hola.com

 

Entradas etiquetadas: Blog de viajes de lujo


24
febrero 15

¿Miedo a volar? Esta es mi experiencia

No me gusta mucho volar. Pero tengo que volar y hacerlo con bastante (mucha) frecuencia. Los vuelos largos me gustan más que los vuelos cortos (¡!), el momento del despegue siempre me inquieta y el aterrizaje me hace muy feliz porque obviamente, ya estoy en destino. Entre medias y dependiendo de la duración del vuelo, una peli, una playlist (Música para VOLAR) creada específicamente para hacerme volar, una copa de Chardonnay o el cansancio acumulado hacen que me entretenga y la verdad, salvo que haya turbulencias –y sí, siempre las hay-, puedo decir que, ahora, hasta disfruto volando.

Alpes-BlogBonvoyage¿Cómo empezó esta inseguridad al volar? Pues no sabría qué decir, creo que nunca me ha gustado demasiado coger aviones (y ojo porque la aviación me encanta), pero como siempre he tenido que hacerlo… Luego, tras caer un rayo en el avión aterrizando en Costa Rica, experimentar fuertes turbulencias cruzando el Atlántico, un despegue te-rri-ble regresando a Barcelona desde Ámsterdam (de esos en los que la gente grita y se santigua; el horror) y alguna que otra anécdota más (no pienso mencionar la contaminación mediática a la que nos hemos sometido en 2014), hicieron que me volviera, si no más miedosa, sí más insegura (más de un 25% de la población que viaja en avión tiene algún tipo de miedo a volar y la fobia supera el 5%). Así que hace poco más de un mes decidí apuntarme a uno de los cursos para superar el miedo a volar que existen y me decanté por el de Air Europa (www.perdiendoelmiedoavolar.com) que está dirigido por uno de sus comandantes, Alfonso de Bertodano, psicólogo y #aerotrastornado total (sólo es necesario seguir su cuenta de Twitter, @alf_bertodano), a quien tuve la oportunidad de conocer previamente en una entrevista sobre fobias y miedos para otro medio (y en dicha entrevista salieron a relucir los míos). Me animó a hacer el curso y eso hice.

VolarTe estarás preguntando si verdaderamente estos cursos funcionan. Si en apenas 48horas se pueden disuadir años de pánico, si es posible (re)aprender un comportamiento… Pues sí, funcionan. Supongo que no existen dos miedos iguales, así que por eso mismo supongo que mi respuesta no es extensiva a todo el mundo, pero a mí me ha funcionado por el simple hecho de que he conseguido mi objetivo: ya que tengo que pasar tantas horas en el aire, al menos disfrutarlas. Y hombre, obviamente prefiero estar de cañas con mis amigos, pero puedo asegurar que no estoy tan inquieta como antes. Ni que decir tiene que debes poner mucho de tu parte, aprender a gestionar tu ansiedad y ser consciente de que “el modo en el que pienso afecta al modo en el que siento”. Como en la vida misma, vaya. El curso consiste en la enseñanza de unos conocimientos esenciales sobre aviación (¿sabías que un avión solo necesita velocidad + aire + alas para volar?) y unas técnicas psicológicas que permiten el control y la reducción de la ansiedad hasta un nivel que hacen que volar sea posible llegando en muchos casos hasta desaparecer. Para ello, un equipo con pilotos, psicólogos, técnicos de mantenimiento, auxiliares de vuelo y controladores aéreos te acompaña durante los días del curso, te cuenta de qué va su trabajo, lo desmitifican, hablan de las medidas de seguridad, etc., algo fundamental para aquellas personas que no están muy familiarizadas con la aviación. Aluciné cuando me enteré de que a estos cursos acude gente que tal vez no ha volado en 10 años o que ha renunciado a una carrera profesional por no volar. Y alucino aún más cuando ahora les veo volando.

Bertodano lo tiene claro a la hora de aconsejar a alguien cómo gestionar su pánico a volar: “es importante que elimine toda la ansiedad añadida al vuelo. Evitar trabajos estresantes los días de antes, los conflictos, no llegar con prisas al aeropuerto, embarcar en último lugar cuando la pasarela esté ya vacía y, sobre todo, comunicárselo a la tripulación auxiliar a la entrada del avión. Saben cómo ayudarle y estarán más pendientes de su estado y sus necesidades.”

Imagen de previsualización de YouTube

Pues lo dicho, buen vuelo.

Share


30
diciembre 14

Y tú, ¿a dónde viajarás en 2015?

2015 será un año viajero, de esto no cabe duda. Así lo pude comprobar ayer mientras tomaba algo con mis amigos en Barcelona, donde me di cuenta de que casi todos tienen ya planes de viaje para este año que comienza en unas horas. Por mi parte también tengo mis planes viajeros, claro, y no serán pocos. 2015 será el año de regresar a lugares donde he sido feliz (nunca he entendido el punto de vista de gente que no quiere repetir destinos) y de probar otros nuevos, por supuesto. Esto serán algunos de mis destinos en 2015.

Rovaniemi

Laponia finlandesa: a finales de enero viajaré al norte del Norte. Hasta Rovaniemi, la capital de la Laponia finlandesa. Pasaré frío, ¡eso espero!, pero creo que este nuevo escenario de naturaleza blanca y condiciones extremas me hará sentir, si cabe, aún un poco más libre. De momento no tengo el programa de actividades, aunque dormir en un iglú de cristal será uno de mis imprescindibles en destino.

Australia

Regresar a Australia: un viaje que tuve que posponer este año y que espero por fin poder realizar en primavera. 20 espléndidos días recorriendo uno de los destinos más impresionantes en los que he estado. Mucha gente me ha preguntado qué fue lo que me conquistó de Australia y la verdad es que es algo bien diferente a lo me ha dado cualquier otro destino. Es, por encima de un legado que visitar (por ejemplo Camboya) o una deliciosa gastronomía que probar (por ejemplo Perú), Australia es sobre todo un estilo de vida. Un lugar donde ser feliz de esos a los que este año toca regresar.

Tokio

Japón por mi cumpleaños: los que llevan años leyendo Bon voyage-Blog de viajes, sabrán que me gusta despertar el día de mi cumpleaños en cualquier parte del mundo. Chicago, Pekín, París, Nueva York… y este año, será en Japón. Aún no sé exactamente en qué punto despertaré de este exótico destino que llevo años queriendo visitar, pero lo que es seguro que en mayo estaré allá comiendo rico sushi, brindando con sake  y cantando en algún karaoke (o en el lujoso bar del Park Hyatt de Tokyo) por un año más repleto de viajes y buenos lectores como vosotros.

Por el camino y aprovechando la temporada de esquí, visitaré estaciones como Baqueira Beret, Verbier o la francesa Megève, algunas de mis preferidas para practicar mi deporte favorito. Este año la nieve ha llegado tarde pero tras las intensas nevadas de estos últimos días, parece que las estaciones están al 100% y con nieve recién caída, ¡eso sí que es un lujo!

¡Feliz 2015 y felices viajes!

Share


29
octubre 14

Viaje a Malta: 24 horas en Valletta

Viaje a Malta-BlogBonvoyageLa semana pasada tuve la oportunidad de, ¡por fin!, visitar Malta. Lo hice gracias a que el itinerario de mi crucero por el Mediterráneo hacía escala en este bonito país, aunque de esto ya os hablaré la próxima semana y os contaré todos los detalles. Es cierto que en poco menos de 24 horas realmente no tuve tiempo de conocer esta preciosa isla del Mediterráneo (en la que por cierto también se encontraban Brad Pitt y Angelina Jolie rodando), pero sí que lo tuve de empaparme, y mucho, de su capital, Valletta. Tengo además una íntima amiga que lleva viviendo en la isla desde hace 4 años (¡hola Bea!), así que no pude buscarme una mejor guía que ella para descubrir los encantos, que no son pocos, de esta histórica ciudad, justa merecedora del título de Capital Europea de la Cultura 2018.

Valletta es, desde luego, el lugar idóneo desde el que poder adentrarse en la atractiva historia de este archipiélago, con monumentos tan fascinantes como la Concatedral de San Juan donde verás “La decapitación de San Juan”, la obra más importante del renombrado pintor italiano Caravaggio. Aunque para mí la verdadera joya de la ciudad es el Teatro Manoel, muy siglo XVIII, y un lugar tan mágico como pequeño que ostenta el privilegio de ser el tercer teatro más antiguo de Europa que sigue en funcionamiento hoy día. Acércate a verlo aunque solo sea por entrar en su patio de butacas, parece un teatro de juguete.

Viaje a Malta-BlogBonvoyage 2En la Rocca Piccola, una casa-palacio que data de 1850, puedes regresar al pasado y a la forma de vida de antaño, además cuenta con un refugio utilizado durante la Segunda Guerra Mundial. El Malta Siege Bell pretende honrar a las 7.000 víctimas maltesas de la Segunda Guerra Mundial, lo que representa una pequeña y fiel muestra de la actitud de los malteses, que de guerras saben un rato.

No te pierdas la vieja puerta de acceso a la ciudad,  recuperada por el arquitecto y ganador del Premio Pritzker, Renzo Piano, con el proyecto City Gate. Resulta especialmente significativa la recuperación de esta puerta de la ciudad, todo un símbolo maltés. Además, está conectada al foso que la rodea a través de una escalera y tiene un ascensor panorámico -abstenerse quienes padezcan de vértigo-, para visualizarla desde las alturas. El ascensor, dicho sea de paso, resulta un fantástico comodín para evitar las empinadas cuestas de subida a la ciudad al módico precio de 1€ el trayecto de subida y bajada.

Viaje a Malta-BlogBonvoyage 3No sé vosotros, pero yo después de tanta historia y tanta belleza necesito un respiro. En Valletta esto se soluciona sentándose en cualquiera de sus populares terrazas -como la del Café Cordina (donde un cheescake cuesta 0,60€) y es el más antiguo de la ciudad- o tan solo contemplando las hermosas vistas desde el Gran Puerto, donde se identifican perfectamente las “tres ciudades” (Senglea, Conspiscua y Vittoriosa). De Valletta, además, destacaría sus decadentes locales y letreros (¡tengo mil fotos de rótulos y carteles de tiendas!) y sus muros y fachadas de piedras doradas, que todavía aportan un mayor valor histórico a la ciudad.

Reconozco que me sentí bien en Malta. Fue como dar un paso atrás en el tiempo en un destino que encara el futuro con muchas ganas de hacer las cosas bien. Y se nota.

Share


29
septiembre 14

Dónde celebrar Acción de Gracias en Barcelona

Muchos de vosotros ya lo sabéis, pero desde que viví en Estados Unidos no pasa un año sin que celebre la noche de Acción de Gracias. Es, por supuesto, un motivo más para juntarme con los amigos y la familia, pero para mí es diferente, especial, no sé, se trata de una celebración bonita y además el menú está delicioso aprovechando los ingredientes de temporada más populares, como la calabaza o las castañas. En mi caso, lo confieso, no soy muy buena cocinera así que no se me puede pedir más allá de hornear un bizcocho integral o preparar una buena pasta con aceite de trufa blanca y kilos de parmesano. Mis dos platos estrella que, desafortunadamente, no me sirven para homenajear a mis invitados en Acción de Gracias.

Thanksgiving Friends-BLog Bon voyage

La fiesta del pavo es la preferida de Joey

Era otoño cuando aterricé en Barcelona, casi tal día como hoy pero hace 4 años. Así que recién llegada a la ciudad, una de las primeras fechas que tenía marcadas en el calendario era precisamente el Thanksgiving Day, y obviamente necesitaba un lugar donde celebrarlo. Así fue como descubrí el restaurante DosTrece, donde he celebrado con mis amigos esta tradicional fiesta desde que vivo en Barcelona. El restaurante es sencillo pero bonito, cocinan bien, respetan el menú tal cual y encima está fenomenal de precio, 25€ con vino incluido. También se come muy bien en Picnic, del que os he hablado en anteriores ocasiones como el lugar perfecto para un brunch en Barcelona. Sé que también ofrecen el menú tradicional de Acción de Gracias, pero yo no lo he probado nunca (y tampoco lo haré este año porque estaré en un exótico destino un poquito lejos de Barcelona donde espero que también lo celebren).

Pero, ¿por qué y cuándo se celebra en esta popular fiesta, una de las más importantes en Estados Unidos? No existe una fecha fija, sino que siempre es el cuarto jueves del mes de noviembre desde 1863 cuando el presidente Abraham Lincoln lo señaló así. Por ejemplo, ahora en 2014 será el 27. Thanksgiving es toda una religión en Estados Unidos –con desfile incluido- y, bendita globalización, cada vez más en el resto del mundo.

Restaurante DosTrece, Barcelona

Restaurante DosTrece

 

El menú tradicional de Acción de Gracias incluye:

  • Sopa de calabaza con castañas
  • Pavo de Acción de Gracias con relleno tradicional
  • Puré de patatas y gratinado de judías
  • Salsa del jugo del pavo y salsa de arándanos
  • Pudding de tarta de calabaza

Bueno qué, ¿te animas a celebrar este año la tradicional cena de Acción de Gracias? 

Share


11
junio 14

3 razones parar ser feliz en la Costa Brava

Siempre hay motivos para ser feliz, y un viaje por supuesto es de los más importantes, al menos para mí, claro, que me paso la vida de aeropuerto en aeropuerto y de hotel en hotel. Mi vida es lo que pasa entre el check in y el check out, y yo encantada de que así sea. En cualquier caso, y gracias a los casi 4 años que llevo viviendo en Barcelona, he tenido la oportunidad de descubrir auténticas joyas perfectas para escapadas cortas. Una de mis preferidas es siempre la Costa Brava, lo que para mí representa una perfecta combinación entre las azules aguas de sus calas, los verdes paisajes del Ampurdán y por supuesto la deliciosa gastronomía basada en platos sencillos y de calidad. Y a pesar de que ya he enumerado unos cuantos, aquí van 3 motivos para lograr ser muy feliz en la Costa Brava.

Hostal de la gavina-Blog Bon voyage

Sus hoteles: alojamiento para todos los gustos, desde pequeños hoteles rurales donde evadirse del mundo como Les Hamaques, hasta grandes hoteles que rezuman lujo y solera como el Hostal de la Gavina. Este precisamente ha sido uno de mis últimos descubrimientos, un histórico alojamiento de lujo en pleno corazón de la Costa Brava, en S’Agaro, un privilegiado rincón del Mediterráneo. La historia de La Gavina, además, tiene miga. Este lujoso hotel lleva más de 80 años recibiendo a lo más granado de la sociedad nacional e internacional, y celebrities de medio mundo se han alojado en muchas de sus 74 habitaciones, que en su origen fueron tan solo 11. Mucho ha crecido desde entonces, claro, aunque lo ha hecho sin perder ni un ápice de ese encanto que aporta el lujo clásico a conceptos de hotel hoy prácticamente inexistentes. Lo mejor del hotel es su cercanía al mar, su atentísimo personal de servicio y por supuesto su impresionante piscina, donde se puede disfrutar de unas excelentes vistas a la playa y la bahía de Sant Pol. Tampoco se me antoja un mal plan cenar a la luz de las velas en su restaurante Candelight, donde degustar ricos platos en un ambiente de lo más refinado y romántico. Cuando te alojes en La Gavina no olvides contemplar la puesta de sol desde el Camino de Ronda, un idílico paseo que bordea el hotel y la lujosa urbanización a la que pertenece y desemboca en la que para mí es la playa más bonita de la Costa Brava, Sa Conca. Sin duda un lugar donde ser muy muy feliz.

hostal_la_gavina BlogBonvoyage

Sus restaurantes: he repetido hasta la saciedad, lo sé,  que uno de los mayores placeres que se pueden sentir en esta vida es comer con los pies en la arena. Pues bien, aunque en la Taberna del Mar, el restaurante donde ser feliz en la Costa Brava, no se puede comer con los pies en el mar, su privilegiada ubicación y su ambiente marinero lo suplen con creces. Yo nunca había oído hablar de la Taberna del Mar hasta que descubrí La Gavina (hotel y restaurante están muy cerca), pero según me cuentan, este restaurante en la Costa Brava es todo un icono gastronómico de la zona, sobre todo ahora que acaba de reabrir sus puertas tras una minuciosa remodelación. El resultado, obra y gracia del interiorista Lázaro Rosa Violán, no ha podido ser más bonito, dando vida a un nuevo restaurante sin perder la esencia marinera que lo ha hecho famoso. ¿Qué pedir? Pues una paella o una buena fideua, sin lugar a duda. Y un consejo, mejor reservar con antelación porque lo interesante es conseguir una mesa en su terraza, aunque el interior, en este caso, resulte también de lo más atractivo.

La Taberna del Mar

Sus mercadillos: no hay fin de semana que no se pueda encontrar en la Costa Brava un buen mercadillo. Aunque no lo busques, siempre acabas dando con alguno recorriendo sus serpenteantes carreteras. En mi escapada a la Costa Brava coincidí con el mercadillo de Pals, por cierto, uno de los pueblos más bonitos de la zona, y con un tan pequeño como interesante mercadillo en Corcà. El de Pals es bastante caótico y puedes encontrar casi de todo; antigüedades mezcladas con utensilios del campo  y hasta ropa adlib. Ya me he aficionado a los dos, claro, pero sobre todo al de Corcà, donde cada dos sábados del mes montan puestos de comida ecológica: frutas, verduras, huevos, miel, pasta casera… y hasta un señor haciendo una paella al aire libre que comprar en pequeñas raciones. Sencillo y encantador. Lo de barato, regular, quedan pocas cosas baratas por esta zona, aunque sí puedo afirmar que son buenas.

Y ahora, a ser feliz y a disfrutarlo.

Share


29
abril 14

5 planes relajados que hacer en Sitges

Conozco pocos lugares más animados que Sitges. Por cuestiones familiares tengo la gran suerte de pasar bastantes fines de semana en esta preciosa ciudad de la Costa del Garraf, situada a 40 kilómetros de Barcelona, en la que siempre ocurre algo más allá de bombazos como el carnaval o el festival de cine; una banda de jazz por la calle, castellers en mitad de la plaza un domingo cualquiera, la conocida feria de la tapa… aquí las Fiestas Patronales duran todo el año. No importa el qué, en Sitges siempre hay algo que celebrar.

Celebraciones a un lado, siempre que paso un par de días en Sitges me gusta hacer algunos planes que son imprescindibles (y si algo me gusta, lo repito de manera obsesiva. Soy una chica de costumbres). Pero más allá de cine y fiestas, aquí van mis 5 planes relajados preferidos:

tapas en Sitges

1. Hora del vermú en El Cable: solo hay una cosa que me apena del mejor bar de tapas de Sitges, ¡y es no haberlo conocido antes! Aún no sé cómo lo descubrí, pero fue hace solo unos meses, y llevo casi 3 años visitando regulamente Sitges; no tengo perdón… Abierto desde 1940, es toda una institución en la ciudad y sus tapas son comparables a hasta a las de mi querido Logroño (es mi forma de medir la calidad del tapeo). Ricas y baratas, como debe ser. Son las mejores bravas de Sitges. Y no exagero…

Atardecer2. Un paseo al atardecer por la iglesia de San Bartolomé y Santa Tecla. Es el edificio más reconocible del skyline de la ciudad y todo un símbolo de Sitges. Es la iglesia de la postal.  A su vera,  son alucinantes los colores de la puesta de sol desde la plaza del Baluard sobre el Paseo de la Ribera. A la vera de la iglesia se encuentra el famoso cañón que, apuntando al mar, protegió a la ciudad de los incesantes ataques británicos por mar.

3. Una mañana de golf en el Club Terramar: puede ser, y yo creo que es, uno de los clubs de golf más bonitos en los que he estado. La mayoría de sus 18 hoyos gozan de unas bonitas vistas al mar y, aunque no es barato, merece la pena. También cuenta con un pitch & Putt para jugadores un poco más amateurs. Y si ni siquiera juegas a golf no hay problema, gracias a su extraordinaria ubicación, su restaurante-cafetería es ideal para comer o tomar el aperitivo.

4. Una paella con vistas al mar en Cal Pinxo: toda una institución gastronómica en Sitges donde encontrar, no sé si la mejor, pero sí una deliciosa paella, sobre todo la de verduras, mi preferida. Tiene vistas al mar y un servicio excelente. Tampoco es barato, esa es la verdad, porque además Sitges es una ciudad bastante turística y eso influye sobre todo en la restauración, pero bien merece la pena reservar una mesa (imprescindible) para comer en uno de los mejores restaurantes de Sitges.

Sitges

5. Playas, calas y demás… Hay que pasar una mañana, una tarde o un día entero en cualquiera de las animadas playas de Sitges. A mí me gustan mucho las del centro, como la playa de la Fragata, al lado de la iglesia de San Bartolomé (ver punto 2), pero inevitablemente siempre están bastante llenas, sobre todo en verano. Si te agobia tener mucha gente alrededor, siempre puedes optar por zonas más tranquilas como la playa del Terramar, frente al barrio residencial del mismo nombre.

Share


23
abril 14

El Celler de Can Roca: así se come en el mejor restaurante del mundo

Decir que mi cena en el Celler de Can Roca fue un sueño cumplido puede ser la forma más clara y sencilla para describir mi experiencia en el mejor restaurante del mundo y orgulloso poseedor de tres estrellas Michelin.

El celler de can roca en BlogBonvoyage

Como todo lo bueno, el tema se hizo esperar, ya que una cena en este famoso restaurante de Girona conlleva, claro, una larga espera. En mi caso, la reserva fue un regalo de mi pareja cuando cumplí 30 años, aunque acabé disfrutándola con 32, hace unos meses. Desde entonces, guardo un fantástico recuerdo que no se queda solamente en lo gastronómico, y como conservo algunas fotos y el delicioso menú, me he decidido a compartirlo con vosotros. En general me gustó todo mucho, muchísimo. La arquitectura y decoración, la ambientación, bienvenida, cuidado, atención…, pero sobre todo la comida, claro, que en realidad es a lo que hemos venido aquí. Podría haber comido a oscuras dentro de una cueva siempre y cuando todo estuviera tocado por la gracia de los hermanos Roca  -Joan, Josep y Jordi- tres genios de la gastronomía, cada uno en su campo, que lograron ya hace tiempo situar a Girona, y a España, en el mapa de la gastronomía mundial.

De los dos menús que puedes escoger, nosotros nos decantamos por el más tradicional, que también es un poco más corto. La idea era poder degustar los platos más característicos de la cocina del celler que fueron los que en realidad lanzaron a la estrellada esfera a este ya mítico restaurante gironí. Los platos fueron:

Aperitivos Celler Can Roca

Comenzamos a ‘comernos el mundo’ a través de los aperitivos del menú. Todo un viaje alrededor del mundo a través de once interesantes entrantes. Un burrito de mole poblano que representaba a México, un caldo de ceviche a Perú o lo propio para China con unas ricas verduras encurtidas con crema de ciruelas.

Mi plato preferido fue sin duda el primero del menú, un inolvidable -no exagero- timbal de manzana y foie con aceite de vainilla del que me hubiera comido 3. O más.

celler can roca-BlogBonvoyage

A semejante comienzo le siguieron platos como parmentier de calamares con pimienta verde ahumada y lenguado a la brasa con aceite de olive verde, piñones, bergamota y naranja que me pareció rico, rico, sobre todo la suavidad del lenguado, uno de mis pescados preferidos.

Celler can roca-BlogBonvoyage2

Recuerdo perfectamente la intensidad del salmonete acompañado de ñoquis de patata, naranja y azafrán. Reconozco que no fue uno de mis preferidos, sobre todo porque no me agradan demasiado los sabores tan intensos a mar, pero os puedo asegurar que en mi mesa quedaron los platos bien limpios. Y éramos cuatro.

En el turno de la carne, había que elegir entre oca a la Royal o cochinillo ibérico, y aunque yo me decanté por la primera, que me chifla, pude también degustar el cochinillo y doy fe de que la textura y suavidad de la carne bien merecía otras tres estrellas Michelin, por lo menos.

Cochinillo en Can Roca

Los postres, aunque tampoco son mi debilidad, también hacían honor al resto de los platos. En mi mesa triunfó la frescura y originalidad de la nube de limón pero sobre todo el original carrito de golosinas y chucherías que pasean al final de la comida y del que puedes escoger lo que quieras. Antes del carrito, postres lácteos como el helado de leche de oveja, espuma de recuit o yogures de queso de oveja me hicieron, sobre todo a mí, adicta confesa al queso y derivados, muy muy feliz. Como toda experiencia, claro.

postres Celler can roca

Como en la mayoría de los momentos más especiales de mi vida, en este caso tampoco pudo faltar la compañía de mi vino preferido, Plácet 09 DO Rioja, de mi querido Álvaro Palacios. Tampoco un brindis con Albert i Noya de la Cava El Celler Brut como aperitivo de todo lo que estaba por llegar.

Bon voyage-can roca

 

Share


1
abril 14

Una escapada ‘très chic’ a Biarritz

He pasado unos días de relax en Biarritz. Lo cierto es que necesitaba hacer un pequeño descanso después de una agitada temporada y el plan no ha podido resultar más placentero, tanto, que en un principio pensaba quedarme solo 3 días que acabaron siendo 6, no os digo más. Y es que esta magnífica ciudad francesa es una de mis preferidas para huir de vez en cuando, y el hotel du Palais es el mejor refugio donde conseguirlo.

Hotel du Palais edificio

Biarritz en Bon voyageEste lujoso palacio reconvertido en hotel tiene historia, y mucha. Napoleón III se lo regaló a su amada Eugenia ante la negativa de la española a mudarse a París. Para que ella no tuviera que estar tan lejos de su patria, España, el Emperador mandó construir este maravilloso edificio cuya planta tiene forma de “E” para que su Emperatriz disfrutara durante 6 meses al año justo al lado de la frontera española, en la preciosa ciudad de Biarritz. Desde entonces, Biarritz es uno de los destinos preferidos por la jet set además de por surfistas de medio mundo y cómo no, amantes de la buena gastronomía. Una exótica mezcla de turistas que hacen de Biarritz una deseada ciudad de vacaciones.

Suite Hotel du PalaisA mi llegada al hotel du Palais todo fueron atenciones. El servicio es impecable y además la mayoría habla español, cosa que ayuda bastante si viajas a la vecina France. Pero lo mejor de todo fue hacer el check-in, subir a mi habitación y descubrir que la suite ‘Sissi Emperatriz’ iba a ser mi casa durante los próximos 3 (que luego fueron 6) días, y por supuesto, con unas impresionantes vistas al Atlántico. Esto sí que es un lujo.

De entre los mil fantásticos detalles del hotel, me sedujeron sobre todo dos; el delicado aroma floral del hotel en todos sus pasillos y su increíble oferta gastronómica, en especial, todos los maravillosos quesos de la región, y del resto de Francia, que tuve oportunidad de disfrutar cada noche. Sí, cada noche. Y hacerlo en un entorno espectacular como su restaurante La Rotonde, una media circunferencia con espectaculares ventanales donde se sirven los desayunos y las cenas, lo convierte en una experiencia increíble.

Gastronomia en BiarritzUn spa de donde no apetece salir nunca, tienda, peluquería con los exclusivos productos de Leonor Greyl y una carta de tratamientos para convertirse en una auténtica Emperatriz hacen el resto.

El hotel du Palais es uno de los hoteles más completos y acogedores que he visitado, y aunque es cierto que alojarse es todo un capricho, es mucho mejor si lo haces en temporada baja, ya que el hotel no cierra nunca. Y aunque no te apetecerá salir ni para tomar el aire, estamos en Biarritz y hay que disfrutarlo, así que aquí os dejo mis direcciones preferidas donde reservar mesa o salir de compras.

 

Restaurantes en Biarritz:

Chez Albert BiarritzMe encantó probar el famoso Chez Albert, el lugar donde comer pescado y marisco fresco en Biarritz. Es bastante cutrón, esa es la verdad, y las copas de vino son ya opacas de todos los lavados que llevan encima, pero la materia prima es deliciosa; mejor pedir un entrante y plato que postres, que son buenos pero sin más, y la carta de vinos es aceptable, sobre todo en precios.

Para algo más casual, la zona más de moda ahora en Biarritz son los alrededores del nuevo Mercado, que por cierto solo abre hasta las 13.30h. Se trata de una opción bastante similar a lo que tenemos en España, más bares de tapas donde las bravas se sustituyen por el foie mi-cuit. De todos ellos, me gustó mucho el Bar du Marché.

De compras por Biarritz:

De compras en BiarritzHay tres visitas que son imprescindibles. Bueno, cuatro. La primera es a la mejor tienda de quesos de la ciudad. El dueño no puede ser más encantador y te aconseja y prepara con esmero todos los pedidos para que te lo lleves cómodamente de viaje. Se llama Mille et un Fromages y está situada en la misma calle, y casi enfrente, de la Maison Arosteguy  donde encontrar productos gourmet de primerísima calidad como el delicioso pimiento del Espelette o los tés de la marca Dammann (la infusión de verbena es mi preferida). Por supuesto hay que hacer parada en Helena para comprar algún juego de toallas o manteles, yo me llevé un albornoz y de mi cuarta recomendación, Les Sandalies d’Eugenie, unas preciosas sandalias de esparto (que luego descubrí que están hechas en La Rioja).

Y un imprescindible…

Miremont-Biarritz

Deja hueco tras una comida para tomar un café en el mítico salón de té Miremont, por donde se ha paseado media realeza europea desde su fundación en 1872. Cuenta con unas preciosas vistas al mar y algunos de los pasteles más ricos que he probado nunca, como el sabrosísimo milhojas. Ahora entiendo la debilidad de Alfonso XIII por esta pastelería…

Por todo esto y por muchas otras cosas que no caben en un post, en Bon voyage entonamos bien alto… Vive la France!

 

Share


27
febrero 14

Cierra Pastis, el famoso bistró de NYC

pastis nyc3

Me he despertado con la noticia de que uno de mis rincones gastronómicos preferidos de Nueva York, cierra. El mítico bistró Pastis cierra sus puertas porque el edificio donde se ubica en el conocido Meatpacking, va a ser demolido. Seguro que no seré la única en echarlo de menos, personalidades de la talla de Anna Wintour, Sarah Jessica Parker, Martha Stewart o Linda Evangelista también acusarán su ausencia.

Pastis NYC 2

A cambio nos queda el recuerdo de sus riquísimas patatas fritas y sus Mimosas y la esperanza de que su dueño, el restaurador Keith McNally, ha prometido reabrirlo en el mismo emplazamiento tan pronto el nuevo edificio esté construido.

Hasta entonces y mientras dura la espera, nos consolamos con sus deliciosos recuerdos, tanto gastronómicos como televisivos.

Pastis en Sexo en Nueva York

Share


29
enero 14

Hora del té en Barcelona

Es invierno, y aunque en Barcelona tenemos la gran suerte de disfrutar de días de sol prácticamente durante todo el año, también hace frío y apetece encontrar lugares donde refugiarse con una buena taza de té entre las manos. Hoy en Bon voyage-Blog de viajes recorremos cinco teterías, o cafeterías donde también sirven buen té, donde rendirnos a las bondades de esta saludable y milenaria bebida. Salud.

Federal Café Barcelona

Federal Café: Empiezo este ranking de las mejores teterías en Barcelona hablando precisamente de un lugar que no lo es, pero donde sí sirven el mejor Chai Tea Latte de la Ciudad Condal. Federal es el local de moda de Barcelona, perfecto para brunch y tardes de lectura acompañadas por una buena, claro, taza de té chai. Su receta es un secreto de la casa y no te esfuerces en seguir los pasos del camarero mientras lo preparada, es imposible saber cómo puede estar tan rico. En fin, habrá que seguir intentándolo, pero sobre todo, disfrutándolo.

Usagui: viajamos hasta el lejano oriente de la mano de esta tetería japonesa en Barcelona donde además de deliciosos tés, también encontramos auténtica repostería casera japonesa, y todo sin movernos del centro de la ciudad. Sobre los dulces, mis preferidos son los que están elaborados con té verde (por rizar el rizo) como las tartaletas, aunque los mochis son también muy populares. Los precios son francamente razonables y es un punto de encuentro de japoneses en Barcelona, lo que ya es una buena señal.

Caj chai teahouse barcelona

Chaj Tai: En pleno barrio Gótico, nos ponemos cómodos en una de las teterías más famosas de la ciudad. Es un buen lugar donde disfrutar de otro buen Chai Tea Latte, esta vez de chocolate, y en general de sus ricos tés provenientes de la India, Vietnam, China… Es lugar tranquilo y relajado y también puedes acompañar tu bebida con deliciosos pastelitos. Sus juegos de té son realmente bonitos (no vale meterlos en el bolso sin antes pasar por caja, avisados estáis).

Tealosophy: Un lugar donde además de tomar un buen té, puedes comprarlo, es siempre un buen lugar. Mi amiga Anna me descubrió esta pequeña tiendecita de té del barrio de Gracia hace unos meses y desde entonces me confieso una adicta a las originales especialidades que aparecen custodiadas entre sus estanterías. Hay muchos, pero mi preferido es “Barceloneando, con una base de té verde y un riquísimo aroma a crema catalana que es realmente irresistible. Además de tés, también tienes infusiones de muchos tipos… que no solo de teína vive el hombre.

Caelum: Mi amiga Ana, la de antes, es la crack que me ha ido enseñando pequeños secretos de la ciudad (recuerden que soy una riojana residente en Barcelona). Fue gracias a ella que también conocí Caelum, y aunque no se podría definir como tetería si nos ceñimos al más estricto sentido de la palabra, ofrece al visitante una gran selección de ricos tés que, lo mejor, puedes acompañar de dulces de monasterios y conventos de toda España como Cortadillos de hojaldre, Huesos de San Expidito o Yemas de San Leandro. ¡Amén!

 

Share


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer