, pues en 3 días que estuvimos, nos pusieron dos multas de tráfico, y te llegan a casa…imprescindibles Rodeo Drive y Hollywood (no es nada especial, pero es la ciudad de las estrellas del Cine, la ciudad de las ilusiones), Santa Mónica y Malibú, playas paradisiacas, cuyos servicios son cero y que ya quisieran parecerse a cualquiera de nuestras playas (en las duchas, la limpieza de la arena, etc).

San Diego, esta ciudad me encanto’, su puerto con las estatuas gigantes de la enfermera y el marinero besándose, el mural en plena calle del cuadro “Muchachas en la ventana” de Murillo….

Pero de todos los días que estuvimos en California y las numerosas visitas a sus supermercados, apenas vi, menciones a las tan cacareadas Nueces de California.

El contenido calórico de los frutos secos es de 5.3-6.6 Kcal. por gramo de alimento, 10-25% de proteínas, 5-20% de azúcares y del 50-60% de lípidos. No aportan colesterol, entre las proteínas destaca su contenido en arruina que es precursor de óxido nítrico que actúa como vasodilatador y tiene acción antiplaquetaria. Las avellanas, almendras y pistachos son ricos en ácido oleico (AGM) y en las nueces lo son en ácido linolénico (AGP). Poseen además fitoesteroles, como las isoflavonas (muy favorable en la menopausia).

Los frutos secos protegen de la enfermedad cardiovascular y favorece la longevidad sin episodios coronarios.. En algunos estudios se ha visto que tomando 4 veces al mes frutos secos se puede disminuir un 40% el riesgo de enfermedad coronaria. Las almendras, nueces y avellanas disminuyen la fracción LDL y mantienen la HDL, mientras que las nueces disminuyen de un 4-12% el colesterol total y un 8-16% la fracción LDL.

La desventaja de los frutos secos es que son muy calóricos, cuando se consuman se debe rebajar el aporte calórico de otros alimentos para mantener el peso, aunque tiene la ventaja de ser saciantes por su contenido en fibra. Por tanto se recomienda consumir 1- 5 raciones de frutos secos a la semana, tomándolos como aperitivo o postre.

Os envío una receta de ensalada con nueces. Ingredientes para 4 personas:

  • Una bolsa de hojas de espinacas.
  • 8 nueces.                                                                       
  • Un medallón de queso de cabra.
  • Una cucharada de miel.
  • 6 cucharadas de vinagre de Jerez.
  • 4 Cucharadas de aceite de oliva virgen.
  • 2 manzanas Royal Gala.
  • Sal

En una fuente grande, se colocan las hojas de espinacas, las manzanas peladas y troceadas en cuadraditos. Se pelan las nueces y se extrae el fruto, partiéndolos a la mitad, se colocan encima de las espinacas. Se calienta el medallón de queso en el microondas apenas 10 segundos, según potencia, de tal manera , que el medallón este’ blando, pero no deforme, una vez realizado, se coloca en el centro de la ensalada. Se mezcla bien la miel, el vinagre y el aceite, una vez obtenida una emulsión, se esparce de forma equitativa en la ensalada, respetando el queso, se sala al gusto y se sirve.

Dedicado a Cristina, lectora de este blog.


3
mayo 11

ESPETADA EN MADEIRA

En una ocasión vistamos Madeira, isla portuguesa en medio del Océano Atlántico. Volamos a Lisboa y posteriormente a Funchal, capital de esta maravillosa isla, situada a unos 1000 kilómetros de Portugal. Cuando el avión toco’ la pista de aterrizaje del aeropuerto Da Santa Caterina a 16 kilómetros de  Funchal, parte del pasaje aplaudió, hecho que entendí días mas tarde, cuando vimos la estrechez de la pista y la proximidad con el mar.

Visitamos el casino similar a la catedral de Brasilia, los dos del mismo arquitecto Oscar Niemeyer, el mercado de las flores, las carreteras sinuosas que recorrían la isla, pueblecitos de pescadores, donde los niños se divertían solo con una cámara de neumático de un camión, dentro del agua en Porto de Cruz….

En Funchal bajamos desde Monte a Livramento a bordo de los carros de mimbre que te deslizan cuesta abajo por la calle, conducida por dos señores vestidos típicamente con atuendo madeirense, a mi me dio miedo, pues los caballeros en cuestión, se ponen detrás y parece que te estás cayendo…los señores frenan los carros con sus botas de goma por las calles inclinadas y empedradas… llegamos al Barrio del Livramento tras 2 kilómetros de bajada, uf!. Preciosa la visita al Jardín Botánico, con vista espectacular a la Bahía de Funchal.

Curiosa la catedral de Funchal del siglo XVI, curiosa por sus paredes blancas, su piedra, al parecer volcánica, su techo interior de madera….

También visitamos unas bodegas típicas de vino de Madeira, tiendas de bordados…pero lo mas espectacular de esta preciosa isla, son sus bosques de Laurisilva,  son bosques subtropicales con hoja parecida al laurel, se dice que son mas antiguos que el propio hombre, también los he visto en La Gomera. El agua fluye por todos los sitios, hay lugares que rezuman agua y producen una vegetación impactante, desde luego para alguien que viene del centro de la península o también piscinas naturales, momento bueno para aprovechar, ya que en Madeira no hay playas naturales, pero si vistas únicas.

En Madeira es típico comer espetada, de carne de vaca, insertada en un pincho de laurel, aderezada con unas hierbas típicas de Madeira, se acompaña de pan con mantequilla y ajo. También las hay de pescado. Pero yo para ser abogado del diablo en esta ocasión, voy a hacer una reflexión sobre las carnes rojas:

Se ha demostrado que el consumo regular de carnes rojas se asocia con aumento de enfermedad coronaria y cáncer de colon, especialmente. También aumenta las pérdidas urinarias de calcio y contribuye a la osteoporosis. La mortalidad por enfermedad cardiovascular en población vegetariana es de un 24% menos que la no vegetariana.
Un argumento para disminuir el consumo de carnes y lácteos es que esta práctica puede acabar con las reservas de agua y vegetación (mantenimiento de ganado), haciendo un uso ineficaz de la tierra y del agua, de lo que depende la vida de nuestro planeta.

Conseguir hábitos saludables de alimentación contribuiría, por ello, a un desarrollo sostenido y respetuoso del medio ambiente.

 Me encanto’ Madeira, pero prefiero las espetadas de pescado…

 


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer