El Torreón de Tordesillas

Espero que mi ausencia no se os haya hecho demasiado larga. Os dejé con una historia de amor a la par que reivindicativa. El verano transcurrió en familia, entre las olas del Cantábrico y el relax Mediterráneo. Os escribo desde las islas griegas del mar Jónico, de las que pronto os hablaré. Pero para el regreso he pensado que nada como un buen restaurante.
Al Torreón de Tordesillas fui guiada por un amigo, Javier Pérez, uno de los mejores conocedores de Castilla y León. En julio, camino del Hotel-Bodega Valbusenda, volví a recalar atrapada por la idea de repetir su exquisito chuletón.


Desde hace más de 37 años, Mª Ángeles y Jeremías ofrecen a sus clientes productos de la tierra y de la mejor calidad. Como entrantes, verduras de temporada y ensaladas de su propia huerta, pero también embutidos o el hígado de pato fresco preparado a la plancha con su salsita de Oporto, pasas y arándanos.

El Torreón es conocido como el restaurante donde tiran la sal. Una atracción simpática que Jeremías puso en práctica hace muchos años y que ahora le piden con cada pieza de carne roja a la brasa. Lanza sal gorda a la carne, pero también al cliente, que entre risas aplaude el momento. Chuletas, chuletones o cordero lechal, son sus especialidades y la brasa, a la vista de cualquier cliente, el modus operandi para las carnes rojas. También los postres son caseros, tartas y hojaldres recién hechos, tocinillo de cielo, leche helada, pimientos dulces o flan.


La carta de vinos cuenta con las mejores D.O de España y se completa con buenos vinos franceses. El servicio merece otro diez y el ambiente es inmejorable, ya que todo aquel que se sienta a la mesa del Torreón, lo hace para disfrutar.

Tordesillas fue poblada en los siglos V – III a.C por Íberos y Celtas, fue villa de reinas desde la amante de Alfonso XI hasta la reclusión y muerte de Juana I de Castilla. Más conocida como Juana “la Loca”, la primera reina de la nueva España, permaneció desde 1509 hasta 1555 encerrada en el palacio de Tordesillas. Siento profundo respeto por esta mujer, ninguneada y maltratada por intereses políticos y destruida por amor.


Para dormir, el Hotel-Bodega & Spa Valbusenda, queda a media hora de Tordesillas, entre los bellos campos de la rica vega del Duero, rodeado de viñedos y girasoles.

Toro, otra D.O que tampoco dejará indiferente a nadie. Y en Valbusenda podremos disfrutar de la vendimia en su fiesta del 1 de octubre, participar en la recolecta, descubrir el proceso de elaboración, visitar la bodega y degustar sus vinos.

El restaurante Nube nos sorprenderá con sus increíbles vistas y gastronomía. Las habitaciones tienen grandes ventanales que se abren al paisaje. Sin duda este puede ser un viaje de fin de semana para animar el espíritu tras el regreso de las vacaciones.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer