hola.com

 

Entradas etiquetadas: Bon voyage Blog de viajes


8
febrero 16

A350 de Qatar Airways: así se vuela en el avión que reduce el jet lag

Es un hecho que en un avión la democratización de la clase turista es indirectamente proporcional a la de su clase ejecutiva. Mientras que en la primera debes tratar de acomodarte, es un decir, en cada vez más estrechos asientos, comer directamente de un tupper, el vino se sirve en vasos de plástico y los cuchillos no cortan, el concepto del lujo se encuentra al otro lado de la cortina que separa la clase business de la turista: vajillas de porcelana, champagne francés, perfume de Armani y hasta un pijama para dormir en unos asientos que se convierten en cama. Aunque hay excepciones.

FullSizeRender (2)

Comprobando lo que sucede a un lado y al otro de la cortina, el pasado mes de diciembre tuve la oportunidad de volar en el nuevo A350 de Qatar Airways, uno de los aviones más nuevos del mundo. Tecnología punta, menos emisión de monóxido de carbono, cromoterapia en cabina y la promesa, cumplida, de que el viajero llega menos cansado al destino tras un vuelo en uno de los aviones más modernos del mercado. ¿Es el adiós definitivo al jet lag? Sinceramente no, pero desde luego se vuela de maravilla y es cierto que llegas menos cansado.

En mi caso tuve la gran suerte de probar la clase business de este flamante avión en el trayecto de Doha a Singapur y la clase turista (en este caso hay que tratar de despojarse del concepto “turista” que todos tenemos en mente; aquí no hay ni estrecheces de asientos, la comida está rica y hasta te entregan un pequeño neceser) en el trayecto de vuelta de Singapur a Doha.

¿Qué encontré volando en la clase business del A350 de Qatar Airways?

  • Aglutina un total de 36 asientos. Cada asiento cuenta con acceso directo al pasillo, por lo que la configuración es 1-2-1. Siempre elijo ventana, porque como suelo dormir fatal, al menos contemplo el paisaje.
  • Por supuesto el asiento se reclina completamente convirtiéndose en una confortable cama, y esto es, sin duda, lo mejor para volar. Además el avión cuenta con una especie de persianas en sus ventanas (foto) y… ¡un pijama!
  • Champán de bienvenida (puedes seleccionar otra bebida) y champán durante el tiempo que dure el vuelo, numerosas revistas y un neceser repleto de caprichos de Armani me esperaban en mi asiento.
  • Cuenta con WiFi gratis, una pantalla enorme (17’’) con una oferta de entretenimiento a bordo inagotable. Como veréis en las fotos, yo acabé viendo ‘Lo que el viento se llevó’. Sí, soy una clásica.
  • Las luces de cabina, tanto en business como en turista, van cambiando dependiendo de las fases del vuelo (podéis ver la iluminación de la primera imagen). Y apenas se percibe el sonido de los motores durante el vuelo, tampoco en la fase de despegue o aterrizaje.
  • Me encantó el menú a bordo (aunque confieso que soy de esas “rara avis” que comen siempre bien en los aviones). Lo cierto es que disfrutar de un menú así (foto) a 30.000 pies de altitud es un auténtico lujo. Ofrecen una selección de quesos de postre y pastelería es de Ladurée y la sirven calentita. Oh, mon Dieu!
  • La zona de relax, más o menos en mitad de la clase business, es como una especie de bar en las alturas donde poder charlar un rato mientras te preparas una copa. Desde luego que el lujo era esto.
  • Un poquito antes de aterrizar reparten una cajita de bombones de Godiva.
  • Tal vez el punto menos positivo de la experiencia es que no llegas a tener un 100% de privacidad entre tu asiento y el de al lado porque no hay mampara de separación. Aunque que todos los inconvenientes sean como este…

IMG_3456

FullSizeRender (3)

QatarBusinessA350

¿Y cómo se vuela en la clase ‘economy’ del A350 de Qatar Airways?

Pues se vuela muy bien, la verdad. Un punto que destacaría de la clase turista del A350 de Qatar Airways es, sin duda, el espacio espacio adicional que la aerolínea ofrece en este nuevo avión por asiento (una pulgada más). También las nuevas ventanas panorámicas y la luz LED de la cabina de la que os he hablado antes, que es la misma que en la business.

  • La selección de comidas es muy amplia y al embarcar te entregan un dossier gastronómico informativo con lo que vas a comer durante el vuelo. Yo, por mi horario, tuve cena tras despegar de Singapur y algo de picar antes de aterrizar en Doha. En mi caso tomé pollo con arroz y aún me estoy preguntado cómo ese arroz pudo estar tan en su punto siendo una cocina de avión. Y antes de servir la cena, también hay un pequeño aperitivo donde están incluidas bebidas alcohólicas de primeras marcas. Reconozco además que a pesar de que la comida viene servida en tupper (ohhh), son un poco más monos que la media.
  • Aunque la pantalla es más pequeña que la de business, el entretenimiento a bordo cuenta con más de 1.000 opciones (y no es un número al azar, es real).
  • Por supuesto también hay WiFi a bordo.
  • Y más espacio para el equipaje.
  • Dos detalles adicionales: la sorpresa de encontrar un pequeño neceser en mi asiento al embarcar y que en los baños de economy hubiera hasta perfume, cosa que se agradece.

Y aquí os dejo un breve vídeo de esta joya de la aeronáutica francesa:


7
septiembre 15

5 cosas que he aprendido en 5 días en Japón

Escribo este artículo desde Kioto, donde llegué ayer procedente de Tokio. Resulta obvio decir que me encuentro de viaje por Japón. Es la primera vez que visito este país y como podréis imaginar, me parece una auténtica osadía tratar de resumir en ‘sólo 5’ las cosas que he aprendido en los días que llevo por aquí, puesto que son muchas más, pero aún afectada por el jet lag, voy a hacer el esfuerzo titánico por resumirlo.

Tokio

  1. Orientarse en Japón: vale, no soy imparcial. Mi fatal sentido de la orientación hace que sea capaz de perderme hasta en mi propia casa (y no vivo en el Palacio de Buckingham), pero es que lo de Japón, o lo de Tokio, que ha sido mi primera ciudad en visitar, ha sido una prueba demasiado dura. Prueba que, por supuesto, no he superado. Lo primero, el idioma, obviamente todo está en japonés, y aunque cada vez encuentras más traducciones al inglés, su completísima red de metro con nombres imposibles y 200 salidas para cada estación, no ayuda y es entonces cuando entras en un bucle espacio-tiempo imposible de superar. Orientarse en Tokio es realmente difícil, así que, un truco, llévate las rutas memorizadas en Google Maps de tu smartphone.

Tren en Tokio-Bon voyage

  1. No hablan inglés: un país capaz de entenderse por medio de una caligrafía tan imposible como bella no sabe hablar inglés. Vale que nosotros tampoco vamos muy sobrados, pero al menos llevamos años intentándolo con mayor o menor fortuna. Si bien es cierto que al final logras hacerte entender –y esto sí que no tengo ni idea de cómo explicarlo pero resulta hasta tierno-, sólo he encontrado gente que hable inglés en los hoteles y en algún restaurante donde quien lo habla, ojo, es el chef que te está cocinando, porque aquí los chefs cocinan ante ti y sólo para ti. ¿Qué pensabas?
  1. Compras de belleza en TokioNo es un país tan caro: en realidad, no es caro. Si hablamos de hotelería puede que el precio se dispare un poco más (un hotel de 4 estrellas en Tokio no bajará de los 160€/noche; como por ejemplo el Park Hotel, uno de los dos donde estuve alojada), pero en cuestión de comidas o cenas, por ejemplo, se puede cenar mejor que bien por unos 20€ por persona (sushi, ramen, gyozas, etc.). Prepárate a quemar la Visa (lo de la Visa es un decir y ahora veréis por qué) tanto en productos de belleza (qué vicio con las cremas, mascarillas, maquillaje y demás) como en ropa (en Uniqlo puedes comprar jerséis de 100% cashmere por 20€. Palabrita).
  1. Mejor en efectivo: Japón, la meca tecnológica, es un país que prefiere pagar en efectivo antes que con tarjeta, aunque luego sean capaces de inaugurar un hotel atendido por robots. En hoteles y en restaurantes de lujo como el maravilloso restaurante Kyubei (menú degustación a partir de 100€ sin bebidas) no tendrás problema, pero para moverte por la ciudad (incluida una gran urbe como Tokio), mejor que lleves dinero en efectivo porque sobre todo en los restaurantes a pie de calle no permiten pagar con tarjeta. Tampoco, y esto es algo que me sorprendió mucho nada más aterrizar, en las taquillas del aeropuerto para comprar los billetes de tren al centro de la ciudad.

Gyozas

  1. Darte cuenta de la cantidad de cosas que pensabas que hacías bien y en realidad no: como por ejemplo, comer sushi. Una vez superada la prueba de los palillos, debes saber que la mayoría del pescado crudo que comas aquí no se moja en soja, o se hace levemente y siempre del lado del pescado. Tampoco te molestes en dejar propina, ya que no está bien visto. Los japoneses son gente de rituales milenarios que aplican en el día a día, así que siempre te darán su tarjeta de visita o de crédito, con las dos manos e inclinando levemente la cabeza. Lo suyo es que correspondas con el mismo gesto. Tampoco te preocupes cuando comiences a ver a japoneses con mascarilla, la utilizan para no contagiarte, aunque sea un simple resfriado.

Soy tan fan de Bill Murray que no he podido evitarlo:

 


14
octubre 14

3 hoteles donde alojarse en la Provenza

Si hay una escapada que nunca me canso de repetir es a la Provenza. Reconozco que el hecho de vivir en Barcelona es una suerte, puesto que en poco más de 3 horas de coche me planto en Arles o Nimes, dos de mis ciudades preferidas del sur de Francia. Me gusta acudir a la Provenza en busca de desconexión, de hecho es curioso, porque suelo utilizar este destino como refugio cuando estoy un poco melancólica o cansada o por el contrario también cuando tengo un subidón y me apetece celebrar algo. En fin, que siempre es un buen momento para visitar la Provenza.

Provenza en Bon voyageHay múltiples opciones en cuanto a qué recorrido hacer. Yo, tal vez por deformación profesional, lo que suelo hacer es elegir los hoteles que quiero visitar y conforme eso, me momento una ruta. Procuro seleccionar siempre hoteles que más o menos estén cercanos entre ellos, ya que esta prolífica región del sur de Francia no es precisamente pequeña y tampoco es que me encante pasar todo el viaje conduciendo. Mi consejo viajero es que mires, busques, compares y te decidas por una de las zonas, dependiendo del tiempo. Lo primero que aconsejo visitar son ciudades como Arles, Nimes o la mágica Aix-en-Provence. Empaparse bien del estilo de vida provenzal, pasear, observar y perderse por sus estrechas callejuelas y después optar por un hotel maravilloso de esos que te hacen olvidarse del mundo. La Provenza no es cara, vamos, no es París, pero tampoco es barata. El truco es viajar fuera de temporada (mi mejor consejo extensible a múltiples destinos) y tratar de encontrar buenas ofertas, que las hay. La última vez que viajé a esta preciosa región fue en mayo, por mi 33 cumpleaños, y tuve el placer de descubrir nuevas regiones y 3 nuevos hoteles de los que os hablo hoy en este post. Son buenos ejemplos del arte del buen vivir en la Provenza, aunque insisto en que hay muchos más, no sé si mejores, pero seguro que igualmente especiales.

- Situado a poco más de 5 minutos de Avignon, me decidí por el Hotel Le Prieuré (leprieure.com) precisamente por eso. Me aportaba la comodidad para visitar la ciudad de Avignon, que no conocía, y por otro lado la calma y el lujo propios de un Relais & Chateaux. Me gustó, lo recomiendo y repetiré, porque este hotel me aportó muchas cosas chulas; la posibilidad de tomar una copa de champagne en su jardín rodeada de mimosas y flores frescas, una cena romántica y decadente por un precio más que razonable y los mejores croissants de la Provenza, no es broma. Tiene 25 habitaciones, que para ser un hotel de este tipo son bastantes, pero sinceramente ni se nota. Todo es tan tranquilo y equilibrado que apenas te topas con nadie en las zonas comunes, ni siquiera en la piscina. Aquí la calma es una máxima.

Hotel de lujo en la Provenza

- El hotel donde se casó la actriz Keira Knightley, el Chateau de Mazan (chateaudemazan.com), fue el segundo hotel dentro de mi ruta por la Provenza. La verdad es que tenía unas expectativas muy altas antes de alojarme en él y sinceramente, todas se cumplieron. Es un lugar superromántico y cuenta con un punto de decadencia que lo hace aún más atractivo. Muchas veces os he dicho que un hotel debe tener alma, y desde luego esta mansión perteneciente al Marqués de Sade la tiene. Es como si acudieras un par de días a tu segunda residencia en Francia, porque verdaderamente te hacen sentir como en casa desde el momento del check in, donde todo es tan relajado que puedes instalarte sin necesidad de registrarte antes. Un plus en este hotel es la terraza de su restaurante, perfecta para las interminables noches de verano con una copa de Chablis en la mano.

Chateau de Mazan-Guía de la Provenza

- Y aunque en el Domaine de la Baume (domaine-delabaume.com) no se haya casado nadie famoso (o al menos que yo sepa), sí que os puedo contar que esta maravillosa mansión provenzal fue, hasta hace muy poco hogar del reputado artista francés Bernard Buffet. Creo que puede ser el lugar más especial que haya visitado. Por bonito, por mágico, por estiloso. Una típica mansión del siglo XVIII donde desperté el día de mi 33 cumpleaños acompañada de una botella de champagne y un exquisito pastel de chocolate. Mi habitación, además, tenía chimenea y todo lujo de detalles como una bañera inmensa donde relajarse y sencillamente, disfrutar. La finca donde se ubica es enorme y además de su bucólico jardín cuenta también con hasta unas cascadas naturales, piscina, pista de tenis y spa. Durante tu estancia en el Domaine podrás además, degustar el aceite que se produce gracias a los olivos de la finca y el vino que dan sus viñedos. ¿En serio se puede pedir más?

Domaine de la Baume-Guía de la Provenza

¡Nos vemos en la Provenza!


27
agosto 14

El hotel que vino con una ‘baguette’ bajo el brazo

Entras a una panadería a por una baguette recién hecha y sales con una habitación doble con vistas al característico Eixample barcelonés. Este ha sido el resultado de uno de los hoteles con el concepto más novedoso de Barcelona, el hotel Praktik Bakery, que integra una panadería dentro del hotel. Y aunque sea a través de un breve post en Bon voyage-Blog de viajes, no he querido dejar pasar la ocasión de contaros mi breve experiencia en el hotel Praktik.

Praktik Hotel Panadería barcelona

Un ejemplo más, que no cualquiera, de la tendencia cada vez más en alza de hotel temático. Además, el Praktik Bakery ofrece un plus, y es hecho de poder despertar cada mañana con el aroma de pan recién hecho. Y, no nos engañemos, no sé a vosotros, pero a mí se me antoja como una experiencia de lo más apetitosa.

Por si os estáis preguntando donde se encuentra este curioso hotel en Barcelona de estética un tanto neoyorkina, lo encontraréis mimetizado entre la arquitectura típica del del Eixample barcelonés y a un paso del Paseo de Gracia. El prestigioso diseñador Lazaro Rosa-Violán (premio AD 2013 ) se ha encargado de dar su toque particular a las 74 blancas y pulcras habitaciones de diseño y por supuesto a su, absolutamente original, panadería.

Praktik Hotel habitaciones barcelona2

Y así de bien y de bonito se podría definir este novedoso concepto hotelero, en palabras de Anna Bellsolá, dueña de la prestigiosa y tradicional panadería Baluard. “Porque no hay dos panes iguales, tampoco hay dos hoteles iguales. Cada pan es una pieza única, artesanal y casi artística, llena de texturas, colores, formas, y de igual manera cada hotel es único, con su encanto, su olor, su trato y sus sensaciones al entrar en él”.

Praktik Hotel Panadería barcelona2

Parece que el tema del hotel temático triunfa y Praktik Hotel ya tienen pensada su segunda apertura de hotel temático en Barcelona, el Praktik Vinoteca, para el 30 de octubre, un hotel temático enfocado en el mundo del vino. Pues, ¡salud!


26
agosto 14

Lipari, mi isla bonita del Mediterráneo

Ha sido uno de mis grandes descubrimientos de este 2014 y debo confesar que ya estoy pensando cuándo volveré a visitar Lipari; seguro que no irá más allá de la primavera de 2015. En viajes tengo una máxima, si un destino te ha hecho feliz, siempre debes tratar de volver. Así pues, Lipari se suma a mi ya larga lista de destinos a los que siempre hay que regresar, como Nueva York, México DF, Londres o Formentera.  En una reflexión en voz alta, bien podría ser Lipari mi nueva Formentera, y mucho más barata y menos masificada (¿soy yo o este año Formentera está realmente imposible?).

LipariLlegué a Lipari de forma completamente casual -vivan las casualidades-, ya que formaba parte del itinerario del crucero por el Mediterráneo que hice en junio a bordo del velero Royal Clipper. Era la última escala y confieso que tenía una sensación más de penita que otra cosa porque el crucero llegaba a su fin, pero nada más poner un pie en la isla mi sensación cambio radicalmente y uno de los pensamientos que me asaltaron fue algo así como “este lugar me va a encantar”. Y así fue.

Y es que la más popular de las Islas Eolias, situadas frente a la costa de Sicilia, ha supuesto un flechazo viajero para mí, aunque por supuesto como todo lo que tiene que ver con el amor, es completamente irracional (os lo comento porque hubo varios pasajeros del barco a quienes no les gustó nada. Yo sigo pensando que visitaron otra isla). Viajar a Lipari es como dar un pequeño paso atrás en el tiempo. Un escenario de una película italiana de los años 60 por donde todavía pasear sigue siendo el mayor de los placeres. No hay mucho más que hacer en Lipari salvo tumbarse al sol en una de las playas más bellas del mundo, Spiaggia Bianca (el nombre ya es bastante esclarecedor), y acceder hasta  la su fortificada acrópolis. También merece, y mucho, la pena, una visita al Museo Arqueológico, cuya entrada cuesta 6€. 

Y como sé que lo estáis esperando, este es el párrafo en el que hablo de compras y shopping. Lamentablemente, y debido, claro, a la falta de tiempo que tuve para conocer la isla, no traigo direcciones bajo la manga, pero sí que puedo contaros que éste (ver foto) fue el mejor plato de pasta de mi viaje por Italia, y lo disfruté en un restaurante más bien cutrón del puerto de Lipari. De postre cannolo, claro, que para estamos (casi) en Sicilia.

Pasta en Lipari

El final de mi estancia en Lipari  me regaló uno de los momentos más mágicos de mi vida, navegando frente al volcán Stromboli en plena erupción, que también pertenece a las Eolias. A veces la vida te da estas sorpresas.

Stromboli


27
mayo 14

Los mejores brunch de Barcelona

La moda del brunch es, ya, imparable. No hay fin de semana que se precie de serlo en el que no se disfrute de este desayuno tardío o comida adelantada. En realidad, la hora es lo de menos, lo que importa es que la yema de los ‘Benedictine’ esté en su punto y el lugar sea cómodo y bonito, claro. Por eso durante estos meses no he faltado a ninguna de mis citas gastronómicas preferidas de la semana y he seleccionado los que en mi opinión son los mejores lugares donde disfrutar del brunch en Barcelona.

Brunch hotel MajesticEl de lujo: barra libre de champagne, steak tartar y show cooking en el imponente hotel Majestic. Su brunch es uno de los recién llegados, pero sin duda ha venido para quedarse. Los domingos son propiedad de los fogones del galardonado chef Nandu Jubany con una apuesta de calidad en forma de buffet gourmet. Ostras, ceviches y un delicioso salmorejo del que -aviso- no puedes tomarte solo uno, tablas de embutidos recién cortados con un delicioso pan de coca, dumpling de pato a la naranja o risotto de ceps son algunas de las muchas, muchísimas opciones que se pueden disfrutar en este lujoso brunch del centro de Barcelona. Vino y champagne a gogó incluido en el precio. Una cita gastronómica imprescindible en la Ciudad Condal.

Brunch petitboEl hipster: no es fácil conseguir mesa en la Granja Petitbo, pero merece la pena. El sitio es sencillo, muy mono y alejado de las zonas turísticas más populares de Barcelona. En Petitbo se puede disfrutar de un buen brunch sin pretensiones, y encima bien de precio. Los pancakes son, venga un topicazo, los mejores de la ciudad. Sus zumos son naturales y la fórmula del brunch incluye bebida y plato (los huevos poché con salmón son sublimes). Este local era una antigua vaquería, hoy tiene un rollo muy neoyorkino, y de lunes a viernes es muy frecuentado por gente sabia en busca de un buen chute de azúcar, ya que tienen deliciosas tartas caseras de las que, lamentablemente, es muy difícil olvidarse, como su carrot cake.

Picnic BarcelonaEl sencillo: no puedo evitar decir que Picnic es uno de mis locales preferidos en Barcelona. Es pequeño, un poco ruidoso y tampoco es muy cómodo, pero ¿a quién le importa cuando en su carta encuentras un plato llamado ‘tomates verdes fritos’ que es tan sencillo como delicioso? Reservan mesa, esto es un buen punto, y la perfecta cocción de sus huevos Benedictine y sus patatas caseras se encargan de que siempre esté completo. El precio es muy ajustado y aunque en mi opinión en los postres flojean un poco, Picnic es una excelente opción para un perfecto brunch en Barcelona. Consejo: si no consigues mesa durante el finde, siempre se puede disfrutar de sus sabrosos platos entre semana a la hora de la cena, como de su delicioso bocata de calamares.

Brunch en barcelona

El moderno: no hay listado de brunch en Barcelona que se precie de serlo que no acoja entre sus puntos el brunch de Federal. El lugar donde sirven el mejor chai tea latte de la ciudad es también muy popular para comer cualquier día de la semana (aunque el menú de brunch lo sirvan solo durante el finde). Para su suerte, y nuestra desgracia,  la zona donde se ubica es una de las calles de moda de Barcelona, la calle Parlament, una especie de nueva ‘milla de oro’ gastronómica, por lo que es bastante difícil encontrar mesa. Si encima quieres comer en la terraza de la azotea la misión se transforma en, casi, imposible.


8
abril 14

3 lugares donde no he estado (y que pronto visitaré)

Me encanta viajar, claro, pero si tuviera que decidir entre viajar y organizar un viaje, no sabría yo qué decidir… La cosa es que me encanta atravesar las llamadas “fases del viajero” y disfruto mucho con la inspiración, la búsqueda, etc, sobre todo con la de inspiración, que de eso me sobra. Luego, cuando se materializa todo lo que llevas meses planeando y organizando, la sensación es genial, pero reconozco que cuando regreso de un viaje me siento un poco como ‘vacía’ porque echo de menos las interminables cadenas de emails con los hoteles y restaurantes y toda la investigación que hay detrás de cada viaje y cada destino.

Este año voy a viajar a tres lugares donde nunca he estado (y a algunos otros a donde me encanta volver, como Nueva York, Formentera o la Costa Azul) y cuyo viaje llevo tiempo preparando. Si vosotros los conocéis, me encantará contar con vuestra ‘ayuda’ con consejos y recomendaciones. Y si no habéis estado, pues me encantará que leáis mi experiencia en estos tres fabulosos destinos a los que viajaré este año:

1. Un crucero por el sur de Italia: nunca he hecho un crucero. No tengo una razón de peso que justifique esta afirmación, supongo que no ha surgido y que siempre me han parecido como enormes y repletos de gente, así que este año me estreno en uno. Será un poco diferente, ya que será a bordo de uno de los lujosos barcos de la naviera Star Clippers, específicamente en el velero Royal Clipper.

royal-clipper-Bon voyage

2. Visitar Sao Paulo: mi viaje responde a un motivo más familiar que profesional (¡el mejor motivo!), y aunque nunca ha sido uno de mis destinos más deseados, creo que obtendré una fantástica perspectiva de la ciudad puesto que la visitaré con la parte de mi familia que reside allá, en la mayor metrópolis del hemisferio sur. Además, trataré de hacer una escapada a Río de Janeiro, una de las ciudades más sexys del planeta.

Sao Paulo

3. Relax en las Islas Cook: será el viajazo del año. Las Islas Cook, situadas en alguna idílica parte del Pacífico Sur, entre Hawaii y Nueva Zelanda. Vamos, realmente lejos de España. Visitaré dos de sus islas más características, Rarotonga y Aitutaki, y estoy convencida de que será una semana entregada al placer y a la buena vida del paraíso.

islas Cook

¿Qué os parecen estos destinos? Si ya los conocéis, me encantará leer vuestras sugerencias.


13
febrero 14

Un nuevo hotel en París y una cena con Ducasse

En realidad sería más fácil escribir sobre qué no hay de nuevo en París, ya que la capital francesa es un continuo devenir de cambios y novedades. En mi caso volé a bordo de Air France hasta la ciudad de la luz para visitar un nuevo, novísimo, hotel recién inaugurado y probar un delicioso restaurante, que aunque no fue una reciente apertura, sí que tenía ganas de, por fin, poder visitarlo (y degustarlo).

Chavanel

Un hotel boutique en París

Chavanel amenitiesEl hotel Chavanel es todo lo que cualquier persona que viaje a París necesita. Es pequeño, es tremendamente chic y está perfectamente ubicado (no exagero, lo encontrarás en Madeleine, Saint-Honoré). Además, es nuevo, llevará como tres meses abierto. Si bien es cierto que tuve la gran suerte de que me dieran una junior suite para mi fin de semana en París, tuve también la oportunidad de visitar otras habitaciones de inferior categoría y puedo confirmar cualquiera de ellas son una opción estupenda como alojamiento. Ninguna es realmente pequeña, algo tan popular en hoteles en Europa y EEUU, y todas están fantásticamente decoradas con detalles que ni te imaginas. Mi suite, con vistas a los maravillosos tejados de París, tenía hasta cafetera Nespresso, una cama king, y un precioso cuarto de baño diseñado por Ronan y Erwan Bouroullec, con bañera de hidromasaje y amplia ducha a la italiana. Sí, bañera, algo que tanto agradezco tras un día de intenso turismo y caminatas. No hay nada mejor que un buen baño relajante antes de irse a dormir.

El desayuno del hotel Chavanel se sirve en el sótano del hotel, una coqueta habitación abovedada. Si bien no es un súper desayuno, no puedes escoger platos calientes como huevos o tortilla, me gustó su apuesta por alimentos orgánicos 100%. No probé, y mira que siempre suelo hacerlo, el desayuno en la habitación, aunque viendo las características del hotel, estoy segura de que estarán a la altura.  El hotel Chavanel es una apuesta segura para Sophie Charlet, su propietaria responsable, muy sensible a su oficio.

aux lyonnais Bon voyage

De cena con Alain Ducasse

aux lyonnais Bon voyage 3Me costó conseguir la reserva en Aux Lyonnais, un fabuloso bistró de 1890 en el centro de París cuya gastronomía está inspirada en la región de Lyon. Reconozco que me fui a lo fácil y aposté por el menú de cena (35€, bebidas aparte). Si bien no es barato, sí que es estupendo. A veces me canso un poco de modernidad y estamos en París, me encanta encontrar lugares con ese encanto tan… francés. Aux Lyonnais es otro más de los restaurantes de Alain Ducasse, uno de los cocineros más famosos del mundo, y su socio Thierry de la Brosse, que  a su vez es dueño de otro restaurante, L’ Ami Louis, en el Marais, muy interesante también y es una alternativa muy razonable a las exageradas propuestas de tres estrellas Michelin que Ducasse luce en el Plaza Athénée u otros lugares de renombre.

aux lyonnais bon voyage 2Consulta con su sumiller el vino más acertado para tus platos, un tipo que además de simpático, habla español. Y ya sabemos lo que nos gusta eso a los españoles…

Por lo demás, y si te apetece innovar más allá del menú, entre las especialidades de este coqueto restaurante se encuentran platos tan míticos como fricasé de pollo, el cochinillo y el foie gras de pato, con el inconfundible sello Ducasse. Da igual lo lleno que estés, ni se te ocurre irte del restaurante sin probar cualquiera de sus deliciosos postres (esto es Francia, claro); el que se traduce algo así como ‘isla de merengue flotando en salsa de vainilla’ es simplemente sublime (suspiro).

Bienvenue à Paris!


29
enero 14

Hora del té en Barcelona

Es invierno, y aunque en Barcelona tenemos la gran suerte de disfrutar de días de sol prácticamente durante todo el año, también hace frío y apetece encontrar lugares donde refugiarse con una buena taza de té entre las manos. Hoy en Bon voyage-Blog de viajes recorremos cinco teterías, o cafeterías donde también sirven buen té, donde rendirnos a las bondades de esta saludable y milenaria bebida. Salud.

Federal Café Barcelona

Federal Café: Empiezo este ranking de las mejores teterías en Barcelona hablando precisamente de un lugar que no lo es, pero donde sí sirven el mejor Chai Tea Latte de la Ciudad Condal. Federal es el local de moda de Barcelona, perfecto para brunch y tardes de lectura acompañadas por una buena, claro, taza de té chai. Su receta es un secreto de la casa y no te esfuerces en seguir los pasos del camarero mientras lo preparada, es imposible saber cómo puede estar tan rico. En fin, habrá que seguir intentándolo, pero sobre todo, disfrutándolo.

Usagui: viajamos hasta el lejano oriente de la mano de esta tetería japonesa en Barcelona donde además de deliciosos tés, también encontramos auténtica repostería casera japonesa, y todo sin movernos del centro de la ciudad. Sobre los dulces, mis preferidos son los que están elaborados con té verde (por rizar el rizo) como las tartaletas, aunque los mochis son también muy populares. Los precios son francamente razonables y es un punto de encuentro de japoneses en Barcelona, lo que ya es una buena señal.

Caj chai teahouse barcelona

Chaj Tai: En pleno barrio Gótico, nos ponemos cómodos en una de las teterías más famosas de la ciudad. Es un buen lugar donde disfrutar de otro buen Chai Tea Latte, esta vez de chocolate, y en general de sus ricos tés provenientes de la India, Vietnam, China… Es lugar tranquilo y relajado y también puedes acompañar tu bebida con deliciosos pastelitos. Sus juegos de té son realmente bonitos (no vale meterlos en el bolso sin antes pasar por caja, avisados estáis).

Tealosophy: Un lugar donde además de tomar un buen té, puedes comprarlo, es siempre un buen lugar. Mi amiga Anna me descubrió esta pequeña tiendecita de té del barrio de Gracia hace unos meses y desde entonces me confieso una adicta a las originales especialidades que aparecen custodiadas entre sus estanterías. Hay muchos, pero mi preferido es “Barceloneando, con una base de té verde y un riquísimo aroma a crema catalana que es realmente irresistible. Además de tés, también tienes infusiones de muchos tipos… que no solo de teína vive el hombre.

Caelum: Mi amiga Ana, la de antes, es la crack que me ha ido enseñando pequeños secretos de la ciudad (recuerden que soy una riojana residente en Barcelona). Fue gracias a ella que también conocí Caelum, y aunque no se podría definir como tetería si nos ceñimos al más estricto sentido de la palabra, ofrece al visitante una gran selección de ricos tés que, lo mejor, puedes acompañar de dulces de monasterios y conventos de toda España como Cortadillos de hojaldre, Huesos de San Expidito o Yemas de San Leandro. ¡Amén!

 


8
enero 14

Mis propósitos viajeros para 2014

Un año más y ya van 6 los que llevamos viajando en Bon voyage-blog de viajes alrededor del mundo. El comienzo de un nuevo año siempre es algo emocionante: una agenda en blanco que rellenar, cientos de códigos de vuelo, nuevos hoteles por descubrir y muchas botellas por descorchar. Para este año que recién comienza, estos son mis nuevos propósitos viajeros:

Descubrir Japón: he dado la vuelta al mundo, pero aún no he hecho escala en Japón. Y este será el año (o eso espero). Me encantaría que fuera en mayo, por mi cumpleaños, y me gustaría hacerlo a bordo de Turkish Airlines, que ya es hora de probar todas las comodidades que cuentan sobre sus vuelos de largo radio, además, las conexiones desde Barcelona son excepcionales. Estoy deseando cruzar al famoso paso de cebra de Shibuya y comprobar la amabilidad extrema del destino, a pesar de sus intensas rarezas. Tampoco dejaré pasar la oportunidad de cantar en un karaoke a lo Scarlett Johansson en Lost in Translation. Me pensaré lo de la peluca…

Viaje a Japón-BlogBonvoyage

Y volver, volver, volver… a México: es un propósito trampa, porque sé que lo voy a cumplir. Esta vez viajo muy pronto a uno de mis destinos preferidos del mundo. Será a bordo de un vuelo de KLM que me llevará directamente a la ciudad más excitante que conozco, México DF, y de ahí hasta Punta Mita, un pequeño paraíso en la Riviera Nayarit. Trataré de acercarme a Bahía de Banderas, al sur de la riviera, a donde cada año acuden cientos de ballenas jorobadas. Y aunque mi objetivo sea descubrir la región y recibir alguna lección de surf en Sayulita, siempre habrá tiempo para disfrutar un buen Margarita ante las impresionantes puestas de sol del Pacífico mexicano.

imanta-resort-riviera-nayarit

No volar con Ryanair: estoy orgullosa de confirmar que nunca he volado con esta compañía aérea que, a pesar de que este año parece que se va flexibilizando un poco, trata a los pasajeros como ganado. Entiendo que la aviación es un negocio, pero no un juego.

ryanair

Una isla en mitad del Pacífico: es difícil, pero sé que no es imposible, que tras haber visitado destinos tan idílicos como Maldivas o Polinesia Francesa, aún queden paraísos de aguas cristalinas, arenas blancas y hoteles únicos. Me he propuesto encontrarlo, y creo que está por el Pacífico. Os mantendré informados de uno de mis próximos destinos turquesa.

Islas Cook-BlogBonvoyage

Desconexión tecnológica viajera: me encanta compartir con todos vosotros los lugares a los que viajo. Destinos, hoteles, restaurantes… pero creo que de vez en cuando, no yo, sino todos nosotros, necesitamos un poco de desconexión y dedicarnos, sencillamente, a disfrutar. No sé si lo lograré, pero me gustaría, durante al menos una semana de viaje, intentarlo. ¿Lo conseguiré? Aunque la desconexión tecnológica no permitiría grabar playas de Ibiza como esta…

¿Y vosotros?¿Algún propósito o destino de viajes para 2014?

 


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer