hola.com

 

Hoteles


25
junio 15

Las 5 mejores bañeras de hotel

Lo confieso. Son mi placer culpable. Nada me gusta más que llegar a un hotel y antes incluso de deshacer la maleta, comenzar a llenar la bañera para disfrutar de un momento de relax. Soy de esas ‘rara avis’ que antes de reservar una habitación chequea si hay bañera (desgraciadamente se están perdiendo en favor de la ducha), y suelo poner mi preferencia en las indicaciones a la hora de hacer la reserva. Obviamente no todas las bañeras son iguales, merecemos bañeras grandes y cómodas, no sirven esas en las que no sabes qué hacer con las piernas o las que necesitas enrollar tres toallas para mantener el cuello en buena posición. Estas son las 5 bañeras que más me han gustado a lo largo de mis últimos viajes donde la relajación es una cosa muy seria.

1. Room Mate Óscar, Madrid (http://oscar.room-matehotels.com/): un hotel sexy merece una bañera a la altura. Y por supuesto, la tiene. La bañera se encuentra en la suite, a casi los pies de la cama, no en el baño, y cuenta con unas excepcionales vistas al cielo de Madrid. Se trata de un dormitorio y un salón en una sola estancia, pero es que además de la bañera, la habitación también cuenta con una magnífica terraza desde la que se accede desde varios puntos (hasta la ducha tiene acceso directo a la terraza). Una bañera para recordar.

Room Mate Oscar-Madrid

2. Hotel Splendido, Portofino (http://www.belmond.com/es/hotel-splendido-portofino/): cierto es que todos los hoteles de la cadena Belmond que yo he visitado pueden presumir de tener buenas bañeras en sus habitaciones (hasta la doble estándar la tiene), pero como este ha sido el último, me centro en él. ¿Lo mejor? además de una bañera de tamaño más que considerable, ponen a tu disposición 1001 amenities para propiciar la relajación. Saquitos perfumados de Bulgari que se deshacen bajo el agua caliente, un tarro repleto de sales con aroma de jazmín, jaboncitos… Todo un lujo, claro.

Splendido Portofino

3. Hotel Atrio, Cáceres (http://restauranteatrio.com/): quienes seguís mis periplos en redes sociales, sabéis que visité Cáceres hace unas semanas, destino que, por cierto, recomiendo encarecidamente, y no solo porque en él se encuentra una de las mejores bañeras de hotel que he visitado, sino porque también se encuentra uno de los mejores restaurantes de los mejores hoteles, Atrio, y de las mejores experiencias que se pueden vivir. Y sí, la tercera bañera donde nos sumergimos tiene un aire nórdico (como toda la decoración del hotel), que invita a la relajación. Sin duda, una de esas bañeras (y de esos viajes) que te hacen muy muy feliz.

Hotel Atrio Cáceres

4. Palacio Belmonte, Lisboa (http://palaciobelmonte.com/): celebré mi 34 cumpleaños, hace poco más de un mes, en este maravilloso hotel con encanto de Lisboa. El hotel en sí es como dormir en una obra de arte, y verdaderamente me cuesta centrarme sólo en su bañera cuando se podrían contar tantas y tantas historias sobre este histórico alojamiento. Así que como habrá tiempo para hacerlo, me centro ahora en decir que entre los 90m2 de los que disponía mi suite (me alojé en la Ricardo Reis), la bañera contaba, además, con unas impresionantes vistas al Tajo, como desde prácticamente cualquier punto de la habitación. Sencillamente alucinante.

palacio-belmonte

5. Hotel Shangri-La, París (http://www.shangri-la.com/paris/shangrila/): una bañera con vistas a la Torre Eiffel. La verdad es que podría terminar en este punto este párrafo porque, ¿alguien necesita más explicaciones que esta para considerar su bañera como una de las mejores? Bueno, por si acaso también añadiré que se trataba de una bañera con mucho estilo, esto es París, qué esperabais, y que además, al igual que con los hoteles Belmond, en Shangri-La se toman muy en serio el tema de la relajación durante el baño, y por eso ponen a tu disposición todo tipo de amenities de L’Occitane. Un baño con vistas a la Torre Eiffel que, encima, tiene olor a la Provenza, ¡por si fuera poco!

Shangri-La-Hotel-Paris

Share


4
mayo 15

Madrid de lujo: una estancia en el Ritz y una cena en Zalacaín

Siempre es un placer viajar a Madrid. La ciudad donde residí durante 7 intensos años es uno de los destinos a donde siempre me encanta escaparme. Y da igual que no haya nada nuevo (aunque no nos engañemos, siempre lo hay), los clásicos de Madrid son suficiente atractivo para preparar la maleta y montar un viaje. Y precisamente son esos clásicos los que me sirvieron hace un par de semanas como la perfecta excusa para volver a Madrid.

Hotel Ritz-BlogBonvoyage

Una estancia en el hotel Ritz by Belmond: es la leyenda. No había estado alojada nunca, pero desde luego ganas no me faltaban. En la etapa en la que vivía en Te del Ritz-BlogBonvoyageMadrid solía acudir a este hotel de lujo a ruedas de prensa o a alguna entrevista y siempre pensaba en la experiencia que debía suponer dormir entre sus históricos muros. Ahora ya lo sé. El mítico hotel Ritz fue construido en 1910 según los deseos del Rey Alfonso XIII, estableciendo a Madrid como una de las grandes ciudades europeas. El Ritz es mucho más que un hotel, es un trozo de historia ubicado en el ‘Triángulo de oro’ que desde su inauguración ha dado la bienvenida a las más importantes casas aristocráticas, altos mandatarios, celebrities, etc. Sus restaurantes y sus bares son aún hoy punto de reunión habitual de la alta sociedad española, así como su brunch del domingo, una cita imprescindible para cualquier foodie que se precie. Alfombras magníficas tejidas a mano, muebles de época, ropa de cama bordada, elegantes baños de mármol y unas vistas de infarto al Museo del Prado y a los tejados de Madrid (¡cómo son de bonitos los tejados de la capital!), así era mi habitación en el hotel Ritz. Me dieron la bienvenida con una botella de vino tinto y un plato de deliciosa cecina; me acuerdo perfectamente porque aplaudo este tipo de recibimientos, el champán nos gusta a todos, pero mostremos algo más nuestro que para eso estamos en España. Dormí, claro, como una reina y disfruté muchísimo de la enorme bañera de mi baño, perfecta para relajarse tras una jornada maratoniana por la capital.

Suite-Hotel Ritz-BlogBonvoyageHay dos planes –además de dormir-, que uno no debería perderse en el hotel Ritz. Uno de ellos es su tradicional brunch del  domingo (y hay que pedir casi obligatoriamente sus riquísimos Huevos Benedict) y el otro es el té de la tarde (de 16 a 20h), donde podrás disfrutar de una selección de sándwiches, pastas y bollos ingleses acompañados por relajantes melodías de fondo interpretadas al piano, el arpa o la guitarra clásica española. Tan elegante, tan Ritz… que nadie echará de menos Londres.

Una cena en Zalacaín: hay restaurantes míticos en Madrid y luego está Zalacaín. El secreto está, claro, en Restaurante Zalacain-BlogBonvoyagecómo hayas sabido envejecer. En el caso de este clásico restaurante madrileño en escena desde hace más de 40 años, no tenemos nada que objetar (si acaso el hecho de que cenar con corbata obligatoriamente ya esté un poco demodé), pero como aquí hemos venido a comer, y a comer muy bien, me ciño al excelente paseo gastronómico del que disfruté en Zalacaín, con platos perfectamente ejecutados por su jefe de cocina, Juan Antonio Medina Gálvez. La carta es muy amplia, desde luego que tienes mucho donde elegir, aunque los clásicos del restaurante son siempre un must: la lasagna de boletus edulis y foie, el muslo de pato guisado, la manita de cerdo rellena, las ensaladas de langostinos y bogavante, etc. Aunque si prefieres innovar, déjate guiar por los sabios consejos de Carmelo Pérez Valdunciel, quien, bajo una dirección impecable, siempre da en el clavo: conmigo lo hizo animándome a probar su steak tartar (sublime) y, cómo no -aunque yo no sea muy de dulces-, su tradicional postre, el volcán de chocolate a las cuatro especias con helado de pistacho.

Restaurante Zalacain2-BlogBonvoyage

Una cita en Zalacaín es siempre un buen plan y, aunque desprovisto hoy de la última estrella Michelin que le quedaba (Zalacaín fue el primer restaurante español en obtener tres estrellas Michelin en 1987), no debería ser este gesto en ningún caso una excusa para dejar de visitarlo. Símbolo de celebración, de ocasiones especiales, del buen comer, lo que más destacaría de este lujoso restaurante madrileño es que ha sabido mantenerse fiel a su seña de identidad, dejando a un lado modas y tendencias.

Igualito que (mi) Madrid.

Share


2
febrero 15

Bares de altura donde brindar a vista de pájaro

Ingredientes seleccionados, bebidas espirituosas y mucho arte. Si a estos tres factores le sumamos una situación privilegiada, ya tenemos el cóctel perfecto. Hoy recorremos tres bares de altura desde donde degustar un rico cóctel con la ciudad a nuestros pies. Bangkok, Hong Kong o Manchester son tres de ellas. ¡Salud!

Sirocco y Sky Bar en Bangkok

Creo que hasta me mareé cuando se me ocurrió asomarme al abismo de más de 250 metros de altura mientras me preparaban un Cosmopolitan en la barra del Sky Bar en el hotel Lebua de Bangkok. Recuerdo que acababa de cenar en uno de los restaurantes más famosos de la ciudad, Sirocco -www.lebua.com-, situado a pocos metros de la barra, y tocaba tomarse el postre en la terraza al aire libre más fotografiada de Bangkok y una de las más altas del mundo. Así que tras degustar el mejor pato que he tomado en mi vida y algunos de los famosos dulces del pastelero Gilles Delaloy, puse a prueba mi adrenalina y avancé, no sin que me temblaran hasta los tacones, hacia la colorida barra del Sky Bar. Aquí lo mejor es, sencillamente, observar. La inmensidad, las luces, la vida nocturna de la ciudad completamente a tus pies. Desde luego fue una experiencia inolvidable, sobre todo para una persona con mucho vértigo como yo.

Ozone-Ritz Carlton Hong Kong

De Bangkok a Hong Kong rozando el cielo con las manos, la coctelera está preparada en Ozone, la azotea del hotel Ritz Carlton. Es moderna, cosmopolita y cuenta, como para no, con unas más que privilegiadas vistas de la bahía Victoria. No apta para cardíacos, se ubica en la planta 118 del hotel y es uno de los rincones creados para ver y ser vistos en Hong Kong. Entre sus cócteles encuentras creaciones exclusivas, como todo por aquí, como el Aria 118 o el Champán Mojito. Mereció la pena subir hasta aquí para degustarlos y también para picotear algunas de sus tapas asiáticas, como los calamares crujientes con albahaca. Por si fuera poco, los domingos también sirven brunch. Ozone es una delicia que me recomendó Sergi Arola cuando organizaba mi viaje a Hong Kong y es verdaderamente un must en la ciudad.

Cloud 23 - Copas en Manchester

Y como desde luego no hay dos sin tres, regresamos a Europa en busca de los mejores cócteles de altura. Yo encontré un buen lugar en Manchester y su nombre es Cloud 23 -www.cloud23bar.com-. Con la ciudad a vista de pájaro y preparados para recibir a su cosmopolita clientela, en Cloud 23 se pueden degustar ricos combinados como el Hemingway Daiquiri, aunque este es solo uno de su extensísima carta de bebidas donde el Cosmopolitan es el rey. Este local en Manchester no es un sitio de copas y música a todo volumen, aquí el ambiente es relajado, en consonancia con su decoración, y se puede charlar y picotear una, por ejemplo, rica selección de quesos locales. Ocupa parte de la planta 23 del hotel Hilton Manchester -www3.hilton.com- que es, por cierto, una buena opción para descansar en la ciudad.

Share


28
noviembre 14

Las 5 mejores habitaciones de hotel de 2014

Se acerca diciembre y comenzamos con los rankings. Y lo que me gustan. Si el año pasado diseccionaba aquí cuáles habían sido las mejores habitaciones de hotel de 2013, este año no iba a ser menos. La verdad es que me gusta volver la vista atrás y comenzar a recordar viajes que parecen muy lejanos pero de los que guardo un gran recuerdo. Así pues, de enero a noviembre, estas han sido las mejores habitaciones en las que me he alojado en 2014.

Belmond Hotel Du Palais, Biarritz: recuerdo este hotel por muchas cosas buenas. Su ubicación, su gastronomía, sus amplísimas estancias, la fascinante arquitectura circular de su restaurante… pero sobre todo, lo recuerdo por haber sido una de las habitaciones más especiales en las que me he alojado. Fue la Suite Imperial Sissi Emperatriz y por supuesto la habitación estaba más que a la altura. Además de grande, cómoda y con unas vistas excepcionales, recuerdo su enorme bañera donde disfrutar, al atardecer, de un excelente baño relajante.

Biarritz
Hotel Excelsior, Roma
: un imponente palacio ubicado en una de las calles más importantes de Roma, la Vía Veneto. De este hotel de lujo en Roma llaman la atención muchas cosas, pero es su impresionante cúpula la que se lleva todo el protagonismo. Lo mejor de mi habitación, que desgraciadamente no fue la que ocupa la cúpula, fue esa mezcla entre tradición y modernidad que tanto me gusta de los hoteles. Es chula, pero es práctica, y además, bonita. A destacar, su cama, una de las ‘camas divinas’, sello de la casa Westin.

roma

Hotel María Cristina, San Sebastián: lo de dormir en el ‘María Cristina’ fue casi un sueño hecho realidad. Un hotel mítico, bonito, cuidado, lujoso y con todo lo que el huésped necesita para sentirse bien, que es de lo que se trata, ¿no? Me encantó la supermullida moqueta, la cama, ¡oh, la cama! y las 1001 comodidades que te puedas imaginar. Mi habitación había sido ocupaba varias semanas antes por Penélope Cruz, así que como os podréis imaginar, era todo como muy de estrella, como no podía ser menos en esta ciudad de cine.

SS

Hotel Cour des Lodges, Lyon: lo primero de todo es confirmar que Lyon ha sido todo un descubrimiento para mí y aún no entiendo cómo he tardado tanto tiempo en descubrir una ciudad tan bonita y agradable. Programé este viaje, además, para conocer el hotel Cour des Lodges, y desde luego ni el hotel ni la ciudad decepcionaron. El hotel es una monería, ubicada en el casco antiguo, donde incluso se conservan escaleras del siglo X. Mi habitación no era muy grande, pero no podía ser más especial, plagada de antigüedades y con el romanticismo que aporta alojarse en el torreón del edificio. Un lujo, vamos.

Lyon

Belmond Hotel Cipriani, Venecia: me hacen falta palabras para describir lo que significa dormir entre telas de Fortuny y lámparas de cristal de Murano. Con eso, y con unas excepcionales vistas de la laguna de Venecia donde cada día la puesta de sol era todo un espectáculo. Este hotel, uno de los más lujosos –pero ese lujo discreto- y especiales del mundo, ofrece habitaciones a su altura, claro. ¿Pero qué se podría esperar del hotel que es como la segunda casa de George Clooney? Pues eso.

Venecia

Share


5
noviembre 14

Mi pasión colombiana: Cartagena de Indias

Hace ya un par de años que visité uno de los destinos que más me ha fascinado de todos mis viajes, Cartagena de Indias. Esta perla colombiana es un maravilloso rincón, no diré desconocido porque realmente no lo es, pero que de momento no es tan popular en España. Si algún día desaparezco, buscadme en el caribe colombiano, en los más de  2.000 kilómetros de costa que aglutina más de 300 playas, aguas cristalinas, ricos fondos marinos y hoteles donde desconectar hasta de uno mismo. ¿Me acompañas?

Calles de Cartagena en Bon voyageNo es de extrañar que cuando los conquistadores españoles llegaron a Cartagena de Indias en el año 1533, lo hicieran para quedarse. De ubicación y belleza excepcionales, esta joya de la arquitectura colonial es hoy la ciudad más turística de Colombia (y no diré la más bonita porque aún me queda mucho por descubrir de este sorprendente país). Así que de momento no me pronuncio pero sigo hablando sobre todo de lo que se puede encontrar en aquí.

Cartagena es un museo al aire libre protegido por los más de 10 kilómetros de muralla y fuertes, vestigio de un pasado militar que velaba por la protección de la ciudad de los incontables ataques. Hoy, turistas y locales disfrutan de la algarabía de colores azules, amarillos y rojizos que visten las fachadas de su colonial arquitectura. También lo hacen recorriendo lugares como el Portal de los Escribanos, la plaza de Santo Domingo, el Portal de los Dulces (donde encontrar ricos postres en puestos ambulantes) o el parque de Bolívar, lugares imprescindibles que visitar, además de la casa de García Márquez, construida por el arquitecto más famoso de Colombia, Rogelio Salmona.Casa Pestagua hotel en cartagena

Recuerdo que aterricé en Cartagena para una estancia de 3 días y tras enamorarme perdidamente de las estrechas callejuelas de la Ciudad Vieja, acordé conmigo misma quedarme casi una semana inmersa en un festival criollo de sabores, decoraciones florales y las elegantes mansiones que hoy acogen entre sus gruesos muros de piedra pequeños hoteles con mucho encanto y elegantes restaurantes.

Dónde alojarse en Cartagena de Indias: en Cartagena hay muchas cosas bonitas, pero es que sus hoteles son lo más. Uno de los mejores ejemplos es Casa Pestagua (www.hotelboutiquecasapestagua.com),  de los más representativos de la ciudad. Solo tiene 11 espaciosas habitaciones y una piscina que hipnotiza. Todo un remanso de paz con aires tropicales que convierten a este precioso hotel en Cartagena en un verdadero oasis caribeño. Y ojo porque además aquí puedes desayunar las mejores arepas de la ciudad.

Arepas en cartagena de indiasDónde comer en Cartagena de Indias: la clara apuesta de la ciudad por un turismo de calidad también incluye la buena gastronomía, por eso es de recibo reservar mesa (e ir con hambre por favor) en restaurantes como  8-18 (www.restaurante8-18.com), Don Juan o La Vitrola. Deliciosos platos con una interesante base de pescados y mariscos frescos que pondrá en serio peligro tu dieta. Aunque como una vez aquí no merece la pena privarse de nada, lo mejor que se puede hacer para quemar los excesos de la cena es, mojito en mano, moviendo las caderas en el mítico Café Havana (www.cafehavanacartagena.com), fuera de las murallas de la Ciudad Vieja, en el corazón del barrio de Getsemaní. Atención también a los puestos de comida callejera donde comer ricas, auténticas y calóricas arepas como las de la foto :-) ¡Mi auténtica pasión colombiana!

 

Share


29
octubre 14

Viaje a Malta: 24 horas en Valletta

Viaje a Malta-BlogBonvoyageLa semana pasada tuve la oportunidad de, ¡por fin!, visitar Malta. Lo hice gracias a que el itinerario de mi crucero por el Mediterráneo hacía escala en este bonito país, aunque de esto ya os hablaré la próxima semana y os contaré todos los detalles. Es cierto que en poco menos de 24 horas realmente no tuve tiempo de conocer esta preciosa isla del Mediterráneo (en la que por cierto también se encontraban Brad Pitt y Angelina Jolie rodando), pero sí que lo tuve de empaparme, y mucho, de su capital, Valletta. Tengo además una íntima amiga que lleva viviendo en la isla desde hace 4 años (¡hola Bea!), así que no pude buscarme una mejor guía que ella para descubrir los encantos, que no son pocos, de esta histórica ciudad, justa merecedora del título de Capital Europea de la Cultura 2018.

Valletta es, desde luego, el lugar idóneo desde el que poder adentrarse en la atractiva historia de este archipiélago, con monumentos tan fascinantes como la Concatedral de San Juan donde verás “La decapitación de San Juan”, la obra más importante del renombrado pintor italiano Caravaggio. Aunque para mí la verdadera joya de la ciudad es el Teatro Manoel, muy siglo XVIII, y un lugar tan mágico como pequeño que ostenta el privilegio de ser el tercer teatro más antiguo de Europa que sigue en funcionamiento hoy día. Acércate a verlo aunque solo sea por entrar en su patio de butacas, parece un teatro de juguete.

Viaje a Malta-BlogBonvoyage 2En la Rocca Piccola, una casa-palacio que data de 1850, puedes regresar al pasado y a la forma de vida de antaño, además cuenta con un refugio utilizado durante la Segunda Guerra Mundial. El Malta Siege Bell pretende honrar a las 7.000 víctimas maltesas de la Segunda Guerra Mundial, lo que representa una pequeña y fiel muestra de la actitud de los malteses, que de guerras saben un rato.

No te pierdas la vieja puerta de acceso a la ciudad,  recuperada por el arquitecto y ganador del Premio Pritzker, Renzo Piano, con el proyecto City Gate. Resulta especialmente significativa la recuperación de esta puerta de la ciudad, todo un símbolo maltés. Además, está conectada al foso que la rodea a través de una escalera y tiene un ascensor panorámico -abstenerse quienes padezcan de vértigo-, para visualizarla desde las alturas. El ascensor, dicho sea de paso, resulta un fantástico comodín para evitar las empinadas cuestas de subida a la ciudad al módico precio de 1€ el trayecto de subida y bajada.

Viaje a Malta-BlogBonvoyage 3No sé vosotros, pero yo después de tanta historia y tanta belleza necesito un respiro. En Valletta esto se soluciona sentándose en cualquiera de sus populares terrazas -como la del Café Cordina (donde un cheescake cuesta 0,60€) y es el más antiguo de la ciudad- o tan solo contemplando las hermosas vistas desde el Gran Puerto, donde se identifican perfectamente las “tres ciudades” (Senglea, Conspiscua y Vittoriosa). De Valletta, además, destacaría sus decadentes locales y letreros (¡tengo mil fotos de rótulos y carteles de tiendas!) y sus muros y fachadas de piedras doradas, que todavía aportan un mayor valor histórico a la ciudad.

Reconozco que me sentí bien en Malta. Fue como dar un paso atrás en el tiempo en un destino que encara el futuro con muchas ganas de hacer las cosas bien. Y se nota.

Share


14
octubre 14

3 hoteles donde alojarse en la Provenza

Si hay una escapada que nunca me canso de repetir es a la Provenza. Reconozco que el hecho de vivir en Barcelona es una suerte, puesto que en poco más de 3 horas de coche me planto en Arles o Nimes, dos de mis ciudades preferidas del sur de Francia. Me gusta acudir a la Provenza en busca de desconexión, de hecho es curioso, porque suelo utilizar este destino como refugio cuando estoy un poco melancólica o cansada o por el contrario también cuando tengo un subidón y me apetece celebrar algo. En fin, que siempre es un buen momento para visitar la Provenza.

Provenza en Bon voyageHay múltiples opciones en cuanto a qué recorrido hacer. Yo, tal vez por deformación profesional, lo que suelo hacer es elegir los hoteles que quiero visitar y conforme eso, me momento una ruta. Procuro seleccionar siempre hoteles que más o menos estén cercanos entre ellos, ya que esta prolífica región del sur de Francia no es precisamente pequeña y tampoco es que me encante pasar todo el viaje conduciendo. Mi consejo viajero es que mires, busques, compares y te decidas por una de las zonas, dependiendo del tiempo. Lo primero que aconsejo visitar son ciudades como Arles, Nimes o la mágica Aix-en-Provence. Empaparse bien del estilo de vida provenzal, pasear, observar y perderse por sus estrechas callejuelas y después optar por un hotel maravilloso de esos que te hacen olvidarse del mundo. La Provenza no es cara, vamos, no es París, pero tampoco es barata. El truco es viajar fuera de temporada (mi mejor consejo extensible a múltiples destinos) y tratar de encontrar buenas ofertas, que las hay. La última vez que viajé a esta preciosa región fue en mayo, por mi 33 cumpleaños, y tuve el placer de descubrir nuevas regiones y 3 nuevos hoteles de los que os hablo hoy en este post. Son buenos ejemplos del arte del buen vivir en la Provenza, aunque insisto en que hay muchos más, no sé si mejores, pero seguro que igualmente especiales.

- Situado a poco más de 5 minutos de Avignon, me decidí por el Hotel Le Prieuré (leprieure.com) precisamente por eso. Me aportaba la comodidad para visitar la ciudad de Avignon, que no conocía, y por otro lado la calma y el lujo propios de un Relais & Chateaux. Me gustó, lo recomiendo y repetiré, porque este hotel me aportó muchas cosas chulas; la posibilidad de tomar una copa de champagne en su jardín rodeada de mimosas y flores frescas, una cena romántica y decadente por un precio más que razonable y los mejores croissants de la Provenza, no es broma. Tiene 25 habitaciones, que para ser un hotel de este tipo son bastantes, pero sinceramente ni se nota. Todo es tan tranquilo y equilibrado que apenas te topas con nadie en las zonas comunes, ni siquiera en la piscina. Aquí la calma es una máxima.

Hotel de lujo en la Provenza

- El hotel donde se casó la actriz Keira Knightley, el Chateau de Mazan (chateaudemazan.com), fue el segundo hotel dentro de mi ruta por la Provenza. La verdad es que tenía unas expectativas muy altas antes de alojarme en él y sinceramente, todas se cumplieron. Es un lugar superromántico y cuenta con un punto de decadencia que lo hace aún más atractivo. Muchas veces os he dicho que un hotel debe tener alma, y desde luego esta mansión perteneciente al Marqués de Sade la tiene. Es como si acudieras un par de días a tu segunda residencia en Francia, porque verdaderamente te hacen sentir como en casa desde el momento del check in, donde todo es tan relajado que puedes instalarte sin necesidad de registrarte antes. Un plus en este hotel es la terraza de su restaurante, perfecta para las interminables noches de verano con una copa de Chablis en la mano.

Chateau de Mazan-Guía de la Provenza

- Y aunque en el Domaine de la Baume (domaine-delabaume.com) no se haya casado nadie famoso (o al menos que yo sepa), sí que os puedo contar que esta maravillosa mansión provenzal fue, hasta hace muy poco hogar del reputado artista francés Bernard Buffet. Creo que puede ser el lugar más especial que haya visitado. Por bonito, por mágico, por estiloso. Una típica mansión del siglo XVIII donde desperté el día de mi 33 cumpleaños acompañada de una botella de champagne y un exquisito pastel de chocolate. Mi habitación, además, tenía chimenea y todo lujo de detalles como una bañera inmensa donde relajarse y sencillamente, disfrutar. La finca donde se ubica es enorme y además de su bucólico jardín cuenta también con hasta unas cascadas naturales, piscina, pista de tenis y spa. Durante tu estancia en el Domaine podrás además, degustar el aceite que se produce gracias a los olivos de la finca y el vino que dan sus viñedos. ¿En serio se puede pedir más?

Domaine de la Baume-Guía de la Provenza

¡Nos vemos en la Provenza!

Share


27
agosto 14

El hotel que vino con una ‘baguette’ bajo el brazo

Entras a una panadería a por una baguette recién hecha y sales con una habitación doble con vistas al característico Eixample barcelonés. Este ha sido el resultado de uno de los hoteles con el concepto más novedoso de Barcelona, el hotel Praktik Bakery, que integra una panadería dentro del hotel. Y aunque sea a través de un breve post en Bon voyage-Blog de viajes, no he querido dejar pasar la ocasión de contaros mi breve experiencia en el hotel Praktik.

Praktik Hotel Panadería barcelona

Un ejemplo más, que no cualquiera, de la tendencia cada vez más en alza de hotel temático. Además, el Praktik Bakery ofrece un plus, y es hecho de poder despertar cada mañana con el aroma de pan recién hecho. Y, no nos engañemos, no sé a vosotros, pero a mí se me antoja como una experiencia de lo más apetitosa.

Por si os estáis preguntando donde se encuentra este curioso hotel en Barcelona de estética un tanto neoyorkina, lo encontraréis mimetizado entre la arquitectura típica del del Eixample barcelonés y a un paso del Paseo de Gracia. El prestigioso diseñador Lazaro Rosa-Violán (premio AD 2013 ) se ha encargado de dar su toque particular a las 74 blancas y pulcras habitaciones de diseño y por supuesto a su, absolutamente original, panadería.

Praktik Hotel habitaciones barcelona2

Y así de bien y de bonito se podría definir este novedoso concepto hotelero, en palabras de Anna Bellsolá, dueña de la prestigiosa y tradicional panadería Baluard. “Porque no hay dos panes iguales, tampoco hay dos hoteles iguales. Cada pan es una pieza única, artesanal y casi artística, llena de texturas, colores, formas, y de igual manera cada hotel es único, con su encanto, su olor, su trato y sus sensaciones al entrar en él”.

Praktik Hotel Panadería barcelona2

Parece que el tema del hotel temático triunfa y Praktik Hotel ya tienen pensada su segunda apertura de hotel temático en Barcelona, el Praktik Vinoteca, para el 30 de octubre, un hotel temático enfocado en el mundo del vino. Pues, ¡salud!

Share


11
agosto 14

5 desayunos por los que merece la pena reservar un hotel

Si hay algo que me gusta de un hotel, son sus desayunos. Bueno, eso, y las sábanas que son suaves, las bañeras infinitas, los lobbys animados, el room service… Pero volviendo al principio, sí, los desayunos son algo que verdaderamente me encanta de los hoteles. Despertarse sin prisa, agarrar un periódico y escoger una mesa escondida donde disfrutar de ese momento único del día: café recién hecho, tostadas, zumos naturales y una rica tortilla.Un desayuno de manual, vaya.

Estos son los 5 desayunos que, de momento, más me han conquistado en este 2014. ¡Dentro vídeo!

palazzo margheritaPalazzo Margherita: Mes de junio en Bernalda, un coqueto pueblo perdido de una nada turística región italiana. ¿Mi hotel? En realidad no es un hotel, sino la casa que Francis Ford Coppola tiene en este pueblo, de donde era originaria su abuela. Hoy es un impresionante palacio de tan sólo 9 habitaciones restaurado con todo el mimo del mundo que una o dos veces al año también visita la familia Coppola, no obstante aquí se casó su hija Sofía Coppola, y hasta yo me volvería a casar porque es tan romántico que roza la locura. Pero como aquí hemos venido, entre otras muchas cosas, a desayunar, os diré que este ha sido uno de los mejores, o tal vez el mejor, desayuno del año. Sencillo, rico y servido en una de esas vajillas que dan ganas de meterse en el bolsoEl desayuno perfecto existe, vaya que sí.

Desayuno hotel Only YouOnly You: Es, con permiso del resto, uno de los hoteles más bonitos de Madrid. Y además de ser famoso por sus excelente servicio, su cuidada decoración y su brunch, yo me quedo con sus desayunos. Tanto si estás alojado como si no, puedes disfrutar de un excelente desayuno a la carta (no hay bufé) con ingredientes de primera calidad, no es broma, que no en todos los hoteles se puede desayunar jamón ibérico cortado al momento. El zumo, natural, como debe ser. Y para un día de caprichos, también tienen churros (de los ricos, no de los refritos).

Les Hamaques: Ya os he hablado con anterioridad de este precioso hotel de la Costa Brava. Además de que no puede ser más bonito, lo cierto es que en Les Hamaques se come -y se bebe- muy bien, también. El desayuno es otro de los puntos fuertes de este bonito hotel en el Empordà. Sus dueños se esmeran en servirte cada mañana un desayuno sencillo pero compuesto por alimentos de primera calidad donde todo son productos de cercanía. ¿Lo mejor? el lugar donde lo disfrutas, en el romántico invernadero de la casa, y con la puerta de la cocina siempre abierta a sus huéspedes. Tu propia casa en la Costa Brava.

Hotel CarusoBelmond Hotel Caruso: Un bufé tan infinito como las vistas de las que se goza mientras desayunas. Así de único es el desayuno en uno de los hoteles más bonitos del mundo, el Belmond Hotel Caruso. Más de siete clases de pan para elegir, mermeladas caseras -ese lujo-, embutidos y deliciosos platos para escoger a la carta entre los que yo me quedo con sus huevos revueltos (no lo pregunté, pero tuve la sensación de que podían llevar una gotita de mantequilla que los hacía aún más deliciosos, claro, qué fácil es la vida con mantequilla). Aunque siendo sincera, podríamos desayunar un simple café que tan solo por la ubicación, con la Costa de Amalfi a tus pies, el recuerdo de la primera comida del día sería, sin duda, inolvidable.

Domaine de la BaumeDomaine de la Baume: Estaréis de acuerdo conmigo que cumplir 33 años en uno de los hoteles más bonitos de la Provenza y con un desayuno así (ver foto) servido en la cama, no es fácil de olvidar. Y os aseguro que vosotros tampoco olvidaréis el sabor de ese bizcocho de chocolate y naranja. El Domaine de la Baume es por muchos motivos, además de por sus desayunos, un  hotel de obligada visita en cualquier viaje por la Provenza. La que fue la casa del artista Bernard Buffet hasta 1999 es hoy un idílico hotel donde alojarse para olvidarse del mundo. Por tener, tiene hasta cascadas naturales dentro de la propia finca, además de una piscina, un spa, pista de tenis y todo el encanto del mundo reunido en no sé cuántos, pero muchos, acres de terreno. El desayuno es memorable, pero el aperitivo tampoco se queda corto; aunque de esto, ya hablaremos otro día.  

Y por cierto, buenos días.

Share


8
julio 14

Hatha Yoga y zumos detox en las alturas de Barcelona

Cuando el otro día recibí una invitación del hotel Majestic proponiéndome acudir a disfrutar de una de sus sesiones matinales de Hatha Yoga en la terraza situada en la planta 10 del emblemático edificio de Paseo de Gracia, no me pensé ni un segundo la respuesta: “Sí, quiero, claro“. Hotel, yoga y relax nunca habían combinado mejor.

Yoga hotel majestic 1

Como muchos ya sabéis, practico yoga desde hace bastantes años, aunque siempre ha sido un yoga mucho más de meditación (kundalini) y desde hace unos meses me he pasado a una opción bastante más física como es el Vinyasa. En cualquier caso, una clase de yoga, sea cual sea la disciplina, siempre es bienvenida, además de necesaria, cuando lo pruebas engancha. Si a esto le sumas la privilegiada ubicación de la Dolce Vitae, la fantástica terraza del Majestic y un desayuno saludable tras la clase, el plan no puede ser más perfecto.

Yoga en barcelonaAsí pues, y a pesar de haberme tenido que levantar a las 6:30am, a las 8 estaba más que preparada al borde de la piscina de la terraza junto con otras invitadas a la clase. Una vez aquí,  madrugar es lo de menos. Nunca había tenido el placer de asistir a una de las clases de Nicole Anderer, que con más de 15 años de experiencia en la práctica y enseñanza del yoga, es una profesional muy reconocida en el mundillo y la verdad es que no me extraña. Me ha gustado mucho cómo te va guiando a través de la respiración y las posturas. Tú vas tranquilamente haciendo tus ejercicios, respirando cada vez más profundo y desperezando los músculos mientras en total armonía mientras sientes cómo poco a poco va despertando la ciudad y los sonidos del exterior (coches, comercios, peatones…) se hacen cada vez más intensos. Pero en verdad a ti te da igual. Estás ahí, por encima de todo eso, empapándote de la energía del sol y la ubicación privilegiada. Y a pesar de que son clases de 1 hora, lo normal en yoga, es más que suficiente para comenzar el día con las pilas cargadas.

Tras la clase, y servido también en la terraza, el aroma del café recién hecho acompañado por un zumo detox (naranja, zanahoria, apio y piña) y un sandwich vegetal, entre otras muchas opciones, son la guinda del plan para comenzar un día perfecto.

Desayuno healthy Majestic2

Acudir a una de las clases de Hatha Yoga en el hotel Majestic cuesta 69€  (89€ si incluye el desayuno healthy) y está abierto no solo a huéspedes sino también a gente que, como yo, no está alojada en el hotel y quiere disfrutar de una buena experiencia.

Namaste. 

Share


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer