hola.com

 

EEUU


24
julio 14

Nueva York: Dónde comer y qué pedir

Estaba a punto de comenzar este post diciendo que parece que todos habéis decidido viajar este verano a  Nueva York, cuando de pronto me he dado cuenta de que no, de que da igual la estación del año en la que nos encontramos, siempre es un buen momento para viajar a la ciudad que nunca duerme y sin duda sigue siendo un destino top entre los españoles. También para mí, que trato de regresar al menos una vez al año.

A pesar de que no es difícil encontrar información sobre Nueva York, es brutal la cantidad de artículos que existe sobre esta ciudad, mucha gente me sigue preguntando, sobre todo, por dos temas: restaurantes y compras. Así pues, y a pesar de que he escrito en numerosas ocasiones sobre la ciudad desde que estuve residiendo allá, voy a tratar de hacer un breve resumen sobre mis cinco restaurantes preferidos de Nueva York y los platos que son más recomendables para pedir. De las compras ya hablamos otro día.

Café Habana: lo he recomendado por activa y por pasiva, pero es que el Café Habana es absolutamente genial. Es pequeño, ruidoso y no reservan, pero ¿qué importa eso cuando a cambio puedes disfrutar del mejor Cuban Sandwich de todo Nueva York? Obviamente, es lo que tienes que pedir. Si lo puedes acompañar de unas buenísimas (y picantes) mazorcas de maíz y una michelada el resultado es perfecto.

cafe habana

P. J. Clarke’s: pontificar sobre dónde comer la mejor hamburguesa de Nueva York es una osadía por mi parte pero sigo ofreciendo mi reino por una hamburguesa Cadillac que disfrutar en el PJ Clarke’s de Lincon Square. Además de que lo disfrutas en un entorno mítico, consiguen el punto exacto de la carne y ese bacon crujiente que casi te hace llorar de emoción. (Vale que Shake Shack es un firme competidor. Aunque sí pero no).

Hamburguesa en PJ Clarkes

Momofuku Milk Bar: de sus hornos salen las mejores tartas de Nueva York. Y punto. Vale que Magnolia Bakery puede llegar a hacerle algo de sombra, pero nada como un Birthday Cake (en la foto) recién hecho del Milk Bar; os lo recomiendo porque fue tal cual el mío por mi cumpleaños. Hay varias tiendas en Nueva York aunque la que más conozco es la del East Village, por ser el barrio donde yo residía. Un imprescindible en la ruta de cualquier adicto al dulce y a los pasteles que parecen obras de arte.

bdaycake

Prune: como local, es ideal, pero es que encima su cocina es sencillamente sensacional. Prune es muy conocido sobre todo por su brunch, donde sin duda debes pedir su famoso Monte Cristo, aunque si no te apetece esperar la hora de cola que seguro deberás hacer (no admiten reservas para el brunch), lo mejor es que acudas a cenar. Sirven un taco de pescado sencillamente delicioso.

Prune Nueva York

Craft: es tan neoyorkino que merece la pena visitarlo aunque no vayas a comer nada. Aunque lo suyo es comer, claro. O mejor cenar. Reserva este restaurante si tienes una cita especial o para tu última noche en la ciudad antes de volver. Se come de maravilla y el espacio no puede ser más bonito. Pide ostras y un plato para dos de su solomillo que, aunque caro, es sencillamente espectacular.

Craft New York

Y por favor, no te vayas de la ciudad sin probar las patatas fritas de Balthazar, tomarte una copa de champán en el Plaza o pasar un buen rato en The Breslin en el The Ace hotel (y mira su web, que mola mil).

Esto es Nueva York, aquí hemos venido a disfrutar.

Share


13
febrero 13

5 lugares ‘de Oscar’ que visitar en Los Ángeles

No se me ocurría mejor ocasión que esta, en vísperas de la celebración de los Oscar 2013, que viajar a Los Ángeles para descubrir esta inmensa ciudad. Sin agobios ni prisas, que aquí la buena vida es una máxima, estos son los 5 lugares que no debes dejar de visitar en Los Ángeles.

Los Angeles-Blog Bon voyage-Hollywood

1. En el 6925 de Hollywood Boulevard se encuentra el teatro chino, su aspecto de cartón piedra y su entrada oriental son los atributos más reconocibles. Junto a él, el famosísimo Teatro Dolby (antes Kodak).

Teatro Kodak-Los Angeles-BlogBonvoyage

2. No te pierdas el recorrido hasta  Gower Street, por donde se extiende todo el Hollywood Walk of Fame, el auténtico paseo de la fama hollywoodiense.

paseo de las estrellas-Bon voyage-Los Angeles

 3. El paseo por el boulevard debe empezarse por el Hollywood Roosevelt hotel, lugar donde se entregaron los Oscar por primera vez. Abrió en 1927 y hoy, tras una minuciosa restauración, es uno de los hoteles más exclusivos de Los Ángeles.

Roosvelt-BlogBonvoyage

4. West Hollywood: un buen plan para pasear, ver y ser visto en esta mítica zona tan cool, perfecta para el shopping. En Sunset Street también encontrarás famosos bares y discotecas como la sala Viper Room, (trágicamente recordada por ser el lugar donde murió River Phoenix). Parada imprescindible es Whisky a Go Go, frecuentado por estrellas del rock de todos los tiempos, bandas californianas y actores como Johnny Depp; es sin duda el mejor lugar para escuchar rock & rock y blues en directo.

whiskyagogo-BlogBonvoyage-LosAngeles

5. Beverlly Hills: nos encontramos en una de las zonas residenciales más exclusivas del mundo. Aquí podrás sentirte como en Pretty woman paseando por Rodeo Drive, cuatro manzanas de tiendas de lujo y primeras marcas para el deleite personal y el de tu tarjeta. Una de las casas más famosas está en el 516 de Walden Drive, donde cuentan que se inspiró la creación de la cabaña de Hansel y Gretel.

Beberly Hills-BlogBonvoyage

Share


24
diciembre 12

Desde Bon voyage, Felices Viajes y Próspero 2013

 

Termina otro año repleto de anécdotas, aventuras, experiencias y cómo no, viajes. Un inolvidable 2012 en el que hemos recorrido destinos apasionantes como Perú, Colombia, Estambul, Londres, París, México, Formentera o Miami, y un largo etcétera de maravillosos hoteles, restaurantes y direcciones útiles.

Gracias por seguir aquí, viajando con Bon voyage-Blog de viajes.

 

Share


19
diciembre 12

Vuelta al mundo en 4 planes culturales

París, Weil am Rhein, Nueva York y Londres. Preparamos la maleta y montamos el tándem perfecto entre viajes, arte y cultura. Hoy en Bon voyage-Blog de viajes damos la vuelta al mundo a través de estas cuatro exposiciones. ¿Te apuntas?

- París, Eduard Hopper: hasta el 28 de enero de 2013 se puede encontrar en las Galerías Nacionales del Gran Palais de París.

Faltaba París. Es la primera vez que el artista americano Edward Hopper (1882-1967) es motivo de una gran retrospectiva en la ciudad de la luz. La exposición, que se puede encontrar en las Galerías Nacionales del Gran Palais, está organizada por riguroso orden cronológico y dividida en dos partes: la primera dedicada a sus años de formación comparando las obras pertenecientes a este periodo con las de sus contemporáneos. Y la segunda, correspondiente a las obras de su de madurez, hasta un total de 128 cuadros.

¿Quieres saber más sobre París? Guía de viaje de París de Bon voyage

- Weil am Rhein , Pop Art Design: hasta el 3 de febrero de 2013 en el Vitra Design Museum.

El diálogo entre el diseño y el arte es una de las características principales del ‘pop art’. El Vitra Design Museum dedica ahora a la primera exposición completa a este diálogo. “Pop Art Design” abarca numerosas e importantes obras de artistas como Andy Warhol, Robert Rauschenberg y Roy Lichtenstein y es una excelente oportunidad para descubrir esta bonita ciudad alemana limítrofe con Suiza.

- Nueva York, Picasso Black and White: hasta el 23 de enero en el Guggenheim Foundation. (Por si nos faltaban motivos para visitar Nueva York…)

Picasso, Black & White es la primera exposición que explora un enfoque singular sobre la obra de Picasso a lo largo de su prolífica carrera: el uso del blanco y negro. Y precisamente desde este punto de vista, del blanco y negro, es del que nunca se había realizado una muestra, acostumbrados a enfocar la obra del autor español desde el punto de vista de sus etapas.

¿Quieres saber más sobre Nueva York? Guía de viaje de Nueva York de Bon voyage

- Londres, Cartier-Bresson: A Question of Colour: hasta el 27 de enero en Somerset House.

Diez fotografías de Cartier-Bresson en blanco y negro nunca antes exhibidas en el Reino Unido que puedes encontrar en la Somerset House de Londres con otras 75 imágenes en color de quince fotógrafos contemporáneos que trataron de trasladar la filosofía del maestro a sus instantáneas, como Karl Baden, Carolyn Drake y Andy Freebegerg, el belga Harry Gruyaert o el canadiense Robert Walker.

¿Quieres saber más sobre Londres? Guía de viaje de Londres de Bon voyage

Share


22
octubre 12

Lugares ‘de serie’ donde reservar mesa en Nueva York (I)

Pocas ciudades son tan cinematográficas y televisivas como Nueva York. Esa sensación que todos hemos tenido de “yo ya he estado aquí” al aterrizar en la ciudad se debe, en gran medida, a las numerosas ocasiones en la que una de las ciudades más fotogénicas del mundo se ha colado en nuestras pantallas.

Series como Sexo en Nueva York, Gossip Girl o la recién llegada The Newsroom, nos muestran localizaciones que bien merece la pena descubrir y por supuesto, visitar.

The Mercer Kitchen

 

The Mercer Kitchen fue, durante el tiempo que viví en Nueva York, uno de mis rincones gastronómicos preferidos. Por eso, cuando el pasado viernes estaba viendo The Newsroom y su protagonista, el televisivo Will McAvoy disfruta de una cena en este fantástico restaurante, pensé que sobraban los motivos para escribir este post y contároslo. No es por The Newsroom, ni siquiera por disfrutar de una cena romántica, es porque en The Mercer Kitchen, además de estar cenando en una de las propiedades del atractivo multimillonario, ex de Uma Thurman, Andre Balazs, disfrutarás de las deliciosas especialidades del chef Jean-Georges Vongerichten y del ambiente cálido y mágico que caracteriza a este local de moda en Nueva York. The Mercer Kitchen es el restaurante del lujoso hotel The Mercer, situado en pleno Soho neoyorkino.

Más comercial y con muchas más calorías, Carrie Bradshaw nos descubrió en el 401 de la calle Bleecker la pastelería más famosa de todo Nueva York: Magnolia Bakery. Sus famosos, y por aquel entonces innovadores cupcakes son aún a día de hoy los más buenos que he probado en mi vida. Hay muchas sucursales de Magnolia Bakery por la ciudad pero esta es, además de la original, la que mejor situada está para una buena sesión de compras comenzando por Marc Jacobs, cuya tienda está justo enfrente y donde solía coincidir con la actriz Anne Hathaway que al parecer es una gran aficionada a la marca. A disfrutar.

A los protagonistas de Gossip Girl en particular y a la alta sociedad neoyorkina en general, les encanta dejarse ver por Sarabeth’s, un mítico restaurante del Upper East Side (hay varios en Nueva York pero este es el original), perfecto para hacer un brunch los fines de semana. No soy muy objetiva cuando te digo que pruebes sus deliciosos Eggs Benedict, por los que siento especial debilidad, aunque lo que verdaderamente ha hecho famoso a este clásico lugar es su refinada repostería que no debes dejar de probar.

Katz’s Nueva York es probablemente el más conocido por todos como uno de los Deli más famosos de la ciudad por su rica, variada y relativamente barata carta y por supuesto porque fue aquí donde se rodó la mítica escena de ‘Cuando Harry encontró a Sally’. Katz’s es además el Deli más antiguo de Nueva York y el lugar donde comer el clásico Pastrami Sandwich (dicen que también el más rico). La zona, el Lower East Side no tiene a priori grandes atractivos, aunque al ser la zona en la que yo vivía, te animo a que te pierdas por sus calles y disfrutes de pequeños tesoros escondidos, como Pianos donde disfrutar de un buen ‘happy hour’ a precios muy competitivos y de las pequeñas tiendas vintage que lo rodean.

Share


9
abril 12

Especial Familias viajeras: Miami sí es ciudad para niños

Acostumbrados a visualizar Miami como una ciudad de recoge las últimas tendencias, cool , con gente joven de cuerpos perfectos y presupuestos infinitos, en este post de Bon voyage-Blog de viajes queremos probar que no se requiere de un gran presupuesto para disfrutar en familia del Greater Miami y sus Playas.

Con únicamente 15 euros, o menos, podemos hundir los pies en las finas arenas de South Beach, recorrer las galerías de arte en Coral Gables, experimentar y sentir la cultura latina de la Pequeña Habana, turistear en el distrito Art Deco o tomar un bus local en South Beach que nos conducirá a cualquiera de los más de 22 puntos de interés que ofrece la ciudad. Familias y niños, ¡nos vamos de viaje!

Miami Beach

¿Divertirse bajo el sol sin morir en el intento? Aún con presupuestos limitados, se puede disfrutar del  conjunto de matices de las Avenidas Collins y Washington,  donde  el rosa, amarillo y celeste destellan ante tus ojos.

¿Sabías que hay más de 800 edificios Art Deco dentro del radio de una milla en South Beach?  Toma el bus local de South Beach por sólo 25 céntimos y asómate a sus ventanas.  El nuevo servicio “shuttle”de transporte opera de lunes a sábado de 8 am a 1:00 am y los domingos de 10:00 am a 1:00 am. Algunas de las paradas del “shuttle” incluyen Lincoln Road Mall, el Distrito Histórico Art Deco, City Hall, Holocaust Memorial y el Miami Beach Convention Center.

Miami Beach es el epicentro de la cultura de Miami por su arquitectura, por sus galerías de arte, los teatros y artistas callejeros.  El Wolfsonian-FIU posee una fascinante colección arquitectónica y de propaganda de la era moderna.  Puedes asistir a un tour de exhibición todos los viernes a las 6-9:00 pm.  Todos los otros días, la admisión tiene un precio de 7$ para los adultos y $5 para los estudiantes y personas de la tercera edad.  El Bass Museo of Art, tiene una colección permanente de más de 2.800 piezas incluyendo obras de los viejos maestros Europeos, pinturas del siglo 20 y un largo etcétera de piezas provenientes de medio mundo. Los niños menores de 6 años no pagan.

Todo este tour visual te causará hambre, lo sabemos, así que lo mejor que podemos hacer en este momento es un viaje a la década de los 50 y acudir al 11th Street Diner en Washington Avenue para un delicioso y espeso Milk-shake acompañado de una hamburguesa clásica con papas fritas. Las noches en Lincoln Road suenan y saben diferente con una cena y jazz en vivo en Van Dyke.  Y para los amantes de la pizza, Pizza Rustica en Lincoln Road (y otros dos lugares en Washington Avenue) ofrece una amplísima variedad gourmet.  Para fantásticas y muy económicas compras todo el año, Lincoln Road’s Farmer’s Market que vende antigüedades, flores frescas o frutas selectas de la estación.

La Pequeña Habana

Nada mejor que una visita a uno de los cafés más míticos de Miami: Versailles, en la Pequeña Habana.  Fundamental degustar un auténtico café Cubano (ojo si eres de los que no le ponen azúcar al café, avisa con tiempo) y un “pastelito de guayaba”, así tendremos fuerzas suficientes para continuar el recorrido caminando hacia el este en la Calle Ocho (SW 8th Street).  Ah, el sonido “clic, clac” que se oye constantemente es de las fichas de dominó que vienen del  Máximo Gómez Park,  o Domino Park (15th y SW 8th Street) donde un grupo de activos abuelos juegan una partida de Dominó, un muy popular pasatiempo Cubano.

Coral Gables

Un día soleado se disfruta más en la histórica Venetian Pool en Coral Gables.  Creada en base a una cantera de rocas coralinas en 1923, el Venetian Pool es una inmensa piscina que incluye dos caídas de agua, cuevas de coral y grutas.

Si el arte es tu pasión, visita la Coral Gables Galle Night cada viernes del mes y camina a lo largo de Gables Art Walk.  En esta noche especial, las galerías de arte mantienen abiertas sus puertas de 7:00 pm a 10:00 pm dando al público información sobre arte y aún ofreciendo una copa de vino y quesos variados mientras se disfruta del arte que exhiben.

Coconut Grove

¿Un capricho? Jaguar Ceviche Bar and Latam Grill en Coconut Grove.  Sin duda el mejor lugar para disfrutar de una amplia gama de platos Sudamericanos. Los precios son lo justo para una familia de 4 personas.  Un poco retro, pero sin duda con mucho encanto, es un recorrido especial en un carruaje por sólo $10 que os lleve hasta el Vizcaya Museo & Gardens o la histórica villa renacentista italiana en la bahía. La admisión es gratis para niños menores de 5.

El Downtown de Miami

El Downtown de Miami no se limita sólo a ejecutivos de traje y maletines.  El nuevo Miami Children’s Museo, a pocos minutos de Downtown, permite explorar cientos de exhibiciones interactivas bilingües de arte, cultura y comunicaciones, y el tercer viernes de cada mes, este museo educativo ofrece entradas gratis de 3-9 pm.  El Historical Museo of Southern Florida es otro lugar atractivo.  Aquí se puede explorar más de 10.000 años de historia del Sur de Florida y del Caribe. Los niños de menos de 6 años entran gratis.  El Miami Art Museum presenta el arte tradicional de los siglos XX y XXI.

South Miami

¿Miedo al tigre de Bengala?  ¿Y al dragón de Komodo?  Elegido como uno de los 10 mejores Zoológicos en Estados Unidos por la revista Travel and Leisure, el Zoo Miami proporciona  diversión a toda la familia.  Con más de 1.200 animales salvajes retozando sin jaulas, da la sensación de estar en un safari internacional.  El Zoológico es el único en EEUU ubicado en un clima subtropical, lo que permite admirar los animales todo el año. Niños menores de 2 años no pagan.

Si eres un fanático del agua, reserva un día en el Biscayne Nacional Park.  Aguas color turquesa, islas color esmeralda y arrecifes plagados de peces tropicales, hacen de este parque un paraíso para observar la vida salvaje, practicar snorkeling, buceo, paseos en bote, pesca y otras actividades.  Dentro de los límites del parque,  encontramos uno de los bosques más grandes de manglares de la costa Este de Florida, las aguas claras y poco profundas de Biscayne Bay, más de 40 de los famosos Cayos de Florida y el espectacular arrecife coralino. Y, lo mejor de todo, es que es gratis.

¿Dónde alojarse?

Sin duda el Hotel Fontainebleau es uno de los hoteles más enfocados a familias dentro de Miami Beach, y, creando además su propio producto, llamado FB KIDS, en el Fontainebleau Miami Beach, los niños son bienvenidos en sus vacaciones, unas vacaciones en Miami, con una aventura personalizada, especial para los más pequeños de la casa.

En FB Kids del Fontainebleau, los niños de 4 a 12 años crean paseos diarios basados en sus intereses específicos. Las actividades diarias incluyen juegos y actividades en equipos, búsquedas del tesoro, deportes, teatro, arte, música y movimiento, club infantil y más.

Los viernes y sábados, Fontainebleau también ofrece el programa Kids Night Out donde los niños miran películas que hacen volar su imaginación y juegan con otros niños. ¡Cada noche es siempre diferente y, lo que es más importante, ellos se divierten mientras sus padres pueden desconectar y disfrutar de todo lo que ofrece este fabuloso hotel en Miami!

Y por supuesto a los mayores también les interesará saber que se alojan en uno de los hoteles históricos más importantes de Miami, cuya historia se remonta a la mitad de los años 50′, cuando personalidades de la talla de Frank Sinatra, Dean Martin, Ella Fitzgerald o los mismísimos Beatles, iluminaron la época de oro de Miami aportando más glamour, si cabe, a los muros de este precioso hotel.

Tras una minuciosa restauración de millones de dólares, el Fontainebleau reabrió sus puertas en 2008 con nuevos edificios, restaurantes, tiendas y sobre todo, con una oferta de alojamiento y diversión de la que pocos hoteles pueden presumir en Miami.

La propiedad cuenta un Deli en donde se elabora, sobre todo, alta y deliciosa y repostería; Vida, restaurante buffet para desayuno, almuerzo y cena; La Côte, un bistro muy francés; Glow Pool Bar, con los mejores cócteles y snacks y tres restaurantes de renombre: Ghotam Steak de Alfred Portale; Scarpetta de Scoctt Conant y Hakkasan, mi preferido. Un asiático del que Ricky Martin y yo, somos muy fans.

¿Su spa? Sí, maravilloso. Lapis Spa at Fontainebleau, diseñado por Richardson Sadeki, ocupa una enorme área y agrupa 30 cabinas donde poder disfrutar de los mejores masajes o tratamientos. Particularmente me conquistaron sus 2×1, especialmente si no tienes mucho tiempo, con 2 terapistas a la vez. Lujazo.

Dos cosas: pide tu suite en el edificio más característico del hotel, Chateau, donde cada día podrás disfrutar de unas espectaculares vistas al Atlántico. Y la segunda, tómate una copa y diviértete en la discoteca de moda de la ciudad, LIV, un lugar donde ver y ser visto que, ojo, requiere que estés en la lista de entrada. No obstante, Reuters colocó a LIV como “uno de los 10 clubes nocturnos del mundo”. Si has estado, sabrás por qué…

Share


30
diciembre 10

Desde Rusia con amor (¡y con mucha moda!)

Soy una firme seguidora de tópicos, sobre todo de los que dicen que en Navidad tiene que nevar mientras tú estás en el interior de tu casita refugiada frente a la chimenea leyendo un buen libro y con una copa de vino en la mano. Fuera, el paisaje se tiñe de blanco. Mmmm… es una sensación que me encanta.

Sí, lo reconozco, soy adicta al frío. Por eso cuando me plantearon una serie de viajes para estas Navidades, me dio mucha rabia tener que rechazar planes como viajar a Moscú o visitar Islandia, con la posibilidad de ver la mágica Aurora boreal. Una agenda cargada de tareas y los compromisos familiares son los peores enemigos de este tipo de viajes, aunque tengo que confesar que no cambiaría la cena de entrada de año con mi familia ni por todos los viajes del mundo.

Pero, como todo en esta vida tiene solución, mi amiga María Juan de Sentmenat me propuso algo muchísimo más interesante, y tan tentador que no he podido resistirme. “Si no puedes ir a Moscú, yo te lo traigo para ti”. Y es que María es la diseñadora de los fabulosos turbantes que están causando furor en las redes sociales y por los que más de una celebrity española ya se ha interesado (además de las principales cabeceras de moda de este país). Su colección, Zhivago Turban Collection, es un precioso muestrario de diseños de tocados de piel al más puro estilo moscovita y con todo el glamour de la Rusia Imperial. Lo primero que pasó por mi cabeza fue la evocadora imagen de Lara y el doctor Zhivago en los difíciles tiempos de postguerra. De verdad que no ha podido tener mejor idea, ¡son maravillosos!

Los hay para todos los gustos y presupuestos aunque la verdad es que diseño, calidad y buen precio nunca han estado tan unidos. Si eres como yo, de las que piensa que un buen complemento dice todo sobre ti en cualquier tipo de look, te recomiendo que eches un vistazo a la colección Zhivago Turban Collection y selecciones el que mejor se adapte a tu estilo. Puedes elegir entre:

Los turbantes de pelo largo son de zorro; en camel, blanco-gris, rojo-verde, blanco y sólo camel. El precio de estos es de 150€. Los de pelo medio son los visones; negro, marrón chocolate, marrón oscuro combinado con claro, en camel, en beige y en crudo. Precio,120€. Y los de pelo muy corto, que son los mutones; en camel y en gris por 90€.

El esfuerzo, la dedicación y la creatividad de esta incansable creadora son para muchos de nosotros, un ejemplo a seguir. Apasionada de la moda como pocas, las pieles, los tintes y los diseños de sus modelos son únicos y de gran calidad, puesto que ella misma los diseña y supervisa a medida de cada clienta.

Aptos desde el look más casual hasta el más arreglado, los turbantes son geniales para completar cualquier estilismo, ir a la moda y además, ¡no pasar ni gota de frío! Y aviso: crean adicción.

Para más información y encargos contactar con el showroom en el 670 48 40 28. El mejor complemento para tus viajes a fríos destinos.

¿Quién dijo que viajar a la moda no era fácil?

Desde Bon voyage os quiero desear una feliz entrada y salida de año y un 2011 cargado de alegrías y sobre todo, ¡de muchos viajes!

Share


22
junio 10

Guía de viaje: lo mejor de San Francisco



San
Francisco es una ciudad atípica. A diferencia de otras ciudades americanas, no
es enorme, ni caótica, ni ruidosa, y sus
habitantes sonríen al visitante
 en cualquiera de las circunstancias en
las que se encuentre. Tal vez su historia tenga algo que ver en esto, y es que
la ciudad pasó de ser un pequeño pueblo a una gran ciudad en tiempo récord como
consecuencia de la Fiebre del Oro de 1849. Reminiscencia de un pasado que
continúa en la memoria de todos los ‘sanfrancisqueños’, que es como se conoce a
sus habitantes. 

Bon voyage-Blog de viajes-San Francisco3.jpgEl eterno
problema de San Francisco no es qué ver en la ciudad, sino más bien qué no ver
en un lugar cargado de historia escrita a golpe de reivindicación como la que
marcaron los escritores de la generación ‘beat’, los hippies del Verano del
Amor y el Flower Power de finales de los años 60′ o los homosexuales que hoy
forman una de las comunidades más numerosas de Estados Unidos. San Francisco
sigue sustentando, hoy por hoy, su emblema como capital de la contracultura

Entre sus
monumentos más famosos se encuentran el Golden Gate Bridge, Fisherman’s Wharf,
Alcatraz, Lombard Street o Chinatown -San Francisco cuenta con la comunidad
china más grande e influyente fuera de su país-. Lugares de sobra conocidos por
el viajero que disfrutará descubriendo que la realidad siempre supera la ficción si la ciudad de la
hablamos se llama San Francisco. 

Dos excursiones
imprescindibles en cualquier cuaderno de viaje son, además, Sausalito y Napa Valley. La primera, es
un pequeño pueblo de apenas diez mil habitantes; sus calles son tranquilas y
sus casas pequeñas propias de una arquitectura colonial. Con una luz especial,
desde Sausalito se distingue la silueta de la isla de Alcatraz -conocida como la Roca- y se contempla la
vida pasar a través de los barcos que navegan cruzando el Golden Gate. 

Bon voyage-Blog de viajes-San Francisco1.jpgEn Napa Valley
todo cambia. El mar se vuelve tierra y de ella nacen las vides de las que brota
el fruto que ofrece algunos de los mejores vinos del mundo. Una buena forma de
captar la verdadera esencia de Napa Valley es a bordo del Wine Train. Este tren construido en 1952, y totalmente
restaurado con exquisito gusto y detalle, recorre los históricos viñedos de la
pintoresca localidad de Santa Elena sobre unos raíles amarrados al suelo desde
1860. A bordo, tres intensas horas de viaje, tiempo suficiente para sumergirse
en el fascinante mundo del vino. Un vagón de cata, un vagón-cocina donde un
equipo de casi quince cocineros, capitaneados por el chef Kelly Macdonald,
preparan verdaderas delicatessen culinarias que podrás degustar a bordo, y
entre las que se incluyen platos típicos californianos como el ‘Rack of Lamb’
(costillar de cordero), tan aclamado en la zona. 

De
vuelta a la ciudad, y con el apetito más saciado, es imprescindible dejarse
llevar por los lugares más representativos de San Francisco. Una buena forma de
obtener una perspectiva interesante de ellos es a bordo del tranvía, el medio de transporte por excelencia desde
finales del siglo XIX. De las tres líneas de la ciudad, la más conocida, típica
y antigua es la de Powell-Hyde, desde donde mejor se divisan las empinadas
calles y colinas de la ciudad. 



Capital de la
cultura, el teatro, la ópera, el ballet o cualquiera de las variedades de las
artes escénicas están presentes en la ciudad. El Museo de Arte Moderno, el
Museo de Arte Asiático, la Legión de Honor y la Academia de las Ciencias de
California completan la oferta
cultural de una ciudad inconformista
 empeñada en superarse a sí misma. 

Bon voyage-Blog de viajes-San Francisco2.jpgSu fidelidad a la
buena vida ha convertido a San Francisco en uno de los destinos gastronómicos más apreciados y es que,
gracias a su clima mediterráneo y a su privilegiada situación -bordeada por el
océano Pacífico-, la ciudad es caldo de cultivo de las materias primas más
frescas cocinadas con verdadero mimo en los restaurantes de la ciudad y del
resto de América. Algunos de los mejores ejemplos donde disfrutar de esa magnífica
gastronomía son el Café de la Presse, Espetus o Le Colonial. Café de la
Presse
es un precioso bistró ultra-chic situado en un lugar estratégico entre
la archiconocida Union Square y las puertas de Chinatown. Ambientado como si
fuera un restaurante de los años 30′, el Café de la Presse es un mini París en
mitad de San Francisco donde se reúnen personalidades del arte y la literatura
de la ciudad. En Espetus o Le Colonial probarás los sabores del mundo ‘made in’
San Francisco;
Brasil o Vietnam al alcance de los paladares más exigentes sin
salir del centro de la ciudad. Todo, por supuesto, acompañado de un buen vino
californiano. 

Bon voyage-Blog de viajes-San Francisco5.jpgLa vida nocturna
en San Francisco es un escenario de luces, sonido y movimiento. Distritos como
South of Market Street y Mission acogen actualmente los clubes más famosos de la ciudad; lugares donde disfrutar de una
buena sesión de música en vivo, jazz, blues y divertidas noches como las que
encontrarás en Asia SF, uno de los locales recién llegados a la ciudad pero que
ya ha sabido situarse entre los mejores para tomar un buen cóctel, según la
prestigiosa revista Bon Appétit. Pisco Latin Lounge es otro de los clubes de
moda. Este coqueto lounge está considerado como uno de los mejores locales; su
propietario y chef, James Schenk, es un americano de madre peruana y padre
suizo que cuida con mimo a sus clientes ofreciéndoles “lo mejor de las tres
culturas gastronómicas que conoce; la americana, la peruana y la suiza”, según
Schenk. 

El descanso del
viajero es algo deseado y bien merecido tras una intensa jornada. El legendario y cinematográfico hotel
Fairmont 
se antoja como una inteligente elección cuando entre las
preferencias de los huéspedes se encuentra dormir entre históricos muros que
incluso lograron mantenerse en pie tras el devastador terremoto ocurrido en
1906. De estilo clásico y refinado, el hotel cuenta con una céntrica ubicación
y unas inolvidables vistas a la bahía de San Francisco. 

Share


1
junio 10

Sexo en Nueva York: el ‘Making Of’ de la entrevista

Era un día cualquiera y a una hora cualquiera.  El pasado 6 de mayo a las 10.45pm un email desataba mi
histeria y la de mi compañera de mini piso en nuestro coqueto apartamento del
East Village (ya os podéis imaginar a dos amigas gritando y saltando como
locas) y es que Warner, gracias a
hola.com, ¡me había seleccionado para el
Junket de la peli Sexo en Nueva York 2!
O lo que es lo mismo, disfrutar de un
fin de semana completo sumergida en el maravilloso mundo
SATC (Sex and The
City) en la ciudad de Nueva York. Adjunto en el email aparecía también el
programa con los horarios, las normas, las explicaciones, bla, bla, bla… y a
medida que iba leyendo todos los puntos,
mis rodillas temblaban más y más.

Carrie.jpg

El
sábado 15 y el domingo 16 de mayo eran los días seleccionados. Primero, el
visionado y al día siguiente las entrevistas. Como os podéis imaginar, pasé esa
semana al borde de un ataque de nervios pensando en todo lo que se refiere a
SATC -¿ cuáles son las preguntas que más interesan a los lectores/fans?, ¿me
gustará la peli?, ¿cómo serán las chicas?         -alguna tiene fama de un poco
antipática- ¿y qué me pongo? Y así sucesivamente. Por supuesto
no era la primera
vez que entrevistaba
a alguien, en estos años de profesión han pasado muchos artistas,
actores, diseñadores, etc., por mi vieja grabadora, pero esta ocasión era
especial,
el atrezzo era especial: yo, mega fan de la serie, residiendo en la
ciudad, reconozco que algo menos fan de la primera película, junto con
compañeros de prensa internacional y
teniendo esta oportunidad y ¡encima en
Nueva York!

Por
fin llegó el sábado 15.
Warner nos citó a las 7pm en su fabuloso edificio de la
calle 58
, donde en su propia sala de cine, estaba previsto el visionado. Mi
primera impresión fue, al igual que pasa con toda la ciudad de Nueva York, de
grandiosidad.
Todo es enorme, lujoso… de estos lugares que entras y dices: “jo,
qué guay trabajar aquí sólo por cruzar este maravilloso umbral todos los días”.
Y así,
periodistas de todo el mundo, nos fuimos acreditando para el pase de la
peli
. No éramos muchos, así que tampoco nos costó demasiado subir hasta la
décima planta del edificio entre sus 6 ascensores disponibles. Los minutos
previos a la peli fueron  muy divertidos,
todo el mundo buscaba el mejor asiento y se percibía bastante
emoción en el
ambiente
-al fin y al cabo, éramos unos privilegiados-. Conocí a una periodista
holandesa que se sentó a mi lado, era su primera vez en Nueva York y trabajaba
para un diario de Amsterdam, ¡estábamos súper emocionadas!

Al
salir… lo mejor. Dos camareros monísimos nos esperaban detrás de una barra
repleta de
Cosmopolitan y copas de Moët Chandon a partes iguales. Mesas altas
distribuidas por la sala y bandejas de deliciosos canapés corriendo de un lado
para otro. Mi compi holandesa y yo nos sentíamos como pez en el agua y me
encantó ver su cara cuando por primera vez daba un sorbo a un Cosmopolitan
-
nunca los había probado- y su cara se transformó como si de una poción mágica
se tratase, ¡luego se tomó unos cuantos más! Y hasta aquí puedo leer porque, aunque
el día siguiente era el gran día y teníamos que estar perfectas, la noche fue
larga. Es lo que tiene Nueva York…

Apenas
pude dormir
. Los nervios no me dejaban conciliar el sueño y no paraba de
repasar las preguntas una a una ¡e incluso ensayarlas! Creo que me las aprendí
de memoria. Me habían convocado a las 2.30pm pero a las 7.30am de la mañana del
domingo 16 de mayo ya estaba en pie. Mi compi, a estas alturas ya no sé quién
estaba más nerviosa de las dos,
había preparado ya la cafetera y con un rico
café recién hecho empecé el día. A este café le siguieron otros 4 ó 5 más…

Desierto.jpg

A
las 2pm, y t
ras cambiarme de ropa 4 veces, salí de casa vestida con un look muy
primaveral. Vestido de cóctel azul petróleo de
Diane Von Furstenberg, ajustado
a la cintura y con escote discreto, pantys del mismo tono, sandalias marrones
con hebillas doradas con taconazo y bolso de
Bimba & Lola. Melena rizada y
suelta y ningún complemento que no fuera mi
inseparable reloj dorado. Correcta. Natural. Discreta.

Subida
en el taxi sólo me faltó comenzar a hacerle la entrevista al taxista. Y debí
parecerle
una loca histérica pues grabadora, libreta, boli, Blackberry, el tubo
del gloss y no sé cuántas cosas más en mis manos, me miraba con una cara
rarísima por el espejo retrovisor. “Pobre chica”, debía pensar el señor taxista.
Y tenía razón, no quiero ni pensar en la impresión que debió llevarse de mi
cuando al bajarme del taxi tuve que correr detrás de él porque me había dejado
los 6 folios de las entrevistas
 en
el asiento trasero. Gajes del oficio…

Mi
llegada al
hotel Mandarin Oriental estuvo cargada de gloria tras mi carrera
detrás del taxista. Así que con la dignidad en los tacones de mis sandalias me
dirigí
al set de prensa situado en la planta 39 de este precioso y lujoso hotel
(una vez allá casi me dieron ganas de hacer un repor del hotel también
-deformación profesional-). Ya sólo la llegada a la planta 39 fue una odisea.
Un ascensor hasta la planta 16, dar la vuelta en L y montarse en otro con llave
privada hasta la 39 y una vez allí… ¡la guerra! La verdad es que me llevé una
muy buena impresión de todo esto. Dentro de una suite en esquina con
espectaculares vistas a Central Park estaba situado el set de prensa. Llegabas,
te acreditabas y tenías a tu disposición un
delicioso catering a base de
salmón, bagels, quesos, y demás delicatessen. Una cosa curiosa es que allí
la
única que parecía estar nerviosa era yo
. Sentía como si todo aquello para el
resto de mis compañeros fuese como ir a comprar el pan, ¡y para mi era como el
día del juicio final! Así que bueno, en las casi 3 horas de espera que tuve que
hacer antes de la ronda de entrevistas, me dediqué a canalizar mi energía
positiva y a tratar de que mis piernas y mis manos estuvieran quietecitas. A todo
esto,
las locas de mis amigas -más nerviosas que yo- no dejaban de mandar sms,
emails o llamar en plan:
 “¿Ya? ¿Ya las visto? ¿Y cómo son? ¿Ay, qué te han
dicho?”
. Y así durante 3 horas…

Chicas2.jpg

Tardé al menos 5 segundos en reaccionar cuando la asistente dijo mi nombre.
¡Comenzaba mi turno! Las chicas estaban situadas en diferentes suites contiguas
de la planta 40; rodeadas de todo un equipo de iluminación, maquillaje, sonido,
asistentes, publicistas, etc., es un panorama que impresiona un montón. (Por un
momento os aseguro que hasta se me olvidó hablar inglés. Bueno, creo que se me
olvidó hasta mi nombre).
Mi primera entrevista fue a Kristin Davis -Charlotte
en la película- y el comienzo no pudo ser mejor porque nada más entrar,
estrecharle la mano y sentarme justo frente a ella con una cámara apuntándome,

Kristin exclamó “I love your shoes!!!!!”
. Bueno, en ese momento creí que estaba
en el cielo, no sólo porque le gustaran mis sandalias -que la verdad son
monísimas- sino porque
su naturalidad me permitió relajarme y romper un poco el
hielo charlando sobre mis zapatos antes de comenzar la entrevista. Ah, a todo
esto, ella creía que mis zapatos eran del diseñador español
Pedro García -del
que se confiesa adicta- cuando en realidad
son unas sandalias sin marca
compradas al 50% en un outlet de New Jersey. Dicho esto, y como las entrevistas
las habréis leído aquí en el
estupendo especial de hola.com, no os contaré más
sobre eso y me limitaré al resto de anécdotas, que haberlas, las hubo.
Kristin
me pareció encantadora
, muy sencilla, cercana, directa y con una melena digna
de toda envidia… con una cara muy expresiva, ¡y encima le gustaron mis
sandalias!. 

Una vez completada la primera entrevista y con los nervios más
calmados, la coordinadora me avisó de que
el segundo era Chris Noth. Ya tenía
ganas de conocer en persona a este apuesto actor, así que me retoqué un poco
para causar la mejor de las impresiones y me quedé blanca cuando de la suite
del actor vi salir a una compañera periodista que me dijo:
“good luck“,
mientras me ponía cara de derrota.
“¿Por qué?”, pregunté yo. Y ella no respondió,
pero su cara fue un poema.
“Uff”, pensé. Aunque la verdad es que no me dio
tiempo a recrearme en eso
porque la asistente ya había anunciado mi nombre
al actor y al séquito que les acompaña y que más que escucharte durante la
entrevista, te estudian para que todo salga perfecto. Mi primera impresión fue
la de
tener delante a un hombre guapísimo, muy caballero, con un tono de voz
arrollador y la verdad, bastante simpático. De hecho
no paró de repetir
“España, España”
en un buen rato. En mi caso la entrevista fue súper bien y
tengo que reconocer que se le iluminaron los ojos cuando le pregunté por
Penélope Cruz, tuve la sensación de que todos la adoran. Ah, como curiosidad
tengo que decir que cuando abandonaba la suite le escuché preguntar:
“Where is
she from?”
, algo que me dejó paralizada ya que no supe identificar si el pobre
hombre preguntaba de dónde era yo
debido a mi macarrónico acento inglés, o como
dice mi amigo N, será
“porque le dejaste entusiasmado por tu gracia natural”.
Yo me inclino hacia lo primero…

Cynthia Nixon
fue mi tercera entrevista
. Ya con los nervios más calmados me sorprendió la
naturalidad de esta actriz que gana muchísimo al natural y que h
a mejorado
bárbaramente su aspecto
con los años. Llevaba un vestido verde que combinaba
con sus preciosos ojos y con su natural melena pelirroja.  Pasados los 5 minutos de entrevista,
tiempo cronometrado que tenías disponible para cada entrevista, me quedé con la
sensación
de que querer saber más sobre esta interesante mujer. 


Manolos.jpeg

Kim Cattrall interpreta a Samantha Jones y tengo
que decir que me quedé sorprendida porque no sé si se parecen mucho entre
actriz y personaje o no se parecen nada.  Cuando entré al set de entrevista me sorprendió su
naturalidad al estar sentada descalza
, y al mirar al suelo, vi unos Manolos
vintage en ante negro en el suelo
(exactamente los de la foto) “Son unos Manolos preciosos, ¿te hacen
daño?”
, le pregunté. “Sí, no puedo más”, me respondió ella”. Una pena, pensé
yo, porque
me dieron unas ganas de agarrar los zapatos y salir corriendo… Aunque
claro, no era plan de jugarme mi profesionalidad y mi carrera por
Manolo
Blahnik…
¿o sí?

 

Sarah Jessica Parker cerró el que puedo decir que
fue uno de los días más agotadores de mi vida. Ya casi, casi se me habían
pasado los nervios pero como estaba a punto de conocer a la que fue mi alter
ego durante un tiempo
(lo fue cuando compraba los tomates a crédito, no ahora
que vive en un lujoso ático de la Quinta Avenida), los nervios volvieron a
hacer de las suyas al entrar en la suite. “Qué divina”, fue lo primero que pensé.
Sarah es pequeñita, muy delgada y de apariencia frágil, pero estrecha la mano
de forma muy firme y cualquier atisbo de fragilidad desaparece con la
contundencia de sus respuestas y su forma de mirar directamente a los ojos. Llevaba
un vestido precioso, blanco con un estampado floral, muy primaveral
, que dejaba
a la vista -en un estudiado look- un sujetador de encaje morado intenso a juego
con las flores de su vestido. Melena rubia y suelta y un maquillaje -de Dior, vi
las sombras y el colorete-; me sorprendió su naturalidad y su simpatía. Es
pizpireta y habla muchísimo
, así que mis 5 minutos parecieron 30 segundos. Ah,
entre pregunta y pregunta Sarah Jessica no dejó de chequear su Blackberry 8830.

 

Cuando regresé a la planta 39
tardé 5 segundos en desplomarme en el sofá de suite, tomé un vaso de agua con
una rajita de limón, recogí mis cosas y me fui con mis amigas a celebrar este
gran día al Café Habana
, donde pudimos brindar con los mejores mojitos de la
ciudad por uno de los días más interesantes de toda mi vida.

Share


17
mayo 10

Una noche en la ópera… en el Met de Nueva York


carrie+pink.jpg

Era una de esas ocasiones especiales para las que te
preparas con una semana de antelación. La verdad es que mis ansias eran tales
que no veía el día en que llegaría. Pero por fin llegó. Mi amiga Laura y yo nos
pusimos nuestras mejores galas para acudir a uno más de los mil eventos
culturales que se celebran día a día en Nueva York, aunque por supuesto, este
era especial, ya que esa noche -y habiendo colgado el cartel de no hay entradas
con semanas de antelación- acudíamos al Met de Nueva York a disfrutar de una de
las mejores óperas, Tosca.

Periodísticamente se me hace complicado escribir que no
tengo palabras
para expresar lo que sentí, más que nada porque me dedico a esto
y creo que estaría poniendo en riesgo mi puesto de trabajo pero, ¿cómo plasmar
en un folio en blanco uno de los días más especiales de tu vida?

Reconozco que tampoco soy imparcial. Cuando era pequeña, en
lugar de dormirme con típicas canciones de cuna, mi madre hacía sonar las
mejores arias de ópera, y claro, a mis ‘veintipico casi treinta’, puedo decir
que casi, casi, lo llevo en la sangre.

Ahora bien, es ahora cuando puedo afirmar que las puestas en escena
del Metropolitan Opera House de Nueva York, en vivo, son lo más.  Situado en Lincon Center, este teatro
es una de las mayores instituciones de ópera mundial. Fue diseñado por el
arquitecto Wallance K. Harrison y
hoy por hoy es el auditorio más grande del mundo. Conocido también como el
lugar de celebración de las mejores voces, el Met ha estado bajo la
dirección musical de James Levine desde 1976. Levine se acredita gracias a
haber creado una de las mejores orquestas y coros de la ópera del mundo.

Así que, como la ocasión lo merecía, me enfundé en un
precioso vestido negro de cóctel de Calvin Klein, del que me enamoré nada más
entrar en la tienda del diseñador en Madison Avenue y para el que sabía tenía
preparada una ocasión especial. Completé el ‘look’ con unos zapatos de salón
negros y aporté el toque de color con una enorme pulsera de cristales (que compré en uno de mis viajes a Venecia). ¿Lo
mejor?
Descubrir que además de estar en un entorno privilegiado disfrutando de
una de las mejores óperas del mundo, también te encuentras en una auténtica
pasarela de moda donde hombres y mujeres lucen sus mejores galas en una noche
tan especial.

Tosca.jpg

Tosca, escrita por Puccini, es una ópera en tres actos -lo
mejor entre acto y acto es disfrutar de una copa de champán acompañada de
fresas con chocolate- y con una gran carga dramática y emocional. Considerada
como una de las óperas más representativas del repertorio italiano, crítica y
público se fundieron en aplausos en su estreno, en el año 1900, en Roma. En
esta ocasión no era Roma, sino Nueva York, y tampoco nos encontramos en el
siglo XX, sino en el XXI, pero como hay cosas que nunca cambian, estoy segura
de que la noche de Tosca en el Met, será recordada por crítica y público como
si fuera el día de su estreno.

Y nada mejor para terminar una estupenda noche neoyorkina que aprovechar
la cercanía del restaurante P.J. Clarke’s (está situado en la esquina del
Lincon Center, sólo tendrás que cruzar la calle a la salida del Metropolitan), y disfrutar de dos de sus famosísimas especialidades: las ostras y las hamburguesas. Es el lugar perfecto para compartir con amigos o familia (si te apetece culminar tu velada romántica con tu pareja, este no es el lugar ideal). Aquí el ambiente es muy casual y divertido, pero nada íntimo. Aún así, ¡no te arrepentirás!

¿Y tú, has estado alguna vez en la ópera… y en el Met? cuéntanoslo.

Sigue ‘Bon voyage’ también en Facebook

Share


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer