hola.com

 

Entradas etiquetadas: viajes en hola.com


29
octubre 14

Viaje a Malta: 24 horas en Valletta

Viaje a Malta-BlogBonvoyageLa semana pasada tuve la oportunidad de, ¡por fin!, visitar Malta. Lo hice gracias a que el itinerario de mi crucero por el Mediterráneo hacía escala en este bonito país, aunque de esto ya os hablaré la próxima semana y os contaré todos los detalles. Es cierto que en poco menos de 24 horas realmente no tuve tiempo de conocer esta preciosa isla del Mediterráneo (en la que por cierto también se encontraban Brad Pitt y Angelina Jolie rodando), pero sí que lo tuve de empaparme, y mucho, de su capital, Valletta. Tengo además una íntima amiga que lleva viviendo en la isla desde hace 4 años (¡hola Bea!), así que no pude buscarme una mejor guía que ella para descubrir los encantos, que no son pocos, de esta histórica ciudad, justa merecedora del título de Capital Europea de la Cultura 2018.

Valletta es, desde luego, el lugar idóneo desde el que poder adentrarse en la atractiva historia de este archipiélago, con monumentos tan fascinantes como la Concatedral de San Juan donde verás “La decapitación de San Juan”, la obra más importante del renombrado pintor italiano Caravaggio. Aunque para mí la verdadera joya de la ciudad es el Teatro Manoel, muy siglo XVIII, y un lugar tan mágico como pequeño que ostenta el privilegio de ser el tercer teatro más antiguo de Europa que sigue en funcionamiento hoy día. Acércate a verlo aunque solo sea por entrar en su patio de butacas, parece un teatro de juguete.

Viaje a Malta-BlogBonvoyage 2En la Rocca Piccola, una casa-palacio que data de 1850, puedes regresar al pasado y a la forma de vida de antaño, además cuenta con un refugio utilizado durante la Segunda Guerra Mundial. El Malta Siege Bell pretende honrar a las 7.000 víctimas maltesas de la Segunda Guerra Mundial, lo que representa una pequeña y fiel muestra de la actitud de los malteses, que de guerras saben un rato.

No te pierdas la vieja puerta de acceso a la ciudad,  recuperada por el arquitecto y ganador del Premio Pritzker, Renzo Piano, con el proyecto City Gate. Resulta especialmente significativa la recuperación de esta puerta de la ciudad, todo un símbolo maltés. Además, está conectada al foso que la rodea a través de una escalera y tiene un ascensor panorámico -abstenerse quienes padezcan de vértigo-, para visualizarla desde las alturas. El ascensor, dicho sea de paso, resulta un fantástico comodín para evitar las empinadas cuestas de subida a la ciudad al módico precio de 1€ el trayecto de subida y bajada.

Viaje a Malta-BlogBonvoyage 3No sé vosotros, pero yo después de tanta historia y tanta belleza necesito un respiro. En Valletta esto se soluciona sentándose en cualquiera de sus populares terrazas -como la del Café Cordina (donde un cheescake cuesta 0,60€) y es el más antiguo de la ciudad- o tan solo contemplando las hermosas vistas desde el Gran Puerto, donde se identifican perfectamente las “tres ciudades” (Senglea, Conspiscua y Vittoriosa). De Valletta, además, destacaría sus decadentes locales y letreros (¡tengo mil fotos de rótulos y carteles de tiendas!) y sus muros y fachadas de piedras doradas, que todavía aportan un mayor valor histórico a la ciudad.

Reconozco que me sentí bien en Malta. Fue como dar un paso atrás en el tiempo en un destino que encara el futuro con muchas ganas de hacer las cosas bien. Y se nota.

 

Share


29
septiembre 14

Dónde celebrar Acción de Gracias en Barcelona

Muchos de vosotros ya lo sabéis, pero desde que viví en Estados Unidos no pasa un año sin que celebre la noche de Acción de Gracias. Es, por supuesto, un motivo más para juntarme con los amigos y la familia, pero para mí es diferente, especial, no sé, se trata de una celebración bonita y además el menú está delicioso aprovechando los ingredientes de temporada más populares, como la calabaza o las castañas. En mi caso, lo confieso, no soy muy buena cocinera así que no se me puede pedir más allá de hornear un bizcocho integral o preparar una buena pasta con aceite de trufa blanca y kilos de parmesano. Mis dos platos estrella que, desafortunadamente, no me sirven para homenajear a mis invitados en Acción de Gracias.

Thanksgiving Friends-BLog Bon voyage

La fiesta del pavo es la preferida de Joey

Era otoño cuando aterricé en Barcelona, casi tal día como hoy pero hace 4 años. Así que recién llegada a la ciudad, una de las primeras fechas que tenía marcadas en el calendario era precisamente el Thanksgiving Day, y obviamente necesitaba un lugar donde celebrarlo. Así fue como descubrí el restaurante DosTrece, donde he celebrado con mis amigos esta tradicional fiesta desde que vivo en Barcelona. El restaurante es sencillo pero bonito, cocinan bien, respetan el menú tal cual y encima está fenomenal de precio, 25€ con vino incluido. También se come muy bien en Picnic, del que os he hablado en anteriores ocasiones como el lugar perfecto para un brunch en Barcelona. Sé que también ofrecen el menú tradicional de Acción de Gracias, pero yo no lo he probado nunca (y tampoco lo haré este año porque estaré en un exótico destino un poquito lejos de Barcelona donde espero que también lo celebren).

Pero, ¿por qué y cuándo se celebra en esta popular fiesta, una de las más importantes en Estados Unidos? No existe una fecha fija, sino que siempre es el cuarto jueves del mes de noviembre desde 1863 cuando el presidente Abraham Lincoln lo señaló así. Por ejemplo, ahora en 2014 será el 27. Thanksgiving es toda una religión en Estados Unidos –con desfile incluido- y, bendita globalización, cada vez más en el resto del mundo.

Restaurante DosTrece, Barcelona

Restaurante DosTrece

 

El menú tradicional de Acción de Gracias incluye:

  • Sopa de calabaza con castañas
  • Pavo de Acción de Gracias con relleno tradicional
  • Puré de patatas y gratinado de judías
  • Salsa del jugo del pavo y salsa de arándanos
  • Pudding de tarta de calabaza

Bueno qué, ¿te animas a celebrar este año la tradicional cena de Acción de Gracias? 

Share


27
agosto 14

El hotel que vino con una baguette bajo el brazo

Entras a una panadería a por una baguette recién hecha y sales con una habitación doble con vistas al característico Eixample barcelonés. Este ha sido el resultado de uno de los hoteles con el concepto más novedoso de Barcelona, el hotel Praktik Bakery, que integra una panadería dentro del hotel. Y aunque sea a través de un breve post en Bon voyage-Blog de viajes, no he querido dejar pasar la ocasión de contaros mi breve experiencia en el hotel Praktik.

Praktik Hotel Panadería barcelona

Un ejemplo más, que no cualquiera, de la tendencia cada vez más en alza de hotel temático. Además, el Praktik Bakery ofrece un plus, y es hecho de poder despertar cada mañana con el aroma de pan recién hecho. Y, no nos engañemos, no sé a vosotros, pero a mí se me antoja como una experiencia de lo más apetitosa.

Por si os estáis preguntando donde se encuentra este curioso hotel en Barcelona de estética un tanto neoyorkina, lo encontraréis mimetizado entre la arquitectura típica del del Eixample barcelonés y a un paso del Paseo de Gracia. El prestigioso diseñador Lazaro Rosa-Violán (premio AD 2013 ) se ha encargado de dar su toque particular a las 74 blancas y pulcras habitaciones de diseño y por supuesto a su, absolutamente original, panadería.

Praktik Hotel habitaciones barcelona2

Y así de bien y de bonito se podría definir este novedoso concepto hotelero, en palabras de Anna Bellsolá, dueña de la prestigiosa y tradicional panadería Baluard. “Porque no hay dos panes iguales, tampoco hay dos hoteles iguales. Cada pan es una pieza única, artesanal y casi artística, llena de texturas, colores, formas, y de igual manera cada hotel es único, con su encanto, su olor, su trato y sus sensaciones al entrar en él”.

Praktik Hotel Panadería barcelona2

Parece que el tema del hotel temático triunfa y Praktik Hotel ya tienen pensada su segunda apertura de hotel temático en Barcelona, el Praktik Vinoteca, para el 30 de octubre, un hotel temático enfocado en el mundo del vino. Pues, ¡salud!

Share


26
agosto 14

Lipari, mi isla bonita del Mediterráneo

Ha sido uno de mis grandes descubrimientos de este 2014 y debo confesar que ya estoy pensando cuándo volveré a visitar Lipari; seguro que no irá más allá de la primavera de 2015. En viajes tengo una máxima, si un destino te ha hecho feliz, siempre debes tratar de volver. Así pues, Lipari se suma a mi ya larga lista de destinos a los que siempre hay que regresar, como Nueva York, México DF, Londres o Formentera.  En una reflexión en voz alta, bien podría ser Lipari mi nueva Formentera, y mucho más barata y menos masificada (¿soy yo o este año Formentera está realmente imposible?).

LipariLlegué a Lipari de forma completamente casual -vivan las casualidades-, ya que formaba parte del itinerario del crucero por el Mediterráneo que hice en junio a bordo del velero Royal Clipper. Era la última escala y confieso que tenía una sensación más de penita que otra cosa porque el crucero llegaba a su fin, pero nada más poner un pie en la isla mi sensación cambio radicalmente y uno de los pensamientos que me asaltaron fue algo así como “este lugar me va a encantar”. Y así fue.

Y es que la más popular de las Islas Eolias, situadas frente a la costa de Sicilia, ha supuesto un flechazo viajero para mí, aunque por supuesto como todo lo que tiene que ver con el amor, es completamente irracional (os lo comento porque hubo varios pasajeros del barco a quienes no les gustó nada. Yo sigo pensando que visitaron otra isla). Viajar a Lipari es como dar un pequeño paso atrás en el tiempo. Un escenario de una película italiana de los años 60 por donde todavía pasear sigue siendo el mayor de los placeres. No hay mucho más que hacer en Lipari salvo tumbarse al sol en una de las playas más bellas del mundo, Spiaggia Bianca (el nombre ya es bastante esclarecedor), y acceder hasta  la su fortificada acrópolis. También merece, y mucho, la pena, una visita al Museo Arqueológico, cuya entrada cuesta 6€. 

Y como sé que lo estáis esperando, este es el párrafo en el que hablo de compras y shopping. Lamentablemente, y debido, claro, a la falta de tiempo que tuve para conocer la isla, no traigo direcciones bajo la manga, pero sí que puedo contaros que éste (ver foto) fue el mejor plato de pasta de mi viaje por Italia, y lo disfruté en un restaurante más bien cutrón del puerto de Lipari. De postre cannolo, claro, que para estamos (casi) en Sicilia.

Pasta en Lipari

El final de mi estancia en Lipari  me regaló uno de los momentos más mágicos de mi vida, navegando frente al volcán Stromboli en plena erupción, que también pertenece a las Eolias. A veces la vida te da estas sorpresas.

Stromboli

Share


11
agosto 14

5 desayunos por los que merece la pena reservar un hotel

Si hay algo que me gusta de un hotel, son sus desayunos. Bueno, eso, y las sábanas que son suaves, las bañeras infinitas, los lobbys animados, el room service… Pero volviendo al principio, sí, los desayunos son algo que verdaderamente me encanta de los hoteles. Despertarse sin prisa, agarrar un periódico y escoger una mesa escondida donde disfrutar de ese momento único del día: café recién hecho, tostadas, zumos naturales y una rica tortilla.Un desayuno de manual, vaya.

Estos son los 5 desayunos que, de momento, más me han conquistado en este 2014. ¡Dentro vídeo!

palazzo margheritaPalazzo Margherita: Mes de junio en Bernalda, un coqueto pueblo perdido de una nada turística región italiana. ¿Mi hotel? En realidad no es un hotel, sino la casa que Francis Ford Coppola tiene en este pueblo, de donde era originaria su abuela. Hoy es un impresionante palacio de tan sólo 9 habitaciones restaurado con todo el mimo del mundo que una o dos veces al año también visita la familia Coppola, no obstante aquí se casó su hija Sofía Coppola, y hasta yo me volvería a casar porque es tan romántico que roza la locura. Pero como aquí hemos venido, entre otras muchas cosas, a desayunar, os diré que este ha sido uno de los mejores, o tal vez el mejor, desayuno del año. Sencillo, rico y servido en una de esas vajillas que dan ganas de meterse en el bolsoEl desayuno perfecto existe, vaya que sí.

Desayuno hotel Only YouOnly You: Es, con permiso del resto, uno de los hoteles más bonitos de Madrid. Y además de ser famoso por sus excelente servicio, su cuidada decoración y su brunch, yo me quedo con sus desayunos. Tanto si estás alojado como si no, puedes disfrutar de un excelente desayuno a la carta (no hay bufé) con ingredientes de primera calidad, no es broma, que no en todos los hoteles se puede desayunar jamón ibérico cortado al momento. El zumo, natural, como debe ser. Y para un día de caprichos, también tienen churros (de los ricos, no de los refritos).

Les Hamaques: Ya os he hablado con anterioridad de este precioso hotel de la Costa Brava. Además de que no puede ser más bonito, lo cierto es que en Les Hamaques se come -y se bebe- muy bien, también. El desayuno es otro de los puntos fuertes de este bonito hotel en el Empordà. Sus dueños se esmeran en servirte cada mañana un desayuno sencillo pero compuesto por alimentos de primera calidad donde todo son productos de cercanía. ¿Lo mejor? el lugar donde lo disfrutas, en el romántico invernadero de la casa, y con la puerta de la cocina siempre abierta a sus huéspedes. Tu propia casa en la Costa Brava.

Hotel CarusoBelmond Hotel Caruso: Un bufé tan infinito como las vistas de las que se goza mientras desayunas. Así de único es el desayuno en uno de los hoteles más bonitos del mundo, el Belmond Hotel Caruso. Más de siete clases de pan para elegir, mermeladas caseras -ese lujo-, embutidos y deliciosos platos para escoger a la carta entre los que yo me quedo con sus huevos revueltos (no lo pregunté, pero tuve la sensación de que podían llevar una gotita de mantequilla que los hacía aún más deliciosos, claro, qué fácil es la vida con mantequilla). Aunque siendo sincera, podríamos desayunar un simple café que tan solo por la ubicación, con la Costa de Amalfi a tus pies, el recuerdo de la primera comida del día sería, sin duda, inolvidable.

Domaine de la BaumeDomaine de la Baume: Estaréis de acuerdo conmigo que cumplir 33 años en uno de los hoteles más bonitos de la Provenza y con un desayuno así (ver foto) servido en la cama, no es fácil de olvidar. Y os aseguro que vosotros tampoco olvidaréis el sabor de ese bizcocho de chocolate y naranja. El Domaine de la Baume es por muchos motivos, además de por sus desayunos, un  hotel de obligada visita en cualquier viaje por la Provenza. La que fue la casa del artista Bernard Buffet hasta 1999 es hoy un idílico hotel donde alojarse para olvidarse del mundo. Por tener, tiene hasta cascadas naturales dentro de la propia finca, además de una piscina, un spa, pista de tenis y todo el encanto del mundo reunido en no sé cuántos, pero muchos, acres de terreno. El desayuno es memorable, pero el aperitivo tampoco se queda corto; aunque de esto, ya hablaremos otro día.  

Y por cierto, buenos días.

Share


24
julio 14

Nueva York: Dónde comer y qué pedir

Estaba a punto de comenzar este post diciendo que parece que todos habéis decidido viajar este verano a  Nueva York, cuando de pronto me he dado cuenta de que no, de que da igual la estación del año en la que nos encontramos, siempre es un buen momento para viajar a la ciudad que nunca duerme y sin duda sigue siendo un destino top entre los españoles. También para mí, que trato de regresar al menos una vez al año.

A pesar de que no es difícil encontrar información sobre Nueva York, es brutal la cantidad de artículos que existe sobre esta ciudad, mucha gente me sigue preguntando, sobre todo, por dos temas: restaurantes y compras. Así pues, y a pesar de que he escrito en numerosas ocasiones sobre la ciudad desde que estuve residiendo allá, voy a tratar de hacer un breve resumen sobre mis cinco restaurantes preferidos de Nueva York y los platos que son más recomendables para pedir. De las compras ya hablamos otro día.

Café Habana: lo he recomendado por activa y por pasiva, pero es que el Café Habana es absolutamente genial. Es pequeño, ruidoso y no reservan, pero ¿qué importa eso cuando a cambio puedes disfrutar del mejor Cuban Sandwich de todo Nueva York? Obviamente, es lo que tienes que pedir. Si lo puedes acompañar de unas buenísimas (y picantes) mazorcas de maíz y una michelada el resultado es perfecto.

cafe habana

P. J. Clarke’s: pontificar sobre dónde comer la mejor hamburguesa de Nueva York es una osadía por mi parte pero sigo ofreciendo mi reino por una hamburguesa Cadillac que disfrutar en el PJ Clarke’s de Lincon Square. Además de que lo disfrutas en un entorno mítico, consiguen el punto exacto de la carne y ese bacon crujiente que casi te hace llorar de emoción. (Vale que Shake Shack es un firme competidor. Aunque sí pero no).

Hamburguesa en PJ Clarkes

Momofuku Milk Bar: de sus hornos salen las mejores tartas de Nueva York. Y punto. Vale que Magnolia Bakery puede llegar a hacerle algo de sombra, pero nada como un Birthday Cake (en la foto) recién hecho del Milk Bar; os lo recomiendo porque fue tal cual el mío por mi cumpleaños. Hay varias tiendas en Nueva York aunque la que más conozco es la del East Village, por ser el barrio donde yo residía. Un imprescindible en la ruta de cualquier adicto al dulce y a los pasteles que parecen obras de arte.

bdaycake

Prune: como local, es ideal, pero es que encima su cocina es sencillamente sensacional. Prune es muy conocido sobre todo por su brunch, donde sin duda debes pedir su famoso Monte Cristo, aunque si no te apetece esperar la hora de cola que seguro deberás hacer (no admiten reservas para el brunch), lo mejor es que acudas a cenar. Sirven un taco de pescado sencillamente delicioso.

Prune Nueva York

Craft: es tan neoyorkino que merece la pena visitarlo aunque no vayas a comer nada. Aunque lo suyo es comer, claro. O mejor cenar. Reserva este restaurante si tienes una cita especial o para tu última noche en la ciudad antes de volver. Se come de maravilla y el espacio no puede ser más bonito. Pide ostras y un plato para dos de su solomillo que, aunque caro, es sencillamente espectacular.

Craft New York

Y por favor, no te vayas de la ciudad sin probar las patatas fritas de Balthazar, tomarte una copa de champán en el Plaza o pasar un buen rato en The Breslin en el The Ace hotel (y mira su web, que mola mil).

Esto es Nueva York, aquí hemos venido a disfrutar.

Share


8
julio 14

Hatha Yoga y zumos detox en las alturas de Barcelona

Cuando el otro día recibí una invitación del hotel Majestic proponiéndome acudir a disfrutar de una de sus sesiones matinales de Hatha Yoga en la terraza situada en la planta 10 del emblemático edificio de Paseo de Gracia, no me pensé ni un segundo la respuesta: “Sí, quiero, claro“. Hotel, yoga y relax nunca habían combinado mejor.

Yoga hotel majestic 1

Como muchos ya sabéis, practico yoga desde hace bastantes años, aunque siempre ha sido un yoga mucho más de meditación (kundalini) y desde hace unos meses me he pasado a una opción bastante más física como es el Vinyasa. En cualquier caso, una clase de yoga, sea cual sea la disciplina, siempre es bienvenida, además de necesaria, cuando lo pruebas engancha. Si a esto le sumas la privilegiada ubicación de la Dolce Vitae, la fantástica terraza del Majestic y un desayuno saludable tras la clase, el plan no puede ser más perfecto.

Yoga en barcelonaAsí pues, y a pesar de haberme tenido que levantar a las 6:30am, a las 8 estaba más que preparada al borde de la piscina de la terraza junto con otras invitadas a la clase. Una vez aquí,  madrugar es lo de menos. Nunca había tenido el placer de asistir a una de las clases de Nicole Anderer, que con más de 15 años de experiencia en la práctica y enseñanza del yoga, es una profesional muy reconocida en el mundillo y la verdad es que no me extraña. Me ha gustado mucho cómo te va guiando a través de la respiración y las posturas. Tú vas tranquilamente haciendo tus ejercicios, respirando cada vez más profundo y desperezando los músculos mientras en total armonía mientras sientes cómo poco a poco va despertando la ciudad y los sonidos del exterior (coches, comercios, peatones…) se hacen cada vez más intensos. Pero en verdad a ti te da igual. Estás ahí, por encima de todo eso, empapándote de la energía del sol y la ubicación privilegiada. Y a pesar de que son clases de 1 hora, lo normal en yoga, es más que suficiente para comenzar el día con las pilas cargadas.

Tras la clase, y servido también en la terraza, el aroma del café recién hecho acompañado por un zumo detox (naranja, zanahoria, apio y piña) y un sandwich vegetal, entre otras muchas opciones, son la guinda del plan para comenzar un día perfecto.

Desayuno healthy Majestic2

Acudir a una de las clases de Hatha Yoga en el hotel Majestic cuesta 69€  (89€ si incluye el desayuno healthy) y está abierto no solo a huéspedes sino también a gente que, como yo, no está alojada en el hotel y quiere disfrutar de una buena experiencia.

Namaste. 

Share


11
junio 14

3 razones parar ser feliz en la Costa Brava

Siempre hay motivos para ser feliz, y un viaje por supuesto es de los más importantes, al menos para mí, claro, que me paso la vida de aeropuerto en aeropuerto y de hotel en hotel. Mi vida es lo que pasa entre el check in y el check out, y yo encantada de que así sea. En cualquier caso, y gracias a los casi 4 años que llevo viviendo en Barcelona, he tenido la oportunidad de descubrir auténticas joyas perfectas para escapadas cortas. Una de mis preferidas es siempre la Costa Brava, lo que para mí representa una perfecta combinación entre las azules aguas de sus calas, los verdes paisajes del Ampurdán y por supuesto la deliciosa gastronomía basada en platos sencillos y de calidad. Y a pesar de que ya he enumerado unos cuantos, aquí van 3 motivos para lograr ser muy feliz en la Costa Brava.

Hostal de la gavina-Blog Bon voyage

Sus hoteles: alojamiento para todos los gustos, desde pequeños hoteles rurales donde evadirse del mundo como Les Hamaques, hasta grandes hoteles que rezuman lujo y solera como el Hostal de la Gavina. Este precisamente ha sido uno de mis últimos descubrimientos, un histórico alojamiento de lujo en pleno corazón de la Costa Brava, en S’Agaro, un privilegiado rincón del Mediterráneo. La historia de La Gavina, además, tiene miga. Este lujoso hotel lleva más de 80 años recibiendo a lo más granado de la sociedad nacional e internacional, y celebrities de medio mundo se han alojado en muchas de sus 74 habitaciones, que en su origen fueron tan solo 11. Mucho ha crecido desde entonces, claro, aunque lo ha hecho sin perder ni un ápice de ese encanto que aporta el lujo clásico a conceptos de hotel hoy prácticamente inexistentes. Lo mejor del hotel es su cercanía al mar, su atentísimo personal de servicio y por supuesto su impresionante piscina, donde se puede disfrutar de unas excelentes vistas a la playa y la bahía de Sant Pol. Tampoco se me antoja un mal plan cenar a la luz de las velas en su restaurante Candelight, donde degustar ricos platos en un ambiente de lo más refinado y romántico. Cuando te alojes en La Gavina no olvides contemplar la puesta de sol desde el Camino de Ronda, un idílico paseo que bordea el hotel y la lujosa urbanización a la que pertenece y desemboca en la que para mí es la playa más bonita de la Costa Brava, Sa Conca. Sin duda un lugar donde ser muy muy feliz.

hostal_la_gavina BlogBonvoyage

Sus restaurantes: he repetido hasta la saciedad, lo sé,  que uno de los mayores placeres que se pueden sentir en esta vida es comer con los pies en la arena. Pues bien, aunque en la Taberna del Mar, el restaurante donde ser feliz en la Costa Brava, no se puede comer con los pies en el mar, su privilegiada ubicación y su ambiente marinero lo suplen con creces. Yo nunca había oído hablar de la Taberna del Mar hasta que descubrí La Gavina (hotel y restaurante están muy cerca), pero según me cuentan, este restaurante en la Costa Brava es todo un icono gastronómico de la zona, sobre todo ahora que acaba de reabrir sus puertas tras una minuciosa remodelación. El resultado, obra y gracia del interiorista Lázaro Rosa Violán, no ha podido ser más bonito, dando vida a un nuevo restaurante sin perder la esencia marinera que lo ha hecho famoso. ¿Qué pedir? Pues una paella o una buena fideua, sin lugar a duda. Y un consejo, mejor reservar con antelación porque lo interesante es conseguir una mesa en su terraza, aunque el interior, en este caso, resulte también de lo más atractivo.

La Taberna del Mar

Sus mercadillos: no hay fin de semana que no se pueda encontrar en la Costa Brava un buen mercadillo. Aunque no lo busques, siempre acabas dando con alguno recorriendo sus serpenteantes carreteras. En mi escapada a la Costa Brava coincidí con el mercadillo de Pals, por cierto, uno de los pueblos más bonitos de la zona, y con un tan pequeño como interesante mercadillo en Corcà. El de Pals es bastante caótico y puedes encontrar casi de todo; antigüedades mezcladas con utensilios del campo  y hasta ropa adlib. Ya me he aficionado a los dos, claro, pero sobre todo al de Corcà, donde cada dos sábados del mes montan puestos de comida ecológica: frutas, verduras, huevos, miel, pasta casera… y hasta un señor haciendo una paella al aire libre que comprar en pequeñas raciones. Sencillo y encantador. Lo de barato, regular, quedan pocas cosas baratas por esta zona, aunque sí puedo afirmar que son buenas.

Y ahora, a ser feliz y a disfrutarlo.

Share


27
mayo 14

Los mejores brunch de Barcelona

La moda del brunch es, ya, imparable. No hay fin de semana que se precie de serlo en el que no se disfrute de este desayuno tardío o comida adelantada. En realidad, la hora es lo de menos, lo que importa es que la yema de los ‘Benedictine’ esté en su punto y el lugar sea cómodo y bonito, claro. Por eso durante estos meses no he faltado a ninguna de mis citas gastronómicas preferidas de la semana y he seleccionado los que en mi opinión son los mejores lugares donde disfrutar del brunch en Barcelona.

Brunch hotel MajesticEl de lujo: barra libre de champagne, steak tartar y show cooking en el imponente hotel Majestic. Su brunch es uno de los recién llegados, pero sin duda ha venido para quedarse. Los domingos son propiedad de los fogones del galardonado chef Nandu Jubany con una apuesta de calidad en forma de buffet gourmet. Ostras, ceviches y un delicioso salmorejo del que -aviso- no puedes tomarte solo uno, tablas de embutidos recién cortados con un delicioso pan de coca, dumpling de pato a la naranja o risotto de ceps son algunas de las muchas, muchísimas opciones que se pueden disfrutar en este lujoso brunch del centro de Barcelona. Vino y champagne a gogó incluido en el precio. Una cita gastronómica imprescindible en la Ciudad Condal.

Brunch petitboEl hipster: no es fácil conseguir mesa en la Granja Petitbo, pero merece la pena. El sitio es sencillo, muy mono y alejado de las zonas turísticas más populares de Barcelona. En Petitbo se puede disfrutar de un buen brunch sin pretensiones, y encima bien de precio. Los pancakes son, venga un topicazo, los mejores de la ciudad. Sus zumos son naturales y la fórmula del brunch incluye bebida y plato (los huevos poché con salmón son sublimes). Este local era una antigua vaquería, hoy tiene un rollo muy neoyorkino, y de lunes a viernes es muy frecuentado por gente sabia en busca de un buen chute de azúcar, ya que tienen deliciosas tartas caseras de las que, lamentablemente, es muy difícil olvidarse, como su carrot cake.

Picnic BarcelonaEl sencillo: no puedo evitar decir que Picnic es uno de mis locales preferidos en Barcelona. Es pequeño, un poco ruidoso y tampoco es muy cómodo, pero ¿a quién le importa cuando en su carta encuentras un plato llamado ‘tomates verdes fritos’ que es tan sencillo como delicioso? Reservan mesa, esto es un buen punto, y la perfecta cocción de sus huevos Benedictine y sus patatas caseras se encargan de que siempre esté completo. El precio es muy ajustado y aunque en mi opinión en los postres flojean un poco, Picnic es una excelente opción para un perfecto brunch en Barcelona. Consejo: si no consigues mesa durante el finde, siempre se puede disfrutar de sus sabrosos platos entre semana a la hora de la cena, como de su delicioso bocata de calamares.

Brunch en barcelona

El moderno: no hay listado de brunch en Barcelona que se precie de serlo que no acoja entre sus puntos el brunch de Federal. El lugar donde sirven el mejor chai tea latte de la ciudad es también muy popular para comer cualquier día de la semana (aunque el menú de brunch lo sirvan solo durante el finde). Para su suerte, y nuestra desgracia,  la zona donde se ubica es una de las calles de moda de Barcelona, la calle Parlament, una especie de nueva ‘milla de oro’ gastronómica, por lo que es bastante difícil encontrar mesa. Si encima quieres comer en la terraza de la azotea la misión se transforma en, casi, imposible.

Share


29
abril 14

5 planes relajados que hacer en Sitges

Conozco pocos lugares más animados que Sitges. Por cuestiones familiares tengo la gran suerte de pasar bastantes fines de semana en esta preciosa ciudad de la Costa del Garraf, situada a 40 kilómetros de Barcelona, en la que siempre ocurre algo más allá de bombazos como el carnaval o el festival de cine; una banda de jazz por la calle, castellers en mitad de la plaza un domingo cualquiera, la conocida feria de la tapa… aquí las Fiestas Patronales duran todo el año. No importa el qué, en Sitges siempre hay algo que celebrar.

Celebraciones a un lado, siempre que paso un par de días en Sitges me gusta hacer algunos planes que son imprescindibles (y si algo me gusta, lo repito de manera obsesiva. Soy una chica de costumbres). Pero más allá de cine y fiestas, aquí van mis 5 planes relajados preferidos:

tapas en Sitges

1. Hora del vermú en El Cable: solo hay una cosa que me apena del mejor bar de tapas de Sitges, ¡y es no haberlo conocido antes! Aún no sé cómo lo descubrí, pero fue hace solo unos meses, y llevo casi 3 años visitando regulamente Sitges; no tengo perdón… Abierto desde 1940, es toda una institución en la ciudad y sus tapas son comparables a hasta a las de mi querido Logroño (es mi forma de medir la calidad del tapeo). Ricas y baratas, como debe ser. Son las mejores bravas de Sitges. Y no exagero…

Atardecer2. Un paseo al atardecer por la iglesia de San Bartolomé y Santa Tecla. Es el edificio más reconocible del skyline de la ciudad y todo un símbolo de Sitges. Es la iglesia de la postal.  A su vera,  son alucinantes los colores de la puesta de sol desde la plaza del Baluard sobre el Paseo de la Ribera. A la vera de la iglesia se encuentra el famoso cañón que, apuntando al mar, protegió a la ciudad de los incesantes ataques británicos por mar.

3. Una mañana de golf en el Club Terramar: puede ser, y yo creo que es, uno de los clubs de golf más bonitos en los que he estado. La mayoría de sus 18 hoyos gozan de unas bonitas vistas al mar y, aunque no es barato, merece la pena. También cuenta con un pitch & Putt para jugadores un poco más amateurs. Y si ni siquiera juegas a golf no hay problema, gracias a su extraordinaria ubicación, su restaurante-cafetería es ideal para comer o tomar el aperitivo.

4. Una paella con vistas al mar en Cal Pinxo: toda una institución gastronómica en Sitges donde encontrar, no sé si la mejor, pero sí una deliciosa paella, sobre todo la de verduras, mi preferida. Tiene vistas al mar y un servicio excelente. Tampoco es barato, esa es la verdad, porque además Sitges es una ciudad bastante turística y eso influye sobre todo en la restauración, pero bien merece la pena reservar una mesa (imprescindible) para comer en uno de los mejores restaurantes de Sitges.

Sitges

5. Playas, calas y demás… Hay que pasar una mañana, una tarde o un día entero en cualquiera de las animadas playas de Sitges. A mí me gustan mucho las del centro, como la playa de la Fragata, al lado de la iglesia de San Bartolomé (ver punto 2), pero inevitablemente siempre están bastante llenas, sobre todo en verano. Si te agobia tener mucha gente alrededor, siempre puedes optar por zonas más tranquilas como la playa del Terramar, frente al barrio residencial del mismo nombre.

Share


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer